Linchamientos a la quinta potencia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Linchamientos a la quinta potencia

El aumento de la violencia colectiva y la falta de autoridad han convertido a Guatemala en el país con mayor número de asesinatos de este tipo
Por Alejandra S. Inzunza
15 de marzo, 2012
Comparte

Marcos Vladimir Ayala se salvó de ser linchado hace dos semanas. Tiene 19 años, dejó de estudiar hace cuatro y desde entonces  era conocido por asaltar a mujeres en el pueblo La Libertad en Santa Lucía Milpas, Guatemala.  La última vez que le quitó el bolso a una señora, los habitantes del pueblo lo rodearon, lo agarraron a golpes y estaban a punto de matarlo con tablas de madera, cuando la Policía Nacional logró intervenir y llevarlo al hospital, donde sigue internado.

Es la primera vez que en el municipio de Santa Lucía Milpas, la turba hace justicia con su propia mano. La falta de autoridad y la impunidad de los crímenes en la zona provocó la reacción de la gente al ver que la policía había soltado al  ladrón sólo unos minutos después del robo. Marcos sobrevivió con cinco costillas rotas,  las dos piernas fracturadas y varias contusiones graves en la cabeza.

Su caso no es aislado. En 2011 hubo 49 muertes por linchamiento en todo el país, según el último informe de la Policía Nacional. Pero este tipo de violencia colectiva se ha quintuplicado desde 2004, al pasar de 25 casos anuales a 147 en 2011. El promedio de linchamientos mensuales es de 14.7, de los cuales, un 32% deriva en muerte, indica un estudio reciente de la Procuraduría de Derechos Humanos.

Las cifras, sin embargo, podrían ser mucho mayores. Según el Grupo de Apoyo Mutuo (GAM), una organización  que trabaja en la promoción y defensa de los derechos humanos, el año pasado murieron 155 personas y fueron heridos otros 44 por linchamientos en todo el país. Este año ya van 27 ataques contra supuestos delincuentes, aunque todos han sobrevivido. Su presidente, Mario Polanco, asegura que no se ha hecho ni una sola campaña de concientización y en muy pocos casos se ha detenido a los culpables de estos incidentes.

Guatemala se ha especializado en la justicia popular y su violencia ha llamado la atención de la Organización de las Naciones Unidas, que considera “alarmante” el incremento en el número de linchamientos, que se extienden también a las zonas urbanas.

“Los linchamientos no son fenómenos exclusivos de pueblos indígenas y tampoco son hechos aislados. La violencia colectiva ha aumentado considerablemente debido la ausencia de autoridad y a grupos de personas que se atribuyen potestades punitivas que sólo corresponden al Estado”, explica Alejandro Sánchez, investigador de seguridad y justicia del Instituto de Problemas Nacional.

A mediados del año pasado, tres personas en Huehuetenango (en el noroccidente) fueron lapidados a piedras y palos por los habitantes del pueblo supuestamente por haber instalado puestos de asalto en un camino rural. Sus cuerpos fueron colgados de un árbol y quedaron como “ejemplo” para la comunidad. El crimen sigue sin resolverse, como un 98 % de los delitos en Guatemala, según la Comisión Internacional Contra la Impunidad. Incluso en la capital, se registraron otros tres casos similares.

Pero además de los linchamientos también ha habido un notable incremento de “vigilantismo” (término local que se refiere a las comunidades que no aceptan la autoridad de la policía y actúan por su propia cuenta), asesinatos extrajudiciales y otros disturbios violentos provocados por la muchedumbre, que incluso permiten actuar a cédulas del crimen organizado como agentes de justicia, señala Sánchez.

Justicia a propia mano

Los castigos poco convencionales son comunes también en zonas como Quiché. Hace dos meses, Héctor Leonel Tomás Aguilar fue azotado con una rama de durazno por el alcalde comunitario frente a todo el pueblo, acusado de haber golpeado a su cuñada. Nadie denunció legalmente el maltrato por considerar que Tomás había recibido un “castigo justo”.

La falta de actuación del gobierno ha provocado que en algunos departamentos como Quiché y San Marcos, policías y agentes del Ministerio Público sean retenidos y ajusticiados por las masas.  En Quiché los fiscales del Ministerio Público firmaron un acta el año pasado para no continuar la persecución penal de varios acusados de delitos por temor a las represalias. En San Marcos, la policía simplemente no ha actuado y ha abandonado la zona en momentos de cólera colectiva.

Existen municipios del país que no tienen presencia policial. En el país hay cerca de 20 mil agentes, sin embargo, se necesitaría el doble para poder contener los niveles de violencia, según el IPN.

Mario Planco, de GAM, considera que el Gobierno ha hecho poco para solucionar esta situación. “Estos casos de violencia colectiva son producto de la desconfianza hacia las instituciones y un reflejo de la desesperación de la población por la inseguridad”.

El problema se ha expandido de las comunidades rurales a las urbanas, derivando en violencia sin “precedentes”, origen de la pobreza y la fuerza del narcotráfico. “Se necesita delimitar hasta dónde pueden actuar las autoridades y cómo evitar la justicia a propia mano”, sentencia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Los líderes mundiales que aún no reconocen la victoria de Joe Biden

Decenas de mandatarios en todo el mundo reaccionaron rápidamente con mensajes congratulatorios para el presidente electo Joe Biden, sin embargo, hay unas notables excepciones.
Getty Images
9 de noviembre, 2020
Comparte

Mientras que decenas de mandatarios y líderes alrededor del mundo se apresuraron a felicitar a Joe Biden una vez fue oficialmente declarado ganador de las elecciones en Estados Unidos, algunos -muy notables- brillan por su silencio.

Muchos de los mensajes congratulatorios vinieron acompañados de declaraciones públicas señalando las buenas relaciones y alianzas con EU y el entusiasmo ante la perspectiva de trabajar conjuntamente en asuntos de interés conjunto y global.

Estos incluyeron los líderes de Reino Unido, la mayoría de Europa, gobiernos en Asia, Medio Oriente, África y América.

Excepciones en América Latina

En el continente americano hubo dos importantes excepciones: Brasil y México, curiosamente gobiernos reconocidos como populistas.

El presidente Jair Bolsonaro de Brasil sigue manteniendo silencio con respecto a la declaración oficial de la victoria de Biden.

Bolsonaro siempre ha sido un abierto admirador del presidente de EU y un imitador de su estilo de liderazgo hasta el punto en que se le ha tildado el “Trump latinoamericano”.

Desde un principio, Bolsonaro expresó esperanza en la reelección de Trump y a uno de sus hijos Bolsonaro -que trabaja en el gobierno- se le vio portando una gorra con la sigla MAGA (Make America Great Again) el principal slogan del presidente republicano.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador

Getty Images
La reserva de AMLO se puede deber a que quiere evitar un conflicto con el actual gobierno de Trump.

Por su parte, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador tuvo palabras, pero no de felicitaciones, sino para explicar que no lo haría hasta que se resolvieran las demandas legales que la campaña de Donald Trump anunció que entablaría contra el resultado electoral.

Algunos observadores indican que la postura de López Obrador se debe a que quiere evitar un conflicto con el actual gobierno en Washington con el que ha tenido una cordial relación.

López Obrador estuvo en Washington recientemente para la promulgación del nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte y expresó que el presidente Trump ha tratado a México “con respeto”.

Potencias rivales

Dos grandes potencias mundiales han seguido el ejemplo de México.

Los gobiernos de Rusia y China mantuvieron reserva durante varios días antes de emitir declaraciones respecto, sin embargo, este lunes reaccionaron con cautela.

Vladimir Putin y Xi Jingping

Getty Images
Vladimir Putin y Xi Jingping siguieron el ejemplo de AMLO.

El Kremlin dijo que esperaría a que todos los resultados oficiales se conocieran y se libraran todos los obstáculos legales.

Aunque el presidente Vladimir Putin felicitó a Donald Trump el día después de su victoria en 2016, esta vez no ha felicitado al presidente electo.

No obstante, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, aclaró a la prensa que Putin repetidamente ha dicho que está preparado para trabajar con cualquier líder estadounidense y buscar una normalización de las tensas relaciones bilaterales.

China también señaló las trabas legales que se pueden interponer al resultado oficial y el presidente Xi Jinping se abstuvo de felicitar a Biden.

Las relaciones entre Washington y Pekín pasan por su punto más bajo en décadas, particularmente por la serie de sanciones impuestas por la administración Trump y sus disputas en el campo tecnológico, las represión en Hong Kong y el brote de coronavirus.

Pero Biden también ha sido muy crítico de China y Jinping, prometiendo mantener la presión y una postura dura contra Pekín.

Tono discordante en Turquía

Joe Biden y Recep Tayyip Erdogan

Getty Images
A pesar de haber recibido a Biden en 2016, cuando era vicepresidente, Erdogan ha mantenido su distancia.

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, es otro líder en un punto neurálgico del mundo que tampoco ha enviado sus felicitaciones a Joe Biden.

Aunque analistas en Turquía han discutido qué cambios en la relación puede haber con el nuevo ocupante de la Casa Blanca, los medios turcos pro gubernamentales han mantenido un tono anti Biden.

Uno de los focos de tensión entre Ankara y Washington es el papel más activo que ha tomado Turquía en Siria.

Cabe anotar que Arabia Saudita, que hasta el domingo también mantuvo silencio, finalmente felicitó al presidente electo 24 horas después de que se anunciara oficialmente el resultado en EE.UU.

El príncipe heredero Mohammed bin Salman -líder de facto de Arabia Saudita- felicitó a Biden y a Kamala Harris y resaltó las relaciones cercanas entre los dos países, según la agencia estatal SPA.

Bin Salman tiene una fuerte relación con Trump, que lo escuda de las críticas internacionales por violaciones a los derechos humanos, el asesinato del periodista Jamal Khashoggi y la intervención de Riad en la guerra de Yemen.

Todos esos asuntos, así como la relación entre ambos países, prometen ser replanteados por el nuevo gobierno de Joe Biden.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=pcPRlgwLMv8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.