Ejército mexicano: primera vez en 70 años con tres generales presos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Ejército mexicano: primera vez en 70 años con tres generales presos

El arraigo de cuatro altos militares rompe con una tradición en la cual, la alta jerarquía militar no había sido involucrada en escándalos, y mucho menos se había cuestionado su lealtad al Estado mexicano.
Por Alejandro Rosas
21 de mayo, 2012
Comparte

“Baluarte inmaculado de las instituciones”, así definió el presidente Ávila Camacho, al Ejército, al comenzar la década de 1940 cuando comenzaba el exitoso proceso de regresarlo a los cuarteles y garantizar su lealtad, después de varias décadas en que los militares habían definido la vida política nacional y los ejércitos se movían en torno a la figura de uno o más caudillos. Bajo la sombra de la revolución institucionalizada, el Ejército encontró su lugar hasta convertirse en garante de la estabilidad y la paz social dentro del sistema político mexicano.

El reciente arraigo de cuatro oficiales de la alta jerarquía militar mexicana –dos generales de división en retiro, un general Brigadier y un teniente coronel de caballería también en retiro-, cimbra a una de las instituciones más sólidas –hasta ahora- del Estado mexicano y rompe con una tradición de más de 70 años en la cual, la alta jerarquía militar –como cuerpo- no había sido involucrada en escándalos, y mucho menos se había cuestionado su lealtad al Estado mexicano –el caso del general Jesús Gutiérrez Rebollo condenado a 40 años de cárcel por sus vínculos con el cártel de Juárez, en 1997, aparece más como un hecho aislado-.

Uno de los grandes e indiscutibles logros de la revolución institucionalizada desde 1929 fue haber organizado, tecnificado y profesionalizado al ejército nacional, pero sobre todo haber creado una serie de mecanismos que permitieron que el ejército se conviritiera en garante de la estabilidad política y la paz social, incluso por encima del propio partido oficial, como quedó demostrado al no intervenir en la transición democrática de los últimos años del siglo XX y mucho menos lo que fue la prueba de fuego de su lealtad hacia las instituciones: la alternancia presidencial del 2000.

Hasta antes de su proceso institucional, el ejército había visto de todo; la mayor parte de los miembros del victorioso ejército de la revolución –particularmente el que acompañó a los sonorenses al poder tras la caída de Carranza en 1920-, eran militares improvisados, hechos sobre el campo de batalla, sin ningún sentido de clase y cuya lealtad era hacia el caudillo, no hacia la causa o los principios.

Este ejército sufriría una importante y definitiva transformación entre 1920 y 1940.

Varios de los generales y oficiales que llegaron al poder con los sonorenses, murieron en 1924 cuando decidieron sumarse a la rebelión delahuertista en contra del gobierno de Obregón –en lo que fue una verdadera purga militar-. Luego de la poda bélica,  durante el régimen de Calles (1924-1928), comenzó la reorganización y profesionalización del ejército, aún así, México vivió todavía dos movimientos armados de cierta importancia: en 1929 se levantó en armas Gonzalo Escobar –que cimbró la incipiente estabilidad del ejército pero fue derrotado- y en 1939, Saturnino Cedillo, quien cayó muerto en campaña.

Luego de la rebelión de 1939 –la última que involucró a una parte del ejército-, el fantasma de una revolución armada organizada desde el interior del propio ejército nacional desapareció por completo y aunque en 1940 y en 1952, viejos generales compitieron por la presidencia de la república –Juan Andreu Almazán y Miguel Henríquez Guzmán, respectivamente- y hubo algunos connatos de rebelión debido a los fraudes denunciados, el ejército mexicano mantuvo su lealtad al gobierno legalmente constituido.

Los viejos generales optaron por el retiro de la vida pública, por encontrar acomodo dentro de las entrañas del sistema jugando a la política, como aquellos que fundaron el Partido Auténtico de la Revolución Mexicana en 1954 o por aceptar prebendas y concesiones que alejaron el fantasma de la intromisión militar en la política nacional. No fue gratuito que el ejército recibiera un gran terreno para su Hospital Central, creara sus propias escuelas de medicina e ingeniería, tuviera un fondo de ahorro que permitió la creación del banco del ejército y la armada. El ejército ha permanecido fiel a las instituciones, bajo cualquier circunstancia, desde 1940.

El arraigo ha despertado toda clase de suspicacias; los cuatro oficiales están detenidos, pero no han sido acusados formalmente; aún están sujetos a investigación.

Sin embargo, cualquiera que sea el resultado tras cumplirse el periodo de arraigo -40 días-, el ejército ha recibido un golpe a su integridad que no tiene parangón en la historia reciente. Si los oficiales son acusados, el gobierno tendrá que reconocer que ha sido infiltrada la última línea de defensa del Estado mexicano; si los oficiales son liberados, el gobierno tendrá que explicar las razones de haber procedido así, provocando cuando menos un distancimiento entre el poder político y el poder militar que no se había visto en la historia reciente de México, en momentos en que el país necesita cerrar filas.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Las mutaciones están volviendo al COVID-19 más infeccioso?

Si bien se han detectado miles de cambios en el virus, hasta ahora los científicos solo han registrado uno que posiblemente altera su comportamiento.
25 de julio, 2020
Comparte

El coronavirus que está amenazando al mundo en este momento no es el mismo que el coronavirus que surgió por primera vez en China.

El SARS-CoV-2, el nombre oficial del virus que causa la enfermedad covid-19, está mutando.

Pero, si bien los científicos han detectado miles de mutaciones, o cambios en el material genético del virus, hasta ahora solo se ha señalado una que podría alterar su comportamiento.

Las preguntas cruciales sobre esta mutación son: ¿esto hace que el virus sea más infeccioso, o letal, en humanos? ¿Y podría representar una amenaza para el éxito de una futura vacuna?

Este coronavirus en realidad está cambiando muy lentamente en comparación con un virus como el de la gripe.

Con niveles relativamente bajos de inmunidad natural en la población, sin vacuna y pocos tratamientos efectivos, no tiene presión para adaptarse.

La mutación señalada, llamada D614G y situada dentro de la proteína espiga -la proteína en forma de punta que el virus utiliza para penetrar en nuestras células- apareció en algún momento después del brote inicial de Wuhan, probablemente en Italia. Ahora se ve en hasta en el 97% de las muestras en todo el mundo.

Ventaja evolutiva

La pregunta es si este dominio significa que la mutación que le da al virus alguna ventaja, o si es solo por casualidad.

coronavirus

Getty Images
La mutación D614G se sitúa dentro de la proteína espiga, la que el virus utiliza para penetrar en nuestras células

Los virus no tienen un gran plan. Mutan constantemente y, si bien algunos cambios ayudan a que un virus se reproduzca, algunos pueden dificultarlo. Otros son simplemente neutrales.

Son un “subproducto del virus que se replica”, dice la doctora Lucy van Dorp, del University College London. “Hacen autostop” sobre el virus sin cambiar su comportamiento.

La mutación que ha surgido podría haberse generalizado solo porque tuvo lugar temprano en el brote y se extendió, algo conocido como el “efecto fundador”. Esto es lo que para la doctora Van Dorp y su equipo probablemente explica que la mutación D614G sea tan común. Pero esto es cada vez más controvertido.

Un número creciente -tal vez la mayoría- de virólogos cree ahora, como explica el doctor Thushan de Silva, de la Universidad de Sheffield, que hay suficientes datos para decir que esta versión del virus tiene una “ventaja selectiva” -una ventaja evolutiva- sobre la versión anterior.

Aunque todavía no hay pruebas suficientes para decir que “es más transmisible” en las personas, dice De Silva, está seguro de que “no es neutral”.

 

Cuando se estudió en condiciones de laboratorio, el virus mutado ingresó con mayor eficacia a las células humanas que aquellos sin la variación, dicen los profesores Hyeryun Choe y Michael Farzan, en la Universidad Scripps en Florida.

Los cambios en las proteínas espiga que usa el virus para adherirse a las células humanas parecen permitirle “pegarse mejor y funcionar de manera más eficiente”.

Pero ahí es donde pusieron el límite.

El profesor Farzan dijo que las proteínas espiga de estos virus eran diferentes de una manera que era “consistente con, pero no demostraba, una mayor transmisibilidad”.

Pruebas de laboratorio

En el Genome Technology Center de la Universidad de Nueva York, el doctor Neville Sanjana, quien normalmente pasa su tiempo trabajando en la tecnología de edición genética CRISPR, ha ido un paso más allá.

Su equipo editó un virus para que tuviera esta alteración en la proteína espiga y lo enfrentó contra un virus SARS-CoV-2 real del brote inicial de Wuhan, sin la mutación, en las células de los tejidos humanos. Él cree que los resultados demuestran que el virus mutado es más transmisible que la versión original, al menos en el laboratorio.

Van Dorp señala que “no está claro” cuán representativos son estos resultados de la transmisión en pacientes reales. Pero el profesor Farzan dice que estas “marcadas diferencias biológicas” fueron “lo suficientemente sustanciales como para inclinar un poco la evidencia” a favor de la idea de que la mutación está haciendo que el virus se propague mejor.

Fuera de una placa Petri, hay alguna evidencia indirecta de que esta mutación hace que el coronavirus sea más transmisible en humanos. Dos estudios han sugerido que los pacientes con este virus mutado tienen mayores cantidades del virus en sus muestras de hisopos.

Sin embargo, no encontraron evidencia de que esas personas se enfermaran o permanecieran en el hospital por más tiempo.

coronavirus particles in pink

SCIENCE PHOTO LIBRARY
Dos estudios han sugerido que los pacientes con la versión mutada del coronavirus tienen mayores cantidades del virus en sus muestras de hisopos.

En general, que sea más transmisible no significa que un virus sea más letal; de hecho, suele ser cierto lo contrario. No hay evidencia de que este coronavirus haya mutado para enfermar más o menos a los pacientes.

Pero incluso cuando se trata de transmisibilidad, la carga viral es solo una indicación de qué tan bien se está propagando el virus dentro de una sola persona. No explica necesariamente lo eficaz que es infectando a otros.

El “estándar de oro” de la investigación, un ensayo controlado, aún no se ha llevado a cabo. Eso podría implicar, por ejemplo, infectar a los animales con una u otra variante del virus para ver cuál se propaga más en una población.

La profesora Bette Korber, del Laboratorio Nacional de Los Álamos en EE.UU. e investigadora principal de uno de los estudios, dijo que no había consenso, pero la idea de que la mutación aumenta la carga viral de los pacientes es “cada vez menos controvertida a medida que se acumulan más datos”.

La mutación es la pandemia

Cuando se trata de observar a la población en su conjunto, es difícil observar que el virus se vuelva más (o menos) infeccioso. Su curso ha sido alterado drásticamente por intervenciones, incluidas las medidas de cuarentena.

Pero la profesora Korber dice que el hecho de que la variante ahora parece ser dominante en todas partes, incluso en China, indica que puede ser más eficaz en la transmisión entre las personas que la versión original. Cada vez que las dos versiones estuvieron en circulación al mismo tiempo, la nueva variante se impuso.

Gente con mascarilla paseando en Barcelona.

Getty Images
Una de las medidas adoptadas para evitar la propagación del virus es el uso de mascarillas.

De hecho, la variante D614G es tan dominante que ahora es la pandemia. Y lo lleva siendo desde algún tiempo, tal vez incluso desde el comienzo de la epidemia en lugares como Reino Unido y la costa este de EE.UU.

Entonces, aunque la evidencia está aumentando de que esta mutación no es neutral, no necesariamente cambia la forma en que debemos pensar sobre el virus y su propagación.

En un apunte más tranquilizador, la mayoría de las vacunas en desarrollo se basan en una región diferente de la espiga, por lo que esto no debería tener un impacto en su desarrollo.

Y hay alguna evidencia de que la nueva forma es igual de sensible a los anticuerpos, lo que puede protegerte contra una infección una vez que la hayas tenido o hayas sido vacunado.

Pero dado que la ciencia del covid-19 se mueve tan rápido, esto es algo que todos los científicos, donde sea que se sitúen sobre el significado de las mutaciones actuales, estarán vigilando.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FkdL3esx7t0

https://www.youtube.com/watch?v=Fq8jbuaUW0M

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.