Ivonne Ramírez, una de las mil desaparecidas en el Edomex desde 2007
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Ivonne Ramírez, una de las mil desaparecidas en el Edomex desde 2007

Por Moisés Castillo
17 de marzo, 2012
Comparte

G. Ivonne Ramirez Mora.

I.

Roberto abrió la puerta de la casa y notó tanta tranquilidad que le resultó desesperante. Aventó las llaves en el sillón y comenzó a recorrer el pasillo que lo llevaría a las dos habitaciones. Una estaba vacía, en la otra se encontraban sus dos pequeñas durmiendo profundamente como si el mundo no existiera.

Regresó a la estancia y alzó la voz: “Ivonne, ya llegué”, “Ivonne dónde andas”. Al entrar a la cocina vio una charola de jugosos bisteces, la licuadora con un par de jitomates cocidos, cebolla y un poco de agua. También una tablita de madera y un pequeño cuchillo perfectamente desordenados en la mesa de vidrio. Tomó su celular y llamó a su esposa mientras se servía un poco de agua.

-¿Qué pasó? ¿Dónde estás? Acabo de llegar…

-Hola chiquito, ya casi ando por allá. Estaba preparando la cena que te gusta y se me olvidó comprar unos chiles y otras cositas.

Ivonne fue al Mini Super de Lomas de Atizapán de Zaragoza, Estado de México, y abordó la combi que tardaba cinco minutos en dejarla en la esquina de su hogar. Roberto se impacientó porque había transcurrido media hora y no llegaba. Le marcó a Leticia, su suegra, para saber si estaba en su departamento porque vivían a escasas dos cuadras de distancia.

-No, para nada. Estoy aquí en el hospital con mi mamá pero déjame entregar unos papeles y voy para allá…

-Es que ya tiene rato de que hablé con ella y me dijo que ya venía en camino.

-No te preocupes ahorita salgo-, insistió Leticia.

Eran las ocho de la noche de un lunes 30 de mayo de 2011. El silencio dejó inmóvil por un rato a Roberto tras intentar comunicarse una y otra vez con Ivonne. Por la mañana, Leticia habló por teléfono con su hija, le dijo que ya no era necesario que fuera al hospital de Balbuena a hacer guardia con su abuelita porque iría una de sus hermanas. Transcurrió el día como una pastilla efervescente, Leticia salió de trabajar y fue a la clínica a relevar a su familiar. Pero la llamada de su yerno alteró los latidos de su corazón.

Encontró a Roberto sentado en la banqueta con la mirada hacia el pavimento. Eran las 10 de la noche y no había noticias de su hija Ivonne. Las niñas de uno y dos años de edad todavía seguían dormidas en su cuarto. Llamó nuevamente y el celular decía que estaba fuera del área de servicio. Una vez más y la mandaba directamente a buzón. Leticia sintió que su saliva se volvía amarga.

-Vamos a esperar hasta las 12 de la noche y si no llega pues entonces la empezamos a buscar. Voy a mi casa por si llama o algo-, comentó a Roberto quien desesperado se tronaba los dedos.

Cinco minutos antes de la media noche, Leticia se comunicó con Roberto para checar si había alguna novedad, nada. Los teléfonos estaban muertos.

El domingo, un día antes, se habían reunido para comer, jugar con las bebés, incluso fueron a misa por la noche. Un domingo familiar cualquiera. 24 horas después Leticia ya rezaba silenciosa en su mente. Le dijo a Verónica, su hija mayor, que la acompañara al Casino Carnevale, donde Ivonne había ingresado a trabajar escasas tres semanas.

Preguntaron a un joven de seguridad y no supo responder. Minutos más tarde salió el gerente, un tipo alto y güero con acento argentino: “No sé nada, Ivonne descansó, pero le doy el número de una de sus amigas”. Su compañera de trabajo desconocía su paradero, por lo que regresaron a casa y comenzaron a marcar a hospitales, Cruz Roja, Ministerios Públicos, familiares, amigos. Nada, sólo esperaban el milagro porque la tempestad nocturna golpeaba sus cabezas.

II.

El martes 31 de mayo comenzó la búsqueda burocrática. A las 3:30 de la tarde Leticia interpuso la denuncia en la Agencia Express Las Alamedas, donde se abrió la carpeta de investigación 483930360013911. El Ministerio Público ordenó regresar a las 7 de las noche. En ese lapso, la familia y el esposo de Ivonne empezaron a sacar copias y distribuirlas entre los negocios y la gente de la colonia.

Al día siguiente, acudieron al Programa para la Búsqueda y Localización de Personas Abandonadas, Extraviadas o Ausentes (Odisea). Tendrían que esperar 72 horas porque a lo mejor “ella podría regresar”, en tanto no se podía hacer nada.

La casa de Leticia era un cementerio. Nadie hablaba, había una impotencia total. ¿Qué más se podía hacer? Roberto tenía que trabajar y en las tardes cuidar a sus hijas. Leticia tuvo que renunciar a su empleo porque no podía concentrarse, todo le salía mal, se la pasaba llorando todo el tiempo. Sus ojos hinchados ya eran parte de su rostro. Un paisaje desolado era su realidad.

Acudió a la presidencia municipal de Atizapán de Zaragoza, donde casualmente vio al regidor Jesús David Castañeda Delgado y le entregó la hoja donde venía impresa la foto de Ivonne y lo único que dijo fue: “Si, voy a ver qué puedo hacer. Vayan con mi secretaria”.

Así inició el viacrucis de la familia Ramírez Mora. Leticia se entrevistó con un comandante municipal que pedía dinero para realizar patrullajes: “Bueno, qué prefiere, que encontremos a su hija rápido o en el tiempo normal. Usted sabe que no contamos con crédito para nuestros celulares y nos falta para la gasolina ”. Perdió 15 días con las promesas del uniformado. El personal del Ministerio Público de Atizapán no se cansaba de decir con indiferencia que el expediente aún no les llegaba. Otros 15 días se esfumaron.

Se percató que otras madres sufrían la misma situación. A todas les repetían la misma frase: “No ha llegado la averiguación”. Una señora humilde, con las fuerzas que le quedaban, le dijo a la titular del MP: “oiga señorita, pero yo vivo en el municipio de Nicolás Romero y estoy gastando mucho dinero en pasajes, no tengo ni para comer y ustedes no dan ninguna respuesta”. “Señora, pues qué quiere que hagamos, consiga”, respondió atrás de su escritorio.

“¿Cómo es posible que no les llegue el expediente?”, se preguntó Leticia y decidió ir a Toluca para hablar con el procurador Alfredo Castillo. La angustia se incrementaba mientras pasaban los días. Una funcionaria de alto rango hizo un par de llamadas y habló al MP de Atizapán para checar qué sabían del expediente. “¿Cómo que lo tienen perdido?”. La averiguación se encontraba arrumbada entre 300 casos más de personas desaparecidas. “Búsquenlo de inmediato”, dio la orden la funcionaria y en 10 minutos ubicaron la carpeta.

Sin embargo, la investigación no avanzaba. Vueltas y más vueltas al MP se tornaron en un fastidio doloroso. Una tarde, Leticia escuchó en un noticiero de radio a la diputada del PAN Rosi Orozco hablar sobre la trata de personas y cómo secuestraban a las jovencitas para explotarlas sexualmente. Una sobreviviente dio su testimonio y de inmediato pensó que su hija estaría en una situación similar. Contactó a la legisladora en un evento de Los Pinos y la panista la apoyó sin titubear: se entrevistaron con el procurador mexiquense, quien se comprometió a atender personalmente la desaparición de Ivonne.

“Traiga el caso de Atizapán para acá”. Italy Dessire Ciani Sotomayor, subprocuradora para la Atención de Delitos Vinculados a la Violencia de Género, llevaría la averiguación. Leticia pensó que su suerte iba a cambiar, que sus rezos por fin habían sido escuchados. Una semana después, el MP de Toluca no mostraba avances y sólo la citaban a declarar y a firmar. Todo estaba igual, todo estaba vacío. Hablaba el llanto.

En el Estado de México, la desaparición de mujeres es algo normal, por lo menos desde hace cinco años. Tan sólo en 2011 cada día en promedio más de una de ellas no regresó a su casa. Es decir, se denunciaron 570 desapariciones, de acuerdo con datos de la procuraduría de justicia estatal.

Los reportes oficiales indican que las desapariciones de mujeres han crecido mil 225 por ciento entre 2007 -desde que se tiene estadística- y 2011, al pasar de 43 a 570 casos, respectivamente.

En total, desde 2007 y hasta febrero de este año han sido registradas 981 desapariciones; de éstas se reporta el hallazgo de 290 mujeres, ya sean vivas o muertas, dato que no precisa la estadística de la procuraduría mexiquense, lo que significa que hasta la fecha se sigue sin rastro de 691.

En México operan al menos 47 redes que se dedican a este ilícito, de acuerdo con la Red Nacional de Refugios. Al año hay 800 mil adultos y 20 mil menores víctimas de este delito cuyas ganancias oscilan entre los 372 mil millones de pesos.
Asimismo, la Organización de las Naciones Unidas informa que el delito de trata de personas es el negocio más rentable después del trafico de drogas y las armas para la delincuencia organizada. Se estima que cada año tres millones de personas son víctimas del tráfico a nivel mundial, de ellas 80 por ciento son mujeres.

III.

A los 12 días de haber desaparecido Ivonne, su padre recibió un mensaje de texto a su celular de un número desconocido: “No me busquen más. No intenten buscarme, adiós para siempre”. A Leticia se le hizo extraña esa redacción porque su hija no escribe frases completas, ya que siempre escribe con “k”, signos o caritas. Mandaba mensajes abreviados. Fue a la compañía telefónica y detectaron que ese recado había sido enviado desde Matamoros, Tamaulipas.

Reportó esta nueva pista al MP de Toluca pero sólo anotaron el número. “No podemos investigar allá porque no es de nuestra competencia”. La cuenta bancaria de la joven estaba intacta, sin ningún movimiento. Leticia sin planearlo y por la negligencia de las autoridades tuvo que convertirse en una investigadora.

A pesar del respaldo de los visitadores de la CNDH, se sintió indignada por el trato insensible en tierra mexiquense, nada más están para “recibir un sueldo”. También acudió a la recién creada Procuraduría Social de Atención a Víctimas de Delitos, donde repiten los mismos lastres burocráticos.

“Nunca me imaginé que las autoridades estuvieran tan mal. Siento que se burlan de nosotros. En ese tiempo todavía estaba Enrique Peña Nieto como gobernador y ahorita quiere ser presidente, ¡es terrible! Al Estado de México lo dejó muy mal, hay 500 mujeres desaparecidas. En Tlalnepantla, Atizapán, Cuautitlán han encontrado mujeres muertas. Todo ha sido una farsa”.

Han pasado casi 10 meses y Leticia piensa en Ivonne con una tristeza desabrida. Sus piernas las siente pesadas de tanto caminar. Se encuentra frustrada por no saber nada de ella, si está bien o mal, pero ni el tiempo podrá destruir la esperanza de volverla abrazar. La joven, que ahora tiene 23 años era atractiva, llamaba mucho la atención, todo mundo la volteaba ver.

-Oye, hasta para ir a la tienda te planchas el cabello…
-Pues sí, que tal si me encuentro a alguien-, respondía Ivonne a su madre y se reían como verdaderas amigas.

Ella no tenía problemas con Roberto. Había clásicas discusiones de recién casados pero nada grave. Con su familia era muy cariñosa, sobre todo con su mamá, a la que le hablaba por lo menos cinco veces al día para platicar o invitarla a comer. Leticia pensaba: “Ay, ya se debería buscar una amiga de su edad”.

Terminó la preparatoria en el Instituto Alexander de Las Alamedas. Quería ser modelo. Trabajó como edecán en varios eventos. Le encantaba comprarse ropa de marca y visitar lugares de moda. El único inconveniente que tenía Leticia cuando su hija vivía en su hogar eran los “viernes de antro”. A veces la dejaba ir pero no siempre. No era muy noviera ni amiguera.

En una ocasión le confesó que iba a renunciar a su empleo en el Casino Carnevale porque no ganaba bien y prefería cuidar a sus niñas. Tenía menos de un mes de haber entrado y le dio la noticia a una de sus compañeras, quien un poco extrañada le dijo “no, no renuncies, porque tienen algo bueno para ti”. Ivonne le comentaba a su madre que varias traían autos del año, se habían operado los senos y cosas extrañas para unas jovencitas que no ganaban suficiente para darse esos lujos.

El casino ya no funciona. Cuando fue la inauguración nadie se enteró de su apertura y un mes después ya habían colocado candados en las puertas del inmueble. Estuvieron sacando mobiliario, máquinas de juegos y otros artefactos. Los empleados de alto nivel eran extranjeros, sudamericanos. Este hecho coincidió con la desaparición de Ivonne. El comandante municipal de Atizapán le dijo una vez sin importarle el dolor ajeno: “Oiga señora, talvez a su hija le gusta ese tipo de vida de los tables dance”.

Cuando nacieron sus nietas fueron momentos especiales: ver a su hija, la “chiquita” que ya era mamá, fue conmovedor. Pero a Ivonne la recuerda con ternura cuando fue por ella a la parada de los micros en su motocicleta que le regalaron cuando cumplió 15 años. “Súbete mamá, Veritos no pudo venir por ti”, Leticia le dio un ataque de risa, tenía pena de que la vieran trepada en una moto.

Actualmente, la maestra Teresa Ulloa, directora regional para América Latina y el Caribe de la Coalición contra el tráfico de Mujeres y Niñas, le asignó una abogada para que la asesore en una nueva etapa de las pesquisas.

Para Leticia hay muchas cosas que aun no tienen explicación como dejar a sus dos niñitas o no llevarse ni una sola prenda de vestir, papeles, cosas personales. Tiene la hipótesis de que la interceptaron al bajar de la combi luego de haber ido al Mini Super. Simplemente desapareció. Dicen que la resignación se encarga de arreglar casi todo: poco a poco se forma una suave costumbre del dolor. Pero este tormento hace a Leticia más fuerte para caminar sin olvido: resucitar el tiempo perdido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coronavirus: 10 buenas noticias sobre la pandemia (un año después)

El catedrático de microbiología español Ignacio López-Goñi hace balance sobre la experiencia científica acumulada en los últimos meses.
24 de febrero, 2021
Comparte

No sabemos qué ocurrirá en los próximos meses y las nuevas variantes genéticas son motivo de incertidumbre, pero un año después el mensaje es el mismo: los avances de la ciencia nos animan a ser optimistas y a ver el vaso medio lleno.

1. Hay más artículos sobre SARS-CoV-2 y la covid-19 que sobre malaria

Hace un año nos asombrábamos de que en poco más de un mes desde que se notificaran los primeros casos ya hubiera más de 164 artículos científicos en PubMed (un motor de búsqueda de libre acceso para consultar publicaciones científicas) sobre el nuevo virus y la enfermedad.

Hoy esa cifra se ha multiplicado por más de 600 y ya supera los 100.000 artículos, más que los que aparecen bajo el epígrafe de “malaria”, por ejemplo. Existen registrados más de 4.800 estudios en curso sobre tratamientos y vacunas.

Sabemos más sobre el SARS-CoV-2 y la covid-19 que de otras enfermedades que llevamos lustros estudiando.

2. Más de 200 nuevas vacunas

Hace un año se destacaba que hubiera ocho nuevos proyectos sobre vacunas contra el coronavirus SARS-CoV-2.

Según el portal bioRENDER ahora son más 195 candidatos, al menos 71 ya en ensayos clínicos.

Estos emplean todo tipo de tecnologías: virus vivos atenuados, virus inactivados, subunidades de proteínas, vectores virales recombinantes, partículas similares a virus (VLP), ADN y ARNm.

Personal de salud con una ampolla de la vacuna contra el covid-19

Getty Images
Existen cerca de 200 proyectos de vacunas contra la covid-19.

Jamás se había invertido tanto dinero y había habido tanta colaboración para el desarrollo de vacunas entre entidades públicas, privadas, centros de investigación, universidades, farmacéuticas, empresas y ONG.

Algunos proyectos se han abandonado, pero otros ya fueron autorizados por la OMS: Pfizer/BioNTech y Moderna con tecnología ARNm, AstraZeneca/Oxford y Sputnik V con tecnología de adenovirus recombinantes y la china Sinopharm, con coronavirus inactivos.

Al menos otras 20 vacunas están ya en ensayos clínicos de fase III y en las próximas semanas y meses podrán ser aprobadas, si los resultados son satisfactorios.

3. Las vacunas de ARNm son muy seguras

Uno de los posibles efectos graves de las vacunas es la anafilaxis, una reacción alérgica que puede llegar a ser mortal y que ocurre normalmente al poco tiempo de administrar la vacuna.

Se han analizado datos del primer mes de vacunación en EE.UU., donde se han administrado más de 17,5 millones de dosis (exactamente 9.943.247 de la vacuna de Pfizer/BioNTech y 7.581.429 de la de Moderna).

El Sistema para Reportar Reacciones Adversas a las Vacunas (VAERS, por sus siglas en inglés) ha registrado solo 66 casos de anafilaxia (47 con la vacuna de Pfizer/BioNTech y 19 con la de Moderna).

Esto supone menos de 4 casos por millón de dosis o el 0,0003% de todas las dosis analizadas. 21 (el 32%) de esos 66 casos había tenido casos previos de anafilaxia por otros motivos. No se ha detectado ningún fallecimiento.

Trabajadores médicos frente al hospital Langone Health de Nueva York mientras la gente aplaude para mostrar su gratitud al personal médico y a los trabajadores esenciales en la primera línea de la pandemia de coronavirus el 19 de abril de 2020 en la ciudad de Nueva York.

Getty Images
Hay más conocimiento científico de la covid-19 que de la malaria.

Si se compara con el número de casos de covid-19, las secuelas que deja la enfermedad y el número de fallecimientos, el beneficio que suponen las vacunas supera enormemente los posibles efectos adversos.

Todo esto permite afirmar que, de momento, las vacunas de ARNm son muy seguras.

4. Las vacunas son efectivas

Israel es el país que más población tiene ya vacunada.

A principios de febrero y desde que comenzó la campaña en diciembre, más de 3,67 millones de israelíes habían recibido la primera dosis de la vacuna de ARNm de Pfizer/BioNTech.

Esto representaba cerca del 40% de la población del país. Más del 28% había recibido también la segunda dosis. Entre los mayores de 60, más del 80% había sido vacunado.

Los datos preliminares muestran que la vacunación está siendo efectiva.

El número de infecciones está disminuyendo de forma significativa, especialmente entre las personas mayores de 60. En este grupo de edad, ha habido un 56% menos de infecciones y un 42% menos de hospitalizaciones y un 35% menos de fallecimientos por covid-19 después de la segunda dosis.

Los resultados con las dos dosis son excelentes: de los 523.000 israelíes vacunados con dos dosis solo hay 544 casos de covid-19, tan solo 4 casos de covid-19 grave y cero fallecimientos. Estos datos confirman los obtenidos en los ensayos clínicos previos.

Vacunación en Israel en febrero de 2021.

Getty Images
Israel es el país que más vacunó a su población.

Pero no hay que irse hasta Israel.

En Asturias, España el pasado día 15 de febrero se había sobrepasado la cifra de 2.000 personas fallecidas por covid-19 desde el inicio de la pandemia.

Entre ellas, había una gran proporción de personas con domicilio en residencias de mayores, donde el impacto ha sido considerable.

Sin embargo, en estos momentos la situación comienza a estar relativamente controlada gracias a los esfuerzos de vacunación dirigidos específicamente a las personas residentes y trabajadores que los atienden.

El efecto de la vacuna queda de manifiesto al comparar la mortalidad entre personas mayores con domicilio en residencias (casi todas vacunadas), en las que desciende bruscamente, y el número de fallecidos en personas con domicilio fuera de ellas (no vacunadas), entre las que aumenta considerablemente.

Además, se acaban de publicar los resultados de un estudio preliminar en Inglaterra en el que demuestran que la vacuna de ARNm de Pfizer/BioNTech es efectiva para prevenir la infección en adultos sintomáticos y asintomáticos, incluso contra la variante “británica” B1.1.7.

5. La confianza en las vacunas aumenta

Después de más de 160 millones de dosis de vacunas frente a la covid-19 administradas, la confianza de la población en las vacunas va en aumento.

Por ejemplo, se ha realizado una encuesta a 13.500 personas de quince países de Europa, Asia y Australia entre noviembre del 2020 y enero de 2021.

En noviembre, antes de que los países comenzaran a aprobar las vacunas, solo cerca del 40% de los encuestados se pondrían la vacuna contra la covid-19 y más del 50% estaban preocupados por los posibles efectos secundarios.

Para enero, más de la mitad se pondría la vacuna y el número de personas preocupadas por los efectos secundarios había disminuido ligeramente.

Un paciente curado de covid-19 saluda a los trabajadores médicos cuando es dado de alta del Centro de Salud Pública de Chongqing el 15 de marzo de 2020 en Chongqing, China.

Getty Images
La población cada vez confía más en las vacunas contra la covid-19.

Reino Unido fue el país en el que más gente se manifestó dispuesta a vacunarse (hasta un 78% de los encuestados) y en España la proporción de gente dispuesta a vacunarse pasó de un 28% en noviembre a un 52% a mediados de enero.

6. La respuesta inmune frente al virus dura al menos ocho meses

Los test serológicos que miden anticuerpos frente al SARS-CoV-2 no reflejan todo el potencial, la duración y la memoria de la respuesta inmune frente al virus.

Conocer cuánto dura la respuesta inmune frente al virus es fundamental para determinar la protección frente a las reinfecciones, la gravedad de la enfermedad y la eficacia de la vacuna.

Se ha comprobado que, aunque hay cierta heterogeneidad en la respuesta según cada individuo, en la mayoría de las personas en las que se ha analizado mantienen una robusta respuesta inmune humoral (anticuerpos) y celular (linfocitos T), de como mínimo entre 6 y 8 meses después de la infección, independientemente de que sean leves o graves.

7. Nuevos tratamientos frente a los casos más graves

Ya sabemos que la covid-19 es mucho más que una neumonía.

Se conoce mucho más de la enfermedad y, aunque no dispongamos de momento de un antiviral específico que inhiba el virus, hay combinaciones de tratamientos que mejoran mucho el pronóstico y reducen la mortalidad de los casos más graves.

Antivirales, antiinflamatorios, anticoagulantes, corticoides, inhibidores de la tormenta de citoquinas y anticuerpos monoclonales son algunos ejemplos.

Existen más de 400 ensayos clínicos en curso en los que se están probando distintos tratamientos y combinaciones.

Un médico le da el pulgar hacia arriba a un paciente con covid-19 que ya no usa un respirador en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) en el Centro Médico de Asuntos de Veteranos el 21 de abril de 2020 en el distrito de Brooklyn de Nueva York.

Getty Images
Hay cada vez más y nuevos tratamientos para combatir los casos graves de covid-19.

Por ejemplo, según el ensayo clínico internacional Recovery, la combinación de tocilizumab (un anticuerpo monoclonal dirigido contra el receptor de la interleukina-6, aprobado para el tratamiento de la artritis reumatoide) y la dexametasona (un potente glucocorticoide sintético que actúa como antiinflamatorio e inmunosupresor), puede reducir a casi la mitad las muertes en los pacientes más graves con covid-19.

Por otra parte, el tratamiento preventivo con anticoagulantes en pacientes con covid-19 hospitalizados, se asocia con un 30% menos de mortalidad a 30 días y sin efectos adversos de sangrado.

8. No hay gripe

Existía una seria preocupación sobre cómo se iba a comportar el solapamiento de SARS-CoV-2 con otros patógenos respiratorios frecuentes en los meses de invierno.

No se podía descartar una situación de “tormenta perfecta” en la que coincidieran SARS-CoV-2 con otros virus, como el de la gripe o el respiratorio sincitial, que causan bronquiolitis y neumonías y son responsables de frecuentes hospitalizaciones y muertes en determinados sectores de la población más vulnerable.

Se había sugerido que el riesgo de muerte en personas infectadas por gripe y SARS-CoV-2 de forma simultánea era superior que en aquellas que solo estaban infectadas por el coronavirus, especialmente en mayores de 70 años.

La coincidencia de varios virus respiratorios con el SARS-CoV-2 podría haber causado una carnicería en las personas mayores.

Mayoría de personas con mascarilla.

Getty Images
El cuidado de las personas, con el uso de las mascarillas y con distanciamiento, hizo que otros virus como el de la gripe mermaran.

La buena noticia es que esta temporada la gripe y otros virus respiratorios han desaparecido, tanto en los meses de junio a agosto en el hemisferio sur como ahora en el hemisferio norte.

No podemos descartar que esto pueda suponer un problema el año que viene (las temporadas en las que la gripe causa mayor mortalidad suelen estar precedidas de temporadas más benignas), pero este año ha supuesto un verdadero alivio a los sistemas sanitarios.

Varias son las causas que pueden explicar este declive de la gripe. Primero conviene recordar que el SARS-CoV-2 y el virus de la gripe son virus muy diferentes.

Es muy probable que el menor periodo de incubación de la gripe, la existencia de inmunidad previa, la intensa campaña de vacunación de este año, las medidas de confinamiento, disminución de viajes, uso de mascarilla, higiene y distanciamiento social hayan tenido un mayor efecto en disminuir la transmisión de este virus.

Por el contrario, en la transmisión del coronavirus además influyen mucho más el efecto de los aerosoles, el papel de los superpropagadores y los asintomáticos.

9. Podemos seguir la evolución del virus a tiempo real

El efecto que puedan tener las nuevas variantes genéticas del SARS-CoV-2 en la vacunación y en el transcurso de la pandemia es una incertidumbre.

Debido a que los cambios genéticos pueden tener un potencial efecto en cómo se comporte el virus, su análisis y seguimiento es fundamental.

La buena noticia es que hoy tenemos la capacidad de seguir la evolución a tiempo real del virus y la aparición de nuevas variantes genéticas.

Hay ya más de 260.000 secuencias del genoma de SARS-CoV-2 disponibles en las bases de datos.

Estudios con coronavirus.

Getty Images
A diferencia de otras pandemias, con la de la covid-19 podemos seguir su evolución en tiempo real.

Esas secuencias provienen de otros tantos aislamientos obtenidos de muestras humanas desde febrero del año pasado hasta el momento actual.

Aunque los cambios de nucleótidos son la primera fuente de variación genética del SARS-CoV-2, también se han detectado inserciones, deleciones (un tipo de mutación genética en la cual se pierde material genético) e incluso recombinaciones.

Todo esto permite hacer filogenias (relaciones de “parentesco” entre las variantes virales) que pueden emplearse para hacer estimaciones temporales (cuándo surgen nuevas variantes), caracterizar cómo se extiende geográficamente el virus, reconstruir la dinámica epidemiológica dentro de una región y analizar cómo se adaptan a lo largo del tiempo.

El análisis de las secuencias del SARS-CoV-2 no tiene precedentes, en la base de datos GISAID (Global Initiative on Sharing Avian Influenza Data) son más de 580.000 datos de secuencias compartidas.

Es la primera vez que se está siguiendo a tiempo real la evolución de un virus pandémico.

10. La pandemia a nivel mundial decrece

No sabemos cómo se desarrollará la pandemia en los próximos meses.

Dada la intensidad que ha tenido hasta ahora es probable que haya nuevas olas, pero quizá de menor intensidad.

No sabemos cómo será una posible cuarta ola, ni el efecto que puedan tener las nuevas variantes genéticas que van apareciendo, pero la buena noticia es que a nivel global la pandemia en este momento decrece.

Un hombre, personal de salud, saluda desde la ventana.

Getty Images
Los números de casos de covid-19 están bajando en el mundo.

Quizá sea una combinación de varios factores: el virus se comporta de forma estacional, la población va adquiriendo cierta inmunidad de grupo por infección natural o por las vacunas, quizá el virus en ese proceso natural de variación y mutación va derivando a formas menos virulentas y se va adatando a su nuevo huésped.

No lo sabemos a ciencia cierta, pero de momento sigue habiendo motivo para la esperanza.

*Ignacio López-Goñi es catedrático de Microbiología de la Universidad de Navarra, España.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9Bbb1CsM8f0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.