Una familia se encuentra en la búsqueda y en medio del dolor
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Una familia se encuentra en la búsqueda y en medio del dolor

Se cumplen 5 meses de la muerte de Nepomuceno Moreno, quien, en la búsqueda de su hijo desaparecido, pasó de víctima a activista y eso le costó la vida
Por Rosario Carmona
1 de mayo, 2012
Comparte

“Recibí un mensaje al celular, decía: quiero q vengas a darme un abrazo, fue el último que nos dimos”.

Se cumplieron 5 meses de la muerte de Nepomuceno Moreno, quien, en la búsqueda de su hijo desaparecido, pasó de víctima a activista y eso le costó la vida.

Con la suma de los días, don Melchor, accede a contar su propia tragedia y cómo en el camino del dolor se encontró con una familia que sigue sumando pérdidas.

Melchor, a quien se conoce en el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad como el papá del “Vaquero Galáctico”, recuerda ese último abrazo con don Nepo, recuerda también la despedida y el encargo que le hizo.

“María Ope me dice, Vaquero, Nepo está aquí en México y le vamos a hacer una cena, ¿vienes? Le dije sí, sí, voy. Luego recibí un mensaje al celular que me mandó Nepo:  ¿qué onda vaquero?, soy Nepo ando aquí en Méx, María va a hacer una cena, quiero que vengas, quiero que estés conmigo, quiero que me acompañes porque quiero que vengas a darme un abrazo. Hoy que lo han asesinado entiendo que fue el último abrazo que nos dimos”…

Esa noche, Nepomuceno Moreno habló de sus miedos.

“Yo sé que me van  a matar, no hay vuelta de hoja, no tarda, esto ya no da para más, me van a matar. Te encargo si puedes y tienes la posibilidad de ver a mi familia, quiero pedirte algo, no quiero que mi muerte quede impune…”

Yo le dije, recuerda, que ya no se fuera, que se quedara en el Distrito Federal, pero me dijo que se iba a llevar a su familia a Tijuana, pero él no accedió y al irse encontró la muerte.

A los 12 días lo asesinaron.

Funeral en Sonora, impunidad latente

Nepo, Jaime de Ciudad Juárez, José Rayas y Melchor  se conocieron en la primera caravana del Movimiento por la Paz que encabeza Javier Sicilia.

Lo único que tenían en común era el dolor.

En el funeral de don Nepomuceno me acerqué a su hermano  y le dije que dejara el alcohol y viera por su familia.

Yo no me olvido de él, dice.

Don Melchor llegó al movimiento en la primera marcha, en Cuernavaca.

Se encontró con ese hombre que había decidido gritar que estaba “hasta la madre” luego del asesinato de su hijo.

“Me acerqué a él sin conocerlo, sólo porque lo había visto en las noticias y sentí que debía ir. Mandé a hacer mi manta con la foto de mi hijo, el vaquero galáctico, un artista que fue levantado por policías en Monterrey y que permanece desaparecido y llegué a la plaza preguntado por el tal Sicilia”.

Ese primer encuentro lo marcó.

“Le dije que mi hijo estaba desaparecido y que compartía su dolor. Me abrazó y me dio un beso en la mejilla, sin conocerme”.

“Un beso, para mí, de hombre. Para mí fue el beso del padre, que ya no tengo y que yo quisiera que estuviera, para que mi padre me siguiera impulsando. Me dijo, en 10 minutos nos vamos y ahí se inició esta otra historia de nuestros hijos, de ya no estar solos”.

Uno a uno, se han sumado los recorridos, las marchas, los encuentros donde ha crecido la familia de víctimas.

“Cuál fue mi sorpresa que no fue uno el que se acercó para preguntar por mi hijo”.

En busca de sus hijos

Don Nepomuceno nació  en el ejido La Sangre, municipio de Tubutama, Sonora, Melchor en el Estado de México.

Don Nepo contaba que en su tierra le quitaron todo: a su hijo de 17 años, Jorge Mario,  se lo “llevaron”. El 1 de julio de 2010 desapareció.

Él llevó a cabo las investigaciones y reveló que los responsables de la desaparición de su hijo estaban en el  gobierno, lo documentó y lo denunció y mientras esperaba la respuesta de las autoridades,  le arrancaron la vida con siete balazos.

Don Melchor ha perdido la cuenta de las veces que ha ido a Monterrey a buscar a su hijo, de todas las promesas, los documentos, las cartas y lo único que lo mantiene en pie es la esperanza de que ese lugar en la mesa que sigue vacío vuelva a ser ocupado por el único miembro de su familia que desde el 2009 no está en casa.

Mientras la impunidad obliga a acumular el asesinato de Nepomuceno Moreno en la larga lista de los casos pendientes, don Melchor admite que algunos días le gana la tristeza, la impotencia y el coraje,  pero luego se levanta y vuelve a tomar la pancarta con la foto enorme del vaquero galáctico y ahora, suma una manta más, donde exige justicia, es el rostro de don Nepo, ese hombre con el que se encontró en el dolor y que a fuerza de compartir la tragedia, terminaron por convertirse en familia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Nunca supe que mi madre había sobrevivido al Holocausto'

Michael Goodwin fue obligado a emigrar a Australia desde Reino Unido cuando era pequeño. Nunca conoció a su madre, una judía alemana que pasó su vida buscándolo.
19 de noviembre, 2022
Comparte

Michael Goodwin fue criado por sus padres adoptivos en Australia creyendo que era de ascendencia católica irlandesa. Creció intentando averiguar algo sobre su madre.

Pero solo ahora, con 80 años, ha encontrado, por fin, lo que pasó con su verdadera familia y ha descubierto que era judío.

Michael fue adoptado cuando tenía siete años por una pareja australiana de mediana edad; se casó, se instaló en Perth y formó su propia familia.

Sus padres adoptivos, a quienes les habían dicho que era de ascendencia irlandesa, lo criaron como cristiano.

Y, sin embargo, dentro de él, tenía la inquietante sensación de que faltaban partes cruciales de su propia historia.

“Siempre me pregunté quién era“, dijo Michael.

La tía abuela de Michael

Cortesía
La tía abuela de Michael, a quien nunca conoció, de pie junto al mismo monumento.

Intentó, sin éxito, llamar a las autoridades del hogar de niños donde vivió antes de su adopción. Quería que le enviaran los documentos sobre su familia biológica.

“Me encontré con una puerta cerrada”, dijo. “No pude averiguar nada en absoluto”.

Reconstruyendo su historia

Michael sabía que había llegado a Australia desde Reino Unido, donde había vivido antes de su adopción.

Solo cuando, en 2009 y 2010, los gobiernos británico y australiano se disculparon por una política de migración forzada de niños, Michael se dio cuenta de que era una de las miles de personas a las que les había sucedido.

Pero también se dio cuenta de que existía un grupo que podría ayudarlo: una organización benéfica con sede en Reino Unido llamada Child Migrants Trust.

El fideicomiso fue establecido en 1987 por Margaret Humphreys, una trabajadora social de Nottinghamshire, después de encontrar horribles historias de niños que fueron obligados a emigrar a la fuerza de Reino Unido a países como Australia, a menudo sin el conocimiento de sus padres biológicos.

La película Oranges and Sunshine, protagonizada por Emily Watson, está basada en el trabajo de esta organización.

La madre de Michael.

Cortesía
Michael se enteró de que su madre, Ilse, perdió a su familia en el Holocausto y que fue a Australia para tratar de encontrarlo, pero no lo consiguió.

Armado con su nombre de nacimiento, su pasaporte británico y los pocos datos que conocía sobre su identidad previa a la adopción, Michael se acercó a la oficina de la organización en Perth.

Sabía que había llegado a Australia en un barco a la edad de siete años, después de haber sido trasladado de un hogar infantil inglés a uno australiano.

Empezaron a rastrear los registros para tratar de descubrir algo sobre sus antecedentes.

Resultó que la respuesta, en cierto sentido, había estado justo en frente de ellos.

En la oficina había una fotografía de un grupo de niños en la cubierta de un barco en Australia después de un largo viaje.

Habían logrado identificar a todos los que aparecían en la imagen, excepto al niño pequeño confundido y de aspecto triste con un abrigo demasiado grande y zapatos desgastados al que un compañero migrante le había puesto el brazo alrededor.

Resultó que ese niño era Michael.

Huida de la Alemania nazi

Michael había nacido como Michael Lachmann y, según supo, era descendiente de judíos alemanes.

Su madre, Ilse, había huido a Inglaterra a través de Italia desde la Alemania nazi en 1939.

Sus padres -los abuelos de Michael- y su hermano -el tío de Michael-, que se habían quedado en Alemania, fueron asesinados durante el Holocausto.

Y, trágicamente, Michael descubrió que su madre había querido darle un hogar.

“Me di cuenta de que me habían robado mi identidad“, dijo.

Michael

Cortesía
Michael (centro derecha) fue enviado a Australia a la edad de siete años.

Supo que su madre se había unido a los servicios en la lucha contra Hitler.

Durante ese tiempo, había entablado una relación con un soldado del que quedó embarazada.

Había puesto a Michael al cuidado de un hogar infantil católico, pero en una carta, encontrada por el fideicomiso, declaró explícitamente que quería darle un hogar a su hijo cuando su padre regresara de la guerra.

“Ella escribió una carta muy conmovedora diciendo que cuando el padre de Michael regresara de la guerra, recogerían a su querido bebé y lo llevarían a casa y serían felices”, cuenta Humphreys.

Pero cuando volvió a buscarlo, le dijeron que lo habían enviado a Australia.

Michael y Margaret

BBC
Michael viajó a Alemania con Margaret Humphreys para saber más sobre su familia.

Michael se enteró de que su madre lo había seguido hasta Australia pero nunca lo había encontrado.

Le habían cambiado el nombre y vivía en Perth.

Ilse había muerto en Melbourne en 2009, un año antes de que Michael acudiera al fideicomiso en busca de ayuda.

Sin embargo, la organización ha podido ayudar a Michael a explorar su historia familiar.

Este mes, viajó junto con Margaret Humphreys a la ciudad de Chemnitz en Alemania, de donde su madre huyó de los nazis hace más de ocho décadas.

“Simplemente sentí en mi corazón que era importante para venir y tocar el suelo donde estuvo mi madre”, dijo.

El tío de Michael

Cortesía
El tío de Michael, Werner, el hermano de su madre, murió durante el Holocausto. Michael dice que su tío era “la viva imagen” de él

Allí, Michael visitó un monumento en memoria a sus abuelos y a su tío en el sitio de la antigua casa de su familia.

Posteriormente viajó al cementerio judío de Chemnitz.

Cuando llegó allí, la zona estaba bañada en colores otoñales y sol.

Observó las tumbas del lado de la familia de su abuela: los Franks.

“Después de todos estos años puedo ver dónde están enterrados. Es maravilloso”, dijo.

Michael

BBC
En Alemania, Michael descubrió que algunos de sus parientes biológicos habían sobrevivido al Holocausto y vivían en Nueva York.

“Bienvenido a la familia”

Las autoridades de la ciudad, que estaban organizando un proyecto conmemorativo, invitaron a Michael a ver una película que habían hecho en la que aparecían miembros de su familia alemana.

Por primera vez, pudo ver los rostros de parientes que nunca supo que existían.

“Has estado dando vueltas durante 80 años, sin conocer a todas estas personas y de repente las ves”, dijo.

“Es algo tan importante… una gran experiencia y también muy emocional. Conseguí lo que necesitaba para poder decir ‘Sé a dónde pertenezco'”.

Michael pudo ver por primera vez a sus familiares vivos

BBC
Gracias a una videollamada, Michael pudo ver por primera vez a sus familiares vivos.

Algunos de ellos, supo por investigadores en Chemnitz, habían terminado viviendo en Nueva York.

Poco después de enterarse de esto, el fideicomiso llevó a cabo su primera reunión online.

Encontraron un edificio de oficinas vacío en la ciudad con una pantalla de televisión gigante para que Michael viera y hablara, por primera vez, con sus parientes biológicos: su familia de Nueva York.

Se enteró de que su tía abuela también había escapado de los nazis.

La abuela de Michael

Cortesía
La abuela de Michael murió a manos de los nazis, pero su hermana -al igual que su madre- escapó y emigró.

Aunque ella ya no estaba viva, sus hijas y otros familiares estaban todos en la pantalla, esperando para saludarlo.

Su voz se quebró cuando saludó y dijo: “Hola. ¿Cómo están?”

“Bienvenido a la familia”, respondieron.

Ahora espera mantenerse en contacto con su familia y potencialmente usar el fondo de viaje establecido por el gobierno británico para niños migrantes y administrado por el fideicomiso para reunirse con ellos algún día en Nueva York.

“Me encantaría conocer a mi familia”, dijo.

“Esto es lo más grande que he hecho, el regalo que tengo ahora de poder decir ‘Estas son mis raíces, de aquí vengo, de aquí viene mi familia y puedo llegar a conocer más sobre ellos'”.

El abuelo de Michael

Cortesía
Michael dijo que se sentía muy triste al contemplar la pérdida de su familia biológica, incluido su abuelo.

Legado

En su último día en Alemania, fue al memorial del Holocausto cerca de la Puerta de Brandenburgo para recordar a la familia asesinada que nunca conoció.

Es un imponente monumento de piedras planas.

Incluso en un día cálido y soleado, las altísimas piedras tienen un marcado frío.

“Me pone triste. Muy triste”, dijo Michael.

Tenía una parada más que hacer en su viaje europeo. Fue a Nottingham, hogar de la familia de su difunta esposa, que emigró a Australia por elección.

También fue, por coincidencia, el hogar de la organización benéfica que lo ayudó a descubrir su pasado y, con suerte, darle un nuevo futuro.

Michael

BBC
Michael dice que sus viajes le han dejado un legado.

Viajó a un pequeño monumento a orillas del río Trent: una pequeña placa junto a un árbol.

Está dedicado a los 10.000 niños que fueron separados de sus familias por el esquema de migración infantil.

Mientras lo miraba, los pensamientos de Michael estaban con su familia y sus propios hijos y nietos.

“Pueden tener este legado, mi legado”, dijo.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.