Responde Movimiento por la Paz a LeBarón
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Responde Movimiento por la Paz a LeBarón

El Movimiento encabezado por Sicilia asegura que no es interlocutor del gobierno, ni mucho menos sirve a los poderes políticos
5 de marzo, 2012
Comparte

Julian LeBarón y Javier Sicilia

A poco más de una semana de que Julián LeBarón anunciara su salida del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad por considerar que se ha acercado demasiado al poder político, hoy esa organización encabezada por Javier Sicilia responde a los señalamientos del activista y asegura que no es interlocutor del gobierno, ni mucho menos sirve a los poderes políticos.

En el pronunciamiento, el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad también adelanta que continuará su camino sin renunciar al diálogo ni a la resistencia civil pese a la salida del que fuera uno de sus más visibles líderes, junto con el escritor Javier Sicilia.

Aquí el pronunciamiento íntegro del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad:

Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad seguirá su camino sin renunciar ni al diálogo ni a la resistencia

El Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad es un espacio de encuentro en el que, a casi un año de su nacimiento, hemos coincidido víctimas de la guerra contra el crimen organizado, organizaciones civiles y sociales, ciudadanía, defensores de derechos humanos, así como artistas, poetas e intelectuales. Entre todos hemos emprendido dos tipos de acciones: diálogo con todos con los movimientos sociales que se han mostrado interesados en nuestra lucha, así como con autoridades de todos los órdenes de gobierno: tanto con los responsables de la procuración de la justicia como con los representantes políticos de la nación y de las diversas expresiones ideológicas. Hemos dialogado también con los medios de comunicación, líderes de opinión, con la academia, con empresarios, con iglesias pero en ningún momento hemos renunciado a la movilización y a la resistencia civil pacífica, ni dejado de denunciar la emergencia nacional que vive México.

Caminamos desde el reconocimiento de la diversidad de este país y denunciamos ante la sociedad mexicana y ante las instituciones gubernamentales –quienes tienen la responsabilidad de garantizar la seguridad de las personas y la obligación de proteger, y respetar los derechos humanos–, los resultados equívocos de la estrategia de seguridad emprendida por las máximas autoridades de la nación.

Hemos buscado contribuir a la reconstrucción del tejido social a través de la organización y la solidaridad entre la ciudadanía; por eso trabajamos de manera constante y colectiva en acciones que buscan visibilizar el dolor de la guerra y la violencia, desde los casos individuales que han presentado las víctimas que mueven nuestro movimiento así como en los procesos colectivos que tienen su base en la comunidad, como es el caso de Cherán, Ostula y Wirikuta entre otros.

Muchos se han unido a nuestro caminar, pero no todos permanecen a nuestro lado, ya sea porque la mano siniestra del crimen y la omisión del poder que nos los han arrebatado, como es el caso de nuestros compañeros Pedro Leyva Domínguez, Trinidad de la Cruz (Don Trino) y Nepomuceno Moreno, (Don Nepo); o porque han compartido con nosotros el tiempo que les pareció pertinente y han tomado otros derroteros guiados por su conciencia u orillados por sus propias circunstancias.

En el caso del compañero Julián LeBarón –que ha se ha deslindado del nuestro movimiento– manifestamos que respetamos su decisión, pero también tenemos que decir que no compartimos su apreciación sobre el Movimiento: ni somos interlocutores del gobierno, ni mucho menos servimos a los poderes políticos. Somos una forma cívica y no violenta de resistencia a la guerra y a la violencia, una manifestación de la dignidad ciudadanía frente a la barbarie de la guerra y la estrategia militar emprendida por el presidente Calderón, y nuestra voz ha servido para visibilizar la causa de las víctimas y denunciar la incapacidad y la omisión de gobierno, así como la complicidad de autoridades frente a la criminalidad.

Por eso ante la emergencia nacional, desde nuestra diversidad y teniendo como centro a las víctimas de la violencia y del abuso del poder, seguiremos organizándonos y construyendo desde diversas acciones para contribuir para la paz con justicia y dignidad en México.

Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Cuándo una persona enferma de COVID-19 deja de ser contagiosa (tenga o no síntomas)?

Existe la creencia de que algunos virus sólo se propagan cuando se están incubando, o de que solo con tos o fiebre puedes contagiar a otros. ¿Qué ocurre con el coronavirus?
17 de noviembre, 2020
Comparte

Quizás todos hemos escuchado alguna vez a una persona enferma, con una gripe o un resfriado, por ejemplo, que dice: “no te preocupes, ya no estoy contagiosa”.

Porque existe la creencia de que algunos virus sólo se propagan cuando se están incubando, es decir, durante el período que pasa desde que te infectas con el virus hasta que aparecen los primeros síntomas.

La creencia, sin embargo, está equivocada.

Muchos virus continúan propagándose tiempo después de que los síntomas de la persona contagiada desaparecen.

Es decir, una tos o una fiebre no son los únicos indicadores de que una persona puede infectar a otros con un virus.

Y ¿qué ocurre con el nuevo coronavirus SARS-Cov-2 que ha demostrado tener características singulares que no se conocían en ningún otro patógeno?

¿Cuánto tiempo dura su contagiosidad?

Y ¿cómo se pueden evitar las infecciones cuando una persona contagiada con el coronavirus no presenta síntomas?

prueba PCR

Getty Images
Las pruebas PCR pueden seguir dando positivas varios días o semanas después del contagio del virus.

Incubación

Desde que el SARS-Cov-2 fue detectado en China en diciembre pasado, varios equipos científicos han estado investigando el período de incubación del nuevo coronavirus.

Uno de estos estudios, llevado a cabo por investigadores de la Escuela de Salud Pública Johns Hokpins y publicado en Annals of Internal Medicine en mayo, encontró que el período de incubación promedio del nuevo coronavirus es de 5,1 días.

Y la mayoría (97,5%) de los contagiados que desarrollan síntomas lo hacen dentro de un período de 11,5 días.

“Desde que una persona se expone al virus a través de la nariz o de la boca pasan de promedio tres días hasta que empieza a desarrollar síntomas, como tos y fiebre”, le explica a BBC Mundo el doctor Vicente Soriano, médico especialista en enfermedades infecciosas y genética clínica y exasesor de la Organización Mundial de la Salud.

“Pero la capacidad de contagiar a otros, de transmitir ese virus a otros se prolonga de 7 a 10 días más“, explica el experto, que también es profesor de la Universidad Internacional de La Rioja, España.

Agrega que a partir de ese momento, cuando los síntomas ya han remitido o desaparecido, también disminuye la posibilidad de contagiar a otros.

coronavirus

Getty Images
Las mascarillas pueden ayudar a reducir el riesgo de que una persona contagiada y asintomática contagie a otras personas.

El experto subraya, sin embargo, que las pruebas PCR, que se usan para detectar el virus, pueden seguir dando positivas varios días o semanas después del contagio del virus.

Pero esto no quiere decir que la persona siga siendo contagiosa.

“La PCR que detecta fragmentos del genoma del virus puede continuar positiva después de una, dos o hasta tres semanas después de que la persona se curó de covid”, señala Vicente Soriano.

“Pero esa PCR positiva no refleja contagiosidad. Lo que detecta la PCR son fragmentos de virus, o ‘secuencias basura”, que son fragmentos del genoma del virus que están en el tracto respiratorio y que expulsamos durante varias semanas después de haberse curado la enfermedad”, explica el experto.

En efecto, la sensibilidad de las pruebas diagnóstico es un problema que se conoce desde que comenzaron a aplicarse e ilustra por qué las estadísticas de la covid-19 están lejos de ser perfectas.

Pero tal como subraya el doctor Vicente Soriano, “la contiagiosidad del coronavirus básicamente son de 7 a 10 días, uno o dos días antes de empezar los síntomas y mientras los síntomas ocurren”, agrega.


¿Cuándo puedo estar con otras personas si tuve covid-19 y tuve síntomas?

  • 10 días después de la aparición de los síntomas y
  • 24 horas sin fiebre y sin usar medicamentos para bajar la fiebre y
  • Cuando ya están mejorando otros síntomas de covid-19

Fuente: CDC


Coronavirus

Getty Images
Se cree que hasta 30% de las personas contagiadas con coronavirus no presentan síntomas.

Pero ¿qué ocurre cuando una persona se contagia con el coronavirus y no presenta síntomas? ¿Cómo saber que no contagiará a otros?

Un estudio publicado en agosto en Journal of the American Medical Association (JAMA) encontró que cerca de 30% de los pacientes que dan positivo con el coronavirus son asintomáticos.

Y los investigadores encontraron que a pesar de no presentar síntomas, los pacientes son portadores de la misma cantidad de virus que los pacientes con síntomas y ambos permanecen con esa carga viral durante el mismo tiempo.

Por eso, señalan los expertos, la importancia de usar mascarillas y observar el distanciamiento social.

Estas dos medidas pueden ayudar a reducir el riesgo de que una persona con covid-19 y asintomática contagie a otras personas.

“Con los asintomáticos no se sabe por cuánto tiempo pueden ser contagiosos”, explica Vicente Soriano.

“Básicamente, las personas asintomáticas pueden transmitir virus a otros durante una semana, igual que los que tienen síntomas, pero a menos que la persona se haga un test de antígeno (para detectar que tuvo la enfermedad) o una PCR, esa persona pasa desapercibida“, le dice el experto a BBC Mundo.

“De allí el interés del rastreo para identificar a las personas que han podido estar en una zona de contagio con gente que aun no ha dado positivo y hacerles el test de antígeno o la PCR, a partir de las 48 horas del evento”.

De esta forma, dice el experto, se puede identificar a los asintomáticos y mantenerlos aislados durante 10 días para evitar otros contagios.

Cuando una persona tuvo síntomas no es necesario realizarse nuevamente la prueba de detección, basta con que se mantenga 10 días aislada para dejar de ser contagiosa.

Pacientes graves

Estas recomendaciones, sin embargo, no se aplican a las personas que tuvieron síntomas más graves de covid-19 y no fueron hospitalizadas.

Tal como señalan los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, en muchos casos, cuando una persona estuvo grave y no fue hospitalizada deberá permanecer en su casa hasta20 días después de la aparición inicial de los síntomas.

Asimismo, las personas con trastornos del sistema inmune o sistemas inmunes debilitados que tuvieron covid-19, deberán permanecer más tiempo en su casa y consultar a su médico para saber cuándo pueden dejar de aislarse.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=aRHd8bOSTvc

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.