Pep, el recogepelotas que soñaba en blaugrana
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Pep, el recogepelotas
que soñaba en blaugrana

Josep Guardiola llegó al banquillo del Futbol Club Barcelona en junio de 2007. Tras pasar por las etapas de aficionado, recogepelotas, jugador, capitán y símbolo de La Masia, se despidió como precursor de un futbol preciosista repleto de títulos.
Por Manu Ureste
27 de abril, 2012
Comparte

Un joven Pep Guardiola pide la camiseta al jugador del FC Barcelona, Víctor Muñoz, en 1986. //Foto: diario AS

Probablemente, sea una de las imágenes más icónicas de Pep Guardiola (Santpedor, 1971): una desgastada fotografía en blanco y negro en la que un adolescente de apenas catorce años y cara de niño pide nervioso y entusiasmado la camiseta al entonces jugador del Futbol Club Barcelona, Víctor Muñoz.

Corría el lejano año 1986 y el equipo blaugrana acababa de vivir una de esas noches mágicas de Copa de Europa tras remontar un 3-0 en la congelada Suecia frente al Goteborg. Tras el silbatazo final del árbitro, Guardiola –siempre impulsivo, a pesar de sus enormes cualidades para organizar con cabeza fría y dirigir equipos tanto dentro de la cancha como desde el banco- abandonó su puesto de recogepelotas detrás de la portería y saltó al césped del inmenso y abarrotado Camp Nou para salir al encuentro de uno de los ídolos culés de la época. Desde entonces, y pasando antes por aquella otra fotografía, donde un Pep aún más niño aplaude con una sonrisa de oreja a oreja al entrenador inglés Terry Venables tras un triunfo blaugrana, han pasado veintiséis años. Tiempo en el que aquel aniñado recogepelotas vestido con el chándal del equipo de sus amores se convirtió primero en el hombre referencia en la media cancha del Barcelona… y luego en leyenda.

Josep Guardiola llegó al banquillo del Futbol Club Barcelona en junio de 2007, tras pasar por las etapas de aficionado, recogepelotas, jugador, capitán y símbolo –como mediocampista predilecto de su mentor, El Flaco Johan Cruyff, ganó seis Ligas, dos copas del Rey, una Copa de Europa, una Recopa de Europa y dos Súper Copas de Europa-, hasta tomar las riendas del primer equipo luego de ascender de categoría al Barcelona de Tercera División, y después de que, contra todos los pronósticos, la directiva de Joan Laporta le convirtiera en el entrenador elegido para reconducir la situación del conjunto culé tras la destitución del holandés Frank Rijkaar.

Desde entonces, El Noi de Santpedor, como le dicen en su pueblo natal, o El Filósofo, como lo acuñó el denostado Zlatan Ibrahimovic, el cual se vio obligado a emigrar a Milán, al igual que el camerunés Samuel Etoo, por falta de “feeling” con el técnico, ha dirigido 242 partidos en todas las competencias –aún le faltan cinco hasta el final de la temporada-. Ha ganado 176, casi el 75% de ellos, ha empatado 46 y ha perdido 20, con un abrumador balance: su espectacular nómina de jugadores, han marcado 610 goles y han recibido 178.

“Son números de récords, en plural –asegura el diario español El País en su edición digital-: su Barcelona es el equipo de la Liga que más partidos ha ganado en una temporada, 31, y el que más puntos ha conseguido, 99, el que ha obtenido un mejor goalaverage general (+74), el equipo que más victorias consecutivas ha conseguido, 16… todos ellos puestos en riesgo por el Real Madrid de esta temporada. En la Champions, Guardiola también ha registrado su nombre: es el entrenador más joven en conseguir dos Ligas de Campeones, y el sexto en alzarse con el máximo título europeo como jugador y como técnico”.

No obstante, al margen del espectacular palmarés conseguido como director técnico a sus 41 años -tres años y 13 títulos que pueden convertirse en 14 si en éste, su cuarto y último año en el Barcelona, vence de nuevo en la Copa al Athletic de Bilbao-, Pep Guardiola ha pasado a la historia del Futbol Club Barcelona y del deporte por ser el precursor de una filosofía romántica de juego, basada en una estética preciosista –inspirada de nuevo en Cruyff-, fundamentada en posesiones eternas y frenéticas transiciones de toque-toque, y apoyada en una generación de futbolistas de La Masiahasta 22 canteranos han debutado bajo su tutela– que ya son leyenda. Los Messi, Xavi, Iniesta, Puyol, Piqué, Busquets, Pedro, Víctor Valdés… han tocado varias veces el cielo de los dioses del balompié de la mano de aquel cuatro que formó parte del Dream Team que alzó la primera Copa de Europa azulgrana en Wembley, y que ahora ha dejado su imborrable huella en la historia de este conjunto, al que ya llaman el Pep Team.

Hoy, el capitán Guardiola dice nuevamente adiós al Barsa. El equipo de sus amores que lo vio crecer año con año hasta convertirse en lo que es en la actualidad: una leyenda. Ésa que cuenta la historia de un recogepelotas de mirada entusiasta, que soñaba con una camiseta de su ídolo blaugrana.

Aquí el anuncio de Guardiola:

****

El adeu de Pep, en la prensa.

Desde que terminara el encuentro frente al Chelsea, en el que el Barcelona quedó fuera de la eliminatoria de semifinales de la Champions League tras perder en el marcador global, se comenzó a barruntar por las redacciones de los diarios deportivos de España la posible marcha de Pep Guardiola del banquillo azulgrana. No obstante, a pesar de que de acuerdo con el propio Pep la decisión ya la tenía tomada desde hace varios meses, ha sido hoy cuando se ha hecho oficial su salida a través de una rueda de prensa. Instantes después, las ediciones digitales de los periódicos de medio mundo eran un hervidero: Pep Guardiola, el entrenador más laureado en la historia del Futbol Club Barcelona, decía adeu.

Diario AS (Madrid, España)

 

 Diario Marca (Madrid, España)

Diario Sport (Barcelona, España)

Diario Mundo Deportivo (Barcelona, España)

The Guardian (Inglaterra)

Gazzetta dello sport (Italia)

Medio Tiempo (México)

Clarín (Argentina)

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El mercado clandestino donde los bebés robados se venden por unos cientos de dólares

Una periodista de la BBC logró infiltrarse en la próspera red clandestina de bebés activa en Kenia, que vende niños robados al mejor postor.
19 de noviembre, 2020
Comparte

Si no puedes ver el video haz clic.

Cada vez que ve a un niño, a Susan Wanjiku se le caen las lágrimas.

El suyo se le robaron en 2016 en las calles de Nairobi, la capital de Kenia, cuando su hijo tenía tan solo 3 años y pocos meses.

Ahora, dice: “preferiría enterrarlo sabiendo que está muerto, antes de saber que se lo robaron”.

A Rebecca Wanjiru, una mujer sin hogar, le robaron su bebé mientras dormía con sus hijos por la calle.

Nunca más volvió a saber de él.

Se estima que solo en Nairobi viven en la calle unos 60,000 niños, que en los últimos años se han convertido en los principales objetivos de los traficantes de niños.

Después de un año de investigación, la periodista Njeri Mwangi y el equipo Africa Eye de la BBC descubrieron pruebas irrefutables de una próspera red clandestina de bebés activa en el país africano.

Los implicados en este tráfico arrebatan los bebés a sus madres y los venden incluso por pocos centenares de dólares.

A raíz de esta investigación, la policía de Kenia arrestó a tres médicos que presuntamente dirigían una parte de este tráfico.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.