Periodista francés liberado por FARC pide mayor cobertura del conflicto armado
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Periodista francés liberado por FARC pide mayor cobertura del conflicto armado

Las declaraciones de Romeo Langlois tras su liberación despiertan polémica sobre seguridad, cobertura y entrenamiento para periodistas que cubren el conflicto colombiano.
31 de mayo, 2012
Comparte

Una de las primeras cosas que hizo el periodista francés Roméo Langlois después de ser liberado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), luego de 32 días de cautiverio, fue hablar sobre el papel de la prensa en el conflicto armado colombiano.

“Digo yo, como periodista, que hay que seguir cubriendo el conflicto desde todos los lados”, declaró Langlois cuando llegó al caserío de San Isidro, en el sureño departamento de Caquetá, donde lo esperaba la misión humanitaria que habría de llevarlo de regreso a casa.

Video difundido por las FARC como prueba de vida del periodista francés.

“Ojalá que el ejército siga llevando gente a las zonas de conflicto”, dijo el reportero, quien fue capturado por la guerrilla mientras viajaba “incrustado” en una unidad antinarcóticos de las fuerzas armadas colombianas. “Ojalá haya personas que también vayan con la guerrilla a mostrar el diario vivir de los combatientes”, agregó.

Con sus declaraciones, Langlois inmediatamente se posicionó en un debate que no ha parado en Colombia desde que fue capturado. Se trata de una polémica que inició antes incluso de que las FARC lo pusieran como condición para la liberación del corresponsal de France 24. Y la discusión ya llegó hasta el propio parlamento colombiano, que ha insistido en la necesidad de definir un “protocolo” para la cobertura del conflicto armado.

Seguro y entrenamiento

La iniciativa del “protocolo”, impulsada por el senador Armando Benedetti, no ha sido bien recibida por todos los periodistas, pues algunos creen que la medida podría terminar restringiendo su acceso a las zonas de combate.

Pero el congresista del oficialista Partido de la U le dijo a BBC Mundo que su único propósito era regular el apoyo dado por las fuerzas armadas a los periodistas, para garantizar así una mayor seguridad para estos últimos y también “para que la gente sepa como se sacan las imágenes”. “Yo soy de los que creen que el periodista debe informar quién fue el que lo incrustó y quién lo llevó a esa zona”, dijo Benedetti.

“El periodista también debe tener un seguro del medio de comunicación que le compra las imágenes o del que es corresponsal, debe tener mínimo un entrenamiento militar, otro de primeros auxilios”, explicó el Senador, quien también planea exigir que los informadores lleven su propio casco y chaleco antibalas.

Todas estas condiciones ya las cumplen los periodistas de algunos grandes medios, incluyendo a la BBC. Pero su cumplimiento podría resultar más difícil para algunos periodistas independientes o los que trabajan con medios con menos recursos.

Foto: Milenio

Benedetti, sin embargo, cree que hay alternativas que pueden explorarse para evitar que el “protocolo”, en el que ya estaría trabajando el Ministerio de Defensa, se erija en una barrera. “Un curso de primeros auxilios lo puede prestar la Cruz Roja sin ningún costo. El curso militar también lo puede prestar la fuerza pública”, le dijo a BBC Mundo.

Y las organizaciones de periodistas también pueden jugar un papel importante. De hecho, a raíz de la captura de Langlois un grupo de periodistas extranjeros empezó a trabajar en la constitución de una asociación de corresponsales. Su idea es trabajar estrechamente con las diferentes asociaciones que aglutinan a los periodistas colombianos.

El reto del balance

Para el director ejecutivo de una de esas asociaciones -Andrés Morales, de la Fundación para la Libertad de Prensa- lo mejor sería que iniciativas como la propuesta por Benedetti estuvieran a cargo de los periodistas y asociaciones gremiales.

Morales también insistió en que  hay que reconocer que el debate sobre la cobertura del conflicto y la seguridad de los hombres y mujeres de prensa tiene que ser más amplio. “El cubrimiento (del conflicto) es muy oficialista. Está muy sesgada hacia la información que se da desde las fuentes oficiales”, explicó.

“Y desafortunadamente en Colombia se ha estigmatizado a aquellos periodistas que han hecho un cubrimiento donde han tenido en cuenta a otras fuentes ligadas a grupos ilegales, llámese guerrilla, llámese paramilitares”, le dijo a BBC Mundo.

El expresidente Álvaro Uribe dio un ejemplo de esto en plena liberación del reportero francés. Desde su cuenta de twitter, @AlvaroUribeVel, el ex mandatario escribió: “Langlois: una cosa es la curiosidad del periodista y otra la identificación con el terrorismo”, y  “Langlois, qué hacía en Colombia, qué relación tenía con Farc? Algunos conocimos que usted sabe engañar”.

Las amenazas a la prensa también han hecho que en diferentes zonas del país los periodistas locales ya no estén informando sobre el conflicto armado. Y como en México los grandes medios rara vez llegan a las zonas rurales donde la guerra sigue siendo parte de la vida cotidiana.

Eso también fue hecho notar por Langlois, quien se refirió al conflicto colombiano como “un conflicto olvidado”. “Me parece triste que hay que retener gente para que la gente venga hasta estas zonas”, dijo Langlois.

Y la necesidad de hacerse oír de los habitantes de San Isidro y las veredas aledañas, ubicadas en pleno corazón de la “zona caliente”, se hizo más que evidente en la ceremonia de liberación del periodista francés, que se extendió por varias horas para aprovechar la presencia de varios medios internacionales.

BBC Mundo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los crímenes por los que condenaron a 'la Barbie', el narcotraficante que sonrió en su detención

'La Barbie' era uno de los capos del narcotráfico mexicano más violentos; en 2018 fue condenado a 49 años de prisión.
29 de noviembre, 2022
Comparte

El narcotraficante estadounidense de origen mexicano Édgar Valdez Villarreal, conocido como “la Barbie”, debía cumplir una condena de prisión hasta el año 2056 en Estados Unidos.

El que fuera capo del Cartel de Sinaloa y considerado uno de los más sangrientos del narcotráfico en México recibió en 2018 una sentencia de 49 años de cárcel.

Pero ahora su nombre ha desaparecido del listado de presos bajo custodia en los registros de la Agencia Federal de Prisiones de Estados Unidos.

“No está en custodia de la BOP (Agencia Federal de Prisiones)”, responde la página oficial al buscar el nombre del reo, según corroboró este martes BBC Mundo.

Las autoridades estadounidenses de momento no han revelado el paradero ni la situación del reo.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, anunció que su gobierno ha pedido explicaciones a Estados Unidos.

Expertos creen que “La Barbie”, apodado así por su pelo rubio y ojos azules, podría estar colaborando con las autoridades estadounidenses, a quienes brindaría información a cambio de ciertos beneficios como la inclusión en un programa de protección de testigos, la reducción de su sentencia u otro tipo de beneficios.

El narco sonriente

Cuando fue presentado ante los periodistas después de su captura en 2010, “La Barbie” no dejó de sonreír.

Édgar Valdez, "La Barbie"
Getty Images

El momento en que Édgar Valdez, “La Barbie”, fue detenido.

El gesto desató polémica en el país, pues muchos lo interpretaron como una burla a las autoridades.

En 2015 fue extraditado al país norteamericano, donde tres años después un tribunal de Atlanta, Georgia, lo condenó a 49 años y un mes de prisión, así como una multa de US$192 millones, por cuatro delitos de narcotráfico y uno de lavado de dinero.

Valdez Villarreal se había declarado culpable de las acusaciones para evitar la condena de cadena perpetua que se había solicitado en su contra.

El fiscal del caso alegó entonces que “importó toneladas de cocaína a Estados Unidos mientras sin piedad avanzaba hacia los más altos cargos de uno de los carteles más poderosos de México, dejando a su paso incontables vidas destruidas por la violencia”.

Paradójicamente, tras dictarse la sentencia el fiscal afirmó que el narcotraficante iría “a prisión casi por el resto de su vida“, y que esto era un mensaje a los líderes de carteles mexicanos que “deberían saber que, como ‘La Barbie’, serían responsabilizados de sus crímenes”.

La guerra de carteles de narcotráfico aún sigue en Tamaulipas, en el noroeste de México.

AFP
La guerra de carteles de narcotráfico aún sigue en Tamaulipas, en el noroeste de México.

Violencia y crueldad

Valdez Villarreal nació en Laredo, Texas, en agosto de 1973, y desde los 19 años fue acumulando antecedentes penales menores.

El gobierno estadounidense señaló que en el año 2000 “La Barbie” ya tenía un próspero negocio de distribución de marihuana y cocaína en su ciudad natal.

Sus operaciones se extendieron incluso a lugares como Nueva Orleans, Luisiana, Memphis, Tennessee y Misisipi.

La actividad del joven texano llamó la atención de los carteles mexicanos del narcotráfico.

Ese mismo año 2000 fue reclutado por Arturo Beltrán Leyva, “El Barbas”, que entonces era uno de los principales líderes del Cartel de Sinaloa (también llamado Cartel del Pacífico).

El capo le encargó una de las operaciones más importantes para la organización en ese momento: arrebatar el mercado y las rutas de tráfico de drogas de Nuevo Laredo, Tamaulipas, al Cartel del Golfo, que las controlaba.

La misión se acordó en un cónclave de líderes realizado en Cuernavaca, Morelos, según un informe del Centro del Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia (CENAPI).

El encuentro tuvo lugar al inicio de 2005. Durante todo ese año “La Barbie” y su grupo pelearon violentamente calle por calle por el control del tráfico en Nuevo Laredo, fronteriza con Estados Unidos.

Arturo Beltrán Leyva

AFP
Arturo Beltrán Leyva, del Cartel de Sinaloa, reclutó a “La Barbie”.

Allí nació el cariz de crueldad que la agencia antidrogas estadounidense, la DEA, atribuye a Valdez Villarreal.

La batalla fue el inicio de la guerra entre carteles que causó la muerte miles de personas, y que en algunas regiones del país todavía permanece.

Una captura mediática

Valdez Villarreal se convirtió en el personaje más cercano a Arturo Beltrán Leyva e incluso permaneció a su lado cuando el capo y sus hermanos rompieron su alianza con el Cartel de Sinaloa.

“El Barbas” fue abatido por la Marina en diciembre de 2009, y a partir de ese momento el texano tomó su propio camino.

Edgar Valdez, "La Barbie"

Getty
La vestimenta de Valdez Villarreal al momento de ser capturado llamó la atención de los medios.

Con su propio grupo emprendió una batalla por controlar el mercado de drogas en Guerrero, especialmente en el balneario de Acapulco, donde se vivieron algunas de las jornadas de mayor violencia en su historia.

La red del capo se extendió incluso a Morelos, la capital del país y el vecino Estado de México, donde fue capturado el 30 de agosto de 2010.

Al día siguiente fue presentado ante los medios en instalaciones de la Procuraduría (fiscalía) General de la República (PGR).

Fue el momento en que no paraba de sonreír.

Los videos y fotografías del momento lo muestran con la mirada divertida, una camiseta deportiva Ralph Lauren y tenis nuevos.

La sonrisa, junto con la ropa, fue lo que más llamó la atención de los medios, e incluso marcaron una especie de moda en los mercados informales de ropa.

Una semana después de la captura, en las calles de la capital mexicana se vendían réplicas de la camiseta verde de “La Barbie”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.