Reporte Semanal: México en el exterior
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Reporte Semanal: México en el exterior

Esta semana, la relación México-España fue la principal fuente que cubrió la prensa internacional sobre México.
Por Omar Granados
20 de abril, 2012
Comparte

Reporte semanal.

Esta semana, la relación México-España fue la principal fuente que cubrió la prensa internacional sobre México. En este tema, le dimos preferencia a la prensa española en sus comentarios sobre lo dicho por Felipe Calderón en apoyo a Mariano Rajoy por sus medidas de austeridad ante la crisis y en apoyo a España por la nacionalización argentina de YPF, la filial de la petrolera privada española, Repsol. También mencionamos la cobertura de la visita de Mariano Rajoy, el nuevo presidente del gobierno español a México y sus reuniones con los aspirantes a la presidencia de México.

En otros temas, tenemos la #MesaDeLaVerdad entre priistas y panistas que discutieron el cumplimiento de los compromisos de Enrique Peña Nieto.

Además, recordamos la publicación de medios texanos sobre la nueva declaratoria de guerra de “El Chapo” Guzmán contra Los Zetas, así como una supuesta alianza entre este último cártel y los pandilleros de la Mara Salvatrucha centroamericana. En este tenor, además, la Guardia Nacional de EU se retira de la frontera con México para dar paso a nuevos agentes fronterizos y agentes aduanales mexicanos decomisaron 268 mil municiones en un solo tráiler en la frontera.

El MundoFelipe Calderón reconoce a Rajoy como estadista por ‘hacer lo que debe hacer’

En su primer viaje a Hispanoamérica tras asumir el cargo, el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, encontró en Felipe Calderón su aliado más fiel y comprometido, afirmó este diario. Después de expresar su contundente rechazo a lo que llamó la “irresponsable” expropiación de Repsol, Calderón destacó la dimensión de estadista de Rajoy, “por hacer lo que debe hacer”, en referencia a la actual crisis que atraviesa España en lo económico.

Rajoy devolvió el favor a Calderón expresando su apoyo a la controversial “guerra” contra los cárteles de la droga, emprendida por Calderón al llegar al poder en 2006 y que ha dejado más de 50 mil muertos en los últimos cinco años y medio, a un ritmo de 35 víctimas diarias. Rajoy reconoció en el Palacio Nacional la “meritoria lucha” emprendida por el mandatario mexicano “para lograr que México sea un país libre y en paz”, la cual es una “batalla” en la que “siempre nos tendrá a su lado”.

El Mundo – Rajoy se pasa por la campaña mexicana

Antes de abandonar México rumbo a Colombia, el presidente español, Mariano Rajoy, se entrevistó este miércoles con los tres principales aspirantes a la presidencia de México de cara a las elecciones del 1º de julio. Sobre los tres encuentros de 15 minutos con el gobernante español, El Mundo preguntó las impresiones de los aspirantes.

El primero fue Andrés Manuel López Obrador, quien señaló que ambos mantuvieron “una conversación respetuosa en la que platicamos, en buen plan, sobre la política económica mundial y los casos de España y México” dijo el candidato del PRD (Revolución Democrática). “No hablamos de nada de Repsol. Fue todo muy diplomático” respondió Obrador entre risas. Horas antes Obrador evitó pronunciarse sobre el tema “porque somos respetuosos de la decisión que toman otros gobiernos”, pero añadió que el gobierno de Calderón debe explicar los “privilegios” que ha recibido Repsol en los últimos años.

Enrique Peña Nieto, afirmó que “fue un encuentro cordial de gran respeto y de la hermandad que une nuestros dos países y que ojalá pudiera ampliarse si llego a la presidencia”, dijo el hombre que lidera todas las encuestas. Compartimos los momentos difíciles que atraviesa España pero que se irán enderezando con las medidas que se han puesto en marcha” añadió. Peña tampoco tocó el tema Repsol con Rajoy. El priista añadió: “Mi convicción es que esto despierta poca confianza entre los inversionistas pero también respeto la soberanía y la autoridad de quien ha tomado esta decisión.”

La última fue Josefina Vázquez Mota. La conservadora fue la única que abordó el tema de la expropiación de Repsol. “Lo que sucedió en Argentina es el camino opuesto a la prosperidad y la libertad. Las expropiaciones son el camino contrario a la certeza jurídica, más aún cuando hubo confianza para invertir y arriesgar” explicó a este diario. “Creo que este no es el rumbo que deben tomar nuestras economías” añadió. Sobre el apoyo de Rajoy a la lucha contra el ‘narco’ emprendida por Calderón, Vázquez Mota valoró “enormemente” este apoyo “porque si en algún país se entiende la amenaza de la violencia, ese es España que ha sufrido el terrorismo. Y yo nunca negociaré con el crimen organizado” añadió.

El País – Calderón lamenta la expropiación de YPF mientras Chávez la respalda

El presidente de México, Felipe Calderón, lamentó la decisión del Gobierno argentino de expropiar la mayoría de las acciones de la petrolera YPF e hizo “votos porque Argentina” rectifique la medida que calificó de “poco responsable y poco racional”. Por otra parte, Venezuela ha apoyado la decisión del Gobierno argentino y ha ofrecido el apoyo técnico de la petrolera estatal PDVSA para mantener los proyectos en marcha. Calderón denunció que la decisión, además que es “claramente violatoria de acuerdos y tratados” sobre respeto recíproco de inversiones, “no lleva a nada”.

Calderón tachó de “muy lamentable” la intervención de YPF, controlada por Repsol. “No le va hacer bien a nadie, ya no digamos a los inversores de Repsol, donde Pemex tiene casi el 10% de las acciones.” La compañía estatal mexicana de petróleos Pemex posee el 9.49% de las acciones de Repsol, después de que históricamente solo haya tenido el 5%. En agosto de 2011 anunció que pretendían aumentar su participación accionarial. La medida llevaba aparejada la intención de ocupar un puesto más en el consejo de administración de Repsol, pero el intento se vino abajo después de que fuera cuestionado tanto en España como en México.

The Houston Chronicle – Drug lord “El Chapo” declares war on Zetas

El que ha sido calificado como el principal capo de la droga mexicano, Joaquín “El Chapo” Guzmán, supuestamente entró a balazos en territorio de los violentos rivales, Los Zetas, al sur de la frontera de Texas, en Nuevo Laredo, dejando a 14 cadáveres presuntamente pertenecientes a Los Zetas, en una carnicería que contenía un mensaje contra uno de los líderes zetas.

“Ya comenzamos a limpiar Nuevo Laredo de Zetas porque queremos una ciudad libre y para que vivan en paz”, se leía en la manta encontrada en Nuevo Laredo al lado de los catorce cuerpos y junto a los supuestos pistoleros al servicio de Joaquín Guzmán. “Somos narcotraficantes y no nos metemos con la gente honesta, trabajadora o el comercio.”

El diario texano recuerda que el primer intento de “El Chapo” por tomar Nuevo Laredo fue en 2005, cuando se desató una guerra de pandillas con Los Zetas y sus entonces jefes de El Cártel del Golfo.” Las batallas, libradas con cohetes, incluyeron masacres y en total acabaron con la vida de 300 pesonas y vio nacer la “hiper violencia” que aún atormenta a los habitantes de la región. En aquel entonces, Los Zetas y el cártel del Golfo ganaron aquella batalla, pero ahora Guzmán busca regresar, pero esta vez se presenta a sí mismo como una solución a lo que el Ejército y la Policía no han podido hacer.

El País – Agrio debate entre PAN y PRI sobre la labor de Peña Nieto como gobernador

“La elección presidencial mexicana finalmente se ha calentado”, afirmó este diario español y agregó que en la tercera semana de campaña, representantes del PAN y del PRI se enfrascaron en un accidentado debate en plena calle para revisar si el candidato priista Enrique Peña Nieto ha mentido o no sobre sus logros como gobernador del Estado de México. Durante su campaña electoral para la gubernatura del Estado de México, Peña Nieto encontró una vistosa fórmula de ofertar su proyecto: asumió ante notario público 608 compromisos de política pública. Sus seis años como gobernador se los pasó anunciando compromisos cumplidos. El diario español se pregunta y responde: “¿Y qué hizo Peña Nieto cuando inició el 30 de marzo su campaña presidencial? Comenzó a firmar sus nuevos compromisos.”

Pero si el candidato retomó lo que en el pasado le había funcionado, los panistas no se quedaron atrás. Después de que el lunes 9 de abril anunciara un “golpe de timón” en la campaña, el reforzado equipo de Josefina Vázquez Mota revivió una de las herramientas más efectivas del PAN en la campaña presidencial de 2006: difundió en la televisión spots contra los compromisos en el Estado de México. “Peña Nieto miente”, fue la nueva línea de argumentación, acompañada de imágenes de parques derruidos, de puentes y caminos sin concluir.

Los estrategas de Acción Nacional aseguran que tienen videos y fotografías de decenas de compromisos del Estado de México que no fueron cumplidos. Los priistas argumentaron que sí se cumplieron los compromisos, y que si algunos no están terminados es porque el gobierno federal panista no dio los permisos, en cuyo caso ese compromiso se cambió por otro. La estrategia panista, sin embargo, forzó a los priistas a convocar el lunes pasado a los panistas a debatir en público los compromisos del ex gobernador Peña Nieto. El PRI llamó a esa mesa, solicitada de un día para otro, como la “Mesa de la verdad”. El PAN aceptó pero a condición de que se realizara en un punto específico Tlalnepantla, un municipio del Estado de México próximo a la capital del país, y en donde según los panistas se encontraba el Compromiso número 127, que de acuerdo con lo que dice el partido del presidente Felipe Calderón, se halla un puente inconcluso en el que casi se han gastado 150 millones de pesos. Los priistas a su vez alegaron que el PAN se equivocó de obra, y que identificaban como incumplimiento un puente que no formaba parte del listado al que ligó su suerte Peña Nieto cuando fue gobernador.

El Paso Times – Zetas cartel -Mara Salvatruchas alliance in Mexico unites brutal gangs

Este diario texano afirmó que una alianza entre el cártel de Los Zetas y la organización criminal de los Mara Salvatruchas constituyen la principal amenaza para los agentes de las diversas corporaciones de seguridad que luchan contra las drogas en México, de acuerdo con expertos. “No es bueno para nadie. Sería “la madre de todas las fusiones” e implicaría a las más violentas organizaciones que conocemos”, afirmó Phil Jordan, ex director de El Centro de Inteligencia de El Paso. “Los Zetas están definitivamente extendiéndose hacia el sur, pero la pregunta de los 64 mil dólares es por qué al sur en lugar de al norte, donde realmente está el dinero.”

“En parte podría explicarse por la pérdida de fuerza de trabajo que han perdido los cárteles en la guerra contra las drogas y ahora podrían estarse uniendo a las pandillas. Sabemos que han reclutado a mujeres como ‘sicarias’ para llevar a cabo algunos golpes y manejar algunos otros trabajos.” Algunas de las pandillas asociadas a los cárteles son Los Aztecas y Barrio Aztecas en Juárez y El Paso, Texas, las cuales están aliadas con el cártel de Juárez, también llamado de los Carrillo Fuentes. Pandillas rivales en esta misma zona son los Mexicles y los Artistas Asesinos, quienes trabajan con Joaquín “El Chapo” Guzmán. Se piensa que estas dos facciones son responsables de miles de asesinatos en Juárez desde 2008 en el marco de la batalla por la ciudad y sus corredores de tráfico. Mientras tanto, el corredor de tráfico del sur de Texas y la esquina del noreste mexicano, es controlado por Los Zetas, quienes tienen una estructura fundada por soldados desertores de la élite del Ejército mexicano. Autoridades de seguridad de Guatemala revelaron recientemente que Los Zetas reclutan a pandilleros Mara Salvatruchas en Centroamérica para ayudarlos. Esta fusión juntaría a dos organizaciones altamente móviles y brutales, afirmaron los expertos a este diario texano.

Los Angeles Times – National Guard withdrawing 900 troops from U.S.-Mexico border

El Pentágono empezó vuelos militares con helicópteros y aviones de vigilancia sobre la frontera entre México y EU el mes pasado, como parte del esfuerzo para retirar a gran parte de los agentes de la Guardia Nacional, dejando a sólo 300 efectivos de esta corporación en dicha frontera. El despliegue de las tropas se llevó a cabo por 19 meses e implicaron a 1200 agentes alrededor del suroeste de EU.

Alrededor de 12 helicópteros de tipo Blackhawk y varios aviones tripulados de vigilancia iniciaron vuelos regulares sobre el Río Bravo en Texas en el marco de la misión “Operación Vigilancia del Río II” iniciada en marzo. Los 300 agentes de la Guardia Nacional operarán las aeronaves y analizarán la información de inteligencia sobre las rutas de tráfico de drogas  en centros de comando a kilómetros de distancia de la frontera.

El gobierno de Obama desplegó a la corporación para construir caminos de acceso que la Patrulla Fronteriza pudiera utilizarpara encontrar a los traficantes. La fuerza de trabajo extra buscaba suplir el vacío que fue llenado con ls contratación de mil 200 agentes en la Patrulla fronteriza y la corporación migratoria, ICE. En su primer año, la Guardia Nacional ayudó a aprehender a 17 mil 887 migrantes ilegales, lo que equivale a 5.9% de las detenciones en la frontera. Estos agentes podían vigilar desde torres de vigilancia y circuitos cerrados de televisión, pero no podían hacer arrestos.

BBC – Mexico US border ammunition shipment seized

Autoridades mexicanas informaron que agentes aduanales decomisaron 268 mil municiones efectivas que serían ingresadas ilegalmente al país desde los Estados Unidos en el interior de la caja de un tráiler.

Las municiones para rifles de asalto fueron encontradas en un tráiler que buscaba cruzar la frontera desde Texas para entrar en Ciudad Juárez. El conductor, de 37 años, originario de Dallas, Texas, fue detenido. El conductor afirmó a los agentes aduanales que no tenía nada que declarar pues la caja del tráiler estaba vacía, afirmaron las autoridades. Sin embargo, una revisión de rayos X reveló las municiones escondidas en cajas metálicas.

Notas recomendadas:

The GuardianLos críticos de Argentina por nacionalizar YPF se equivocan.

The GuardianFotogalería: La cultura prehispánica de la muerte.

The GuardianEl gran escándalo de EU en Colombia.

The New York TimesUna película sobre Juárez, la pinta como la capital mundial del asesinato.

The Huffington PostLas exhalaciones del Popocatépetl en imágenes.

El MundoPiden prohibir las corridas de toros en la capital mexicana.

El MundoChavela Vargas canta a García Lorca.

El País – ¿Por qué es importante Repsol en México?

El País – “Tristemente, México es un gran país para hacer periodismo”

El Paso TimesLos cárteles controlan la piratería en México.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Qué pasa si Trump se niega a abandonar la Casa Blanca pese al triunfo de Biden?

El anuncio del presidente Donald Trump de negarse a aceptar su derrota ante Joe Biden genera una situación tan nueva como desconcertante en la vida del país.
8 de noviembre, 2020
Comparte

En 244 años de historia de Estados Unidos, nunca ha habido un presidente que se rehúse a abandonar la Casa Blanca después de haber perdido una elección.

La transferencia ordenada, legal y pacífica del poder es uno de los sellos definitorios de la democracia estadounidense.

Por eso, el anuncio del presidente Donald Trump de negarse a aceptar su derrota ante Joe Biden, genera una situación tan nueva como desconcertante en la vida del país.

Y presenta para los analistas el reto de considerar escenarios antes impensables.

“Lejos de haber terminado”

Trump jugaba golf a las afueras de Washington cuando se confirmó el triunfo electoral de Biden este 7 de noviembre.

Poco después, la campaña del candidato derrotado emitió un comunicado asegurando que la “elección está lejos de haber terminado”.

Donald Trump jugando al golf.

Getty Images
Trump estaba jugando al golf cuando se conoció la victoria de Joe Biden.

“Todos sabemos por qué Joe Biden se está apresurando a presentarse falsamente como el ganador, y por qué sus aliados de los medios se están esforzando en intentar ayudarle: no quieren que se sepa la verdad”, señala el comunicado, en donde además indica que Trump seguiría oponiéndose mediante demandas judiciales al resultado anunciado, alegando la existencia de supuestos fraudes.

La constitución estadounidense es clara, más allá de cualquier duda, en establecer que el actual período presidencial termina “al mediodía del día 20 de enero”.

Joe Biden ha conseguido ganar en una cantidad de estados que le aseguran más de 270 votos en el Colegio Electoral. Por lo que tiene el derecho a ocupar la presidencia por los siguientes cuatro años.

Donald Trump tiene recursos legales y legítimos que todavía puede emplear para disputar el resultado de la votación.

Pero a no ser que ocurra de aquí a allá un giro dramático en las cortes y que pueda probar en los juzgados la existencia de las irregularidades en la elección que él reclama, todavía sin presentar evidencia, el 20 de enero es la fecha en que el actual presidente debe abandonar el poder.

Trump con su equipo en la oficina oval de la Casa Blanca.

Getty Images
¿Qué pasa si Trump se niega a abandonar la Casa Blanca?

Posición anunciada

Trump fue claro a lo largo de la actual campaña en advertir que no aceptaría una derrota.

Dijo en repetidas ocasiones que estaba decidido a seguir al mando, sin importar lo que dijeran las autoridades electorales, indicando que la única posibilidad de que perdiera era si le robaban las elecciones.

Por lo que el país empezó a discutir qué pasaría en el caso de que Trump cumpliera su amenaza e intentara aferrarse al poder a la fuerza.

Una hipótesis incluso comentada por el propio Joe Biden cuando era candidato.

En una entrevista televisada el pasado 11 de junio, el humorista Trevor Noah le preguntó a Biden si había pensado en la posibilidad de que un Trump perdedor se negara a desocupar la residencia presidencial.

“Sí, lo he pensado”, respondió Biden, agregando que estaba convencido de que en una situación semejante, las fuerzas militares se encargarían de impedir que se quedase en el cargo y lo desalojarían sin más de la Casa Blanca.

También se ha dicho que podría ser el Servicio Secreto el que podría cumplir la eventual tarea de escoltar a Trump fuera de la residencia presidencial.

Ese cuerpo civil, encargado de la seguridad del mandatario, tiene por ley también la obligación de proteger a todos los ex presidentes, y seguirá escoltando al ya expresidente a partir del 20 de enero.

Donald Trump con un miembro del Servicio Secreto en la Casa Blanca

Getty Images
El Servicio Secreto es el que podría cumplir la eventual tarea de escoltar a Trump fuera de la residencia presidencial.

Desde que se hizo evidente la ventaja electoral de Biden y parecía inminente el anuncio de su victoria, el Servicio Secreto extremó las medidas de protección sobre el presidente-electo, empezando a darle efectivamente un nivel de seguridad “presidencial”, pese a que Trump insistía en que el demócrata había sido derrotado.

¿El escenario impensable?

Pero en ese punto habría que entrar a evaluar la lealtad a este presidente de las fuerzas de seguridad, tal como lo hacen los analistas que buscan entender la situación de cualquier país en un momento de inestabilidad institucional.

BBC Mundo le preguntó a expertos si era factible que Trump intentase utilizar a las fuerzas de seguridad del estado para quedarse ilegalmente en el poder.

“Que un presidente llegara a abusar de los poderes de la presidencia para quedarse en el cargo después de aparentemente perder la elección, sería duro y destruiría normas vitales. Pero no es inconcebible“, le dice a BBC Mundo el profesor Dakota Rudesill, experto en legislación y política de seguridad nacional, afiliado a la Universidad Ohio State en Estados Unidos.

Causaría un gran daño al país, a principios importantes de las relaciones entre civiles y militares, y a los prospectos globales para la democracia”, advierte.

Sin embargo, aclara que, en su opinión, el escenario en que Trump pudiera aferrarse a la presidencia apoyado en las fuerzas de seguridad es difícil de realizarse.

“El personal militar jura lealtad a la Constitución, no al político que actualmente ocupe la presidencia. Y el que es en este momento el militar de mayor rango en el país, el General Mark Milley, Jefe del Estado Mayor Conjunto, ha dicho repetidamente que los militares no tendrán rol alguno en esta elección”.

Gráfico de quién podría involucrarse si se impugnan los resultados

BBC

Rudesill no es el único que se hace estas preguntas. Keisha Blaine es catedrática de la Universidad de Pittsburgh y experta en el estudio de movimientos de protesta social.

“El solo hecho que tengamos que preguntarnos si las fuerzas armadas intervendrán en la elección revela mucho acerca del triste estado de las cosas en nuestro país“, le dice a BBC Mundo.

Agrega Blaine que “hace cuatro años la mayoría de los estadounidenses no se preguntaban esto. Pero después de haber visto a Trump desplegar agentes federales en Portland y Washington en los últimos meses, es una preocupación seria. No creo que esto sea un escenario probable, pero no podemos descartarlo como una posibilidad seria, teniendo en cuenta todo lo que pasó este año”.

Efectivamente, durante las protestas sociales que surgieron con el movimiento anti-racismo de mediados de año, Trump consideró movilizar a las fuerzas armadas para disolver las manifestaciones.

El pasado 5 de junio, el diario New York Times aseguraba que el general Milley “convenció a Trump de no invocar la Ley de Insurrección de 1807 para movilizar tropas regulares en todo el país para reprimir las protestas, una línea que varios oficiales del ejército estadounidense han dicho que no cruzarán, ni siquiera si el presidente se los ordena”.

Al final, ante la negativa del ejército regular a verse involucrado, Trump ordenó para contener las protestas el uso de efectivos de la Guardia Nacional, que dependen de los gobernadores de cada estado.

Trump con Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto

Getty Images
El 1 de junio, Mark Milley, jefe del Estado Mayor Conjunto, acompañó a Trump a tomarse una foto con una biblia a metros de la Casa Blanca y en medio de las protestas por la muerte de George Floyd. A los días, Milley se arrepintió.

También estuvieron involucrados en la contención de las protestas en Washington, Portland y otras ciudades, miembros de las fuerzas de seguridad no militares que dependen del Ministerio de Seguridad Interior (Homeland Security).

Por lo que algunos contemplan que en una crisis surgida a raíz de las elecciones, Trump potencialmente tendría acceso a ordenar el despliegue de cierto número de personal armado no militar.

Sin embargo, asumiendo que las fuerzas armadas no se pondrían a disposición de la supervivencia política del presidente, es difícil imaginar una maniobra exitosa de Trump para quedarse en el poder en esas condiciones.

¿Violencia en la espera?

Rudesill dice que le produce preocupación escenarios relacionados.

“He escrito acerca de la posibilidad de que el presidente Trump intente usar un decreto ejecutivo, o que el Departamento de Justicia controlado por sus aliados políticos intente emitir una ‘directriz’, indicando que la Rama Ejecutiva debe considerar a Trump como el ganador de una elección disputada”, el experto le dice a BBC Mundo, pero advierte que eso sería “totalmente inapropiado e impermisible”.

“Ordenar al ejército continuar rindiendo saludo al presidente mas allá del final de su período al mediodía del 20 de enero pondría a los militares en una situación imposible”, señala.

Un seguidor de Trump armado en Minesota este 7 de noviembre.

Getty Images
Los analistas dicen que una situación en la que el candidato perdedor de la elección presidencial se niega a aceptar el resultado puede llevar a “la posibilidad de desorden civil serio”.

“La mitad del país y mucha gente alrededor del mundo pensaría que las fuerzas armadas apolíticas estadounidenses habían tomado una posición partidista. Los militares nunca, nunca deben recibir esa orden“, puntualiza Rudesill.

Y sin llegar al caso extremo de una situación en la que se ponga en juego la autonomía de las fuerzas armadas ante las disputas partidistas, otros advierten que una extensión de la actual coyuntura política puede generar violencia en otros campos.

Una situación en la que el candidato perdedor de la elección presidencial se niega a aceptar el resultado ciertamente lleva a “la posibilidad de desorden civil serio”, le dice a BBC Mundo Keisha Blaine.

La retórica presidencial “ha incrementado la posibilidad de protestas e incluso de violencia”, argumenta.

La situación presenciada en distintas ciudades estadounidenses en los últimos meses, de manifestantes armados hasta los dientes expresando su apoyo por el presidente, así como la aparición en las calles de esas mismas urbes de grupos radicales de oposición, son un recordatorio del potencial de violencia que conlleva la actual tensión política en Estados Unidos.

raya separatoria

BBC

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=vf1r4VaGwwE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.