Ley para víctimas de la violencia: 8 novedades a debate
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Ley para víctimas de la violencia:
8 novedades a debate

El Senado discute la Iniciativa de Ley General de Víctimas, que busca dar un lugar preponderante en el marco del Derecho mexicano a los ciudadanos afectados por delitos o violaciones a sus derechos humanos
Por Paris Martínez
18 de abril, 2012
Comparte

Este martes, el Senado de la República emprendió la discusión de la Iniciativa de Ley General de Víctimas, consensuada por representantes de todos los grupos parlamentarios y con respaldo de la UNAM y el Movimiento por la Paz, que busca dar un lugar preponderante en el marco del Derecho mexicano a los ciudadanos afectados por delitos o violaciones a sus derechos humanos.

A continuación, te presentamos un resumen de los principales aportes que incluye esta iniciativa de ley, turnada para su discusión a las Comisiones de Justicia, Gobernación y Estudios Legislativos, y que se prevé sea votada el jueves, para que pueda ser elevada al pleno ese mismo día, para su aprobación o rechazo.

Requisitos para ser considerado “víctima”

La iniciativa de ley considera “víctimas directas” a quien acredite haber sufrido en su persona “algún daño” económico, físico, mental, emocional o jurídico, “como consecuencia de la comisión de un delito o violaciones a sus derechos humanos”; además, la ley los define como “víctimas indirectas” a los familiares o personas con una relación directa con el afectado.

Cualquier persona que considere haber sufrido un “daño” en los términos de esta ley deberá presentar su caso ante el Sistema Nacional de Víctimas, que seleccionará a aquellos que cumplan los requisitos para acceder a beneficios tales como atención médica, asesoría legal para el acceso a la justicia, becas educativas, programas de crédito o indemnizaciones económicas.

De esta forma, la iniciativa de ley reconoce que las víctimas de delitos y de violaciones a garantías individuales tienen el derecho a la reparación integral del daño ocasionado, para lo cual la norma obliga a las autoridades a garantizar la restitución de sus derechos violados; a otorgarle tratamiento especializado para su rehabilitación física y psicológica; a proporcionarle una compensación económica; a la revelación pública y completa de la verdad sobre los hechos sufridos para restablecer su dignidad (lo que en la ley se denomina derecho a la satisfacción), así como a que a la víctima le sea garantizada la no repetición del agravio.

¿Qué obligaciones tiene la autoridad?

Los servidores públicos en general deberán brindar a la víctima y sus familiares información clara, precisa y accesible sobre los beneficios que les concede esta ley, así como atención especializada en materia legal, médica y psicológica.

Es particular obligación de los funcionarios adscritos a comisiones de derechos humanos el presentar ante el MP las denuncias correspondientes por el daño causado a la víctima, tras un presunto delito, en un plazo máximo de tres días a partir de que la queja fue interpuesta, además de que toca a dichas comisiones vigilar que la autoridad judicial no cometa omisiones en su labor y, en caso de que éstas se presenten, denunciarlas ante la instancia correspondiente.

Además, será el Sector Salud el encargado de dar la atención médica y psicológica a las víctimas, para lo cual habrá de brindar capacitación especializada a sus empleados y crear un equipo que, con este fin, opere las 24 horas del día, asegurándose siempre de que, al brindar este servicio, no se violen derechos humanos de los afectados.

Acceso a la justicia

Según el proyecto de ley, las víctimas tienen derecho a que se realice una investigación judicial pronta y efectiva, que lleve a la identificación, captura, procesamiento y sanción de todos los responsables del daño sufrido.

Para ello, esta ley en debate prevé la creación de “abogados victimales”, es decir, asesores jurídicos proporcionados por el Estado y que actuarán en beneficio de la víctima, por lo que no sólo tendrán a su cargo brindar apoyo legal a los afectados, sino proceder contra agentes investigadores, jueces u otras autoridades que obstruyan el derecho de su defendido a la seguridad jurídica.

Además, se prevé que las víctimas y sus familiares puedan acceder a “medidas de protección eficaces cuando su vida, integridad personal o libertad sean amenazadas o se hallen en riesgo”, entre las cuales queda establecida la posibilidad de testificar contra sus victimarios, ante un juez, “sin ser identificados dentro de la audiencia”.

La ley también reconoce el derecho de las víctimas de origen extranjero a que “su consulado sea inmediatamente notificado”, mientras que las víctimas que no hablen el español o que tengan discapacidad auditiva, verbal o visual tienen derecho “a recibir gratuitamente la asistencia de un intérprete o traductor”.

Servicios disponibles

La ley en discusión establece que la autoridad deberá proporcionar apoyos para que las víctimas satisfagan sus necesidades alimenticias, de abasto, sanitarias, de alojamiento (de manera transitoria), tan pronto como el daño sea reportado a la autoridad. Este aspecto de la ley es tan detallado que se no sólo prevé otorgar a la víctima medios para adquirir alimentos, sino también “utensilios de cocina”.

La ley aclara que los costos de la asistencia a víctimas “en ningún caso serán descontados de la compensación a que tuvieran derecho”.

Fondo de atención

La norma a debate prevé la conformación de un Fondo de Ayuda, Asistencia y Reparación Integral del Daño, con el que se financiará la atención a las víctimas y de donde saldrán las compensaciones económicas que se les asignen, fondo que sería auditado todos los años.

Estos recursos deberán venir etiquetados desde el Presupuesto de Egresos aprobado por la Cámara de Diputados y, se subraya, no podrán emplearse para ningún fin que no sea el estipulado. Otra parte de este fondo se integrará con los recursos decomisados al hampa, de las fianzas efectivas en caso de que el inculpado no cumpla con la reparación del daño, de las sanciones económicas a empresas que financien a grupos fuera de la ley y, también, de las multas impuestas a quienes violen esta norma (esto incluye las multas al Estado y a sus funcionarios, cuando violen derechos humanos).

La ley también prevé la posibilidad de que particulares donen recursos para este fondo a través de colectas en cajeros automáticos y redondeo en supermercados.

Búsqueda de desaparecidos

La iniciativa legal marca como obligación de la autoridad emprender “de oficio” (es decir, sin necesidad de que medie una petición) la búsqueda de personas desaparecidas, extraviadas, ausentes o no localizadas. Lo anterior incluye la recuperación de cadáveres, su identificación e, incluso, su inhumación.

Ésta se trata de una responsabilidad asignada enfáticamente a los agentes del Ministerio Público, los cuales “deben vigilar el cumplimiento del deber legal de búsqueda e identificación de víctimas desaparecidas”.

Además, se establece que las víctimas tienen derecho a conocer todos los detalles del delito o violación de derechos sufrida, y en el caso de las víctimas asesinadas o desaparecidas se preserva el derecho a su localización, identificación y restitución de la dignidad.

Adiós a la “criminalización”

Otro derecho reconocido en la iniciativa a las víctimas es el de no ser “criminalizadas”, es decir, que la autoridad no la culpe por el daño sufrido y, por ello, establece la norma, “las autoridades no deberán agravar el sufrimiento de la víctima, ni tratarla en ningún caso como sospechosa o responsable de la comisión de los hechos que denuncie”.

En relación con lo anterior, la norma prohíbe explícitamente que cualquier autoridad e, incluso, cualquier particular, entre los que cita a los medios de comunicación, “especule públicamente sobre la pertenencia de las víctimas al crimen organizado o su vinculación con alguna actividad delictiva”.

Justicia simbólicas

Como parte de la restitución de la dignidad de las víctimas, la iniciativa prevé que, por cada caso, se rinda una disculpa pública de parte del Estado, los autores y otras personas involucradas en el hecho punible o en la violación de los derechos.

También se contempla la realización de actos que rindan honor a las víctimas, tales como “la construcción de monumentos, estatuas y museos; la identificación de lugares de conmemoración; la celebración de fechas oficiales de luto; el cambio del nombre de calles, parques y otros sitios públicos; y otras formas de manifestación artística o social”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué tan fuerte es tu apretón de manos y qué dice sobre tu estado de salud

La mano humana tiene muchas funciones, pero también puede ser un indicador de varias enfermedades comunes.
Getty Images
15 de noviembre, 2020
Comparte

La mano humana es extraordinaria.

No solo nos permite arrojar, agarrar o recoger cosas, sino que también es un indicativo de salud.

Evaluando la cantidad de fuerza que una persona puede generar con su agarre de manos, los investigadores pueden comprender la fuerza de una persona, conocer la velocidad a la que envejece e incluso diagnosticar ciertas afecciones de salud, como enfermedades cardíacas y cáncer.

La fuerza del agarre se puede medir usando un dinamómetro, con el cual la persona lo agarra de la misma forma que sostendrían un vaso, con el codo echado hacia un lado y colocado en ángulo recto.

Entonces se exprime el instrumento durante unos cinco segundos. La prueba se realiza en ambas manos, normalmente con tres apretones por mano, y entonces se mide la fuerza media.

Los hombres de entre 20 y 30 años poseen la mayor fuerza, mientras que las mujeres mayores de 75 tienen la menor.

Grupo de hombres y mujeres juntando sus manos.

Getty Images
Los hombre y mujeres de entre 20 y 29 años de edad son el grupo que mayor fuerza media posee en sus manos.

En las personas entre 20 y 29 años, el apretón medio es de 46 kilogramos de fuerza en hombres y 29 kilogramos en mujeres. Esta medida decrece hasta 39 y 23,5 kilogramos respectivamente cuando la persona alcanza entre 60 y 69 años de edad.

¿Qué significa tener menos fuerza en las manos?

Algunas investigaciones han mostrado que tener una fuerza de agarre menor que la media si se compara con el mismo género y rango de edad se asocia a un mayor riesgo de fallo cardiovascular. Una fuerza menor indica cambios perjudiciales en la estructura y funciones del corazón.

De forma similar, un apretón más débil puede predecir una muerte cardíaca, muerte por cualquier otra causa e ingresos en hospitales por un fallo en el corazón.

La fuerza de un apretón de manos también puede ser útil para predecir la supervivencia al cáncer. Aunque la supervivencia se base en otros factores como el tipo de cáncer y el tiempo de diagnóstico, un estudio afirma que sus pacientes tuvieron más posibilidades de superar cáncer de pulmón mientras más fuerte era su apretón.

Doctor revisando una placa de tórax.

Getty Images
Un estudio afirma que una mayor fuerza en la mano está asociada con mayor supervivencia al cáncer de pulmón.

Ser diagnosticado con cáncer colorrectal, de próstata o pulmón en hombres y mama o pulmón en mujeres está asociado con una reducción de cinco kilogramos de fuerza en la mano en las personas que tienen entre 60 y 69 años.

Este deterioro también se vinculó a un aumento en las posibilidades de morir con cáncer colorrectal en hombres y de mama en mujeres.

La obesidad también está asociada a un apretón más frágil en una etapa más adulta. La presencia de grasa alrededor de un músculo reduce su eficacia.

Un trabajo reciente mostró que las personas que desarrollan diabetes tipo 2 tienen un apretón de manos más débil. Probablemente, esto está causado por la presencia de grasa en los músculos, haciéndolos menos eficientes y consecuentemente provocando inactividad y empeoramiento muscular.

Persona pesándose en una báscula.

Getty Images
La obesidad también está asociada a una pérdida de fuerza en las manos.

La fuerza de la mano disminuye con la edad. Mientras el cuerpo pierde masa muscular cuando envejece, también pierde fuerza en su mano.

El envejecimiento provoca una disminución de la masa (y función) muscular, a un ritmo de 1% anual a partir de la mediana edad. Esto puede resultar en una pérdida de hasta el 50% de la masa muscular entre los 80 y los 90 años de edad.

Pero el envejecimiento progresa a diferentes ritmos en las personas.

Esto significa que la fuerza de agarre podría disminuir por los cambios relacionados con la edad en el sistema nervioso, donde las señales no viajan tan rápido, o por la pérdida de masa muscular en los brazos.

Otro estudio ha demostrado que la fuerza de agarre reducida en los adultos mayores se asocia con una función cognitiva más baja.

Pérdida muscular

La pérdida muscular ocurre en todo el cuerpo cuando desarrollamos ciertas dolencias de salud y envejecemos.

Sin embargo, la fuerza puede ser difícil de medir en varias zonas, de ahí que las manos sean tan importantes. Su habilidad para producir tanto movimientos refinados como potentes les hace ser un buen indicador general de salud.

Mujer haciendo ejercicio.

Getty Images
Una de las claves para el mantenimiento de la salud y de la fuerza muscular es hacer ejercicio.

Cuando enfermamos, incluyendo diabetes, corazón o cáncer, se reduce la habilidad de nuestros músculos de generar fuerza. También se deteriora la funcionalidad y movilidad de los mismos.

Esto resulta de una combinación de factores, como la reducción de la función del corazón de permitir movimientos prolongados, la pérdida de eficiencia y masa muscular y la fatiga.

Ciertas condiciones de salud también pueden causar fatiga, lo que nos hace menos propensos a movernos y hacer ejercicio, provocando un ciclo de mayor pérdida muscular y disminución de la fuerza.

El cáncer, en particular, puede limitar el funcionamiento de nuestro sistema digestivo, dificultando el consumo de alimentos y reduciendo el apetito.

Puño apretado.

Getty Images
¿Qué tan fuerte es tu apretón de manos?

Los alimentos que comemos, especialmente las proteínas, son importantes para mantener la masa muscular y la fuerza. Sin alimentos adecuados que nos den energía, el cuerpo debe aprovechar sus reservas internas para generarla.

Una de las principales formas en que lo hace es quemando el tejido que no se está utilizando, y el músculo es el combustible favorito para esta situación. La pérdida de masa corporal reduce las reservas naturales del cuerpo y, potencialmente, su capacidad para soportar enfermedades crónicas prolongadas.

Una de las claves para el mantenimiento de la salud y de la fuerza muscular es hacer ejercicio. Los músculos se descomponen si no se usan.

Por ejemplo, es bien sabido que hacer que los pacientes caminen después de una cirugía previene la pérdida de músculos y huesos y reduce la duración de la estadía en el hospital.

De cualquier manera, un fuerte apretón de manos puede ofrecer más información sobre ti de lo que piensas.

Adam Taylor es profesor de anatomía en la Universidad de Lancaster en Reino Unido.

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Haga clic en este enlace para leer la nota original en inglés.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=OPBtbIkRIUc&t

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.