Lo que no debes teclear en internet para evitar ser vigilado
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Lo que no debes teclear en internet
para evitar ser vigilado

Documentos liberados este año por el Departamento de Seguridad Interior de los Estados Unidos detallan el espionaje mediático que opera desde junio de 2010.
Por Emily Gómez Ramsey
13 de marzo, 2012
Comparte

Un ojo vigilante cae sobre internet. Desde 2011, analistas del Departamento de Seguridad Interior de Estados Unidos (DHS, por sus siglas en inglés) se encargan de escudriñar 24 horas, siete días a la semana, todos los días del año. Así, cuando tecleas nuclear, Islam o hacker se “enciende una alarma” que abre expedientes, integra informes, arma listas… en aras de la seguridad nacional.

En febrero de 2011, el Departamento anunció la implementación de un programa para monitorear contenido en medios, incluyendo información de redes sociales; ¿la justificación? Vigilar actos de terrorismo y preservar la seguridad nacional.

De esta forma, se inició una “cacería” de información en foros en línea, blogs, muros de mensaje, etcétera, con el fin de ser divulgada a instancias federales, estatales y locales, además de a gobiernos extranjeros y al sector privado. La agencia aseguró no buscar reacciones públicas ante las propuestas del gobierno.

Ahora, documentos liberados este año por la propia DHS dan a conocer los detalles del espionaje mediático que está en operación desde junio de 2010. En diciembre de 2011, y luego de que el Centro de Privacidad de la Información Electrónica (EPIC) ganara una demanda de acceso a la información, fueron liberadas 285 páginas de expedientes, en los que se detalla la recolección de información hecha con nombres de usuario y perfiles falsos en redes sociales.

La información contenida en los expedientes se suma a un informe previamente publicado y titulado “Evaluación de políticas de privacidad”; en él, el departamento aceptaba que su Centro Nacional de Operaciones (NOC, por sus siglas en inglés) había monitoreado a medios y redes sociales dentro y fuera de los Estados Unidos desde mediados de 2010.
Los nuevos documentos revelan que General Dynamics, un conglomerado de empresas de equipamiento militar estadounidense, es el encargado de llevar a cabo el monitoreo y sus analistas tienen un mandato concreto de buscar “cualquier reporte mediático que refleje de forma adversa sobre el gobierno de los Estados Unidos, el Departamento de Seguridad Interior, o aquellos que prevengan, protejan o respondan ante actividades de gobierno”.

Si hay algún interés particular por una situación, los analistas deben realizar informes que comparten con los altos rangos de la agencia, principalmente a través de correos electrónicos, pero también a través de llamadas telefónicas.

Las fuentes primarias de información para la agencia son las grandes cadenas de noticias, como CNN, FOX, ABC, NBC, CBS, MSNBC, Reuters y AP; le siguen los periódicos locales, como The Guardian,  The Washington Post, LA Times, Wall Street Journal; y las principales cadenas internacionales, como BBC, AFP, UPI, Al Jazeera y EFE.
Cualquier conductor o reportero que utilice estos medios, así como sus portales electrónicos y redes sociales, para informar en tiempo real a sus audiencias, pueden ser monitoreados y, bajo un mandato vigente desde enero de 2011, los analistas pueden abrir sus expedientes de información personal (conocidos como, PII, personally identifiable information); en ellos, se recopila el nombre, la afiliación, posición profesional y el ID público de la persona.

Como fuentes secundarias figuran los blogs de investigación científica, como Wired y Popular Science; blogs “activistas” extranjeros, como Allafrica y Global Incident Map; blogs políticos, como aquellos en Foreign Policy y Newsweek; blogs que cubren el narcotráfico, como el Blog del Narco o Cryptome. La lista también incluye a Facebook, Twitter, YouTube, Flickr, Vimeo y agregadores de noticias.

Como fuentes terciarias se utilizan las estadísticas de “hits” en redes sociales, las cuales son especificadas en el Analist Desktop Binder como listas de “temas de interés” (items of interest, IOI). En ellas, se suscriben palabras clave que ameritan la “cacería” de brujas en Facebook y Twitter; los términos seleccionados son tan vagos y comunes, que podrían aparecer miles de veces en un día.

El 23 de febrero de 2012, EPIC hizo entrega de una carta al Congreso de los Estados Unidos en el que demanda la suspensión del programa; arguye que el proyecto transgrede múltiples libertades civiles, especialmente aquellas que conciernen a la libertad de expresión y libertad de prensa.

A continuación te dejamos una lista con los temas de interés y blogs más interesantes de los documentos:

Da click para agrandar. Gráfico: Mariana Hernández (@mariana1hdzc)

Te dejamos la lista completa de los tópicos que “invitan” a ser rastreados:

seguridad

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Mascarillas 'egoistas': ¿qué son y por qué no se recomienda su uso para evitar el contagio de la covid-19?

En algunas partes del mundo las mascarillas que tienen una válvula de exhalación han sido prohibidas. Te contamos por qué expertos dicen que no son efectivas en el contexto de una pandemia.
3 de septiembre, 2020
Comparte
Mascarilla con válvula

Getty Images

Una de las discusiones que más tiempo tomó zanjar en los inicios de la pandemia giró en torno a la utilidad de las mascarillas como medida para evitar el contagio del SARS-CoV-2.

Sin embargo, ahora que Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja que los gobiernos alienten al público en general a usarlas donde haya “una transmisión generalizada y sea difícil el distanciamiento físico” y como parte de una serie de medidas para la prevención, que incluyen el lavado de manos y la distancia social, el debate parece haberse trasladado a la efectividad de un modelo de mascarilla en particular: la que tiene válvula.

¿Sirven o no sirven estas mascarillas faciales para frenar el avance de la pandemia? ¿Nos protegen más que las que no tienen? ¿Y por qué han generado polémica?

Respuesta contundente

Son varias las mascarillas en el mercado que vienen con una válvula en el centro o en un costado (los modelos N95, FPP2 y FPP3 cuentan con ella).

Pero independientemente del modelo del que se trate y de qué porcentaje de partículas filtre cada una, ningún cubrebocas con válvula es efectivo en el contexto de una pandemia, advierten los expertos.

Esto se debe a que esta clase de mascarilla protege a quien la usa, pero no a los demás, dado que filtra las partículas del aire exterior cuando la persona inhala, pero permite el escape de partículas a través de la válvula cuando la persona exhala.

Es decir, si la persona que la usa está infectada, puede expulsar gotículas con el virus al exhalar, y poner en riesgo al resto de las personas.

Familia con mascarillas

Getty Images
Las mascarillas más simples son las que se recomiendan en el contexto comunitario.

Tal es así, que en junio el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) y portavoz del Ministerio de Sanidad sobre la pandemia en España, Fernando Simón, tildó estos tipos de mascarillas como “egoístas”, precisamente por proteger solo a quien la lleva.

“El problema de la válvula es que el aire que exhala la persona que la lleva, lo concentra en un punto concreto. Eso puede hacer que alguien que esté expuesto a ese aire pueda infectarse”, explicó.

“Pueden ser las mascarillas egoístas porque yo me protejo y los demás me preocupan poco”, añadió.

En opinión de Ben Killingley, especialista en medicina de urgencias y enfermedades infecciosas del Hospital del University College en Londres, Reino Unido, si bien el uso general de la mascarilla tiene el doble propósito de proteger a ambas partes, “la razón por la que se promueve es para que las gotas que exhala la gente que puede estar infectada y no lo sabe no les lleguen a los demás”.

Y, desde este punto de vista, no tiene ningún sentido que se utilicen mascarillas con válvula en el contexto comunitario.

“En realidad, solo los respiradores, que se ajustan bien a la cara, tienen válvulas, y estos están reservados para los profesionales de la salud. El público ha tenido acceso a ellos, pero la recomendación para la gente es que utilice las mascarillas faciales quirúrgicas básicas, y no este tipo de mascarillas que no brindan ningún beneficio añadido para ellos”, enfatiza Killingley.

No recomendables, excepto algunos casos

Dado que la protección funciona en un solo sentido, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés), que meses atrás se adelantó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) en recomendar el uso de mascarillas, también advirtió en contra de su uso.

Asimismo, autoridades de distintas regiones en España, donde el uso de mascarillas es obligatorio hasta en la calle, han prohibido esta clase de respiradores en algunas circunstancias.

Y en muchos lugares del mundo —incluidas algunas aerolíneas— tampoco se permite el ingreso a espacios cerrados con ellas.

Mascarilla con válvula

Getty Images
Las mascarillas con válvula están destinadas a los trabajadores sanitarios.

¿Para que se hacen mascarillas con válvula entonces?

“La idea de incluir una válvula que se cierra cuando se inspira y se abre cuando se exhala es que sean más cómodas para el trabajador sanitario que las usa”, explica Killingley.

“Esas mascarillas son más cómodas de usar, porque permite una mejor circulación de aire“.

Al permitir la salida de aire, la válvula ayuda a regular la temperatura y evitar que la tela se humedezca.

Por eso resultan útiles si uno está por ejemplo en una obra en construcción, un taller, o en cualquier lugar donde se genere polvo, para evitar respirar estas partículas.

La otra excepción es, como mencionamos antes, el caso de los trabajadores sanitarios, que pueden estar en contacto con personas infectadas, y donde el objetivo es que ellos no se contagien.

Aún así, los CDC dejan claro que el personal hospitalario no puede usarlas en ambientes que deban permanecer estériles (como durante la realización de un procedimiento invasivo o en una sala de operaciones), ya que la válvula “permite que el aire exhalado no filtrado entre en el ambiente estéril.

Y para otros procedimientos, cuando los trabajadores de la salud utilizan este tipo de mascarillas con válvulas, lo suelen hacer acompañados de una careta protectora.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=sVc_VPSn_FI&t

https://www.youtube.com/watch?v=zERDdsdMRRE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.