Me enterré en tu piel
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Me enterré en tu piel

Por Moisés Castillo
14 de abril, 2012
Comparte

El escritor Roland Barthes dice que las heridas provienen más de lo que se ve que de lo que se sabe. La imagen tiene la última palabra. Y Roxi tiene diez tatuajes que son “escudos” y “amuletos” que la protegen de todo mal. Son dibujos con historias muy personales que sólo ella conoce. Algunas tristes, otras alegres. Cada tatuaje son momentos de su vida que quiso marcar para siempre en su piel morena.

Estudió artes plásticas en la Escuela Nacional de Pintura Escultura y Grabado “La Esmeralda” del 2005 al 2009 y, en ese tiempo, le atrajo poderosamente el tatuaje como una forma alternativa y lúdica para fusionar su obra. Ya no sería solamente en el lienzo sino en la piel humana donde expresaría sus emociones, preocupaciones y placeres cotidianos.

¿Por qué la gente se tatúa? ¿Cuáles son sus motivaciones reales? ¿La memoria se cansa? ¿Todo lo que miramos, lo olvidamos? Quizás la gente no quiere olvidar que fue feliz, al menos, por un instante. Tal vez algún día me tatúe para acordarme de que el destino ha sido puerco conmigo o que una mujer me volvió un ser miserable. Otros corren con mejor suerte y alardean con un tatuaje de un tiburón enojado: “Cabrón desde morrito”.

La joven artista dice que cada tatuaje tiene un contenido simbólico, la imagen está a la vista de todos: desde la mirada del otro también me miro. Su tatuaje favorito es una resortera cuyo mango es la pierna de una mujer. Ese juguete que su amigo le regaló lo tiene colorido a la altura de la muñeca derecha. Le encantó ese objeto raro que ahora decora su cuerpo.

En “La Esmeralda” pensaba que se iba a inclinar por la pintura, pero se decidió por la escultura monumental y terminó por quedarse con la cerámica y el dibujo, su gran pasión. Primero dibujó una serie de joyas con sus prismacolor y después trasladó sus diseños a la piel de sus clientes. Sin embargo, como un reto personal trata de separar su obra más formal del mundo del tatuaje.

Lleva más de tres años tatuando y fue aprendiz dos años de su maestro Ernesto, quien le ayudó a conservar la virtud de observar. Saber desde un principio el objetivo del dibujo y conocer la técnica porque en la piel no hay marcha atrás.

“Para corregir errores es fundamental seguir tatuando y descubrir por qué se dibuja mal. Conforme más tatúas, mejor es el trabajo. A veces dejo de tatuar tres días o una semana, y cuando vuelvo me siento como si fuera nueva porque la mano se enfría”.

El estilo que practica es el tradicional americano: sombras muy pesadas, negros saturados que cortan tajante para darle la bienvenida al color. Las líneas son gruesas y sencillas. Hay otros artistas que hacen tatuajes tipo prehispánico o japonés. Sus temáticas son diversas como la naturaleza, la música, el amor, los animales.

Sus dibujos están inspirados en las cosas que le suceden en su vida cotidiana: conversaciones que escucha en el metro, frases que alguien dijo en la calle, canciones, películas, leyendas callejeras, algunos gestos de sus amigos. De inmediato saca su libreta o la palma de su mano para captar el momento y se convierta en su próximo dibujo.

-¿Qué se requiere para ser un buen tatuador?

Si nada más ves el resultado final, puede ser un buen tatuador el que dibuje mucho y sepa de composición. Pero para mí hay otro aspecto importante: cómo es su relación con sus clientes. A mí no me importa mucho un tatuador “pesado” si él no es una persona honesta y que respete a sus clientes. Algunos son muy “creídos”, egocéntricos, “soy el único y el mejor”. Prefiero a alguien que lo haga bien. Gente sencilla y que comparta sus conocimientos.

-¿Cómo definirías la relación con tus clientes?

Ellos me contactan y me dicen quiero hacerme esto… A mí me gusta trabajar personalizado y les presento una propuesta de la idea que tienen, les ofrezco algo más de la idea original para que su tatuaje sea único. Muchos piden corazones, dragones, anclas, pero yo les hago un diseño para darles una esencia mía. Busco que sea su tatuaje de mí para ellos, algo original.

-¿A quién le hiciste tu primer tatuaje?

Fue a mi hermano. Él obviamente sabía que iba a ser mi primer tatuaje y aceptó. Estaba nerviosa y aparte fue raro porque era mi hermano y como que intervenía mucho, eso no me dio comodidad. Le tatué cerca del tobillo una cabeza de rata samurai con un sable en la boca. El sable era de líneas continuas rectas-curvas y me fui chueca porque no coincidieron las puntas, quedó como desfasado. Nos reíamos porque quedó mal y después se lo corregí. Mi segundo tatuaje ya fue un cliente: un señor que conocí y traté de escoger algo que no me complicara demasiado. Fue un sol tribal con las iniciales de sus hijas y se lo hice cerca de su tobillo.

-¿Cómo evitar errores irreversibles en una labor tan delicada?

Tiene mucho que ver el comportamiento del cliente. Cuando se mueve mucho, está inquieto, tenso, no se puede trabajar bien. Si se mueve continuamente pueden salir mal los trazos, eso me ha pasado. Uno tiene que lidiar con esas cosas y hablar antes con los clientes y comentarles las implicaciones si se están moviendo: “Yo también quiero que en tu piel luzca”. Además tengo mucha autocrítica, soy exigente. En el tatuaje no se usan reglas ni compases, es algo artesanal. Trato de trabajar lo mejor que puedo para que mis clientes se vayan contentos.

-¿Después de que una persona es tatuada debe darle mantenimiento a su dibujo?

El tatuaje si está bien realizado no necesitará un retoque por varios años. Cuando pasan 10 o 7 años, sí se le puede dar un retoque para revivirlo. Se retoca también cuando hay algún defecto. El peor enemigo de los tatuajes es el sol porque decolora, quema la piel, se opacan los colores. Entonces hay que protegerlo del sol y que esté humectado, no es nada difícil.

-¿Cuánto vale un tatuaje en promedio?

Más bien se trabaja por sesión y el precio varía. Según el diseño del tatuaje, cuando es un tatuaje que se termina en una sola sesión igual puede aumentar el precio. No porque sea un tatuaje chico es más barato, a veces los más pequeños tienen su grado de dificultad por los detalles.

-¿Cuáles son las partes del cuerpo donde se siente más dolor?

Hay partes que son más difíciles y dolorosas como las costillas hacia la panza. Los empeines, la cara, son zonas muy sensibles, la entrepierna. Por ejemplo, eso que dices si alguien quiere un tatuaje en las costillas y es su primera vez, le tengo que decir lo difícil que sería y su sufrimiento. Es decir, que lo piense dos veces.

-¿Cómo manejas la higiene para darle certezas a la persona que vas a tatuar?

Cuando es el momento de tatuar siempre abro el material nuevo esterilizado enfrente de ellos, armo las máquinas en su presencia. Después hay que explicarles todo el proceso creativo: dibujo, tiempo, sesiones. Obvio si usas una aguja en una persona y en vez de tirarla la ocupas en otra se corre el riesgo de contagiar algún virus. Por eso tengo cuidados estrictos que evitan todos esos riesgos. Me pongo a pensar qué pasa en los restaurantes y sus cubiertos; en las estéticas donde te arreglan las uñas, no creo que esterilicen sus instrumentos. Te hacen una cortada y usan el mismo material. Al tatuaje lo tienen muy satanizado en ese sentido.

-¿Crees que haya menos prejuicios “malignos” hacia las personas que lucen sus imágenes?

Ha cambiado bastante. Pero en algunos círculos sociales sigue siendo mal visto. Los padres de familia de pronto tienen ideas así. Siempre han pensado y relacionado a los tatuajes con los vagos y delincuentes. Por otro lado, hay más artistas del tatuaje, ya no es visto como una práctica de ocio, ahora hay más gente que lo hace y se ha profesionalizado.

Roxi llevaba una numeralia de sus tatuajes pero perdió la cuenta de cuántas personas han pasado por sus agujas precisas. Para ella el tatuaje implica una relación fraternal con el otro para que en esas horas de continuas perforaciones haya confianza total. Hay clientes que le cuentan la historia de su tatuaje y se vuelve un momento único: compartir el dolor o la alegría. Un chico, por ejemplo, se tatuó un fénix porque estuvo a punto de morir a raíz de un accidente. Una señora quiso tatuarse el nombre de su hermano favorito que murió inesperadamente. Lo único que puede hacer Roxi en ese instante es “tatuarlos bonito”. La felicidad crece a cada trazo, dejando huellas luminosas y diciendo adiós a la mala nostalgia.

Contacto: http://facebook.com/ROXITATTOO

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Soberana 01: la vacuna de Cuba contra la COVID-19 que comienza a probarse en humanos

Cuba inicia este lunes las fases de prueba en cientos de personas de su vacuna contra el coronavirus. Soberana 01 es el nombre con el que la isla bautizó a su fórmula para intentar frenar la pandemia.
24 de agosto, 2020
Comparte
Coronavirus en Cuba

Getty Images
Las pruebas de la vacuna cubana empezarán este 24 de agosto. (Foto de archivo)

Alrededor de 700 personas serán las primeras en las que se empezará a probar la vacuna que se está desarrollando en Cuba contra el coronavirus.

Autoridades y científicos de la isla -donde el impacto de la covid-19 ha sido menor que en otros países latinoamericanos- realizaron el anuncio el 18 de agosto y bautizaron al proyecto como Soberana 01.

De cumplirse todas las fases de testeo y si se logra demostrar su seguridad y eficiencia, podría ser la primera vacuna contra el coronavirus desarrollada en América Latina.

Expertos de diferentes institutos de salud y de ciencia de la isla caribeña hicieron la presentación de la vacuna cubana en un encuentro con el presidente Miguel Díaz-Canel hace unos días.

La etapa de prueba en humanos empezará este 24 de agosto y en febrero se sabrá si Cuba acredita tener un producto biofarmacéutico para inmunizar o al menos minimizar los efectos del coronavirus.

Los científicos que desarrollaron Soberana 01 son optimistas, aunque también existen voces fuera de la isla que piden cautela.

Las pruebas

Vicente Vérez Bencomo, director del Instituto Finlay de Vacunas, con sede en La Habana, explicó el 18 de agosto al Jefe de Estado cubano cómo la fórmula será probada en diferentes fases y que estas pueden culminar a mediados de febrero.

Cubanos en control de temperatura

Reuters
Cuba practica un plan de vigilancia epidemiológica constante para frenar el avance de la pandemia.

Los primeros en recibir la vacuna tendrán entre 18 y 80 años, y esta fase de prueba en humanos durará hasta finales de octubre.

El reclutamiento de voluntarios comenzará este lunes 24 de agosto con personas sin alteraciones clínicamente significativas y que otorguen por escrito su consentimiento informando de su participación en el estudio, detalla un reporte de Registro Público Cubano de Ensayos Clínicos en su página web.

Los participantes recibirán dos dosis de la fórmula y el acompañamiento de su evolución en “seguridad, reactogenicidad e inmunogenicidad” estará a cargo del Instituto Finay.

Una siguiente etapa, cuya cantidad de participantes no se detalló, se realizará hasta enero de 2021 y Cuba anunciará los resultados que llegue a producir Soberana 01 hasta el 15 de febrero.

En la mayoría de las vacunas que en la actualidad se prueban en el mundo las dos últimas fases de pruebas se hacen con cientos y a veces miles de personas.

“Ese es el camino que queda por recorrer. Logramos vencer el primer escalón en tres meses. Un escalón que, en términos de coronavirus, es un escalón importante”, dijo Vérez Bencomo en una entrevista con la televisión cubana.

El científico destacó que solo existen 30 candidatos de vacuna aprobados para estudios clínicos y uno de ellos es el cubano.

Cubano con barbijo

Reuters
La isla anunciará los resultados de su vacuna en febrero.

Al menos 150 fórmulas de inmunización se desarrollan en diferentes países para contener la pandemia.

Rusia y China han registrado sendas vacunas, aunque ambas son cuestionada por expertos por la rapidez del proceso y la falta de pruebas masivas.

Los desafíos de Cuba

Felipe Lobelo, experto en epidemiología e investigador de la Universidad de Emory (Atlanta), reconoce que Cuba tiene fortalezas y a la vez algunas limitaciones para convertir a Soberana 01 en una alternativa factible.

“Pueden tener la capacidad científica y tecnológica, otra cosa es desarrollar una vacuna que pase todos los filtros de seguridad y de efectividad. Esos filtros requieren capacidad técnica y tecnológica, pero también logística”, señala.

El médico agrega que el aspecto logístico puede ser donde Cuba tenga algunos problemas dado que no es parte de los circuitos públicos y privados entre gobiernos y farmacéuticas alrededor del mundo.

“Hay una gran colaboración mundial y tal vez Cuba tenga menor acceso a esas redes científicas” añade.

Lobelo sostiene que “no confiaría” en una vacuna que no se haya probado primero en miles de personas y con los diferentes estudios de seguridad. Ese es el desafío que tiene Cuba por delante, según él.

Cubanos con mascarillas

Reuters
Para las autoridades cubanas, contar con una vacuna propia es una cuestión de soberanía.

Y otro de los grandes desafíos que el entrevistado encuentra es la búsqueda de candidatos para realizar las pruebas dado que la población en la isla es comparativamente menor a la de otros países que trabajan en sus fórmulas de inmunización.

El investigador destaca que es importante que existan diferentes fórmulas de vacuna porque pueden tener niveles distintos de efectividad en grupos de población por edad, condiciones de salud o situación geográfica.

Al respecto, el cubano Vérez Bencomo sostiene que Cuba tiene la experiencia y capacidad para desarrollar la fórmula para inmunizar a la población del coronavirus.

“Ya teníamos los conocimientos, sabíamos que teníamos que agarrar el machete y competir por esa vacuna”, indicó en la televisión cubana el 20 de agosto.

El científico añadió que “Soberana, es el primer (candidato) de Latinoamérica y el primero de un país pobre en recursos económicos, pero grande de espíritu”.

“Es la razón también por la que lo hemos logrado”, concluyó.

Pared con el rostro de Fidel Castro

Reuters
Cuba bautizó a su vacuna como Soberana 01.

Soberana 01

En el encuentro con los científicos de la isla, Díaz-Canel recordó una reunión anterior en mayo en la que dio sus argumentos para que Cuba desarrollara su propia fórmula.

“Aunque existan vacunas de otros países, nosotros necesitamos la nuestra para tener soberanía“, afirmó.

Hasta el 18 de agosto, Cuba reportó 3.482 contagios confirmados y 88 fallecidos por covid-19 desde que el virus llegó a la isla en el mes de marzo.

En los últimos días, la isla comenzó a realizar un promedio de alrededor de 4.000 pruebas diarias de coronavirus.

Los pacientes con covid-19 en ese país son tratados con medicamentos que en su mayoría son desarrollados o producidos por la industria biofarmacéutica cubana.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0&t=

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.