Prohibición de toda discriminación aguarda aprobación en San Lázaro
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Prohibición de toda discriminación aguarda aprobación en San Lázaro

Por Paris Martínez
27 de abril, 2012
Comparte

Tan pronto como la Cámara de Diputados apruebe la reforma a la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, que el pasado lunes fue avalada por el pleno del Senado, en México aplicará una nueva definición de exclusión social, más estricta que la actual y acorde con las convenciones internacionales firmadas en la materia, además de otras disposiciones con las que se pretende…

A continuación, Animal Político te presenta las novedades incluidas en la ley, y que fueron promovidas por los senadores Rosario Ibarra, Renán Zoreda, José Luis García, Manuel Velasco y Alfonso Elías Serrano:

1. Nueva definición
Ya desde que fue establecida la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación, en 2003, ésta se definía como “toda distinción, exclusión o restricción que, basada en el origen étnico o nacional, sexo, edad, discapacidad, condición social o económica, condiciones de salud, embarazo, lengua, religión, opiniones, preferencias sexuales, estado civil, o cualquier otra, tenga por efecto impedir o anular el reconocimiento o el ejercicio de los derechos y la igualdad real de oportunidades de las personas (y) también se entenderá como discriminación la xenofobia y el antisemitismo en cualquiera de sus manifestaciones.”

Además de los anteriores criterios para identificar un acto de discriminación, la reforma aprobada esta semana en el Senado añade aquellas distinciones basadas en la homofobia, la misoginia, la apariencia física, el género, las características genéticas, la situación migratoria, la identidad o filiación política, la segregación racial o cualquier otra “forma conexa de intolerancia” que ataque la dignidad humana o impida el cabal ejercicio de los derechos humanos.

La reforma, además, deja explícitamente sentada la prohibición de cualquier acto de discriminación, y aclara que ésta puede darse lo mismo “por acción” que “por omisión”.

Con esta nueva definición, explicó Ricardo Bucio, titular del Conapred, “se homologaría la descripción de discriminación aplicable en México con aquella plasmada en la Convención Internacional de Discriminación Racial, algo que, de hecho, la ONU recomendó al Estado mexicano concretar justo el mes pasado.”

2. Garantías concretas
Con el objetivo de que la Ley Federal para Prevenir y Eliminar la Discriminación no se limite a enunciar derechos, sino también medidas que garanticen su ejercicio, con la reforma le fueron añadidas medidas de “igualación, inclusión y acciones afirmativas” que otorguen condiciones de “igualdad real” en el trato otorgado a todas las personas.

De lo que se trata, explicó Bucio, es de “dar ciertos beneficios o apoyos a los grupos en situación de discriminación” y orientar el diseño, la implementación y la evaluación de políticas públicas emprendidas con este fin en todas las dependencias del gobierno federal.

Así, señala la reforma, las medidas de igualación e inclusión obligan a las autoridades federales a eliminar “barreras físicas, comunicacionales, normativas o de otro tipo” que impiden el goce de los derechos de los distintos sectores de la población, en tanto que las acciones afirmativas están orientadas a corregir situaciones de desigualdad en favor de grupos que enfrentan una situación de vulnerabilidad específica, como los indígenas, los discapacitados, las mujeres, la infancia, la población afrodesdenciente o los adultos mayores y, se aclara, éstas deben ser temporales, en la lógica de que su objetivo es erradicar la inequidad que les dieron origen.

Esta nueva perspectiva, añadió Bucio, “permitirá crear políticas públicas expresamente con contenidos antidiscriminatorios, de igualdad entre los grupos de la población, y contrarrestará esa idea de que los grupos en situación de vulnerabilidad lo que requieren es siempre apoyos del Estado pero no mecanismos específicos para que puedan ejercer cada uno de los derechos”.

3. Los particulares
Dado que 70% de las denuncias de presuntos actos discriminatorios que recibe el Conapred van dirigidas contra particulares (empresas, escuelas, comercios, transportes), la reforma dota al organismo de más atribuciones para actuar en estos casos ya que, afirmó su titular, “hoy en día el Consejo tiene posibilidades de acción muy amplias contra funcionarios públicos, pero ante los particulares es muy débil”.

Así, con esta reforma el Conapred adquiere nuevas atribuciones para proceder en contra de ciudadanos que incurran en actos discriminatorios, con la misma dureza que lo puede hacer contra funcionarios, y para ambos se prevé que, de comprobarse la falta, se apliquen “medidas reparadoras”, consistentes en la restitución del derecho violentado; una compensación por el daño ocasionado; amonestaciones públicas; la obligatoriedad de rendir disculpas, de forma pública o privada; así como la garantía de que el hecho discriminatorio no será repetido.

Cabe destacar que, a diferencia de los organismos de derechos humanos, el Conapred está autorizado por la ley para emitir “resoluciones vinculantes”, es decir, de cumplimiento obligatorio, y a las que ya no sólo estarán sujetos los servidores públicos, sino también los particulares a los que se les compruebe haber discriminado.

4. Iniciativa discriminada
En el presente sexenio, al menos en 19 ocasiones se ha intentado aplicar reformas a la Ley para Prevenir y Eliminar la Discriminación, sin que ninguna haya logrado concretarse, “lo que da cuenta de la falta de importancia que ha dado el Congreso a este tema”, se lamentó el titular del Conapred, organismo que el pasado miércoles emitió un exhorto a la Cámara de Diputados para que, tal como hizo la de Senadores, apruebe la más reciente iniciativa de modificaciones en el presente periodo de sesiones, que concluye el lunes 30 de abril, para evitar que quede estancada, como ha ocurrido con los anteriores intentos.

“Hemos tenido acercamientos con distintos representantes de las fracciones parlamentarias de la Cámara de Diputados –remató Bucio–, pero lo que representa la mayor fortaleza del Conapred es, también, su mayor debilidad: la autonomía, porque pareciera que al no estar arropado por ninguna fuerza política en particular, no hay quien asuma el tema de la discriminación y lo empuje hasta su aprobación definitiva, por lo que yo esperaría que los legisladores asuman y cumplan el compromiso que tienen con la ciudadanía y con la defensa de sus derechos.”

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Karol Czinege/EyeEm/Getty Images

¿Por qué nos gusta tanto la comida crujiente? (y cómo el sonido se convirtió en el sabor olvidado)

Decimos que comemos con los ojos, ¿pero sabías que también puedes comer con los oídos? Por extraño que parezca, los sonidos - y especialmente lo crujiente y crocante - tienen mucho que ver con la experiencia culinaria.
Karol Czinege/EyeEm/Getty Images
18 de octubre, 2020
Comparte

El sonido es el sabor olvidado. No solo comemos con la boca, con la nariz o con los ojos. También lo hacemos con el oído.

Lo dice el experto en psicología experimental Charles Spence, que lleva casi dos décadas investigando cómo nuestro cerebro procesa información de cada uno de nuestro sentidos, y cómo comprender eso puede ayudarnos a diseñar mejores alimentos (o unos que nos agraden más).

“Desde el crujido de la comida, hasta el ruido del empaquetado, el roce de la cuchara en el plato o la música que escuchamos mientras comemos; todos los sonidos afectan a nuestra experiencia culinaria, unos más que otros, y también al sabor”, le cuenta a BBC Mundo.

Spence, autor de Gastrophysics: the new science of eating (“Gastrofísica: La nueva ciencia de la comida“, 2017), dirige el laboratorio Crossmodal Research de la Universidad de Oxford, Reino Unido, integrado por especialistas en psicología, neurociencia y cocina. También colabora con chefs de renombre -como el español Ferrán Adriá o el británico Heston Blumenthal- para crear experiencias culinarias “multisensoriales”.

Y es que, según el científico, comer es una experiencia mucho más multisensorial de lo que solemos reconocer, sobre todo a nivel auditivo.

No es el único que lo piensa. “Hay varias cosas que nos hacen sentirnos satisfechos con la comida: el olor, el gusto y la textura, en la que incluimos el sonido”, le dice a BBC Mundo la consultora en alimentación Amanda Miles-Ricketts. “Y no hay nada más satisfactorio que algo crujiente o crocante”.

"No importa que música escuches: hay un sabor que seguro combina bien con ella".", Source: Charles Spence, Source description: psicólogo experimental, Universidad de Oxford, Image:

Precisamente, la preferencia del ser humano por lo crujiente es algo que lleva años fascinando a Spence.

Uno de sus mayores logros es haber creado un ruido electrónicamente modificado de la papa frita para convencer al consumidor de que era más crujiente. Fue un experimento que surgió de la pregunta de si el sabor de una papa frita sería diferente si alteramos su crujido. Y resultó que sí.

La Universidad de Harvard le entregó por ello un Ig Nobel, una parodia del prestigioso galardón “para hacer reír, y luego pensar”.

Pero la cuestión de por qué nos gusta tanto la comida crujiente tiene un trasfondo más serio de lo que parece.

niño comiendo alitas de pollo

Chakarin Wattanamongkol/Getty Images
¿Te entró el apetito?

“Cuando hicimos ese experimento en 2009 era difícil creer que habría interés en el tema, pero desde entonces han surgido muchos trabajos y experimentos para combinar diferentes sonidos y sabores”.

¿Qué nos pasa con la comida crujiente?

“La comida rápida suele ser crujiente, crocante, casi siempre ruidosa”, dice Spence. “A nadie le gusta la idea de una papa frita esponjosa, incluso aunque sepamos que tiene todos los elementos que le dan ese sabor”, comenta el psicólogo.

En su laboratorio de Oxford, ha podido demostrar que las diferentes frecuencias de crujidos pueden alterar cómo percibimos su sabor o incluso que algunos alimentos nos parezcan de mejor o de peor calidad.

“Es una reacción instantánea en nuestro cerebro”, dice Spence. “Todavía estamos investigando por qué nos atrae tanto lo crujiente, pero existen varias teorías”.

“Una de ellas parte de que las verduras y los vegetales más ‘ruidosos’ suelen ser más frescos (y viceversa), por lo que asociamos lo crujiente con lo saludable“.

“Por otro lado (y paradójicamente), algunos alimentos crujientes -como las galletas, los cereales o las frituras- suelen tener un alto contenido en grasa…. y a nuestro cerebro le gusta la idea de grasa, lo cual explicaría nuestra preferencia por ese sonido”.

cereales

Getty Images
Cuando comes algo crujiente, prestas más atención a lo que ocurre dentro de tu boca.

A Miles-Ricketts -que tiene una marca propia de tés especializada en salud y bienestar que lanzó tras sufrir problemas en la piel- le preocupa eso. “Al margen de las manzanas, que obviamente son saludables, los alimentos poco saludables y adictivos que no son naturales suelen ser crujientes. No es pura coincidencia“.

“Finalmente”, añade Spence, “otra teoría que surgió hace un par de años es que cuando empezamos a degustar algo nos suele resultar más sabroso, y nuestro cerebro se va adaptando y desconectando a medida que le parece menos ‘interesante’, pero cuando comes algo ruidoso eso dirige tu atención hacia tu boca, lo cual ayuda a que el sabor se quede por más tiempo”.

Eso significaría que puede que nos guste más la comida crujiente porque sentimos que su sabor dura más.

Pero la cuestión de la experiencia sensorial -y sonora- de la comida va más allá de lo crujiente.

Maridaje fonético

“Piensa en el sonido cuando abres una lata, una botella, el corcho del vino o incluso el del microondas. Todo ello afecta a nuestra experiencia y a cómo percibimos el sabor”, explica Spence. “No es casualidad que las papas fritas se vendan en bolsas de plástico especialmente ruidosas; es puro marketing intuitivo”.

Y así como los ruidos afectan al sabor, también lo hace la música.

"Los alimentos poco saludables y adictivos que no son naturales suelen ser crujientes".", Source: Amanda Miles-Ricketts, Source description: consultora en alimentación y fundadora de Niche Tea, Image:

Spence y su equipo han investigado cómo los sabores dulces y agrios suelen asociarse con notas de alta frecuencia, mientras que los amargos equivalen a notas de baja frecuencia.

“Si, por ejemplo, escuchas cierta música mientras tomas una taza de café o comes una porción de chocolate, puedes intensificar su dulzura“, explica Spence.

Es lo que él llama “sazonar fonéticamente” la comida.

El científico asegura que muchas marcas y músicos se han interesado por esta técnica y ya están poniendo en prácticas maneras de combinar sabores y sonidos para mejorar la experiencia culinaria y responder a la pregunta de “cuál es el sonido de su sabor”.

Miles-Ricketts cree que cada vez más actores en la industria alimentaria tienen en cuenta la “funcionalidad y el propósito de sus productos” y el hecho de que la alimentación es “una experiencia multisensorial”.

papas fritas

Getty Images
¡Ese “crunch” es muy deseable!

“Podríamos incluso aprovechar esto para comer de forma más saludable”, propone Spence. “Podríamos comer con menos azúcar si añadimos un poco de ‘música dulce’ para sazonar alimentos, en lugar de la alta música de algunos restaurantes que, de hecho, suprime nuestra capacidad de saborear adecuadamente”.

“Así como maridamos ciertos alimentos con ciertos vinos, podemos maridar sabores con sonidos y formas“.

“Muchos nunca habrían imaginado que la música puede alterar el sabor de la comida, pero es todo un nuevo campo por explorar. ¿Por qué no maridar un sabor con un sonido?”

“No importa que música escuches: hay un sabor que seguro combina bien con ella”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Yd02AZz63Sw

https://www.youtube.com/watch?v=JwghZEmvmb8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.