¿Tomas antidepresivos y alcohol? Podrías desarrollar sonambulismo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Tomas antidepresivos y alcohol? Podrías desarrollar sonambulismo

Investigadores de EU también encontraron un vínculo entre la tendencia a realizar caminatas nocturnas estando dormido y el riesgo de desarrollar trastornos como depresión y ansiedad.
16 de mayo, 2012
Comparte

Los científicos de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, encontraron que en ese país unos 8.4 millones de personas (un 3.6% de la población) tienen tendencia al sonambulismo.

Y el número es igualmente en alto en otras regiones del mundo donde se han llevado a cabo estudios del trastorno.

Además, los investigadores también encontraron un vínculo entre la tendencia a realizar caminatas nocturnas estando dormido y el riesgo de desarrollar trastornos como depresión y ansiedad.

Tal como señalan los científicos en Neurology, la revista de la Academia Estadounidense de Neurología, aunque hay varias teorías sobre las causas del sonambulismo, hasta ahora se desconoce qué es lo que provoca este trastorno.

Según el profesor Maurice Ohayon, quien dirigió el estudio, el sonambulismo es un trastorno de conducta durante el sueño de la categoría de las parasomnias, en los que se produce “una excitación durante la fase No REM del sueño (o el sueño de ondas lentas)”. Se trata de episodios breves en los que la persona puede llevar a cabo actividades sencillas o complejas, como salir de la cama, ir al baño, caminar o salir de la casa, mientras permanece inconsciente.

Depresión y alcoholismo

Tal como señalan los investigadores, los datos también mostraron que la gente con depresión tiene 3.5 veces más probabilidades de sonambulismo que quienes no sufren el trastorno. Quienes toman medicamentos antidepresivos mostraron tres veces más probabilidad de tener dos episodios de sonambulismo o más al mes.

Y las personas con dependencia o abuso de alcohol y aquellos que sufren el trastorno obsesivo compulsivo también tienen “significativamente más probabilidades” de episodios de sonambulismo, expresan los autores.

“No hay duda de que existe una asociación entre la deambulación nocturna y ciertos trastornos, pero no sabemos la dirección de la causalidad”, dice el profesor Ohayon, “¿Están los trastornos médicos provocando sonambulismo, o está ocurriendo lo contrario? O, quizás, el responsable es el tratamiento”, agrega.

“Lo que es claro en este estudio -dicen los autores- es que el sonambulismo es mucho más prevalente en adultos de lo que se había pensado”.

Consecuencias y creencias falsas

“Deambular durante la noche puede ser inocuo y a menudo es motivo de bromas”, explica el profesor Ohayon.

“Por ejemplo, ¿alguien recuerda el episodio de los Simpson en el que Homero comienza a deambular y hacer tonterías mientras sigue dormido? A pesar de las bromas, el sonambulismo puede tener consecuencias graves. Hay episodios que pueden resultar en lesiones del individuo que deambula o de otros y pueden conducir a una discapacidad en el funcionamiento psicosocial”, agrega el científico.

Quizás porque es un trastorno todavía muy desconocido, existen muchas creencias equivocadas sobre el sonambulismo. Por ejemplo, se piensa erróneamente que despertar a una persona que deambula dormida es peligroso.

Y tampoco es cierto que la tendencia a caminar dormido es la reproducción de los movimientos que el individuo realiza en sus escenas de sueño.

Causa desconocida

Los expertos creen que el uso de ciertos medicamentos y la presencia de algunos trastornos psicológicos y psiquiátricos pueden desencadenar el sonambulismo, pero las causas exactas se desconocen. Tal como explican los investigadores, hay muy pocos estudios epidemiológicos sobre la prevalencia del trastorno en el mundo.

“Además de un estudio que realizamos hace unos 10 años entre la población general de Europa, en el que informamos de una prevalencia de sonambulismo de 2%, casi no hay datos sobre qué tan prevalentes son las caminatas nocturnas en la población general adulta”, afirman los autores.

“En Estados Unidos, la única tasa de prevalencia de sonambulismo disponible fue publicada hace 30 años”, agregan.

Ahora por primera vez los investigadores utilizaron datos más amplios y representativos de la población estadounidense para conocer el número de sonámbulos. Además de establecer la prevalencia del trastorno, los científicos querían también evaluar el vínculo entre el uso de medicamentos y la presencia de trastornos mentales con el sonambulismo.

El profesor Ohayon y su equipo llevaron a cabo encuestas telefónicas con 19 mil 136 individuos de varios estados del país, los cuales respondieron cuestionarios sobre su salud mental, historial médico, uso de medicamentos, frecuencia, duración e historial familiar de sonambulismo. También respondieron sobre otros síntomas de trastornos de parasomnia, como pesadillas o conductas violentas durante el sueño.

Los resultados mostraron que hasta 3.6% de los encuestados habían tenido al menos un episodio durante el año previo y 1% habían tenido dos o más episodios en un mes.

Como muchos de los participantes respondieron que habían tenido sonambulismo durante su infancia o adolescencia, los investigadores encontraron que la prevalencia a lo largo de la vida en la población es de 29.2%.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Pedro Castillo: 3 claves detrás del caos político en Perú que llevó a la destitución y detención del mandatario

La decisión del ahora exmandatario Pedro Castillo de disolver el Congreso y de instaurar un gobierno de excepción desató una tormenta política que sacudió a todas las instituciones del Estado.
7 de diciembre, 2022
Comparte

Perú se sumió este miércoles en un caos político tras la decisión del ya expresidente Pedro Castillo de disolver el Congreso y de instaurar “un gobierno de excepción” que gobernaría a través de decretos ley hasta que un nuevo Parlamento con poderes constituyentes elaborara una nueva Constitución.

El anuncio del mandatario fue inmediatamente respondido con acusaciones de que estaba dando un “golpe de Estado”.

La decisión de Castillo fue cuestionada no solamente por la oposición, sino también por otras autoridades del Estado -incluyendo la Policía y las Fuerzas Armadas- y generó una ola de renuncias de altos funcionarios, entre los que se encuentran varios ministros y embajadores.

Mientras tanto, los miembros del Congreso adelantaron unas horas la sesión que tenían prevista para debatir y votar una moción de vacancia contra Castillo que, finalmente, terminó en su destitución del cargo.

Tras su anuncio de este miércoles, Castillo se presentó después ante la prefectura de la policía en Lima, donde fue arrestado.

Poco después, la hasta ahora vicepresidenta de Perú, Dina Boluarte, asumió la presidencia del país sudamericano.

Aquí te ofrecemos algunas claves para entender lo que está ocurriendo.

1. ¿Cómo se llegó hasta aquí?

Castillo asumió la presidencia en julio de 2021. Desde entonces vivió varias crisis de gobierno que le obligaron a reemplazar su cartera de ministros en más de una ocasión.

La sesión de este miércoles era el tercer intento de la oposición en el Congreso de sacarlo del poder declarando su vacancia del cargo por “permanente incapacidad moral” para gobernar.

El día antes, Castillo acusó a la oposición de querer “dinamitar la democracia” y volvió a declararse inocente de las acusaciones de corrupción en su contra.

La convocatoria del Congreso para discutir la destitución de Castillo, que estaba prevista antes de la declaración del gobierno de excepción, se basaba en la supuesta incompetencia del mandatario para gobernar pues en año y medio de gestión había nombrado cinco gabinetes y unos 80 ministros.

Sobre el mandatario pesan varias acusaciones de corrupción que involucran a miembros de su familia, pero que -en algunos casos- también le tocan directamente. De hecho, en octubre pasado, la fiscalía presentó una denuncia constitucional contra el mandatario, a quien señala por supuestamente liderar “una organización criminal” para enriquecerse con contratos del Estado y obstruir las investigaciones.

Sin embargo, durante la sesión de este miércoles para destituirle el argumento más mencionado por los parlamentarios para votar en su contra era la necesidad de preservar la democracia y el Estado de Derecho.

Para la destitución de Castillo era necesario el voto de dos tercios de los 130 miembros del Congreso, unos 87 parlamentarios, y fue aprobada con el respaldo de una holgada mayoría de 101.

Tras la declaración de vacancia, le correspondió a la vicepresidenta, Dina Boluarte, asumir la presidencia del país hasta concluir el periodo presidencial en julio de 2026.

Boluarte fue compañera de fórmula electoral de Castillo, postulada por el partido Perú Libre, y ocupó el cargo de ministra de Desarrollo e Inclusión Social hasta el pasado 25 de noviembre.

Cuando Castillo anunció este miércoles su decisión de disolver el Congreso, Boluarte se distanció públicamente de él, señalando que se trataba de un quiebre del orden constitucional.

2. Entre 2018 y 2022: 6 presidentes

Con la caída de Pedro Castillo y el ascenso de Dina Boluarte, Perú suma ya seis presidentes de la República desde 2018. En marzo de ese año, se produjo la renuncia del mandatario Pedro Pablo Kuczynski, quien había sido electo en los comicios de 2016 y optó por renunciar al cargo antes de que el Congreso procediera a realizar una votación -que el mandatario tenía perdida- para destituirle.

Kuczynski fue sustituido por su entonces vicepresidente Martín Vizcarra, quien fue removido del cargo por el Parlamento en 2020.

Tanto Kuczynski como Vizcarra están siendo investigados por la Fiscalía, pero hasta ahora no hay procesos judiciales en su contra.

Vizcarra fue sustituido por el congresista Manuel Merino, quien renunció al cargo cinco días después de asumir la presidencia. En su lugar, el Congreso juramentó a Francisco Sagasti, quien gobernó el país hasta la elección de Pedro Castillo.

Analistas señalan que, más allá de los posibles casos de corrupción en los que presuntamente puedan estar involucrados estos exmandatarios, los recurrentes cambios en la presidencia del país se explican también por la fragmentación política y por el diseño institucional del país que facilita que el Congreso use sus facultades de control para forzar cambios en el Ejecutivo.

Manifestantes protestando contra Castillo este miércoles en Perú.

Reuters
Manifestantes protestando contra Castillo este miércoles en Perú.

“Lo sucedido hoy es el final de la permanente rivalidad entre Pedro Castillo y el Congreso de Perú. Es un ejemplo más del difícil equilibrio y el pulso permanente al que aboca a estas dos instituciones el diseño constitucional actual de Perú”, dice Guillermo Olmo, corresponsal de BBC Mundo en Perú.

“En los últimos años ya hemos visto como muchos presidentes, con los Congresos con los que les tocó convivir tenían una relación en la que uno y otro están permanentemente apuntándose. El Congreso cuenta con el mecanismo de la vacancia y el presidente cuenta con el mecanismo del cierre del Congreso. Esto hace que la gobernabilidad del país sea muy difícil”, agrega.

3. ¿Qué puede pasar ahora con Pedro Castillo y con la nueva presidenta?

Según informan medios locales, Castillo se presentó la tarde de este miércoles ante la prefectura de la Policía Nacional de Perú (PNP), donde fue puesto bajo custodia.

Todavía se desconoce qué pasará con él, pero a juzgar por las declaraciones de altos funcionarios durante esta jornada es probable que sea sometido a algún tipo de procedimiento judicial.

Antes de la detención de Castillo, el presidente del Tribunal Constitucional, Francisco Morales, le acusó de estar violando “flagrantemente” la Constitución del país y anunció que formularía una denuncia penal contra el ahora exmandatario.

Por otra parte, el canciller de México, Marcelo Ebrard, dijo que su país podría recibir a Castillo si éste lo solicita. “Tenemos una política favorable al asilo, si lo pide no debiéramos oponerlo, pero no lo ha hecho”, señaló a la prensa.

En cuanto a la nueva presidenta, Dina Boluarte, durante su discurso de investidura hizo un llamamiento a las fuerzas políticas del país para impulsar el diálogo y el entendimiento.

Solicito una tregua política para instalar un gobierno de unidad nacional. Esta alta responsabilidad debe ser asumida por todas y por todos”, aseguró.

“Nos corresponde conversar, dialogar, ponernos de acuerdo, algo tan sencillo como impracticable en los últimos meses. Convoco por ello a un amplio proceso de dialogo entre todas las fuerzas políticas representadas o no en el Congreso”, agregó.

El corresponsal de BBC Mundo en Perú, Guillermo Olmo, destaca que, por lo pronto, lo ocurrido este miércoles puso fin a la presidencia de Castillo, pero no es el final de la crisis política en Perú.

“Esto supone el final de la presidencia de Castillo, pero no el final de la crisis política en Perú. El Congreso sigue muy dividido y, según las encuestas, es tan impopular como el ya expresidente. Y no se atisba un acuerdo que vaya más allá del hecho de que había que sacar a Castillo. No está claro que haya consenso sobre qué gobierno y qué programa seguir”, advirtió.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.