close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Detienen a un tercer General; enfrentarán proceso por la vía civil
En las próximas horas podrían ser detenidos más militares presuntamente involucrados con el cártel de los hermanos Beltrán Leyva y de Los Zetas.
Por Omar Sánchez de Tagle
18 de mayo, 2012
Comparte

La “Operación limpieza”, lanzada por la PGR en el 2008; la muerte de Arturo Beltrán Leyva, en diciembre del 2009; y la captura de Edgar Valdez Villarreal, “La Barbie”, en agosto del 2010, dio desde entonces nuevas líneas de investigación a las autoridades federales, sobre todo en lo que respecta a la colaboración de mandos militares en complicidad con grupos de narcotraficantes, tanto, que la Procuraduría General de la República ha decidido investigar hasta el momento a tres generales de la Secretaría de la Defensa Nacional.

De esta forma, y por la vía civil y no por la militar, el Ministerio Público Federal solicitó, desde el pasado 7 de marzo, diversas órdenes de localización y presentación contra Generales y otros mandos militares que pudieran estar involucrados con el cártel de los hermanos Beltrán Leyva y de Los Zetas.

De hecho, funcionarios a cargo de la investigación detallaron que en las próximas horas podrían ser detenidos más militares presuntamente involucrados con dicha organización delictiva.

Fue así que ayer la propia Sedena informó, que personal perteneciente a la Procuraduría General de Justicia Militar, logró cumplimentar la orden de localización y presentación contra el General de División Diplomado de Estado Mayor retirado, Ricardo Escorcia Vargas.

En las próximas horas, Escorcia Vargas será interrogado por personal ministerial adscrito a la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), bajo la misma averiguación previa que fue abierta contra el ex subsecretario de la Defensa Nacional, Tomas Ángeles Dauahare, y del general Roberto Dawe González.

Funcionarios de la SIEDO explicaron que  las investigaciones contra los generales surgen de distintos testigos protegidos,  como presuntamente de documentos y fotografías que descubrieron las autoridades al capturar a “La Barbie”.

De acuerdo a Alejandro Ortega Sánchez, abogado del general Ángeles Dauahare, en las constancias ministeriales se habla de un testigo protegido de nombre Jennifer, quien fuera un operador del cártel de los hermanos Beltrán Leyva.

Destaca que Jennifer,  ha dado cuenta a la PGR de varios casos en los que los hermanos Beltrán Leyva pagaban a altos funcionarios protección, tal es el caso del ex titular de la SIEDO, Noé Ramírez Mandujano, y de Fernando Rivera Hernández, director de inteligencia de la SIEDO.

El testigo protegido de nombre Jennifer cobra relevancia en las investigaciones de la llamada “Operación Limpieza”, la pesquisa anticorrupción más importante de los últimos años que puso en descubierto a una red de funcionarios involucrados con los hermanos Beltrán Leyva.

Pero Jennifer ha sido utilizado, entre otros casos, ejemplo de ello es el del ex alcalde de Cancún, Greg Sánchez, a quien se le acusó por supuestos vínculos con los Beltrán Leyva, pero al término de las investigaciones y de un arraigo, éste salió libre por falta de pruebas.

El arraigo

Ayer, el Juez Primero Federal Penal Especializado en Cateos, Arraigos e Intervenciones de Comunicaciones otorgó al ministerio público federal la medida cautelar del arraigo por 40 días contra los generales Tomas Ángeles Dauahare y Roberto Dawe González.

Lo anterior como parte de la averiguación previa PGR/SIEDO/UEIDCS/112/2010, iniciada en marzo y con antecedentes en otras indagatorias del 2009, entre cuyas evidencias están los testimonios de varias personas procesadas.

Fue así que bajo un fuerte dispositivo de seguridad de más de 30 elementos militares y federales los generales fueron trasladados al Centro Federal de Investigaciones de la PGR, en la colonia Doctores del Distrito Federal.

Este viernes 18 de mayo, el General Roberto Dawe González promovió una demanda de amparo contra el arraigopor 40 días que le dictaron las autoridades mexicanas. El amparo también contempla un recurso contra la retención de la que Dawes es objeto y cualquier otra orden de aprehensión que exista en su contra.

Los antecedentes del General Ricardo Escorcia Vargas

De acuerdo a un comunicado de la Sedena, el general Escorcia Vargas “causó baja del servicio activo el 16 de abril de 2010 por haber cumplido la edad límite, ascendiendo al grado inmediato para efectos de retiro, de conformidad con lo establecido en la Ley del Instituto de Seguridad Social para las Fuerzas Armadas Mexicanas”.

Dos años y medio antes de causar baja, el general pasó un mal momento del cual legalmente salió limpio, pues el 31 de diciembre del 2007 cuando era comandante de la 24 Zona Militar fue abruptamente separado de su cargo al tiempo que fue degradado.

Y el motivo no era para menos, pues tres días antes, militares y elementos de la Policía Federal Preventiva permitieron el aterrizaje de un avión Air-king procedente de Sudamérica cargado de cocaína, avión que era monitoreado por la Drug Enforcement Administration (DEA)

Tanto la DEA como personal de la Sedena  advirtieron a la 24 Zona militar de la llegada del avión, pese a ello, la aeronave aterrizó en el aeropuerto de Marino-Matamoros en Morelos, lugar en el que los tripulantes y la droga desaparecieron.

Tras este hecho Escorcia Vargas fue enviado a Mazatlán, Sinaloa como jefe de Estado Mayor de la Tercera Región Militar, en el cargo no duró ni dos meses pues en marzo del 2008 pidió año sabático y regresó a vivir a Cuernavaca; Morelos

General Roberto Dawe González

De acuerdo a José Ordoñez, abogado del  general brigadier Dawe González, el militar estaba a cargo de una zona militar en Colima cuando fue requerido en la Ciudad de México por los altos mandos de la Sedena, al llegar y acudir a la sede castrense, fue enviado a la SIEDO, y desde el lunes se encuentra declarando ante el Ministerio Público

La CNDH pide a la PGR informes sobre las detenciones de los Generales

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) pidió a la PGR informes sobre las quejas presentadas por los abogados de los generales Dawe y Ángeles, para verificar si se han vulnerado sus garantías individuales.

Según Alejandro Ortega Sánchez, defensa, dijo que la SIEDO mintió al rendir los informes ante el organismo nacional y que “desde el martes que fueron asegurados se les ha negado todo contacto con su defensa y se les impuso un defensor de oficio”.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
El "ataúd nuclear" que gotea material radioactivo en el océano Pacífico
El estado de una estructura de concreto que encapsula material radioactivo dejado por las pruebas nucleares realizadas por Estados Unidos entre 1946 y 1958 preocupa tanto a los habitantes de las Islas Marshall como al Secretario General de Naciones Unidas.
18 de mayo, 2019
Comparte

La campanada de alerta la volvió a hacer sonar el propio secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, mientras hablaba con un grupo de estudiantes en Fiyi.

“Acabo de estar con la presidenta de las Islas Marshall (Hilda Heine), y está muy preocupada por el riesgo de que se filtre el material radioactivo contenido por una especie de ataúd que hay en el área”, dijo.

Guterres estaba describiendo así al llamado “domo de Runit” o “domo Cactus”, una estructura de concreto construida en la isla del mismo nombre para encapsular el material radioactivo dejado por las pruebas nucleares realizadas por Estados Unidos en el área entre 1946 y 1958.

Las 67 explosiones nucleares en los atolones de Bikini y Enewetak -al que pertenece Runit- incluyeron la detonación en 1954 de “Bravo”, una bomba de hidrógeno 1.000 veces más poderosa que la que cayó en Hiroshima y el arma más poderosa jamás detonada por EE.UU.

Y a finales de la década de 1970, más de 4.000 soldados estadounidenses pasaron tres años recogiendo los restos radiactivos depositados en seis de las islas del atolón de Enewetak para colocarlos en el cráter dejado en Runit por la llamada prueba “Cactus” -la explosión de una bomba de superficie de 18 kilotones-, el que fue recubierto por el domo de concreto.

En total, se estima que la estructura que los locales llaman “la Tumba”, recubre al menos 73.000 metros cúbicos de material radioactivo, incluyendo plutonio-239, una de las sustancias más tóxicas del planeta.

Y la cúpula de concreto de medio metro de grosor que sobresale entre los arbustos y palmeras que renacieron en Runit no es el único recuerdo de las brutales detonaciones.

4 de las 40 islas de Enewetak fueron completamente vaporizadas por las pruebas, con cráteres de kilómetros de diámetro remplazando a algunas de ellas.

Y según la radiotelevisora pública australiana ABC, en la actualidad únicamente tres de las islas del atolón son consideradas lo suficientemente seguras para ser habitadas.

Secuelas

“Como todos sabemos, el Pacífico ya fue victimizado antes”, fue como Guterres se refirió a lo ocurrido en el territorio de las Islas Marshall, territorio que solo se independizó completamente de EE.UU. en diciembre de 1990.

“Y las consecuencias (de las pruebas nucleares) han sido bastante dramáticas, en relación con la salud, en relación con el envenenamiento de las aguas en algunas áreas”, reconoció en declaraciones recogidas por la agencia AFP.

De hecho, según ABC, el mismo departamento de Energía de EE.UU. ha prohibido las exportaciones de pescado y pulpa de coco desde Enewetak, por causa de la contaminación.

Y eso también ha forzado cambios en la dieta de los habitantes del atolón, que ahora dependen casi exclusivamente de comida enlatada y procesada “que han generado problemas de salud como la diabetes”.

Parte del problema es que el domo de Runit -que fue concebido como una solución temporal– ya presenta grietas en la superficie, y charcos con líquidos salobres a menudo se forman en el anillo.

Pero EE.UU. también renunció a la idea de sellar el fondo del domo con concreto antes de almacenar el material radioactivo, por considerarlo demasiado costoso, lo que significa que la estructura nunca ha sido realmente capaz de evitar filtraciones.

De hecho, aunque un reporte elaborado en 2013 por el departamento de Energía de EE.UU. encontró que “existe la posibilidad de que las aguas subterráneas contaminadas provenientes del Domo Runit fluyan hacia el entorno marino subterráneo cercano“.

También concluyó que eso no necesariamente se traduciría en un aumento significativo de los niveles de contaminación del área.

Pero esto es porque el área circundante ya está bastante contaminado, como producto de las filtraciones, y por el sencillo hecho de que la operación de limpieza en Enewetak después de las pruebas nucleares recogió menos del 1% del material radioactivo generado.

“El inventario radiológico enterrado debajo del Domo Runit palidece en comparación al inventario actual de radionúclidos en los atolones de la laguna”, se lee en el reporte.

Y aunque el Secretario General de Naciones Unidas no entró a valorar lo que se debe hacer con respecto al domo, Guterres reconoció en Fiyi que la historia nuclear del Pacífico todavía necesita ser debidamente abordada.

“Hay mucho por hacer mucho en relación con las explosiones que tuvieron lugar en la Polinesia Francesa y las Islas Marshall (…) con las consecuencias para la salud, el impacto en las comunidades y otros aspectos”, dijo, sin descartar compensaciones monetarias y otros “mecanismos para permitir que estos impactos se minimicen”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=pXpSgVrh0_0

https://www.youtube.com/watch?v=e7iqwokK-xg

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.