"Si en EU quieren seguir quemando, que sea su propia mota": Sicilia
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

"Si en EU quieren seguir quemando,
que sea su propia mota": Sicilia

Javier Sicilia refrenda la consigna lanzada desde hace un año contra delincuentes y políticos por igual, ante la crisis de la violencia que se cierne sobre el país: "¡Seguimos hasta la madre!".
Por Paris Martínez
29 de marzo, 2012
Comparte

Javier Sicilia con padres de otros jóvenes asesinados.//FOTO: Lucía Vergara

Al conmemorar el primer aniversario luctuoso de su hijo Juan Francisco Sicilia, y de los seis jóvenes más junto con los que fue asesinado el pasado 28 de marzo de 2011, el poeta Javier Sicilia refrendó durante la noche de este miércoles la consigna lanzada entonces a delincuentes y políticos por igual, ante la crisis de la violencia que se cierne sobre el país: “¡Seguimos hasta la madre!“, aunque esta vez extendió su reclamo hacia un actor más, el pueblo estadunidense.

“Seguimos estando también hasta la madre –afirmó, antes de encabezar una marcha de cerca de 400 personas con veladoras por el centro de Cuernavaca, y con la que se conmemoró también el primer año de existencia del Movimiento por la Paz con justicia y Dignidad– de ustedes, norteamericanos, porque detrás de su consumo de droga, que no ha disminuido un ápice, de su producción indiscriminada de armas, que pueden comprarse como dulces en un supermercado y que día con día entran a nuestra nación de manera ilegal, armando a la delincuencia; detrás de sus empresas que, junto con las nuestras, lavan el dinero del crimen, están cada uno de nuestros muertos, cada uno de nuestros desaparecidos, cada uno de nuestros desplazados.”

Por ello, les instó, “si quieren seguir quemando mota y negándose a despenalizarla, consuman su propia mota y no la nuestra; si quieren seguir produciendo armas, véndanselas a ustedes mismos y úsenlas con ustedes mismos, porque nuestra mota y sus armas que entran de manera ilegal a México están matando a nuestros hijos“.

En el último acto comprendido dentro de las conmemoraciones luctuosas por el multihomicidio de marzo de 2011, jornada que inició con la colocación de un listón negro en el monumento conocido como Paloma de la Paz y una corona fúnebre en el predio donde los cuerpos de las siete víctimas fueron abandonados, Sicilia aseguró que “es necesario que los norteamericanos, los inmigrantes y los mexicanos radicados en Estados Unidos, se den cuenta de que el mercado millonario de la droga estadounidense, sus bancos y empresas que lavan dinero con la complicidad de los nuestros, su desprecio, semejante al nuestro, por los migrantes, y sus armas, continúan fortaleciendo la inmensa capacidad de muerte de los grupos criminales y que sólo juntos podemos detenerlos, y construir una unidad humana por encima de las fronteras y de las diferencias”.

Por ello, reiteró que en agosto el MPJD emprenderá, “al lado de muchas organizaciones norteamericanas, mexicanas y centroamericanas, una larga caravana por Estados Unidos, para construir junto con ellos (norteamericanos, centroamericanos y mexicanos) esa ruta de paz y de justicia.”

El escritor habló con los medios.

Agendas emborronadas

Sicilia dedicó buena parte de su discurso a los políticos mexicanos, a los que acusó de haber permitido que la corrupción, “cómplice de todos estos crímenes”, se haya instalado en las instituciones, bloqueando la operatividad de la Procuraduría de Víctimas, el debate sobre Ley de Víctimas, sobre la Reforma Política y la democratización de los medios de comunicación, además de que las investigaciones de los casos presentados al presidente Felipe Calderón en los diálogos del Castillo de Chapultepec, todo esto mientras el índice delictivo continúa aumentando.

A la clase política, el representante de las víctimas de la violencia en México les aseguró que “sus mezquinos pleitos por el poder, sus desagradables rostros con los que llenan nuestras calles, sus inanes eslóganes, sus onerosos dispendios, son la continuación de la guerra por otros medios”, por lo que calificó las próximas elecciones como una “cortina de humo con apariencia de democracia”, que sólo generará una “nueva y más precaria administración de la desgracia del país”.

Ante ello, Sicilia aseguró que “la única actitud digna y congruente (…) es ir a las urnas, para llenarlas con nuestro voto en blanco“.

No obstante, el poeta convocó a todos los candidatos presidenciales mexicanos a tener un encuentro con el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, en junio próximo, en el Alcázar del Castillo de Chapultepec, para que “respondan por la paz y la justicia que han borrado de sus agendas”.

Dejen de matarnos

Tras recordar que hace un año pidió a los delincuentes “un retorno a sus códigos éticos”, Sicilia lamentó que a la fecha “el crimen continúa asesinando, secuestrando, extorsionando, desapareciendo personas de las maneras más viles, cruentas y demoniacas”, mientras que el Estado, “penetrado, cooptado, roto, (continúa) sin hacer justicia, volviendo a despreciar, a criminalizar y aborrar a las víctimas y la emergencia nacional (…) y contribuye con su cauda de violación de los derechos humanos a este dolor inútil, atroz, desesperante”.

Más hasta la madre que hace un año, “de una forma más profunda y brutal”, el poeta, principal emblema del Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, renovó su llamado a la conciencia de los criminales: “Dejen de asesinarnos –les pidió–, dejen de secuestrarnos, dejen de extorsionarnos, dejen de llevarse a nuestros hijos y a nuestras hijas; dejen de dañarse y de envilecerse a ustedes mismos con tanto horror”.

A continuación, te presentamos el discurso íntegro leído por el dirigente del MPJD, en la plaza central de Cuernavaca, titulado ‘Seguimos hasta la madre’.

 

Afuera del Palacio de Gobierno de Cuernavaca se colocó una placa en memoria de los jóvenes asesinados.//FOTO: Cuartoscuro

Seguimos hasta la madre

Desde hace un año, no hemos dejado de iniciar nuestros discursos con poesía. Esta vez, a un año de la muerte de mi hijo Juan Francisco, de sus amigos y del reciente y espantoso asesinato de otros cuatro estudiantes en Morelos, quiero iniciar con unos versos del Dhammapada, uno de los libros sagrados del budismo, que se refieren a la vejez: “Eres una casa de huesos,/ una casa de carne y sangre,/ allí moran el orgullo y la hipocresía,/ moran la decadencia y la muerte”. Por ese horror en el que se ha convertido la vejez de nuestra historia, por el dolor que llevamos a cuestas por nuestros muertos y desaparecidos, y porque a pesar de todo, vuelvo al Dhammapada, hemos aprendido a seguir en nuestra esperanza “a los que han despertado,/ a los buscadores del camino,/ a los transformados” y los hemos aprendidos a seguir “como sigue la luna el camino de las estrellas”, pido un minuto de silencio.

 

Hace un año, la imbecilidad del crimen organizado y la inoperancia del Estado para cumplir su vocación fundamental, darle seguridad a sus ciudadanos,  asesinaron aquí, en Morelos, a mi hijo Juan Francisco, a Julio César Romero Jaimes, a Luis Antonio Romero Jaime, a Jaime Gabriel Alejo Cadena, Álvaro Jaimes Avelar, Jesús Chávez Vázquez y María del Socorro Estrada; hace un año también pronunciamos nuestro “Estamos hasta la madre” que movilizó a la nación entera y que dirigimos a los políticos y criminales. Hace un año también, bajo esa consigna, la sociedad entera del país se movilizó para visibilizar a las víctimas de esta guerra imbécil –esas víctimas que la corrupción de los gobiernos había criminalizado, reducido al “se están matando entre ellos”, a cifras enterradas en el espantoso anonimato de las cifras, de las “bajas colaterales” y del 98% de impunidad—. Nos movilizamos también, a lo largo de dos largas caravanas, para abrazarnos, consolarnos, unirnos como hermanos y convertir nuestro dolor en amor y reclamo de justicia y de paz hacia el Estado y de un retorno a sus códigos éticos hacia los delincuentes.

A pesar de esa visibilización que mostró la emergencia nacional que vive el país, de pedir renuncias de un gobernado, de varios presidentes municipales y del Secretario de Seguridad Pública, que continúan mostrando su ineficiencia, su incapacidad y su cinismo, de recorrer 11 mil kilómetros, de dialogar de cara a la nación en el Alcázar del Castillo de Chapultepec con el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo; a pesar de haber obtenido, como consecuencia de esos diálogos, la creación de la Procuraduría de Atención a Víctimas y la Ley General de Víctimas de la Violencia y del Abuso de Poder; a pesar de haber detenido la Ley de Seguridad Nacional, que le daría un marco legal a esta guerra absurda, y haber propuesto una Ley de Seguridad Humana y Ciudadana, ni la justicia se ha hecho ni hay una ruta profunda y segura hacia la paz y el regreso de las fuerzas armadas a sus cuarteles. Lejos de ello, el crimen continúa asesinado, secuestrando, extorsionando, desapareciendo personas de las maneras más viles, cruentas y demoniacas, y balcanizando al país, y el Estado, penetrado, cooptado, roto, sin hacer justicia, volviendo a despreciar, a criminalizar y a borrar a las víctimas y la emergencia nacional del espectro social y político del país y a contribuir, con su cauda de violación de los derechos humanos, a este dolor inútil, atroz, desesperante. Ni en la agenda de los gobiernos ni en la agenda de los partidos existe la realidad del país. Poco, casi nada se ha movido y casi nada se ha asumido de los seis puntos que leímos en el zócalo de la Ciudad de México el 8 de mayo de 2011 y que constituyen un pacto ciudadano traicionado.

Si hace un año estábamos hasta la madre, hoy continuamos estándolo de una forma más profunda y brutal.

Seguimos estando hasta la madre de ustedes, criminales, porque su imbecilidad, su miserable ansia de dinero y de poder, continúan asesinándonos, envileciéndonos y llenándonos de horror y de oprobio. El dinero y el poder, escribía un gran novelista –deberían leer a los novelistas y a los poetas para sanar un poco la estupidez de sus mentes y la oscuridad de sus almas— son “el excremento del diablo”. Con ese excremento con el que han embarrado sus vidas –si como viven puede llamarse vida—han ensuciado nuestra patria, su patria, y la han convertido en  una especie de Auschwitz, de rastro humano, donde sólo se escucha el dolor, el sufrimiento, la muerte, la ausencia y el llanto.

Desde aquí, desde este lugar, donde hace un año los reconvenimos, volvemos a  llamar a sus conciencias, si es que algo queda todavía en ellas de luz, para que detengan este horror y este lamento de madres, de viudas, de hijos, este siniestro camposanto en que están convirtiendo a la nación, a su propia nación y a sus propias comunidades. Dejen de asesinarnos, dejen de secuestrarnos, dejen de extorsionarnos, dejen de llevarse a nuestros hijos y a nuestras hijas; dejen de dañarse y de envilecerse a ustedes mismos con tanto horror. Nosotros no les hacemos daño. Queremos simplemente vivir en paz, trabajar por cada uno de nosotros y ver florecer a nuestros hijos y a nuestros nietos en un país fértil, porque sólo en la fertilidad, es decir, en el amor –no en el odio, no en la prepotencia y el alarde de de estupidez, sino en el cuidado, en el servicio, en el arropamiento–, florecen la paz y la vida. Frente a sus crímenes que no cesan, frente a su crueldad, frente a su falta de cualquier sentido de la dignidad y del respeto por lo más sagrado, los ciudadano, cada vez que aparezca un muerto, que se secuestre a alguien, que se violente a un ciudadano, deberíamos –esa es la dignidad y la grandeza que nos hace hombres—salir a las calles a manifestar nuestra reprobación y nuestra indignación. Este país es nuestra casa y cada uno de los que habitamos en ella son nuestros hijos, nuestros hermanos, nuestros padres. Por ello, no podemos permitir, no debemos permitir, que los señores de la muerte lo sigan humillando y nos sigan humillando. No somos mercancías, nos somos objetos, no somos instrumentalidad al servicio de la maximización de ganancias ni de ningún poder. Somos familia, una familia humana, y la familia se defiende y se respeta. A la imbecilidad criminal, respondamos entonces con la sabiduría de la dignidad que es la denuncia, la marcha, la concentración, la reprobación sin límites, la protección de unos a otros. Solos, no somos nada; juntos y poniéndonos, como lo han dicho y mostrado los artistas de esta nación, “en los zapatos del otro”, somos y seremos siempre más fuertes que los señores de la muerte y de todos aquellos que han decidido hacer reinar la imbecilidad y el horror sobre lo humano.

Seguimos estando hasta la madre de ustedes, políticos, gobiernos, partidos y candidatos, porque la corrupción que han dejado instalarse en las instituciones es cómplice de todos estos crímenes y de todo este dolor –98% de impunidad quiere decir que los criminales están también dentro del Estado–; seguimos estando hasta la madre de ustedes, porque a causa de esa corrupción de ese cinismo, no se ha dotado a la Procuraduría de Víctimas ni del dinero ni de la infraestructura que exige el dolor y la emergencia nacional que vivimos; porque pese a que se ha redactado una Ley de Víctimas de la Violencia y el Abuso del Poder, el Ejecutivo, traicionando los acuerdos que establecimos en las mesas de trabajo, la quiere reducir, como ha reducido la Procuraduría de Víctimas, a una pobre Ley de Víctimas del Delito; porque de los 8 casos paradigmáticos que llevamos frente al Presidente durante el primer diálogo en Chapultepec, el único que se ha resuelto a medias –todavía faltan las sentencias—es el de mi hijo y el de los que junto con él fueron asesinados; porque lejos de hacer justicia, los desaparecidos no sólo siguen sin aparecer, sino que su número aumenta, como aumenta el número de asesinados de las formas más espantosas y brutales; porque los criminales siguen sueltos y la impunidad, a pesar de las maquilladas cifras de Poiré, continúa sin descender un ápice; seguimos estando hasta la madre de ustedes, porque nos negaron la Reforma Política y la Reforma de los Medios de Comunicación, que exigimos en el punto 6 del pacto y que habría podido blindar las elecciones; porque ignorando la emergencia nacional, el clamor de las víctimas, la balcanización del país y la necesidad de la paz, no construyeron un gobierno de unidad nacional y se han lanzado a una campaña política donde sus mezquinos pleitos por el poder, sus desagradables rostros con el que llenan nuestras calles, sus inanes eslóganes, sus onerosos dispendios, son la continuación de la guerra por otros medios y la muestra más clara de su lejanía de la realidad del país y su complicidad con el horror –sus elecciones son, en realidad, una cortina de humo con apariencia de democracia, que a lo único que conducirá es a una nueva y más precaria administración de la desgracia del país.

Seguimos estando hasta la madre de ustedes porque cuando les exigimos que se deslindaran de la gente que cada uno de los partidos tiene vinculada con el crimen organizado, nos ignoraron, y una gran parte de sus candidatos a los puestos de elección son gente que lejos de representarnos, usan la vida política para enriquecerse e, ignorando las desgracias de la patria, continúan expoliando a la nación; porque la política de seguridad que han implementado en todos los gobiernos sólo sirve para proteger a las instituciones y no a los ciudadanos; porque el dolor, los gemidos y el sufrimiento de las madres, de los hijos, de las viudas, de los inmigrantes que siguen siendo tratados por nuestras autoridades y por los criminales peor que bestias, no los alcanzan ni los conmueven; porque siguen sordos al latido desgarrado del corazón de la patria y siguen negándole un presente a nuestros jóvenes que conforman la mayor parte de nuestros muertos.

Seguimos estando hasta la madre de ustedes, porque, a pesar de que hemos evidenciado la realidad de la nación y les dijimos, en el discurso del 8 de mayo (hay que recordarlo, porque el Alzheimer social y político es tan terrible como la traición que guarda) que no aceptaríamos “una elección más si antes los partidos políticos no (limpiaban) sus filas de esos que enmascarados  en la legalidad, están coludidos con el crimen y tienen al Estado cooptado e impotente”. Lejos de ello, los partidos, los gobernadores, las autoridades federales, el ejército, la armada, la Iglesia, los congresos, los empresarios, los medios de comunicación, siguen, después del momento fulgurante que nos unió el 8 de mayo, aceptando que el país continúe siendo una trampa mortal para todos. Lejos de ello nuestros gobiernos y partidos siguen aceptando que gobernadores y funcionarios señalados públicamente como cómplices del crimen organizado continúen impunes en las filas de los partidos y  a veces candidatiados a puestos de gobierno. Lejos de ello también, el ejército sigue en las calles, violando muchas veces los derechos humanos, como en el caso de Jethro Ramses, asesinado por el ejército, y las 40 mil  víctimas que visibilizamos hace un años se han convertido casi en 50 mil, según datos conservadores, y en más de 60 mil, según datos más fidedignos, cuyo número continúa aumentando diariamente.

Seguimos estando hasta la madre de ustedes, porque, a pesar de que, al lado de la UNAM y de muchas otras organizaciones, propusimos una Ley de Seguridad Humana y Ciudadana, muchos legisladores continúan tratando de hacer pasar a espaldas de la ciudadanía una ley de seguridad que, violentando la Constitución, pone un énfasis total en la violencia y nos coloca en el centro de una guerra que parece ya no tener retorno; por qué los intereses de los partidos, que sólo buscan llegar al poder para administrar a su conveniencia la desgracia nos bloquearon los instrumentos legales que permitirían a la ciudadanía controlar sus abusos y poder despedir del gobierno a quienes nos hacen daño por complicidad con el crimen, por omisión o por ineptitud.

Los partidos políticos, los poderes fácticos y los tres órdenes de gobierno, como se los dijimos aquel 8 de mayo, “no sólo han secuestrado la democracia”, sino que continúan haciéndolo y en complicidad con el crimen, siguen destruyendo el Estado “imponiendo el criterio de que la única manera de enfrentar al narcotráfico es administrándolo ilegalmente o haciéndole la guerra”. Continúan “propiciando la violencia” al seguir  “exaltado –en sus comicios electorales– el éxito, el dinero y el poder como premisas absolutas que deben conquistarse por cualquier medio y a cualquier precio”; porque  continúan viendo el asunto de “la droga como un fenómeno histórico que, descontextualizado del mundo religioso al que servía, y ahora sometido al mercado y sus consumos”  debería, como lo hemos dicho muchas veces, “ser tratado como un problema de sociología urbana y de salud pública y no como un asunto criminal que debe enfrentarse con la violencia”; continúan propiciándola porque siguen comprometiendo “sus agendas con interese oscuros” y, a pesar del sufrimiento de las víctimas y de la miseria de la patria, continúan poniendo “el dinero de la nación al servicio de sus salarios exorbitantes, de la violencia y del mercado global” y omitiendo, en la búsqueda del poder, su labor fundamental, que es el cuidado de la vida de la sociedad”. El dinero, como se los dijimos a los criminales al citarles a Papini, no sólo es “el excremento del diablo”, es también, dice Léon Bloy, “la sangre del pobre” –ustedes también harían bien en leer a los poetas y a los novelistas–. Con esa manera de tratar la vida de la nación, continúan permitiendo que los cobros de piso, los secuestros, los robos, el tráfico de personas, el lavado de dinero, al que se niegan a perseguir, las complejas empresas que el crimen ha generado para delinquir y apropiarse del absurdo modelo económico de tener siempre más a costa de una vida buena y humana, continúen su horrenda marcha por el país.

Aquel 8 de mayo, en el que, en el zócalo de la Ciudad de México, pronunciamos casi textualmente estas mismas palabras,  les dijimos también que si se empeñaban en su ceguera perderían la representación de la nación y la soberanía que recae en el pueblo. Un año después, obstinados en su ceguera, no sólo la han perdido a pesar del dispendio de sus campañas electorales, sino que también han vaciado de sentido y de dignidad las instituciones del país y han edificado lo que no queríamos: las elecciones de la ignominia, una ignominia que ha hecho y continuará haciendo más profunda, para nuestra desgracia, las fosas en donde están enterrando la vida del país.

Frente a esa desvergüenza, la única actitud digna y congruente con el llamado que hicimos el 8 de mayo de que no aceptaríamos más una elección en las condiciones en las que se encuentran los partidos, es ir a sus urnas para llenarlas con nuestro voto en blanco. En sus urnas –que no son las nuestras porque no representan la dignidad de la nación y están hechas con el dolor y la desgracia de tantos muertos, de tantos desaparecidos y de tanto dolor, no caben ni nuestras demandas que ustedes han traicionado ni, como lo han dicho los indignados y los ocupa, “nuestros sueños”. Ustedes sólo representan, al lado del crimen, la desgracia y la expoliación del país. Con los votos que ganen –muchos de ellos comprados con la ignorancia y la miseria en la que tienen sumidos a la patria—no podrán gobernar más que su propia desvergüenza.

Seguimos estando también hasta la madre de ustedes norteamericanos, porque detrás de su consumo de droga, que no ha disminuido un ápice, de su producción indiscriminada de armas, que pueden comprarse como dulces en un supermercado y que día con día entran a nuestra nación de manera ilegal armando a la delincuencia; detrás de sus empresas que, junto con las nuestras, lavan el dinero del crimen, están cada uno de nuestros muertos, cada uno de nuestros desaparecidos, cada uno de nuestros desplazados.  Si quieren seguir quemando mota y negándose a despenalizarla, consuman su propia mota y no la nuestra; si quieren seguir produciendo armas, véndanselas a ustedes mismos y úsenlas con ustedes mismos, porque nuestra mota y sus arma que entran de manera ilegal a México están matando a nuestros hijos. Llámamos desde aquí, desde Morelos, desde esta parte de la gangrena del país, al pueblo de Norteamerica para que presionen a sus gobiernos a que controlen el flujo de armas a nuestro territorio, despenalicen la droga y después de pensar en nuestros muertos cierren los ojos e imaginen que son norteamericanos.

Seguimos estando hasta la madre y en una encrucijada cuyas salidas, a causa del cinismo de los gobiernos y de los partidos, y de la imbecilidad criminal, se estrechan cada vez más. Por ello mismo no cejaremos en nuestro caminar, en nuestra presión ciudadana, en nuestras muestras de dignidad y en nuestra exigencia de paz y de justicia mediante el diálogo, la resistencia civil y la no-violencia. Acabamos de volver de Roma donde pusimos ante los ojos y los oídos de la Santa Sede el dolor de la nación que los intereses oscuros de la política y de los medios, quieren ocultar ante la visita del Papa. El 21 y el 22 de abril, tendremos aquí en Morelos el Encuentro Nacional por la Paz donde construiremos con las diversas organizaciones que conforman y apoyan el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad (MPJD) una ruta hacia la paz y la justicia que vemos a cada paso traicionada. Para junio, por nuestra fidelidad al diálogo como fundamento de una vida democrática, y a causa de que la cueguera de las partidocracias nos han llevado a estas elecciones ignominiosas,  convocaremos –ya lo hacemos desde aquí– a los candidatos a los más altos puestos de gobierno, a que en el Alcázar del Castillo de Chapultepec, respondan por esta ignominia y por la paz y la justicia que han borrado de sus agendas. Finalmente, en agosto, partiremos al lado de muchas organizaciones norteamericanas, mexicanas y centroamericanas a una larga caravana por los Estados Unidos para construir junto con ellos –norteamericanos, centroamericanos y mexicanos– esa ruta de paz y de justicia. El problema que vivimos le compete también tanto a Estados Unidos como a Centroamérica. Es necesario que los norteamericanos, los inmigrantes y los mexicanos radicados en los Estados Unidos se den cuenta de que el mercado millonario de la droga norteamericano, sus bancos y empresas que lavan dinero con la complicidad de los nuestros, su desprecio, semejante al nuestro, por los migrantes y sus armas continúan fortaleciendo la inmensa capacidad de muerte de los grupos criminales, y que sólo juntos podemos detenerlos y construir una unidad humana por encima de las fronteras y de las diferencias.

Estamos aquí, en el centro de la tierra de Emiliano Zapata, donde hace  un año asesinaron a mi Juanelo y a sus amigos que eran también mis hijos, para recordarles de nuevo a los ciudadanos, a los gobiernos de los tres órdenes, a los partidos políticos, a los campesinos, a los obreros, a los indios, a los académicos, a los intelectuales, a los artistas, a las Iglesias, a las organizaciones civiles, que continuamos esperando ese compromiso fundamental de paz con justicia y dignidad que reclamamos en los 6 puntos del documento leído el 8 de mayo en el zócalo de la Ciudad de México para que la nación rehaga su suelo, un compromiso traicionado sin el cual nuestros muchachos y muchachas, nuestros niños y niñas, como hasta hoy sigue sucediendo, no podrán recuperar su presente ni su futuro, y continuarán siendo asesinados, levantados, secuestrados o convirtiéndose en el ejército de reserva de la delincuencia.

Ese 8 de mayo, cuando llegamos en silencio y a pie, como los antiguos mexicanos, al sitio donde se vio por vez primera el emblema que fundó a la nación para pronunciar desde nuestro silencio nuestra palabra que hoy hemos recordado, iniciamos con dos epígrafes, uno de Heidegger, otro, de San Agustín. Hoy, en el centro de la tierra de Zapata, donde, con la insignia nacional y la efigie de la Guadalupe, se levantó a principios del siglo XX la reserva moral de la Patria para defender a esa nación,  los parafraseamos como corolario de este terrible aniversario luctuoso y como la afirmación de nuestra esperanza, a pesar de la ceguera y de las traiciones:

Aunque nuestra era se haya convertido en un tiempo de penuria, nosotros decimos que todavía no, que aún no, a pesar de la inconmensurable necesidad, a pesar de este dolor sin nombre que nos puso a caminar, a pesar de nuestro sufrimiento traicionado, a pesar de la ausencia de paz y de justicia, a pesar de la creciente y obstinada confusión. Nuestro paso, nuestro dolor, que no hemos convertido ni en odio ni en más violencia, es nuestro amor. A donde quiera que se nos lleve es él el que nos lleva. Ese don, que proviene de nosotros, de lo mejor de nosotros, nos inflama, nos eleva: nosotros continuamos ardiendo, continuamos marchando, vamos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué es normal tener algún efecto secundario leve tras la vacunación contra la COVID

Es posible experimentar dolor de cabeza, fiebre o malestar. Los expertos dicen que esto es un proceso normal del sistema inmune.
Getty Images
15 de marzo, 2021
Comparte

Experimentar algún efecto secundario leve tras vacunarse contra el coronavirus es normal y hasta puede ser un signo de que la vacuna está funcionando.

Tras la inmunización, es posible que aparezca algo de fiebre, malestar, dolor o cansancio. Cada individuo puede experimentar uno de estos síntomas, una combinación de los mismos o ninguno.

Pero estos efectos secundarios desaparecen generalmente a las pocas horas o días.

La enfermedad es muchísimo peor que la inmensa mayoría de efectos secundarios de la vacuna. Las vacunas salvan vidas con un alto grado de protección”, le dice a BBC Mundo el virólogo Julian Tang, de la Universidad de Leicester, en Reino Unido.

Los expertos recomiendan estar alerta tras recibir la vacuna ya que, en caso de producirse una una reacción alérgica grave, esta ocurre a los pocos minutos y horas de la inoculación.

Esto último, sin embargo, está demostrando ser bastante poco probable.

De acuerdo a un estudio liderado por especialistas del Hospital General de Massachusetts, en Boston, Estados Unidos, la prevalencia de una reacción anafiláctica es de entre 2,5 y 11,1 casos por millón de dosis de la vacuna de Pfizer, por ejemplo.

Y la mayoría de esos casos se da en pacientes con historial de alergias.

Dicha estadística puede variar ligeramente según el tipo de población o de vacuna, pero da una medida de lo poco probable que es desarrollar una reacción alérgica.

¿Qué tan común es desarrollar efectos secundarios y por qué los expertos lo consideran algo normal que no debe preocupar?

Reacción natural del organismo

Vacunación en Uganda.

Getty Images
Experimentar efectos secundarios es común y muchas veces es una señal de que el sistema inmune está respondiendo bien.

“Es difícil dar números concretos sobre qué tan probable será desarrollar un efecto secundario leve porque cada población o individuo responde de manera distinta”, aclara Julian Tang.

En Reino Unido, uno de los países más avanzados en la campaña de vacunación, una de cada 10 personas experimenta algún efecto adverso leve.

Pero esto, insisten los expertos, es algo “completamente normal”.

“La vacuna, al igual que un virus, no deja de ser un agente extraño que provoca que el organismo reaccione y produzca anticuerpos“, explica a BBC Mundo la doctora Josefina López, quien participa en la campaña de vacunación en Madrid, España.

“Para protegerse, el cuerpo genera una respuesta inflamatoria. Y eso puede hacer subir la temperatura y que aparezcan dolores y malestares. Es un proceso normal que puede ocurrir con cualquier vacuna, no solo con las del coronavirus”, agrega la especialista.

Para hacerse una idea, una respuesta inflamatoria también puede aparecer ante algo tan común como un golpe o herida.

“La inflamación es algo que el cuerpo también experimenta durante un impacto severo en la rodilla tras caerse. Entonces sientes dolor, enrojecimiento e hinchazón en la zona”, le explica a BBC Mundo el profesor Wilbur Chen, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland, en Estados Unidos.

Persona vacunándose.

Getty Images
Uno de los efectos secundarios posibles es sentir incomodidad en el brazo vacunado.

En ese sentido, es normal “esperar que haya posibles efectos adversos no solo a una vacuna, sino también a un medicamento o incluso alimento. Hay que pensar en que estas reacciones como el indicio común de que la vacuna funciona. Cualquier síntoma se resolverá generalmente a los 2 o 3 días”, señala Chen.

¿Cuándo pueden desarrollarse los efectos secundarios?

Llevamos pocos meses de vacunación y eso implica que los estudios se actualizan constantemente.

Los efectos adversos en personas jóvenes pueden ser más notorios, lo cual no implica gravedad”, dice López.

Esto es porque “habitualmente las personas mayores experimentan un deterioro de la respuesta inmune que es normal al envejecer”, apunta Wilbur Chen.

En las vacunas que requieren dos dosis, como la de Pfizer, Moderna o Sputnik V, parece haber cierta inclinación a experimentar algún efecto secundario tras recibir la segunda dosis.

“La primera dosis genera una respuesta inmune media y la segunda la refuerza. Es por ello que la segunda genera una respuesta más robusta y se asocia más a experimentar algún efecto secundario”, explica a BBC Mundo el doctor Andrew Badley, de la Clínica Mayo, en Estados Unidos.

Jualian Tang también alerta que el tipo de síntomas puede ser magnificado por la percepción de los pacientes.

“Muchos pacientes, nerviosos o ansiosos por vacunarse, pueden experimentar algún dolor leve y luego reportarlo mayor de lo que es. La psique también influye”, dice el experto.

Centro de vacunación contra la covid-19 en Chile.

Getty Images
Los ancianos suelen experimentar menos efectos secundarios que personas más jóvenes.

¿Qué hacer entonces si se experimenta algún síntoma?

“En mi caso, cuando me vacuné con el compuesto AstraZeneca/Oxford, me dio un poco de fiebre y malestar y simplemente tomé paracetamol”, revela Julian Tang.

Antiinflamatorios como el paracetamol o el ibuprofeno pueden ayudar a aliviar los efectos secundarios de las vacunas, aunque se recomienda consultar con un médico antes de tomarlos.

No es recomendable tomar estos medicamentos antes de vacunarse a modo preventivo.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) en EE.UU. aconsejan aplicar una toalla limpia y húmeda y mover y ejercitar el brazo vacunado para aliviar cualquier posible incomodad.

En el caso de tener algo de fiebre, ayuda beber mucho líquido y vestir ligero.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PdtPAfO8A2o

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.