México está por debajo de Uganda en cuanto a libertad de prensa
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

México está por debajo de Uganda en cuanto a libertad de prensa

México se ubicó en el lugar 143 en materia de libertad de prensa a nivel mundial, por debajo de naciones con regímenes autoritarios o con problemas de violencia social como Uganda, Congo, Senegal, Colombia, Egipto o Libia
Por Paris Martínez
4 de mayo, 2012
Comparte

En 2011, México se ubicó en el lugar 143 en materia de libertad de prensa a nivel mundial, por debajo de naciones con regímenes autoritarios o con problemas de violencia social como Uganda, Congo, Senegal, Colombia, Egipto o Libia, según el informe anual de la organización Freedom House, con sede en Nueva York, que desde los años 80 viene evaluando las condiciones en las que se ejerce el periodismo en 197 países del orbe.

Debido a esta situación, México fue ratificado en la categoría de país “no libre”, en la que cayó desde 2010, ya que, aunque no es gobernado por un régimen autoritario, como Cuba o Venezuela, se trata de una “nación democrática” en la que la libertad de prensa se ha visto doblegada por “el tráfico internacional de drogas ilícitas, el empleo de la fuerza militar en las principales ciudades contra grupos delictivos, y por la imposibilidad de promover reformas significativas en materia de rendición de cuentas e imperio de la ley”.

Creada en 1941, bajo el auspicio de Eleanor Roosevelt (esposa de Franklin D. Roosevelt, presidente demócrata de Estados Unidos entre 1932 y 1945), la organización Freedom House emplea tres parámetros para determinar el nivel de independencia periodística de cada país, empezando por el ambiente legal que priva en cada uno, es decir, si cuentan con leyes que permitan a sus respectivos gobiernos limitar la libertad de prensa; en segundo lugar se analizó el ambiente político, para identificar la existencia de presiones a los medios y a los periodistas por parte de autoridades u otros actores, así como la práctica de la censura o la autocensura, además de los reportes de intimidación extralegal o violencia contra los comunicadores; por último, se auscultó el ambiente económico de cada nación, principalmente la concentración de medios, su transparencia y la existencia de subsidios oficiales.

Con base en estos indicadores, la organización internacional determinó que, en una escala en la que 0 representa total libertad de presa, y 100 la ausencia absoluta de garantías para ejercer el periodismo, México reúne 62 puntos, a la par de Algeria, la República Centroafricana, Guinea y Honduras.

 

Bullets

La presentación del informe de Freedom House, realizado en El Colegio de México, estuvo a cargo de su coordinadora, Karin Deutsch Karlekar, quien subrayó que, en años recientes, la libertad de prensa dejó de ser acosada únicamente por regímenes autoritarios, para convertirse en presa de los poderes informales surgidos en “naciones democráticas”.

México, por ejemplo, donde ha habido un avance en materia legislativa, al eliminarse la difamación del código penal, es también uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo, “debido a la expansión de los cárteles de la droga, a la decisión del gobierno de combatirlos con las fuerzas armadas y a las debilidades en sus instituciones de seguridad pública”.

A continuación, enlistamos las principales razones por las cuales la organización internacional consideró que en México no hay libertad para ejercer el periodismo:

◊ Los asesinatos de periodistas y trabajadores de la comunicación tienen el fin de demostrar lo que los grupos del crimen organizado pueden hacer y fomentar así un ambiente de terror. De los siete comunicadores que fueron víctimas en 2011, cuatro eran blogueros.

◊ Ante la cada vez mayor capacidad de presión de los cárteles en contra de periodistas y medios de comunicación, cada vez se censuran con mayor frecuencia las informaciones relacionadas con el hampa, que se suma al acoso de las autoridades. Además, se han vuelto frecuentes la autocensura.

◊ En un número creciente de ciudades mexicanas, los medios se ven presionados a seguir las órdenes de los cárteles, que en varias entidades de la república han llegado a tener un control activo de las agendas informativas.

◊ Las autoridades también suelen presionar a los medios y los periodistas, mientras que, en “algunos casos”, policías o funcionarios locales “parecen estar involucrados (…), lo cual crea un ambiente donde los periodistas no saben de dónde vienen las amenazas ni cómo evitar la violencia.

◊ Las autoridades judiciales federales tienen dificultades para vigilar a los funcionarios locales que responden a las organizaciones delictivas o que abusan del poder, mientras que las investigaciones sobre los crímenes contra periodistas “a menudo son incompletas o manipuladas”.

◊ En febrero, la agrupación internacional Reporteros sin Fronteras reportó que fueron los once periodistas asesinados en 2011 .

◊ Este jueves, 13 fundaciones y agrupaciones gremiales, así como 31 reporteros, publicaron una lista con los nombres de los 95 reporteros asesinados desde el año 2000 (lista que concluye con Regina Martínez), ademaás de otros 15 desaparecidos.

 

Veracruz, “donde la pala cuela”

El informe de Freedom House fue presentado en México este jueves 3 de mayo, en coincidencia con el Día Mundial de la Libertad de Prensa y, también, con el hallazgo de cuatro cadáveres en Veracruz, tres de los cuales son de periodistas, hecho ocurrido a tan sólo hace apenas una semana fue ejecutada la corresponsal de la revista Proceso, Regina Martínez.

En esta entidad federativa, destaca el documento, se experimentó durante 2011 una “violencia excepcional” hacia los trabajadores de los medios, y pone como ejemplo los asesinatos, en junio, del columnista Miguel Ángel López Velasco, su esposa e hijo, así como el periodista Noel López Olguín, mientras que en julio fue secuestrada, torturada y asesinada la reportera Yolanda Ordaz de la Cruz, a gresiones tras las cuales “todos los reporteros de policía huyeron del estado, dejando a la ciudad sin periodistas de investigación policiaca”. En total, el año pasado siete comunicadores fueron asesinados en Veracruz.

Por ello, adelantó Javier Hernández Valencia, representante en México de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de la ONU, quien acompañó la presentación del informe, “en la próxima oportunidad que se tenga debemos ir a Veracruz, para acompañara a los colegas periodistas y de organizaciones dedicadas a libertad de expresión, aquí donde la espada quema, aquí, donde la pala cuela”.

 

La otra mafia

Otro factor clave para que México sea un país considerado “no libre” para el ejercicio periodístico es el peso de los corporativos mediáticos, en particular de Televisa, TV Azteca, Telmex y la docena de familias que controlan la industria radiofónica.

A pesar de que “la sociedad civil mexicana critica estas prácticas oligopólicas –señala el informe–, la falta de voluntad política impide que funcionarios y políticos se enfrenten a los poderosos medios de comunicación y telecomunicaciones”.

De esta forma, se destaca, en México:

◊ La publicidad en medios de comunicación se utiliza ocasionalmente para influir en el contenido editorial, al igual que el soborno y la concesión de favores, especialmente por parte de funcionarios locales y actores políticos, en particular durante periodos electorales.

◊ La cobertura informativa de televisión está dirigida por intereses corporativos de empresas privadas, principalmente Televisa y TVAzteca, que controlan 85% de la oferta. A la par, durante 2011 “no hubo ningún progreso en las reformas estructurales requeridas para compensar los problemas provocados por la concentración de los medios electrónicos”.

◊ La industria telefónica está dominada por Telmex, que está tomando posesión de los servicios de televisión de cable y de proveedores de internet, lo cual, a su vez, limita el desarrollo de infraestructura, elevando el costo del servicio.

◊ Por último, las propuestas para abrir el sector de telecomunicaciones a la competencia y fortalecer los medios de comunicación sin fines comerciales se estancaron, en parte, porque los políticos, al parecer, temían represalias por parte de las grandes empresas de comunicación.

 

Lo mejor y lo peor

Según la medición de Freedom House, en una década, el número de países en los que el periodismo se ejerce con plena libertad disminuyó de 75 en 2001, a 66 en 2011, y aquí te presentamos los cinco mejor evaluados durante el año pasado:

◊ Finlandia

◊ Noruega

◊ Suecia

◊ Bèlgica

◊ Dinamarca

En tanto que, los cinco países con menor libertad para realizar periodismo durante 2011 fueron:

◊ Bielorrusia

◊ Eritrea

◊ Uzbekistán

◊ Turkmenistán

◊ Korea del Norte

En el ranking americano, los primeros cinco lugares son ocupados por:

◊ Santa Lucía

◊ Saint Vincent

◊ Jamaica

◊ Estados Unidos

◊ Barbados

Y los últimos cinco países americanos en materia de libertad para la prensa durante el año pasado fueron:

◊ Paraguay

◊ Honduras

◊ México

◊ Venezuela

◊ Cuba.

Si deseas consultar el ranking mundial de libertad de prensa, en su versión completa, Haz clic aquí

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué son los anticuerpos monoclonales y por qué podrían ser una alternativa contra el COVID

En paralelo a la búsqueda de una vacuna, investigadores analizan la posibilidad de utilizar anticuerpos monoclonales tanto para evitar la infección de SARS-CoV-2 como para combatirla.
27 de agosto, 2020
Comparte

A la par que avanza la carrera por encontrar una vacuna contra la covid-19, equipos de investigación y farmacéuticas en todo el mundo continúan buscando desesperadamente alternativas para lidiar con la enfermedad provocada por el coronavirus.

Y uno de los hallazgos que se perfila como prometedor es la terapia de anticuerpos monoclonales (mAbs), un tipo de fármaco que puede utilizarse tanto para prevenir la infección como para tratarla una vez que la enfermedad se ha desarrollado.

¿Qué son los anticuerpos monoclonales?

Cuando nuestro cuerpo detecta la presencia de un antígeno, en este caso el SARS-CoV-2, el sistema inmunitario produce anticuerpos, unas proteínas destinadas a neutralizar a ese antígeno en particular, con el objetivo de evitar que penetre en nuestras células, secuestre su mecanismo y se reproduzca.

Los anticuerpos monoclonales son copias sintéticas creadas en el laboratorio a partir de un clon de un anticuerpo específico, hallado en la sangre de una persona que se ha recuperado de la covid-19.

Es decir, los mAbs imitan a los anticuerpos que nuestro cuerpo produce de forma natural.

Viaje en transporte público durante la pandemia.

Getty Images
En tanto no se encuentre una cura o una vacuna, muchas medidas de seguridad como la distancia social y el uso de mascarillas seguirán vigentes en la mayor parte del mundo.

“A diferencia de una vacuna, que introduce una proteína o material genético en nuestro organismo para estimular al sistema inmune (para que genere anticuerpos), estos son anticuerpos que se le suministran al cuerpo para brindarle protección”, le explica a BBC Mundo Jens Lundgren, médico especializado en enfermedades infecciosas de la Universidad de Copenhague y del hospital Rigshospitalet, en Dinamarca.

“Es lo que llamamos inmunidad pasiva”, añade el investigador, quien lidera uno de los ensayos sobre anticuerpos monoclonales de la farmacéutica Eli Lilly.

Terapias exitosas

Desarrollados por primera vez como terapia en los años 70, se utilizan en la actualidad para tratar exitosamente una serie de enfermedades que abarcan desde el sida hasta numerosos tipos de cáncer.

Dese el inicio de la pandemia, son muchos los laboratorios -AstraZeneca, Regeneron, VirBiotechnology, Eli Lilly y Adimab, entre otros- que se han abocado a investigar anticuerpos monoclonales que resulten efectivos contra el coronavirus, y han hallado decenas que se muestran promisorios.

Desde una perspectiva terapéutica, le explica a BBC Mundo Gigi Gronvall, profesora especializada en inmunología del Centro Johns Hopkins de Seguridad Sanitaria en Estados Unidos, los anticuerpos monoclonales son relativamente similares a la terapia de plasma convaleciente, en la que el paciente recibe plasma de una persona recuperada, pero constituyen una forma “mucho más moderna y depurada”.

Laboratorio

Getty Images
Los mAbs se han utilizado con éxito para tratar otras enfermedades como el cáncer.

“Cuando le das plasma a alguien, le estás dando todos los anticuerpos que produjo esa persona. Unos pueden ser efectivos, pero otros no. Lo que contiene es un poco un misterio”, dice la profesora.

En cambio los anticuerpos monoclonales “están hechos a partir de la selección de aquellos que tienen la capacidad de neutralizar al virus”.

El proceso de aprobación de estos fármacos puede llegar a ser más rápido, añade Gronvall, dado que los entes reguladores están muy familiarizados con los mAbs ya se emplean para tratar numerosas enfermedades.

“Su mecanismo de acción está muy comprendido: sabemos que los anticuerpos se unen a cosas y por eso bloquean físicamente la entrada del virus a la célula”, explica.

“Para los reguladores, es fácil saber lo que ocurre con ellos, por eso pueden llegar a superar los obstáculos de las regulaciones antes que las vacunas”, afirma la académica.

“Mejores que la vacuna”

Laura Walker, directora asociada de Adimbab, uno de los laboratorios que investiga anticuerpos monoclonales para la covid-19 y cuyos ensayos clínicos comenzarán en enero, confía más en la capacidad profiláctica de los anticuerpos monoclonales que en la terapéutica.

“En algunos casos han funcionado en el contexto del tratamiento. El ejemplo más reciente es el del ébola, donde los anticuerpos monoclonales demostraron reducir los índices de mortalidad en pacientes enfermos y también en casos de VIH, pero no sabemos si va a funcionar con el SARS-CoV-2”.

Abuela saludando a su nieta detrás de una ventana

Getty Images
Para las personas mayores, que no reaccionan tan bien con las vacunas, los mAbs pueden ser una mejor opción.

“No ha funcionado en casos de virus respiratorio sincitial (VSR), no ha demostrado un gran éxito con la influenza, ni tampoco en otros virus respiratorios”.

Aunque reconoce que en el caso de la covid-19, cuyo período de incubación es más largo en comparación por ejemplo con la gripe, puede haber una ventada de oportunidad más grande para la terapia.

De lo que no duda, sin embargo, es de los beneficios que puede ofrecer como método para prevenir la enfermedad, y considera incluso que los anticuerpos monoclonales pueden tener más ventajas que las vacunas.

Una vacuna, dice la experta, induce la producción de todo tipo de anticuerpos y solo una porción de ellos son neutralizantes.

“Al poder elegir anticuerpos, solo seleccionamos los más potentes. En nuestro caso, por ejemplo, hemos identificado anticuerpos muy raros. Y, uno en particular, es extremadamente potente no solo contra el SARS-CoV-2, que produce la covid-19, sino también contra varios otros virus de la familia de los SARS”, asegura.

“Estos son los tipos de anticuerpos que queremos producir a gran escala, no solo para darle inmunidad en esta pandemia a las personas que no responden bien a las vacunas, sino para futuras pandemias, ya que es muy probable que veamos más coronavirus en el futuro”.

La vacuna también puede inducir anticuerpos muy potentes, continúa Walker, pero estos “pueden no estar presentes en grandes cantidades”.

“Por esta razón, suministrar un único anticuerpo monoclonal pero con una alta potencia y en una dosis alta puede brindar una protección más elevada que una vacuna”, acota.

Otro punto débil de las vacunas en comparación con los mAbs, señalan Gronvall y Walker, es que no funcionan de la misma manera para todos los rasgos etarios.

Plasma

Getty Images
El tratamiento con mAbs vendría a ser una versión moderna y mucho más depurada del tratamiento con plasma convalesciente.

“Son efectivas para la gente joven, pero a veces la gente mayor no genera una respuesta inmunitaria tan poderosa ante una vacuna. Lo hemos visto por ejemplo con la vacuna de la gripe”, dice.

Lo mismo ocurre en el caso de las personas inmunodeprimidas.

La inmunidad pasiva, en cambio, no tiene este problema.

Las dificultades son otras…

Costo, período de inmunidad y efecto contrario

Por un lado, está el tiempo en que se mantendría la inmunidad de los anticuerpos monoclonales que, modificaciones de por medio, podría oscilar entre los cinco y seis meses.

No se sabe aún qué inmunidad otorgará una vacuna contra la covid-19, pero recordemos que, en la mayoría de las vacunas, una dosis alcanza para toda la vida, mientras que otras necesitan uno o dos refuerzos cada 10 años.

Sin embargo, el mayor problema es el acceso a este fármaco y el costo de producción, que supera con creces a los de una vacuna.

Según un reporte de Wellcome, una fundación de salud global e independiente que hizo un llamado para expandir el acceso a los anticuerpos monoclonales, “el 80% de los mAbs se venden en EE.UU., Europa y Canadá”.

“Solo el 20% de los mAbs se vende en el resto del mundo, que conforma el 85% de la población global. Pocos, si algunos, están disponibles en países de ingresos bajos y medios”, dice el informe publicado a mediados de agosto.

Estos tratamientos médicos se encuentran entre los más caros del mundo. Para darnos una idea, el precio promedio de un tratamiento con mAbs en EE.UU. oscila entre US$15.000 y US$200.000 al año.

Y, por último existe otro problema vinculado a su seguridad.

Si bien los anticuerpos son un arma de defensa, en algunos casos “actúan de forma opuesta, acrecentando la infección“, le dice Lundgren a BBC Mundo.

Es un complejo fenómeno conocido como amplificación de la infección dependiente de anticuerpos, en el que algunos anticuerpos en vez de prevenir la entrada del virus a la célula, la facilitan.

Por el momento, “no lo hemos visto con la covid-19, pero se ha visto con otras infecciones virales”, aclara el investigador.

Esto deberá ser evaluado minuciosamente en ensayos clínicos.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PM9KBQyKHz8

https://www.youtube.com/watch?v=Zh_SVHJGVHw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.