14 millones vulnerables por economía informal: Caleidoscopio Electoral
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Archivo Cuartoscuro

14 millones vulnerables por economía informal: Caleidoscopio Electoral

La economía informal hace que en muchos casos se tengan empleos inestables lo que les impide hacer planes a futuro y ahorrar para romper con esa forma de vida
Archivo Cuartoscuro
Por Mariana Tapia. Consultora de Inteligencia Pública
24 de mayo, 2012
Comparte

La economía informal en México tomó relevancia como fenómeno económico y social durante la década de los 80. A partir de entonces esta problemática no ha hecho más que aumentar. Aunque este es un fenómeno normal entre los países en desarrollo, la generación de oportunidades laborales de calidad debe ser considerada una de las principales prioridades para un gobierno que prioriza la lucha contra la inseguridad, el desarrollo de estrategias para paliar las crisis económicas y la desigualdad social.

En un mercado laboral donde el incentivo de recibir servicios médicos o prestaciones laborales a cambio de pertenecer a la economía formal no existe; donde los horarios son poco flexibles y donde pagar impuestos es tan complicado que necesitamos (pagarle) a alguien que lo haga por nosotros, es comprensible que cumplir con las reglas sea lo último que importa para la mayoría de la población.

Cuando pensamos en la economía informal, pensamos en los puestos ambulantes, en los viene-vienes con los que tenemos una relación amor-odio; en las mujeres que limpian nuestras casas o en el sin número de hombres y mujeres que venden cosas surreales en el metro. Lo que pocas veces nos detenemos a pensar es: que esta gente tiene empleos inestables que podrían desaparecer en cualquier momento, lo que les impide hacer planes a futuro y ahorrar para romper con esa forma de vida, que incluye en muchos casos, el círculo de la pobreza; que no pagan impuestos, lo que impide que el gobierno cuente con más recursos disponibles o que la carga se distribuya de manera inequitativa entre los contribuyentes cautivos; que muchas de las mercancías que venden no tiene una procedencia clara o siquiera lícita y tampoco nos ponemos a pensar en que es un problema que nos afecta a todos, aunque tengamos una oficina, trajes, corbatas y recibos de nómina.

Según cifras del INEGI, para el último trimestre de 2011, el número de personas que viven de la economía informal superó los 14 millones de mexicanos. Mientras tanto, el gobierno mexicano ha omitido acciones que facilitarían la entrada de muchos mexicanos a la economía formal, lo que traería beneficios no sólo individuales sino también sociales (sobre todo, por los impuestos que se pagarían y las prestaciones sociales que los trabajadores y trabajadoras recibirían).

Horarios laborales flexibles y redefinición de “empleo”

Mientras la Ley Federal del Trabajo no ha tenido una reforma sustantiva desde su creación en la administración de Gustavo Díaz Ordaz, nos conformamos con creer que los trabajadores informales lo son porque la economía no genera empleos, porque les conviene no pagar impuestos o porque no quieren un empleo formal. Lo cierto es que muchas de estas personas sí quieren un empleo formal, pero no pueden trabajar las horas reglamentarias de la ley o tienen un empleo—bastante formal si pensamos en las trabajadoras domésticas, los taxistas o personas que atienden puestos todos los días—no reconocido como tal.

Incentivos

Los impuestos han existido casi desde el origen de la civilización y la única razón por la que han logrado sobrevivir a tantas generaciones, gobiernos y regímenes políticos es el hecho de que las haciendas de los casos exitosos se han posicionado como una buena alternativa: pagas impuestos y tienes acceso a servicios públicos; pero en México, no necesariamente es el caso.

Más de 27 millones de mexicanos trabajan en el sector formal—agricultura, servicios, construcción, manufactura o comercio—sin tener acceso a prestaciones de ningún tipo.

Además de los deficientes servicios de seguridad y educación, a alguien se le ocurrió que era buena idea universalizar, al menos en papel, el acceso a un seguro médico sin importar que vendas películas pirata o mercancía robada, y que quien financia dicho seguro, sean únicamente los que pagamos impuestos. Por supuesto, los mexicanos merecemos servicios universales de calidad pero también merecemos que las finanzas de esos servicios sean manejadas de manera responsable y que exista cierta congruencia entre lo que podemos aportar, lo que aportamos y lo que recibimos.

Contribuciones simples

El argumento de que es menos costoso permitir la informalidad que cobrar contribuciones tan pequeñas perdió validez hace varios años: la economía informal paga impuestos, pero no al Estado.

México tiene una tasa de recaudación muy baja, 18.7% del PIB según la OCDE—el porcentaje más bajo de entre los países analizados por la organización. Sin embargo, los negocios informales pagan un especie de impuesto informal o “uso de suelo” a los y las líderes de cada zona o cada tipo de puesto; en 2007 se calculaba que el “impuesto” que el Estado no recibe era aproximadamente del 4% del PIB de ese año, cifra recaudada por alguien distinto a éste.

Además, constituir un negocio y llevar una buena contabilidad es casi imposible para muchas personas, ya que los trámites fiscales continúan siendo sumamente complejos. Hoy por hoy, es urgente que las autoridades hacendarias, tanto federal como locales,  hagan que los trámites para el pago de impuestos sean accesibles a toda la población y establezcan incentivos claros para que los profesionistas y comercios informales se regularicen. Recordemos que para que eso suceda, también tienen que existir incentivos, como buenos servicios y un sistema fiscal que permita deducciones realistas y acordes con cada actividad laboral.

Temas  como el empleo y, en este caso, el empleo formal, nos interesan a todos. Los y las candidatas de las próximas elecciones tienen posturas definidas en estos temas; como siempre, hay que fijarnos en cómo proponen cambiar esta situación.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué Brasil es considerado el "laboratorio perfecto" para probar las vacunas contra COVID-19

El país sudamericano, donde ha habido más de 3,5 millones de casos de la enfermedad, ofrece una "oportunidad de oro" en el desarrollo de la fórmula contra el coronavirus, según los mismos científicos que las investigan.
1 de septiembre, 2020
Comparte

Brasil, uno de los países más asolados por la pandemia de coronavirus, se ha convertido en un campo de pruebas de vacunas contra la covid-19.

El país sudamericano, donde ha habido más de 3,5 millones de casos de la enfermedad, es considerado por los científicos que investigan vacunas como una “oportunidad de oro”.

Allí se están probando dos de las vacunas más promisorias y avanzadas contra la infección: la de la Universidad de Oxford con la farmacéutica AstraZeneca y la de la empresa china Sinovac.

Y otras dos, de las farmacéuticas estadounidenses Johnson & Johnson y Pfizer, acaban de recibir aprobación de las autoridades para comenzar en el país sus ensayos clínicos.

Con esto las autoridades brasileñas esperan que sus ciudadanos puedan estar entre los primeros en ser inoculados contra la infección.

E incluso han planteado la posibilidad de producir estas vacunas internamente y exportarlas al resto de América Latina.

Pero ¿por qué Brasil es considerado un “laboratorio ideal” para llevar a cabo ensayos clínicos de vacunas?

vacuna

Reuters
En Brasil se están probando dos de las vacunas más avanzadas contra covid-19 y otras dos comenzarán pronto sus ensayos en ese país.

El doctor Jon Andrus, experto en epidemiología e inmunización de la Universidad George Washington en Estados Unidos, quien fue subdirector de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), señala que las altas tasas de transmisión comunitaria del virus es uno de los principales criterios para poder probar una vacuna.

Pero tal como le explicó a BBC Mundo, hay otras razones por las que Brasil es considerado un escenario perfecto para la investigación de vacunas.

“Ciertamente se necesita una situación donde tienes suficiente prevalencia de una enfermedad para poder probar la eficacia de una vacuna y si ésta va a funcionar”.

“Pero pienso que en Brasil hay casi una tormenta perfecta para los ensayos porque además de la alta prevalencia, el país tiene una larga historia de excelencia en salud pública, con instituciones de investigación reconocidas a nivel mundial como Fiocruz (Fundación Oswaldo Cruz) en Río de Janeiro, que durante décadas han estado realizando investigación y ensayos”, afirma el experto.

Vacuna

Getty Images
Más de 170 vacunas contra covid-19 están siendo investigadas alrededor del mundo.

En efecto, Fiocruz es la institución científica que está participando en la investigación y producción de la vacuna de Oxford y AstraZeneca.

Otra institución brasileña reconocida mundialmente, el Instituto Butantan, de Sao Paulo, está participando en la producción de la vacuna china de Sinovac.

Capacidad de producción

Pero también está la experiencia y fortaleza de Brasil en sus programas nacionales de inmunización y su larga tradición en la producción de vacunas.

La planta de Bio-Manguinhos, que pertenece a Friocruz, es uno de los centros de producción de vacunas más grandes de América Latina.

Allí se procesan millones de dosis de vacunas contra la fiebre amarilla, la tuberculosis y el sarampión, entre otras enfermedades.

Y el Instituto Butantan es actualmente el principal productor de vacunas contra la influenza o gripe del hemisferio sur, con una capacidad para producir 100 millones de dosis.

“Hay que destacar que Brasil ha tenido un enfoque estratégico para llegar a ser autosuficiente en la producción de vacunas“, le dice a BBC Mundo Cristiana Toscano.

La doctora es miembro del grupo de expertos asesores para vacunas contra la covid-19 de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Desde hace tres décadas los varios gobiernos han reforzado e invertido en la capacidad nacional pública, así que casi todos los laboratorios de producción de vacunas son financiados con dinero público”, añade.

laboratorio

Getty Images
Brasil cuenta con una larga tradición de desarrollo y producción de vacunas.

En efecto, la mayoría de las vacunas en Brasil, señala la experta, que también es profesora de la Universidad Federal de Goiás, se producen localmente o se intenta establecer mecanismos de transferencia de tecnología con las grandes compañías farmacéuticas.

Y esto es precisamente lo que ahora se está negociando con las vacunas de Oxford y Sinovac: transferir tecnología para producir ambas vacunas localmente.

Los acuerdos

Tanto la vacuna de AstraZeneca como la de Sinovac están llevando a cabo la fase 3 de sus ensayos clínicos.

Los ensayos de la primera se realizan con unos 5.000 voluntarios brasileños. En la segunda participan 9.000 voluntarios.

Como parte de los acuerdos preferenciales para las vacunas que se están probando en Brasil, el país inicialmente recibirá la materia prima para llevar a cabo las etapas finales de producción.

Ambos acuerdos incluyen transferencia de tecnología para que Brasil posteriormente pueda producir las vacunas desde el inicio.

En el acuerdo con Oxford-AstraZeneca el gobierno brasileño invertirá US$127 millones a cambio de tecnología y equipo para que Fiocruz pueda producir inicialmente 30 millones de dosis de la vacuna durante su fase de pruebas.

Si la vacuna demuestra ser efectiva, Brasil podrá producir otros 70 millones de dosis.

El acuerdo entre Sinovac y Butantan ofrecerá a los brasileños 120 millones de dosis de la vacuna.

vacuna

Getty Images
Las autoridades de Brasil indican que esperan poder empezar a vacunar a sus ciudadanos en el primer semestre de 2021.

Los funcionarios brasileños han indicado que esperan poder comenzar a vacunar a algunos de sus ciudadanos en el primer semestre de 2021.

Algunos expertos, sin embargo, han expresado dudas de que el país realmente esté en capacidad para producir dentro de seis meses la enorme cantidad de dosis de vacunas que necesitará para sus 212 millones de habitantes.

En años recientes la economía brasileña se ha contraído y las instituciones públicas del país han sufrido por la falta de financiamiento.

Y tal como le dijo a la agencia Reuters el exministro de Salud, José Gomes Temporao, la transferencia de tecnología toma tiempo, puede tardar entre cinco y 10 años, por lo que los laboratorios del país podrían no estar listos para iniciar en 2021 la producción de las vacunas.

“Es imposible”, declaró Gomes Temporao. “(La transferencia) toma mucho tiempo. Quizás podrán acelerarla un poco, pero no tanto”.

La doctora Cristiana Toscano cree, sin embargo, que Brasil sí está capacitado para recibir la tecnología y comenzar la producción de las vacunas.

“Todo depende de la tecnología de la que estamos hablando y de si el sitio tiene la capacidad”, le dice a BBC Mundo la experta de la OMS.

“Hay tecnologías nuevas que no han sido utilizadas y estoy de acuerdo en que transferirlas puede ser un proceso de hasta 10 años”.

“Pero Butantan, por ejemplo, realmente tiene experiencia en la producción de muchas vacunas inactivadas, como la de Sinovac. Tiene un laboratorio de seguridad que es capaz de hacer todo lo que se necesita para producir una vacuna inactivada”, agrega.

El desafío de la inmunización

Pero hay otro enorme desafío que Brasil tendrá que superar: cómo vacunar a sus millones de habitantes cuando sus programas de inmunización han sufrido retrocesos debido a las campañas de desinformación.

ataúd

Getty Images
Más de 110.000 personas han muerto en Brasil por la pandemia.

En 2019, por primera vez en 25 años, Brasil no logró cumplir los objetivos de vacunación de ninguna de las inoculaciones que suministraba de forma rutinaria.

Esta es una tendencia que ha ocurrido en todos los países de la región debido a las campañas antivacunas y a la creciente renuencia de la gente a ser inmunizada.

“Creo que el principal desafío será cómo mantener actualizado el programa de vacunación que ya estaba afectado aún antes de la pandemia de covid-19 y cómo incorporar ahora a ese programa una nueva vacuna”, afirma Cristiana Toscano.

“Serán desafíos logísticos y operacionales que requerirán movilización, entrenamiento, combatir la renuencia a la vacunación, además de toda la organización de distribución y administración de las 35.000 unidades de vacunación”, agrega la experta.

¿Demasiado optimismo?

Todo lo anterior, sin embargo, es bajo el supuesto de que realmente habrá una vacuna que será efectiva y segura.

Aún no se sabe si alguna de las que se están probando en Brasil, o en otras partes del mundo, mostrarán resultados positivos cuando finalicen los ensayos clínicos.

Bolsonaro

Getty Images
La respuesta del gobierno brasileño a la pandemia ha sido errática.

¿Qué ocurrirá entonces si fracasan las candidatas a las que Brasil está apostando?

El gobierno brasileño está intentando diversificar sus opciones y ha expresado interés en unirse a la iniciativa COVAX de la OMS, que intenta garantizar el acceso global rápido e igualitario a las vacunas contra la covid-19.

Los expertos coinciden en que, por ahora, cualquier apuesta a una vacuna es arriesgada mientras no se conozcan los resultados de los ensayos clínicos.

Y decir que una vacuna estará lista en 2021 podría ser una afirmación demasiado optimista.

“Es importante recordar que no debemos estar esperando una solución mágica”, expresa el exsubdirector de la OPS, Jon Andrus.

“Debemos ser humildes y recordar que no siempre hemos sido exitosos, que tenemos muchas enfermedades para las que no hemos podido encontrar una vacuna a pesar de estar trabajando durante décadas con ellas, como el VIH”, le dice a BBC Mundo.

“Por eso es tan importante que hagamos lo que podemos hacer ahora: todas las intervenciones de salud pública como mantener el distanciamiento social, usar mascarillas, realizar pruebas y rastreo de casos, y seguir las prácticas de higiene”, agrega.

Y la experta de la OMS está de acuerdo.

“La meta que estamos proponiendo (para tener una vacuna en el primer semestre de 2021) parece optimista, pero está condicionada a la aprobación de los ensayos clínicos si éstos muestran resultados positivos y a la aprobación de las autoridades reguladoras”, le dice Cristiana Toscano a BBC Mundo.

“Y mientras eso ocurre es necesario minimizar las expectativas y ser más realistas”, agrega la experta.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0&t=

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.