A 4 años de la tragedia en News Divine:
La versión de los papás de las víctimas

Los padres de cinco jóvenes fallecidos el 20 de junio de 2008 platicaron con Animal Político y recordaron que el caso empezó en manos de la Procuraduría General de Justicia del DF y ahora está en el Tribunal Superior de Justicia del DF. Afirman que, de ser necesario, irán a la Suprema Corte de Justicia.

A 4 años de la tragedia en News Divine: <br>La versión de los papás de las víctimas
Caso News Divine. Foto: Cuartoscuro.
Caso News Divine. Foto: Cuartoscuro.

Este miércoles se cumplen cuatro años de aquel irregular operativo realizado por la Unipol -unificación de judiciales y preventivos del DF- en “la disco” News Divine, que terminó con un saldo de nueve jóvenes y tres policías fallecidos. A cuatro años de esta tragedia, el único en prisión es el dueño del bar, aunque no se le culpa por las muertes, sino por corrupción de menores.

Animal Político pudo charlar con cinco padres de jóvenes fallecidos el 20 de junio de 2008 y que desde entonces se han organizado para buscar justicia. Cerca del News Divine, en la colonia Torres de Quiroga, en la avenida Eduardo Molina -donde se situaba el bar- tuvimos una charla con Juan Piedras, Leonardo Amador, Carmen Rivas, Hilda Barragán y Leticia Morales.

“No ha sido fácil, nos hemos estado peleando con la Procuraduría, en el Tribunal, en el Reclusorio y no tenemos respuesta alguna. Han pasado ya cuatro años”, afirma Leticia Morales, madre de Rafael, uno de los nueve jóvenes que fallecieron ese día. Leticia relata que en el Tribunal han caído en contradicciones, le han dado fechas equivocadas, alargan el proceso e incluso ha escuchado a su titular afirmando que el caso del News Divine fue un incendio, cuando en realidad fue un operativo.

Foto: Cuartoscuro.

El señor Juan Piedras, padre de Alejandro, un menor de edad fallecido en el News Divine, afirma que lo único que espera “es que cierren el caso para irnos a otra instancia. La justicia jamás la van a hacer ahí.” Juan recuerda que este caso empezó en manos de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) y ahora está en el Tribunal Superior de Justicia del DF (TSJDF), y afirma que de ser necesario iría a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para demandar un “juicio justo, claro, honesto y rápido.”

Por su parte, Leticia concluye que “el único que acabará pagando las nueve muertes de jóvenes y supuesta corrupción de menores es Alfredo Maya”, el dueño del lugar. Leticia no hace este juicio sin elementos. Recuerda que Guillermo Zayas, quien era jefe del programa de Mando Único Policial (Unipol) en la delegación Gustavo A. Madero en aquel momento, fue el primer implicado en pedir amparo en este caso y después de él otros lo hicieron.

Leticia agrega que los funcionarios “no van a querer estar en un reclusorio y no los van a querer consignar porque van a tener que hablar en algún momento y van a tener que decir lo que no quieren que digan.” Ella cree que los funcionarios implicados recibirán una sentencia corta para que todos puedan quedar libres con fianza.

El dueño y administrador del News Divine, Alfredo Maya Ortiz, el 26 de junio de 2008. Foto: Cuartoscuro.

Alfredo Maya, el gerente del lugar , es el único que “desde el principio está preso y a la fecha sigue ahí y están a punto de dictarle la sentencia por corrupción de menores”, afirmó Hilda Barragán, cuya hija Isis Tapia falleció también en lo que recuerdan fue una tardeada por el fin de cursos en una secundaria cercana a la colonia La Nueva Atzacoalco, donde estaba el News Divine.

Hilda afirma que no están contentos con esta sentencia y que estarían “más de acuerdo si estuvieran quienes cometieron los homicidios, “entonces estaríamos contentos.” Además agrega que no es más grave ese delito (corrupción de menores) que el asesinato de 12 personas.

Cuando inició el operativo, el empresario pidió tranquilidad y el desalojo ordenado, incluso hay un video donde se escucha cuando ofrece entrada gratuita la semana siguiente. Por esto, para los padres de los jóvenes fallecidos, quienes realmente generaron la violencia fueron los policías.

Sin embargo, Juan Piedras, padre de Alejandro, afirma que el empresario también tiene responsabilidad en este caso porque él era el encargado de la disco y permitió la entrada de menores de edad, aunque no es una culpa como la de Joel Ortega, Guillermo Zayas, Francisco Chíguil -ex delegado- o José Luis Gamboa Rosales, quien sigue siendo subsecretario de Seguridad Pública del DF, quienes a pesar de que tuvieron conocimiento de los hechos permitieron que los jóvenes sufrieran golpes y privaciones de su libertad por más de 12 horas en aquella madrugada.

El interior de la disco News Divine. Foto: Cuartoscuro.

Juan afirma que los principales responsables de los asesinatos han sido encubiertos a través de amparos de hasta un millón 200 mil pesos, como fue el caso de Zayas, y agrega: “yo me pongo a pensar si el GDF no pagó esos amparos … ¿De dónde un policía raso va a salir pagando un amparo pagando esas cantidades?” A pesar que Zayas era el mando único de la Unipol en la delegación, “su jefe inmediato era Joel Ortega”, recuerda Juan, el padre de Alejandro Piedras, y explica que cuando a Ortega lo citan a declarar en el juzgado 19 de lo penal en presencia del Juez Rafael Guerra, “en todas las preguntas que le hicieron dijo desconocer.”

El señor Piedras dice que Ortega tuvo una reunión previa con todos sus mandos en la oficina del ex delegado de aquella época, donde supuestamente habrían planeado el operativo. Según su opinión, el operativo tuvo fines políticos y no tenía justificación. “Todo por querer sobresalir políticamente, para que dijeran que habían conformado una superpolicía que era la Unipol.” Para él, esta policía “desde un principio era inoperante, al fusionar a la Policía Preventiva con la Policía Judicial, siendo que una es preventiva de los delitos y la otra es para la persecución de los delitos y los delincuentes.”

Los padres aseguran que han intentado ir a otras instancias como a la Caravana por la Paz de Javier Sicilia, donde se les pidió apoyo e ir a las movilizaciones, pero nunca se les dio la oportunidad de hablar, a pesar de ser familiares de víctimas también. Finalmente dejaron de asistir a este movimiento con la idea de hacer sus logros por ellos mismos. De Emilio Álvarez Icaza dicen “que pudo haber hecho muchas cosas y no las hizo cuando estaba al frente de la Comisión de Derechos Humanos del DF.”

En estos cuatro años otro obstáculo que han encontrado son los medios de comunicación, donde han visto publicadas frases que no dijeron o cosas que “no se atreven a mencionar.” Además, recuerdan que para las televisoras “sus hijos siempre fueron drogadictos y desde el principio fueron criminalizados.”

El operativo en el News Divine en un fotograma de un video presentado por la PGJDF el 22 de junio de 2008. Foto: Cuartoscuro.

El operativo

De acuerdo con la Comisión de Derechos Humanos del DF, entre las 4:30 y las 6 pm del 20 de junio de 2008, tuvo lugar el operativo en cuestión, pero a pesar de muchas de las reconstrucciones de las autoridades y los medios, Carmen Rivas Nájera, madre de Leonardo, afirma que no se puede confirmar esas versiones, pues según las autoridades sus hijos murieron de asfixia, sin embargo, sus hijos –afirma- murieron realmente por golpes de la policía. “Fueron golpeados, fueron masacrados. Que no nos digan que murieron de asfixia y de pisaduras porque tenemos la ropa de ellos y no está pisada”, explica.

“Lo decimos con bases y fundamentos”, ataja Juan Piedras. “Porque en el caso de mi hijo de 14 años, menciona una testigo ante el MP, que mi hijo dentro de la discoteca fue golpeado por policías con toletes tirándolo al piso y pateándolo.” La señora Rivas afirma que investigando meses después y observando a un menor que murió de asfixia, notó la coloración entre azul y morada de su boca y extremidades, mientras que su hijo estaba totalmente blanco cuando finalmente lo pudo ver.

“En el caso de Rafael Morales, hijo de Leticia, el niño jamás entró (al bar)”, asegura Juan. “En el momento en que se realizaba el operativo, su hijo llegó y se formó para entrar, él nunca imaginó para qué era tanto policía. En el momento que sacó su credencial para identificarse lo golpea un policía con el tolete en la zona de la ceja”, relata Juan y agrega que al día siguiente en los periódicos de la nota roja pudo ver en las fotografías los golpes. Pero para Rafael Morales el agravio no terminó ahí, pues además de la muerte infringida por fractura craneoencefálica, “regresaron y le robaron los tenis.”

PGJDF entregó a padres de familia el reporte forense practicado a la joven Erika Jannete Rocha Maruri. Foto: Cuartoscuro.

Para los padres, las autopsias fueron manipuladas, pues en las primeras horas de esa madrugada de viernes para sábado no les permitieron ver los cuerpos de sus hijos. A algunos sólo les enseñaron una bolsa donde supuestamente  estaba un menor, otros reconocieron a su hijo en una computadora, pero caso aparte es el de Isis, la hija de Hilda, pues en el dictamen forense se afirma que murió por tres golpes contundentes. De forma similar, en los casos de Ericka y Mario Alberto, se acepta también que la mecánica de sus lesiones hacen saber que murieron por golpes con objetos “largos, romos y redondeados de la punta.” Los padres afirman que no se necesita de mucha imaginación para saber que esto corresponde a los toletes de la policía.

Cuando las autoridades ya habían llenado un camión de la policía y un RTP con detenidos, agentes pusieron un bloqueo a la puerta a la espera de más unidades. Según su reconstrucción de los hechos, los policías murieron por asfixia en este momento al taparse la puerta y a la presencia de gas lacrimógeno en el ambiente.

Juan Piedras, Leonardo Amador, Carmen Rivas, Hilda Barragán y Leticia Robles, padres de jóvenes muertos en el News Divine. Foto: Omar Granados.

La versión de una redada

Muchas de las versiones de autoridades y medios fueron que el operativo se llevó a cabo debido a que en el interior de ese inmueble había consumo de sustancias prohibidas, sin embargo, los padres afirman que al menos el día del operativo no encontraron nada y recordaron que ese día había fiesta de jóvenes de secundaria. “Mi hijo trabajaba ahí cada ocho días, los viernes”, afirmó Carmen Rivas. “Su trabajo era quitarles armas punzocortantes, cigarros e incluso cuando me entregaron las cosas de mi hijo, iba una bolsa con varias cajetillas de distintos cigarros.” La madre de Leonardo se preguntó “¿Si no entraban con cigarros, como iban a entrar con  droga?”

Juan Piedras asegura que siempre se ocultó la causa por la que realizaban el operativo, pues “primero hicieron ver que se trataba de una redada y después en mera incongruencia dijeron que era una verificación.” Para él, en cualquier caso había irregularidades, pues había personal de verificación y además 200 policías.

Para Carmen Rivas, la intención de los policías era matar, pues de acuerdo con declaraciones de una joven que fue detenida en los primeros momentos del operativo, al resistirse a subirse a un camión para ser trasladada por la policía, un agente le dijo “súbete o tú vas a ser una de las muertas”, por lo que para ella los agentes “iban con la orden de matar.” Para los padres, esto podría ser una acción contra el encargado del lugar, pues han escuchado que él solía aportar una cuota mensualmente a la delegación y se negaba a seguir pagando.

Foto: Cuartoscuro.
Close
Comentarios