Pueblos indios de Oaxaca y Guerrero "envejecen" a causa de la migración
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Pueblos indios de Oaxaca y Guerrero "envejecen" a causa de la migración

Según un estudio, el flujo de campesinos ha provocado que, en Guerrero, los menores de 40 años representen a 13% de la población y los de más de 65 equivalen a 38.8%
Por Paris Martínez
8 de mayo, 2012
Comparte

Habitantes de Oaxaca.//FOTO: Cuartoscuro

Envejecimiento, despoblación, feminización de la vida comunitaria y de la agricultura, abandono de los adultos mayores, pérdida de habitantes con capacitación técnica, déficit de fuerza de trabajo, disminución del suelo forestal ante la evolución de la crianza de ganado, así como una extensa erosión del suelo agrícola son los principales problemas que enfrentan las comunidades indígenas de Oaxaca y Guerrero, a 50 años de que iniciara la migración masiva de campesinos mexicanos a Estados Unidos.

Según el estudio “Migración en el México indígena, impacto en la gobernanta local y en el manejo de territorios comunitarios”, elaborado por la UNAM y el Grupo Autónomo para la Investigación Ambiental, cuyos resultados fueron presentados ayer, el flujo de campesinos de estas entidades federativas hacia Estados Unidos ha provocado que, en Guerrero, los menores de 40 años en la Montaña Baja representen a 13% de la población y los que tienen más de 65 equivalen a 38.8% mientras que en la Sierra de Juárez, Oaxaca, se detectaron dos localidades en las que “el número de menores de 15 años es inferior al requerido para el remplazo de la población”.

Asimismo, en la Mixteca Oaxaqueña se detectó que 68% de los habitantes de pueblos indígenas tienen de 40 años en adelante, mientras que los jóvenes sólo llegan a 31%.

“De hecho –señala la investigadora Leticia Merino, coordinadora del estudio–, existen algunas regiones de estos estados en los que únicamente nacen uno o dos bebés al año, ya que la gran mayoría de los adultos en edad reproductiva se han ido”.

Abandono masculino

En las regiones estudiadas en Guerrero y Oaxaca, destaca el documento, “existe ausencia de hombres en edades productivas” motivada por cinco décadas de flujo migratorio constante, que se agravó en 1994 con la puesta en marcha del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, a grado tal que el índice de masculinidad en las zonas rurales-indígenas de ambos estados (es decir, la proporción de hombres en relación con las mujeres) cayó por debajo de la media nacional.

En la Mixteca Oaxaqueña, por ejemplo, hay 96 varones por cada 100 mujeres, mientras que en la Sierra Sur son 95 y en la Costa disminuyen hasta 93, siendo que el promedio en el resto del país es de 97 hombres por cada centenar de mujeres.

“Siempre son los hombres jóvenes los que se van primero”, señala Merino, “lo que ha generado mayor presión para las jefas de familia”, que en las comunidades indígenas oaxaqueñas están al frente de entre 18% y 24% de los hogares, según el poblado.

Mientras tanto, en la Montaña Baja de Guerrero, los académicos determinaron que, la migración de los hombres se ha traducido en una “feminización de la población, de la agricultura y de la participación social”.

Jóvenes, ni de aquí ni de allá

El estudio de la UNAM, integrado a la investigación internacional titulada “Migración, medios de vida rural y manejo de recursos naturales” (elaborada con apoyo de la fundación Ford, así como de los gobiernos canadiense y salvadoreño), establece también que la emigración profundiza la pobreza, más que reducirla, “en la medida en la que priva a las comunidades de su capital más valioso: los recursos humanos jóvenes”.

Reflejos inmediatos de esta ausencia son, según el documento, la “falta de fuerza de trabajo para llevar a cabo actividades de restauración y protección ambiental, el abandono y desconocimiento de grandes áreas de los territorios comunitarios, la desvalorización del potencial productivo de sus tierras” e, incluso, la violencia, asociada con el regreso de los emigrantes que, a su vez, encuentran dificultades para reintegrarse a las comunidades indígenas.

“Luego de muchos años de ausencia –se establece– el proceso de reincorporación enfrenta a las comunidades con nuevos retos”, ya que los que retornan enfrentan necesidades de salud específicas, mientras que sus capacidades de trabajo han sido “mermadas” y su visión de la vida se ha alejado de “las visiones de los que permanecieron”.

Ahora, concluye, “los jóvenes (de estas comunidades indígenas) no conocen el territorio, ni la estructura de gobierno comunal, ni las reglas y acuerdos comunitarios, tampoco participan en los espacios de información y toma de decisiones sobre los asuntos relevantes de las comunidades, mismas que son vistas como espacios donde su futuro no es viable”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

La desconocida extinción masiva que cambió la Tierra y permitió que los dinosaurios dominaran el planeta

El evento consistió en una serie de violentas explosiones volcánicas y desencadenó que los dinosaurios se convirtieran en la especie dominante por 165 millones de años.
Getty Images
18 de septiembre, 2020
Comparte
Erupción volcánica

Getty Images
Este episodio desencadenó la “era de los dinosaurios”, que duró 165 millones de años más.

Enormes erupciones volcánicas que ocurrieron hace 233 millones de años bombearon dióxido de carbono, metano y vapor de agua a la atmósfera.

Esta serie de violentas explosiones, en lo que ahora conocemos como la costa oeste de Canadá, provocaron un calentamiento global masivo.

Nuestra nueva investigación ha revelado que este fue un evento de extinción en masa que cambió el planeta y que mató a muchos de los tetrápodos dominantes, anunciando el amanecer de los dinosaurios.

La extinción masiva más conocida ocurrió al final del período Cretácico, hace 66 millones de años. Fue entonces cuando los dinosaurios, pterosaurios, reptiles marinos y amonitas se extinguieron.

Este evento fue causado principalmente por el impacto de un asteroide gigante que apagó la luz del sol y causó oscuridad y congelación, seguido de otras perturbaciones masivas de los océanos y la atmósfera.

Los geólogos y paleontólogos están de acuerdo en que existieron cinco de esos eventos, de los cuales la extinción masiva del Cretácico final fue la última. Por ello, nuestro descubrimiento de una extinción masiva que no se conocía podría parecer inesperado.

Y, sin embargo, este evento, denominado Episodio Pluvial Carniano, parece haber matado a tantas especies como lo hizo el asteroide gigante. Los ecosistemas terrestres y marinos cambiaron profundamente a medida que el planeta se calentaba y se secaba.

En la tierra, esto provocó cambios profundos en plantas y herbívoros. A su vez, con el declive de los dominantes tetrápodos herbívoros, como los rincosaurios y los dicinodontes, los dinosaurios tuvieron su oportunidad.

Los dinosaurios se habían originado unos 15 millones de años antes y nuestro nuevo estudio muestra que, como resultado del Episodio Pluvial Carniano, se expandieron rápidamente entre los siguientes 10 a 15 millones de años, convirtiéndose en la especie dominante en los ecosistemas terrestres.

Este episodio desencadenó la “era de los dinosaurios” que duró 165 millones de años más.

No fueron solo los dinosaurios los que encontraron así un nuevo punto de apoyo. Muchos grupos de tetrápodos modernos, como tortugas, lagartos, cocodrilos y mamíferos, se remontan a este tiempo de revolución recién descubierto.

Siguiendo las pistas

Este evento se identificó por primera vez de forma independiente en la década de 1980. Pero se pensó que estaba restringido a Europa.

Asteroide

Getty Images
Este evento parece haber matado a tantas especies como lo hizo el asteroide gigante.

Primero, geólogos de Alemania, Suiza e Italia reconocieron un cambio importante entre las faunas marinas ocurrido hace unos 232 millones de años, denominado evento de Rheingraben.

Luego, en 1986, yo identifiqué esto de forma independiente como un recambio a escala global entre tetrápodos y amonitas. Pero en ese momento, las técnicas de datación eran mucho más débiles que ahora y era imposible estar seguro de si ambos eran el mismo evento.

Las piezas del rompecabezas empezaron a encajar cuando los geólogos Mike Simms y Alastair Ruffell reconocieron en todo el Reino Unido y partes de Europa un episodio de aproximadamente un millón de años de climas húmedos.

Luego, el geólogo Jacopo dal Corso detectó una coincidencia en el tiempo entre el Episodio Pluvial Carniano y el pico de erupciones de los basaltos de Wrangellia.

Wrangellia es un término que los geólogos le dan a una placa tectónica estrecha que está unida a la costa oeste del continente norteamericano, al norte de Vancouver y Seattle.

Finalmente, en una revisión de la evidencia de rocas del Triásico, se detectó la huella del Episodio Pluvial Carniano, no solo en Europa, sino también en América del Sur, América del Norte, Australia y Asia.

British Columbia

Getty Images
Wrangellia es una placa tectónica unida a la costa oeste del continente norteamericano.

Estuvo lejos de ser un evento exclusivo de Europa. Fue global.

Erupciones volcánicas

Las erupciones masivas de Wrangellia bombearon dióxido de carbono, metano y vapor de agua a la atmósfera, lo que provocó el calentamiento global y un aumento de las precipitaciones en todo el mundo.

Hubo hasta cinco erupciones asociadas con picos de calentamiento de hace 233 millones de años.

Las erupciones provocaron lluvia ácida cuando los gases volcánicos se mezclaron con el agua de lluvia, bañando la Tierra en ácido diluido. Los océanos poco profundos también se acidificaron.

El fuerte calentamiento expulsó a las plantas y los animales de los trópicos y la lluvia ácida mató las plantas en la tierra, mientras que la acidificación del océano atacó a todos los organismos marinos con esqueletos de carbonato.

Esto removió las superficies de los océanos y la tierra. La vida pudo haber comenzado a recuperarse, pero cuando cesaron las erupciones, las temperaturas se mantuvieron altas, mientras que pararon las lluvias tropicales.

Esto es lo que provocó el posterior secado de la tierra en el que florecieron los dinosaurios.

Lo más extraordinario fue la transformación de la “fábrica” de carbonato marino. Este es el mecanismo global por el cual el carbonato de calcio forma grandes espesores de piedra caliza y proporciona material para que organismos como corales y moluscos construyan sus conchas.

Dinosaurios

Getty Images
Los dinosaurios se extinguieron hace 66 millones de años.

El Episodio Pluvial Carniano marcó el surgimiento de los arrecifes de coral modernos, así como de muchos de los grupos modernos de plancton, lo que sugiere cambios profundos en la química del océano.

Antes del Episodio Pluvial Carniano, la principal fuente de carbonato en los océanos provenía de ecosistemas microbianos, como montículos de lodo en los que preponderaba la piedra caliza, en las plataformas continentales.

Pero después del mismo, pasaron a serlo los arrecifes de coral y el plancton, apareciendo y floreciendo nuevos grupos de microorganismos, como los dinoflagelados.

Este profundo cambio en los ciclos químicos fundamentales de los océanos marcó el comienzo de los ecosistemas marinos modernos.

Habrá lecciones importantes sobre cómo ayudamos a nuestro planeta a recuperarse del cambio climático.

Coral

Getty Images
Los arrecifes de coral y el plancton se convirtieron en la principal fuente de carbonato en los océanos.

Los geólogos deben investigar los detalles de la actividad volcánica de Wrangellia y comprender cómo estas repetidas erupciones impulsaron el clima y cambiaron los ecosistemas de la Tierra.

Ha habido una serie de extinciones masivas inducidas por volcanes en la historia de la Tierra y las perturbaciones físicas que produjeron, como el calentamiento global, la lluvia ácida y la acidificación de los océanos, se encuentran entre los desafíos que vemos hoy.

Los paleontólogos deberán trabajar más de cerca con los datos de los registros fósiles marinos y continentales.

Esto nos ayudará a comprender cómo se desarrolló la crisis en términos de pérdida de biodiversidad, pero también a explorar cómo se recuperó el planeta.

*Michael J. Benton es profesor de Paleontología de Vertebrados de la Universidad de Bristol, Reino Unido.

Su artículo fue publicado originalmente en The Conversation y está reproducido bajo la licencia de Creative Commons. Haga clic aquí para leer el artículo original.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=6hsbyQAQcWw

https://www.youtube.com/watch?v=j5UTs94JcUE&t=17s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.