#YoSoy132 le da la bienvenida a la "Primavera Mexicana"
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

#YoSoy132 le da la bienvenida a la "Primavera Mexicana"

Los representantes de las universidades públicas y privadas que conforman el movimiento, trazaron ayer el perfil político de este nuevo y multiforme conglomerado estudiantil
Por Paris Martínez
31 de mayo, 2012
Comparte

1. Aires de juventud

Parecía imposible pero, tal como se lo plantearon, en dos horas los representantes de las universidades públicas y privadas que conforman el movimiento #YoSoy132 trazaron ayer el perfil político de este nuevo y multiforme conglomerado estudiantil, así como un plan de acción que les permita incidir no sólo en el proceso electoral, sino también en diversas esferas de la realidad nacional (como la política educativa, el desarrollo rural, la ciencia y la tecnología, la relación sociedad-medios, la corrupción gubernamental e, incluso, la antidemocracia sindical). Y, por si fuera poco, diseñaron además algunas fórmulas para mantenerse vivos más allá del próximo 1 de julio.

Son, ciertamente, muchas ideas reunidas en muy poco tiempo, pero es verdad, también, que no son uno, ni son cien… de hecho, tampoco son 132. Son más de 2 mil cabezas pensando al unísono en Las Islas de Ciudad Universitaria, un mar de neuronas frescas inundando el pastizal conforme el sol se posa en el zenit, todas buscando soluciones para el país desde sus distintas especialidades.

“Bienvenidos a la Primavera Mexicana–dice Sandino, estudiante de la UNAM, a manera de saludo–, aquí donde los jóvenes florecen y esparcen sus ideas como polen, donde se encienden los corazones, se abren las mentes, y se hace tangible la ilusión… bienvenidos a este día en que podemos cambiar el curso de nuestro tiempo.”

2. Voces de colores

Este lunes, en la Primera Asamblea General de Universidades #YoSoy132 están representados un centenar de planteles de nivel medio-superior y superior, de 56 casas de estudio, cada uno con un vocero que trae al encuentro un particular saludo.

El representante del Tec de Santa Fe, por ejemplo, se cuadra ante la concurrencia al grito de “¡el poder al pueblo!”, mientras que el de La Salle lanza al micrófono una “¡alerta, alerta, que camina la lucha estudiantil por América Latina!”, seguido del delegado de la Universidad de Barcelona, quien, sin tono incendiario en su voz, declama “oigo, propongo, decido, ¡luego existo!”.

Se oye también la voz de una docena de universidades autónomas, regadas en todo el país, desde Chiapas hasta Ciudad Juárez, la de una decena de escuelas de arte y colectivos teatrales; la de bachilleres y ceceacheros, la de profesores y alumnos de posgrado, la de egresados y se escuchan, atronadores, los ecos de Alexis Benhumea y de Carlos Sinhué Cuevas, universitarios y activistas cuyos asesinatos permanecen impunes, y cuyos familiares son abrazados con un grito de “¡Justicia!” que se repite muchas veces.

Son voces que van de agudos a graves, de jóvenes a no tanto, voces de ricos y pobres, que se unifican al consensuar los primeros reclamos del movimiento estudiantil: no permitir la restauración del “viejo régimen antidemocrático (…) cuya cara actual es Enrique Peña Nieto” (candidato presidencial de la coalición PRI-PVEM); impedir la imposición del próximo presidente a través de la manipulación mediática, “principalmente de las televisoras Televisa y TV Azteca”; derrocar a Elba Esther Gordillo de la dirigencia vitalicia del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación; y llevar a juicio al presidente Felipe Calderón.

Un clamor, no obstante, supera a los anteriores, y tiene que ver no con un acuerdo, sino con un disenso. “¡Huelga, no! ¡Huelga, no!”, gritan todos, al verse fundida su inconformidad ante la propuesta de escalar la movilización hasta el paro de actividades en centros educativos, si es que la “imposición” llega a consumarse. Así, el fantasma de la huelga se disipa a gritos, tan pronto como se insinúa.

3. Todo cabe en un jarrito…

Repartidos en 15 mesas de análisis, cada una con entre 200 y 300 participantes, los representantes de planteles recaban una batería de acuerdos que parece interminable, desde crear un sistema alternativo de conteo rápido de votos, en oposición al que el IFE encargó a la firma Hildebrando (aquella acusada en 2006 de propiciar un presunto fraude electoral en contra de Andrés Manuel López Obrador), hasta convocar a un congreso nacional agrario del que surjan alternativas para revertir los efectos del TLC en el campo mexicano.

También exigen elevar a 8% del PIB la inversión en educación y a 2% la de ciencia y tecnología; que todas las dirigencias sindicales del país sean sometidas a ratificación mediante procesos democráticos; que los candidatos se comprometan a impulsar la revocación de mandato a mediados del próximo sexenio y, también, emprender acciones en contra de la Ley Döring, en defensa del libre flujo de información en internet.

La lectura de acuerdos se interrumpe, no obstante, para presentar una denuncia pública en contra de Televisa. Habla, con firmeza, Amaranta Whitfeld, estudiante de actuación en el Centro de Educación Artística, de dicha televisora, de la cual fue expulsada luego de que el pasado miércoles participara en una movilización de #YoSoy132. “Me dieron de baja –acusa–, sin avisarme y cortaron mi carnet sin darme explicación alguna… sin embargo, ¡yo soy 132!”.

Luego siguen las propuestas consensuadas, como si de una lluvia de ideas se tratara: exigir la reforma política no sólo con revocación de mandato, sino con referéndum y plebiscito; crear un periódico del movimiento; obligar a que los contenidos de los libros de texto gratuito sea revisado por universidades; traducir a distintos idiomas los videos y desplegados estudiantiles y derogar el sistema “elitista” para la entrega de becas en el Conacyt.

4. Across the universe

El sol se ha ido, ha dejado a 20 universitarios con mareo y dolor de cabeza, según los responsables del puesto médico instalado a una orilla de la explanada, que ha permanecido bien cubierto por la sombra de los árboles.

Los acuerdos, aunque avalados por el pleno de la asamblea general de #YoSoy132, ahora serán llevados por cada representante a sus respectivos planteles, para su votación, y luego volverán a CU, el próximo 5 de junio, para unificar los resultados en un sólo pliego de exigencias y en un sólo programa de actividades.

“Hoy nos conocimos y reconocimos las caras de los que van a cambiar el rumbo de méxico –dice Sandino, de la UNAM, a manera de despedida– nos reunimos bajo un simple número 132, un simple número que ya es el nombre de nuestro despertar, el número de nuestra generación (…) somos un enjambre que se sale de las manos del gobierno, somos un enjambre que se sale de las manos de los medios, el día de hoy demostramos que estamos organizados, que estamos unidos, que podemos dialogar, ¡que podemos conquistar el universo con nuestras ideas!”

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Solo sí es sí': por qué muchos agresores sexuales en España podrán salir de prisión antes de tiempo bajo una nueva ley

Un agujero legal en la nueva legislación sobre la libertad sexual en España ha abierto la puerta a la rebaja de la pena a personas ya condenadas por agresión sexual.
18 de noviembre, 2022
Comparte

Lleva en vigor apenas un mes, pero la polémica no abandona a la nueva ley española conocida como del “solo sí es sí”.

Un “agujero legal” en La Ley de Garantía Integral de la Libertad Sexual, que impulsó el sector más izquierdista del gobierno español, ha provocado que la aplicación de la norma tenga una consecuencia indeseada para sus promotores: la reducción de la pena a algunos condenados.

Desde que comenzó a aplicarse, una quincena de agresores condenados con la legislación antigua han obtenido una rebaja automática en sus penas, entre ellos un hombre que abusó sexualmente de su hijastra de 14 años. Tres de ellos han sido excarcelados.

El cambio en el régimen jurídico, que se aprobó tras más de cuatro años de debate, no incluyó una disposición transitoria para acotar los casos susceptibles de revisión de la pena, una especie de reglas que establecen el paso de un Código al otro.

Esta es una disposición que suelen adjuntar las nuevas leyes que modifican el Código Penal español.

La ley de Libertad Sexual ha eliminado la distinción entre abuso y agresión sexual. Ahora, toda interacción sexual sin consentimiento se considera una agresión.

Sin embargo, esta refundición de conductas también ha ampliado el rango de las penas que se aplican a estos comportamientos, que pueden ser muy distintos.

En algunos supuestos, las penas mínimas y las máximas son más bajas.

Esto ha sido aprovechado por los abogados de algunos condenados, que tienen derecho a que su pena se adapte a la nueva ley si esta les resulta más favorable.

Perspectiva de género

Para la ministra española de Igualdad, Irene Montero, de Podemos, el problema radica en que “hay jueces que no están cumpliendo con la ley” por “machismo“, y ha pedido que se refuerce la formación en igualdad en el sistema judicial.

La ministra española de Igualdad, Irene Montero.

EPA
La ministra española de Igualdad, Irene Montero.

Según la ministra, la ley está bien redactada y el problema se encuentra en la aplicación e interpretación de la misma por jueces a los que les falta “perspectiva de género”.

La titular de Derechos Sociales y líder del partido izquierdista, Ione Belarra, también ha dicho que los jueces están aplicando “mal” la nueva ley, y ha acusado a una parte de la magistratura de erigirse como “oposición al gobierno de coalición, y especialmente al ministerio de Igualdad”.

Ante las críticas, los jueces aseguran que ellos mantienen un compromiso con las víctimas, pero que la nueva ley puede dar lugar a interpretaciones.

El Consejo General del Poder Judicial, conocido como “gobierno de los jueces”, ya había advertido en un informe antes de que se aprobara la ley que ésta podría dar lugar a “una revisión de las condenas en las que se hayan impuesto las penas máximas”.

Varias agrupaciones de jueces, entre ellas la Asociación Profesional de la Magistratura, que reúne al mayor número de juristas en España, han pedido la dimisión de la ministra de Igualdad por sus ataques a los jueces y por generar “una alarma innecesaria y devastadora” entre las víctimas.

En el Gobierno de coalición, los socialistas se han abierto a revisar la ley del “solo sí es sí”.

“Si hay que abordar una reforma para conseguir un respaldo más sólido a las víctimas, habrá que abordarla”, ha dicho la ministra socialista de Educación, Pilar Alegría.

La ley, sostiene, se aprobó para la protección integral de las víctimas.

El propio presidente del gobierno, Pedro Sánchez, ha señalado que corresponde a los jueces y fiscales “unificar” la doctrina al respecto.

Origen

La Ley de Garantía Integral de la Libertad Sexual tiene su origen en el polémico caso conocido como de “la manada“, que generó manifestaciones en todo el país y la exigencia de parte de la sociedad española de reformar las leyes para proteger a las mujeres de ataques sexuales y endurecer los castigos para quienes los perpetren.

En este caso, cinco hombres violaron a una joven de 18 años en un portal de Pamplona y fueron condenados a penas de 15 años.

Paradójicamente, la nueva ley podría rebajar la condena de alguno de ellos.

Su abogado ya ha dicho que, a la luz del nuevo código, pedirá la reducción de la pena de al menos uno de los condenados.

La ley se conoce como de “solo sí es sí” por uno de sus postulados más importantes y, a la vez, más polémicos: la del consentimiento antes de cualquier agresión sexual.

“Solo se entenderá que hay consentimiento cuando se haya manifestado libremente mediante actos que, en atención a las circunstancias del caso, expresen de manera clara la voluntad de la persona”, expone el texto legal.

Esto supone que una agresión sexual no implica necesariamente el uso de la fuerza o que la víctima haya tratado de resistirse.

La nueva norma también castiga el acoso callejero y la violencia sexual digital, entre otros delitos.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.