México, octavo país en asesinato de periodistas: CPJ
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

México, octavo país en asesinato de periodistas: CPJ

El Centro de Protección a Periodistas señala que México está entre 12 país en los cuales el gobierno ha fracasado en su intento por enjuiciar a los culpables
Por Omar Sánchez de Tagle
4 de mayo, 2012
Comparte

Manifestación de periodistas en Veracruz.//FOTO: Cuartoscuro

México ocupa el octavo lugar en el mundo de aquellos países en donde los periodistas son asesinados en forma recurrente y en el cual los gobiernos han fracasado en su intento por enjuiciar a los culpables, lo anterior se logra observar en el reporte elaborado por Comité para Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés).

En dicho informe, el CPJ relata la forma en que 12 países durante los últimos nueve años (2002-2011) se han olvidado de proteger a los periodistas y peor aún la forma en que no se han resuelto los crímenes.

Países como Irak, Somalia, Filipinas, Sri Lanka, Colombia, Nepal y Afganistán están por encima de México en cuanto al tema de violencia contra periodistas.

Lo que podría ser una buena noticia para nuestro país, es que en otro informe del mismo comité, se detalla cuáles son los 16 países en dónde prevalece y existe más censura, en estos, no se encuentra México.

La segunda investigación identifica a Eritrea, Corea del Norte, Siria e Irán como los peores en materia de censura. Para la CPJ al negar el ingreso de la prensa internacional e imponer un control arbitrario sobre las coberturas nacionales, Eritrea, en el cuerno de África, aparece como el país con más censura en el mundo.

De hecho en esta lista de países donde existe más censura, Corea del Norte, Siria e Irán son tres países en los que las vastas restricciones sobre la información tienen grandes consecuencias para la estabilidad geopolítica y nuclear.

Corea del Norte,  por ejemplo, sigue siendo un lugar extraordinariamente hermético, ya que casi todo el contenido informativo local es provisto por la Agencia Central de Noticias de Corea (KCNA).

Los países con mayor censura utilizan una amplia gama de técnicas de censura, desde el sofisticado bloqueo de páginas web y de transmisiones satelitales por parte de Irán, hasta los sistemas regulatorios opresivos de Arabia Saudita y Belarús; desde el control de los medios de comunicación estatales en Corea del Norte y Cuba, hasta las duras tácticas de encarcelamiento y violencia en Eritrea, Uzbekistán y Siria.

Para determinar esta lista, “el personal del CPJ consideró a todos los países de acuerdo a 15 criterios distintos. Entre ellos figuran el bloqueo a páginas web, restricciones a la grabación y divulgación electrónica, ausencia de medios de comunicación privados o independientes, limitaciones a los movimientos de periodistas, requisito de licencias para ejercer periodismo, el monitoreo de los periodistas por las fuerzas de seguridad, interferencia de emisiones extranjeras y bloqueo a corresponsales extranjeros”.  De este estudio  todos los países de la lista cumplen con al menos 10 de estos puntos.

México el octavo en impunidad en materia de crimen contra periodistas.

De acuerdo a este organismo que tiene su sede en Nueva York, “la red de narcotráfico, crimen y corrupción oficial” que hay en México, “ha impulsado una ola de violencia en extensas regiones del país, misma que también ha producido un efecto devastador en la prensa”.

Dentro de los índices mostrados por CPJ se expone que al menos 15 casos de periodistas asesinados permanecen sin resolverse en la última década en nuestro país, esto sin tomar en cuenta los tres asesinatos cometidos esta última semana en Veracruz contra Regina Martínez, Gabriel Huge, Guillermo Luna y Esteban Rodríguez.

“Pero con 11 periodistas que han desaparecido durante este período, y una cantidad numerosa de asesinatos cometidos bajo circunstancias poco claras, el registro de México es probablemente mucho peor”.

El efecto que hay actualmente en México por parte de reporteros, fotógrafos y directivos de los medios de comunicación es una “autocensura generalizada ante el clima de temor, que obliga a muchos medios de comunicación a abandonar la cobertura de temas sobre crimen y corrupción. “Balaceras en las calles de ciudades importantes como el caso de Reynosa no reciben cobertura, según muestra la investigación del CPJ”.

Es de destacarse que como parte de este fenómeno periodistas y ciudadanos “se han volcado a las redes sociales para intercambiar información sobre las actividades de los criminales, aunque también han encontrado peligro al hacerlo”.

En este reporte CPJ indica que el asesinato en 2011 de la periodista de Nuevo Laredo María Elizabeth Macías Castro fue el primer caso documentado en la historia de dicho organismo de una reportera caída en represalia por su labor informativa en las redes sociales.

México

Puntaje en el índice de impunidad: 0,132 casos no resueltos por 1 millón de habitantes.

Año anterior: Ocupaba el octavo puesto con un puntaje de 0,121.

1. Irak

No se registraron condenas en los casos de 93 periodistas asesinados en la última década. El ritmo de la violencia letal ha disminuido desde 2006 y 2007, cuando decenas de asesinatos ocurrían en medio de una ola de crímenes sectarios, pero los periodistas continúan siendo el blanco de ataques. En 2011, hombres armados asesinaron al conductor de radio y cineasta Hadi al-Mahdi en su casa de Bagdad.

Puntaje en el índice de impunidad: 2.906 casos no resueltos por 1 millón de habitantes

Año anterior: Ocupaba el puesto primer con un puntaje de 2 mil 921.

2. Somalia

Con 11 asesinatos no resueltos, Somalia ocupa el segundo lugar por tercer año consecutivo. La prensa somalí ha enfrentado una ofensiva de ataques, la mayoría provenientes de militantes de Al-Shabaab. Pero fuerzas de gobierno transicional también amenazaron a periodistas somalíes. En 2011, tras cubrir una tensa sesión del Parlamento Federal Transicional, el periodista Abdisalan Sheikh Hassan fue baleado en la cabeza por un atacante armado que vestía uniforme militar.

Puntaje en el índice de impunidad: mil 183 casos no resueltos por 1 millón de habitantes.

Año anterior: Ocupaba el segundo puesto con un puntaje de mil 099.

3. Filipinas

Incluso tras la horrible masacre en la provincia de Maguindanao en 2009, que cobró la vida de 30 periodistas y otras 20 víctimas, las autoridades de filipinas aún no han logrado combatir la impunidad en forma efectiva. El procesamiento de decenas de sospechosos con vínculos políticos en el ataque de Maguindanao ha sido marcado por demoras y oscurecido por acusaciones de sobornos e intimidación de testigos. El número de muertes aumentó nuevamente en 2011 cuando un sujeto armado disparó contra Gerardo Ortega, un reconocido periodista quien cubría temas de medio ambiente y corrupción, en una tienda de ropa.

Puntaje en el índice de impunidad: 0,589 casos no resueltos por 1 millón de habitantes.

Año anterior: Ocupaba el tercer puesto con un puntaje de 0,609.

4. Sri Lanka

El gobierno de Mahinda Rajapaksa ha fracasado en su intento de procesar a cualquiera de los responsables de los nueve asesinatos que han tenido lugar durante este período en el poder, primero como primer ministro y luego como presidente. Todas las víctimas habían cubierto temas políticos sensibles en forma crítica respecto al gobierno. En 2006, por ejemplo, el periodista tamil Subramaniyam Sugitharajah fue asesinado semanas después de haber informado sobre el homicidio de cinco estudiantes tamiles. En meses recientes, funcionarios del gobierno han lanzado fuertes amenazas de violencia contra sus críticos, un hecho alarmante teniendo en cuenta que el 60% de las víctimas en Sri Lanka fueron amenazadas antes de ser asesinadas.

Puntaje en el índice de impunidad: 0,431 casos no resueltos por 1 millón de habitantes.

Año anterior: Ocupaba el cuarto puesto con un puntaje de 0,443.

5. Colombia

A medida que la justicia logró obtener algunas condenas y el número de periodistas asesinados se ha reducido, el índice de impunidad de Colombia ha mejorado cada año desde 2008. Pero el registro del país permanece inaceptablemente alto, un legado de su pasado letal y las continuas deficiencias en el procesamiento de casos abiertos. Al menos ocho casos de periodistas asesinados en la última década permanecen sin resolverse.

Puntaje en el índice de impunidad: 0,173 casos no resueltos por 1 millón de habitantes.

Año anterior: Ocupaba el quinto puesto con un puntaje de 0, 241.

6. Nepal

Fuerzas de seguridad débiles y una cultura de protección política crearon un clima de impunidad en Nepal, donde cinco casos de periodistas asesinados permanecen sin resolverse. Líderes maoístas, por ejemplo, han intentado bloquear la investigación sobre el secuestro seguido de asesinato del periodista Prakash Singh Thakuri en 2007. En 2011, dos sospechosos fueron condenados en el asesinato de 2009 de Uma Singh, quien había cubierto temas sensibles como los derechos de las mujeres y violencia comunitaria.

Puntaje en el índice de impunidad: 0,167 casos no resueltos por 1 millón de habitantes.

Año anterior: Ocupaba el séptimo puesto con un puntaje de 0,205.

7. Afganistán

El registro de Afganistán permaneció mayormente estancado. Si bien no se registraron condenas en cinco casos de periodistas asesinados durante la última década, tampoco hubo asesinatos deliberados desde 2008. Entre los casos no resueltos figura el asesinato de Zaki Zakia en 2006, quien fue fundador de una radio independiente en la provincia de Parwan. La emisora era conocida por su cobertura sobre política local, temas sobre mujeres y derechos humanos.

Puntaje en el índice de impunidad: 0,145 casos no resueltos por 1 millón de habitantes.

Año anterior: Ocupaba el sexto puesto con un puntaje de 0,235.

8. México

Puntaje en el índice de impunidad: 0,132 casos no resueltos por 1 millón de habitantes.

Año anterior: Ocupaba el octavo puesto con un puntaje de 0,121.

9. Rusia

El registro de Rusia no ha cambiado, con 16 asesinatos no resueltos. La víctima más reciente es Gadzhimurad Kamalov, fundador del semanario independiente Chernovik de Daguestán, quien fue baleado mientras abandonaba su lugar de trabajo en diciembre de 2011.

Puntaje en el índice de impunidad: 0,113 casos no resueltos por 1 millón de habitantes.

Año anterior: Ocupaba el noveno puesto con un puntaje de 0,113.

10. Pakistán

Con 19 casos sin resolverse, el índice de Pakistán ha empeorado en forma considerable en años recientes. Militares y funcionarios de inteligencia están sospechados de haber jugado un rol importante en una serie de casos.

Puntaje en el índice de impunidad: 0,109 casos no resueltos por 1 millón de habitantes.

Año anterior: Ocupaba el décimo puesto con un puntaje de 0,082.

11. Brasil

Nuevos ataques letales contra la prensa han producido que Brasil retroceda en sus esfuerzos por combatir la impunidad. La justicia ha sentenciado a los autores en al menos cinco casos de periodistas asesinados en años recientes, mientras que los tribunales condenaron a los que planearon los crímenes en al menos dos casos. En 2011, el director de un periódico local, Edinaldo Filgueira, fue víctima de múltiples disparos después de publicar una encuesta en su blog que reflejaba descontento con el gobierno local.

Puntaje en el índice de impunidad: 0,026 casos no resueltos por 1 millón de habitantes.

Año anterior: Ocupaba el duodécimo lugar con un puntaje de 0,026.

12. India

Con cinco casos no resueltos, India retuvo su lugar en el índice. Todas las víctimas fueron periodistas de medios impresos que informaban sobre crimen, corrupción y política.

Puntaje en el índice de impunidad: 0,005 casos no resueltos por 1 millón de habitantes

Año anterior: Ocupaba el decimotercer puesto con un puntaje de 0,006

Metodología

El Índice de Impunidad del CPJ calcula el número de asesinatos de periodistas no resueltos como un porcentaje en relación con la población del país. Para este índice, el CPJ examinó asesinatos de periodistas ocurridos entre el 1 de enero de 2002 y el 31 de diciembre de 2011, que permanecían sin resolver. Solo aquellas naciones con cinco o más casos sin resolver fueron incluidas en este índice.

El CPJ define como asesinato a todo ataque deliberado contra un periodista en particular en relación con el trabajo de la víctima. Asesinatos constituyen más del 70% de muertes entre periodistas relacionadas con su labor, según una investigación del CPJ. Este índice no incluye casos de periodistas asesinados en combate o mientras realizaban tareas peligrosas como la cobertura de protestas callejeras.

Los casos son considerados no resueltos cuando no se obtuvo condena alguna. Los datos de población de los Indicadores Mundiales para el Desarrollo de 2010 del Banco Mundial fueron utilizados para calcular el puntaje de cada país.

Tabla estadística

Puestos País Casos no resueltos Población (en millones) Cálculo Puntaje
1 Irak 93 32 93/32 2,906
2 Somalia 11 9,3 11/9,3 1,183
3 Filipinas 55 93,3 55/93,3 0,589
4 Sri Lanka 9 20,9 9/20,9 0,31
5 Colombia 8 46,3 8/46,3 0,173
6 Nepal 5 30,0 5/30,0 0,167
7 Afganistán 5 34,4 5/34,4 0,145
8 México 15 113,4 15/113,4 0,132
9 Rusia 16 141,8 16/141,8 0,113
10 Pakistán 19 173,6 19/173,6 0,109
11 Brasil 5 194,9 5/194,9 0,026
12 India 6 1.170, 9 6/1179,9 0,005

Fuente para datos sobre población:

Indicadores Mundiales para el Desarrollo 2010, Banco Mundial

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
EPA

Entre el 30% y el 50% del agua en el mundo se obtiene de manera ilegal, según estudio

La agricultura consume alrededor del 70% del agua disponible en el planeta y la forma en la que la obtiene no siempre es legítima. 3,000 millones de personas no tienen acceso a servicios de agua potable seguros y solo el 10% del agua en el mundo se destina a los hogares.
EPA
15 de septiembre, 2020
Comparte

Puede sonar difícil de creer que entre el 30% y el 50% del agua en el mundo sea “robada”.

Como también parece sorprendente que el 70% de ese recurso sea destinado para la agricultura cuando casi un tercio de la población del planeta no tiene acceso a servicios potables.

Sin embargo, diferentes estudios y expertos señalan que eso es lo que ocurre.

El agua es “robada” o desviada y en lugar de abastecer a las poblaciones se dirige al negocio del agro, según explica a BBC Mundo Adam Loch, experto en el tema de la Universidad de Adelaide (Australia).

Pero el problema no termina ahí.

El planeta desecha la tercera parte de los alimentos que produce y eso hace más injusta esta desproporción en el uso que hacemos del agua, como comenta Richard Connor, responsable del Informe Mundial de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos.

“Es una desperdicio cuando se destina a la sobreproducción de comida”, señala a BBC Mundo.

El “gran robo”

La escasez de agua se agudizó por el cambio climático primero y después por la pandemia del coronavirus.

3.000 millones de personas no tienen acceso a redes de distribución, según la ONU, y el uso “desproporcionado” del recurso en rubros como la agricultura o la minería agrava el problema.

Represa

EPA
El agua se convirtió en un valioso recurso para la generación de electricidad.

Adam Loch señala que, a pesar de los vacíos jurídicos existentes alrededor de la propiedad y el valor del agua, se puede hablar de “robo” dado que existen actores dentro de este modelo de explotación que esquivan procedimientos legales a tal escala que entre el 30% y 50% del recurso se puede considerar sustraído.

Y en perjuicio de las poblaciones.

“Es difícil de precisar los porcentajes, pero sabemos que la agricultura es el mayor usuario a nivel mundial. Y encontramos que esa extracción o consumo en muchos casos se realiza sin que exista derecho legítimo“, explica el experto.

Loch, junto a un equipo de investigadores, publicó recientemente un ensayo titulado “Gran robo de agua”, publicado en la revista científica Nature.

En el trabajo sostienen que la incertidumbre y los cambios repentinos en el suministro de ese recurso aumentan las posibiidades de la ilegalidad de su uso.

“Por ejemplo, los períodos de sequía también pueden alterar las percepciones de las normas, la legitimidad y la equidad de las personas o entidades”, explica el investigador.

Loch añade que el fenómeno del robo del agua tiene un margen elevado de subregistro o directamente es minimizado por los estados.

Pone el ejemplo de la región andina sudamericana, donde no hay un adecuado control del consumo de los sistemas de riego y que puede ser un uso excesivo para maximizar las ganancias.

Zona árida en México

Reuters
Las regiones áridas y las que sufren largos periodos de sequía son un factor que impulsa a la extracción ilegal de agua.

Esta zona, compartida por Bolivia, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela produce plantaciones de alta demanda en el mercado mundial como la quinua que, a la vez, requieren altos niveles de agua después de la siembra.

Las dificultades

Para Richard Connor el concepto del “robo de agua” se puede utilizar, pero es necesario tomar en cuenta otras figuras.

“Se puede calificar así, pero también hablar de la pérdida del recurso”, explica.

El experto indica, como ejemplo, cuando el agua es desviada a través de canales artificiales o a través de tuberías.

“Cuando esto pasa es difícil de monitorear y determinar si se trata de robo”, explica.

Connor indica que existen muchas “áreas grises” con relación a las concesiones y a la propiedad como tal del agua.

“La agricultura usa enormes cantidades del recurso y puede ser usada de fuentes no permitidas como humedales, que se supone deben ser protegidos, pero también la aprovechan de los sistemas municipales legales”, indica.

Minas en Chile

Reuters
Actividades como la agricultura y la minería demandan grandes cantidades de agua.

El relator de Naciones Unidas explica que, en el mundo, se considera un bien común el agua que se encuentra en ríos, lagos, debajo de la tierra y otros espacios naturales, pero a la vez existen usuarios individuales y compañías que logran los derechos propietarios en determinadas regiones.

“Tratar de establecer quién es el dueño del agua es como buscar al dueño de la electricidad. Es bastante difícil de definir”, concluye.

Consecuencias

Los expertos consultados por BBC Mundo coinciden en que, se trate de robo, explotación o desvío, el uso desproporcional del agua afecta directamente a las poblaciones.

Y con mayor énfasis en las regiones que sufren largas sequías o que por condiciones socioeconómicas no tienen garantizados los servicios sanitarios y potables.

Solo el 10% del agua va para uso doméstico y la inmensa mayoría que va a la agricultura genera poco valor agregado para los productos internos brutos de los países”, indica Connor.

El experto añade que, si bien no hay productividad económica significativa en la distribución del recurso a los hogares, sí se generan beneficios sociales en diferentes áreas como la salud.

“Si la gente crece con acceso a agua potable, claro que repercute en menores costos futuros para los sistemas de salud”, afirma.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=WHVHsbI4oYs&t=

https://www.youtube.com/watch?v=d4L-tZXPhxY

https://www.youtube.com/watch?v=GFJ_N84JzUI&t=

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.