Ganancias del cártel de Sinaloa, comparables con las de Facebook: NYT
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Ganancias del cártel de Sinaloa, comparables con las de Facebook: NYT

Las hijas de Joaquín “El Chapo” Guzmán podrían heredar algo de la fortuna que Forbes estima en mil millones de dólares.
Por Omar Granados
19 de junio, 2012
Comparte

Joaquín "El Chapo" Guzmán Loera, líder del cártel de Sinaloa.

El diario The New York Times publicó un reportaje especial sobre el cártel de Sinaloa y su líder, Joaquín “El Chapo” Guzmán, a quien considera como uno de los capos más poderosos del mundo y está al frente de la que el diario considera la organización criminal más exitosa de la historia. En el reportaje se combinan análisis sobre la historia del capo y del cártel, las ganancias y las técnicas de la organización, así como sus orígenes. Además se afirma que el cártel tiene ganancias como las de Netflix o Facebook y una organización como la de UPS o Amazon.

La publicación  inicia contando uno de los últimos hechos conocidos en la vida de “El Chapo”, afirmando que una tarde de agosto pasado, en un hospital a las afueras de Los Ángeles, una ex reina de belleza llamada Emma Coronel dio a luz a un par de herederas. Las gemelas que nacieron a las 3:50 y 3:51, respectivamente, podrían heredar algo de la fortuna que Forbes estima en mil millones de dólares. El esposo de Emma Coronel no estuvo presente para el nacimiento, es un magnate legendario que sobrellevó una infancia difícil en el campo para después establecer un negocio multinacional muy exitoso.

Si Coronel eligió dejar en blanco el nombre del padre, no fue por ninguna disputa por patrimonio, más bien temía por el hecho de que su esposo, Joaquín Guzmán Loera, es el “director ejecutivo” del Cártel de Sinaloa, como escogió llamarlo el NYT. Un funcionario del Departamento del Tesoro recientemente descrito como el traficante de droga más poderoso del mundo.

La organización de Guzmán es responsable por alrededor de la mitad  de drogas ilegales ingresadas a Estados Unidos desde México cada año y podría ser el criminal más buscado en el mundo después de la muerte de Bin Laden. Pero su novia tiene ciudadanía estadounidense sin cargos en su contra. Así que las autoridades sólo pudieron observar mientras ella tomó a sus hijas y cruzó de regreso la frontera para presentarlas a su papá.

Conocido como “El Chapo” por su corta estatura y fornida constitución, Joaquín Guzmán tiene 55 años, lo que en “años narco” son como 150, afirma el diario neoyorquino. El capo es también una figura casi mítica en el país, sujeto de incontables corridos, y que ha sobrevivido a muchos enemigos y cómplices, desafiando a la pelea con la muerte que implica la vida de un traficante de droga, una carrera que es resplandeciente pero breve y siempre termina en prisión o en la tumba. Cuando se cumplieron los 55 años del nacimiento de Pablo Escobar, éste ya tenía una década muerto. De hecho, de acuerdo con la DEA, el líder del cártel de Sinaloa vende más droga que Escobar en lo más alto de su carrera.

Hasta cierto punto, este éxito se explica fácilmente: como Hillary Clinton reconoció hace varios años, la demanda insaciable de drogas ilegales de su país es lo que dirige esta industria clandestina. No es un accidente que el principal traficante de drogas y el principal consumidor sean vecinos. “Pobre México”, recuerda el NYT que afirmaba Porfirio Díaz: “Tan lejos de dios y tan cerca de los Estados Unidos.”

El cártel de Sinaloa puede comprar un kilo de cocaína en las tierra altas de Colombia o Perú por dos mil dólares, luego observar cómo aumenta su valor mientras hace el viaje hasta el lugar de venta, pues en México ese mismo kilo se vende en más de 10 mil dólares y, si salta la frontera hacia EU, la venta puede dar 30 mil billetes verdes. Finalmente, si la repartes y distribuyes en paquetes más pequeños para su venta minorista y el mismo kilo se llega a vender en 100 mil, es decir, más que su peso en oro. Y es sólo cocaína. El cártel de Sinaloa es el único de los cárteles mexicanos que está bien diversificado y bien integrado verticalmente, produciendo y exportando además mariguana, heroína y metanfetamina también.

Estimar el tamaño preciso del cártel de “El Chapo” es difícil, pues las estadísticas de la economía “subterránea” es inherentemente especulativa, pues los cárteles no hacen anucios anuales ni un auditor examina sus libros. Más bien, estamos en extrapolaciones y conjeturas hechas con con información que ofrecen agencias gubernamentales que pueden tener incentivos para sobredimensionar el problema.

Así que en un espíritu de humildad empírica, no deberíamos aceptar los estimados como un coro del Departamento de Justicia, con cifras que afirman que los cárteles mexicanos y colombianos cosechan de 18 a 39 mil millones a través de la venta de drogas en Estados Unidos cada año. El diario señala que tan sólo la existencia de este rango debería causar una reflexión. Aún así, incluso si los números más pequeños, el cártel de Sinaloa emerge como un jugador titánico en el mercado negro global.

En el sobrio cálculo de RAND Corporation, citado por el NYT, la ganancia bruta de todos los cárteles mexicanos sólo por exportación de droga a EU, suma sólo seis mil 600 millones de dólares. En casi todos los estimados, aunque Sinaloa ha conseguido una partida de entre 40 y 60% de este mercado, lo cual significa que “El Chapo” aparentemente logra anualmente ganancias de alrededor de tres mil millones de dólares, comparables en términos de ganancias con Netflix o Facebook.

La guerra contra el narco en México ha tomado más de 50 mil vidas desde 2006, pero lo que tiende a perderse dentro de la cobertura de este épico baño de sangre es cuán efectivo se ha vuelto el negocio de las drogas. Un estudio más de cerca al cártel de Sinaloa, basado en documentos de miles de páginas de expedientes y registros de juicios y decenas de entrevistas con traficantes de drogas presos y ex funcionarios mexicanos y estadounidenses, revelan una operación que es global, activa en más de 12 países, aunque muy  ágil y, sobre todo, asombrosamente compleja. El cártel de Sinaloa no solamente sobrevivió a la recesión, sino que además prosperó en estos años. Y después de prevalecer en algunos de los recientes enfrentamientos con numerosos muertos, controla ahora más territorio en la frontera que nunca.

“El Chapo siempre habla sobre el negocio de las drogas, dondequiera que esté”, afirmó un antiguo informante a un jurado hace varios años, describiendo a un emprendedor impulsivo e incluso obsesivo con una proclividad hacia la microadministración. Desde una remota  montaña donde se cree que está escondido, rodeado en todo momento por una batería de hombres armados, “El Chapo” supervisa una red de logística que es tan sofisticada en algunas cosas, como lo es aquella de las empresas Amazon o UPS. Además, el diario neoyorquino afirma que en otras cuestiones el cártel es doblemente sofisticado pues los traficantes deben mover sus productos y sus ganancias en secreto, constantemente maniobrando para evitar la muerte y el arresto. Como un espejo de un negocio legal de mercancías, el cártel de Sinaloa hace recordar la vieja actuación cinematográfica de Ginger Rogers en la que hacía los mismos movimientos de Fred Astaire, sólo que al revés y en tacones. En su longevidad, rentabilidad y enfoque, el cártel podría ser la empresa criminal más exitosa de toda la historia.

El estado de Sinaloa, del cual toma el nombre la organización, se encuentra apretado entre la Sierra Madre Occidental y la costa del Pacífico mexicano. Caluroso y remoto, Sinaloa es la Sicilia mexicana, pues ambas son la cuna y el refugio de hombres violentos y la tierra ancestral de muchos de los más famosos narcotraficantes de México. “El Chapo” nació en un pueblo llamado La Tuna, alrededor de la Sierra, en 1957. Su educación formal terminó en 3° de primaria, y ya como adulto, supuestamente luchó por leer y escribir, e incluso tuvo que contratar a un escritor para “componer” cartas para su esposa. Poco se sabe de los primeros años del capo, pero para los años 80 se unió al cártel de Guadalajara (aquel de donde salieron después los de El Golfo, de Tijuana, de Juárez y de Sinaloa), el cual era dirigido por un ex policía conocido como “El Padrino”, Miguel Ángel Gallardo Félix.

Por décadas, traficantes mexicanos han exportado mariguana cosechada en casa y heroína a EU, pero mientras la cocaína colombiana llegó al boom en los 80’s y las autoridades estadounidenses empezaron a patrullar el Caribe, los colombianos fueron en busca de una ruta alternativa hacia los Estados Unidos y descubrieron una en México. En un primer momento, los narcotraficantes mexicanos, como hiciera el piloto Miguel Ángel Martínez de 25 años, jugaron el rol de contratistas independientesque recibían paga para mover carga colombiana. En 1986, el cártel de Guadalajara llevaba a Martínez al puerto colombiano de Barranquilla, con la esperanza de  que alguien lo comisionara a llevar drogas a México. Pero Martínez no pudo encontrar a nadie y terminó en una espera de meses en Colombia, preocupado por haber desperdiciado su gran oportunidad con el cártel. Eventualmente, consiguió un vuelo comercialde regreso a Mexico, y pronto, supuestamente tendría una reunicón con “El Chapo”, quien entonces era un jefe menor en el cártel. “Te comportaste muy bien en Colombia”, le dijo Guzmán, de acuerdo con el testimonio del piloto. El capo parecía impresionados por la paciencia de Martínez en esa espera.

Habiendo pasado la prueba, Martínez inició el trabajo con Guzmán como una especie de controlador de tráfico aéreo, negociando directamente con los cárteles de Cali y Medellín, luego guiando sus vuelos con cocaína desde Sudamérica a escondites secretos en México. Martínez sabía que agentes de EU estaban monitoreando sus comunicaciones por frecuencias de radio, así que más que usar palabras, silbaba señales a los pilotos para que pudieran despegar.

Con la decadencia de la ruta caribeña de trasiego de drogas, los colombianos empezaron a pagar a los traficantes mexicanos, aunque con cocaína en lugar de dinero. Más que cualquier otro factor, fue esta transición lo que reorganizó las dinámicas del poder entre los cárteles en todo el continente, pues el cambio permitió a los mexicanos encabezar la logística y dejar de ser intermediarios mientras invertían ahora en sus propias drogas. En 1986, Martínez no podía aterrizar un vuelo como repartidor en Barranquilla y en menos de cinco años estaba organizando cientos de vuelos llenos de cocaína para “El Chapo”. “Algunas veces conseguía cinco vuelos en una sola noche,” recordaba el ex piloto. “Algunas veces 16.” Ahora eran los colombianos lo que se acercaban humildemente a “El Chapo“, buscando no contratarlo para mover su droga sino venderle a él directamente y daban propinas de hasta 25 mil dólares a Martínez sólo para conseguir una audiencia con el capo.

El joven piloto se convirtió en el más cercano a Guzmán, administrando su teléfono y acompañándolo en sus viajes al extranjero. Martínez, conocido como “El Gordo” (aquí el NYT señala la inocencia para poner los apodos: “El Gordo” y “El Chapo”, “Fatty and Shorty”, en inglés) hizo un gran equipo con su nuevo jefe directo. Según el diario, un testimonio del piloto, ambos habrían viajado a “Japón, Hong Kong, India y a toda Europa.” El líder del cártel de Sinaloa supuestamente poseía una flota de jets y juntos habrían visto “el mundo entero.” Los dos consumían cocaína, aunque es un hábito que “El Chapo” dejaría con el tiempo. El diario afirma que años después, cuando un abogado lo cuestionaba sobre si había sido la mano derecha de “El Chapo”, Martínez contestó que él pudo haber sido, pero que “Guzmán tenía cinco manos izquierdas y cinco manos derechas.” El piloto agregó en su testimonio que Guzmán Loera “es un pulpo.” Por sus esfuerzos, Martínez recibió un millón de dólares como pago anual “en efectivo, en un portafolios, cada diciembre.” Cuando nació el hijo de Martínez, “El Chapo” pidió ser el padrino.

En 1989, “El Padrino”, mentor del Chapo, fue capturado por las autoridades mexicanas, y los miembros restantes del cártel de Guadalajara se reunieron en Acapulco para repartir las rutas de contrabando heredaría cada uno. De acuerdo con el libro de Ioan Grillo, El Narco, las reuniones se realizaron ostensiblemente entre amigos, pero los herederos de “El Padrino” y el cártel de Guadalajara se convertirían en las bases de los cárteles de Tijuana, Juárez y Sinaloa, y quienes alguna vez fueron amigos se convertirían en antagonistas de un ciclo de guerras por territorios que continúa hoy en día (cártel de Juárez, Tijuana y Los Zetas).

En el inicio, la organización de “El Chapo” controlaba una sola ruta de tráfico a través del oeste del país, hacia Arizona. Pero para 1990, estaba moviendo tres toneladas de cocaína cada mes a través de la frontera. Este cártel siempre ha sobresalido por las eclécticas formas de transporte que utiliza. cuando aún trabajaba con los colombianos, el cártel movía cocaína en maletas en vuelos privados, posteriormente en el equipaje en vuelos privados y eventualmente en sus propios aviones 747, en los que podía cargar hasta 13 toneladas de cocaína. Ellos usaban barcos contenedores, veleros de pesca, botes rápidos y submarinos. Algunos de estos transportes podían costar un millón de dólares, pero los traficantes podían pagarlos.

The New York Times*

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué es el síndrome VIP y por qué médicos temen que pueda perjudicar a Trump contra el COVID

La combinación de fármacos que le están suministrando y su rápida salida del hospital ha hecho que muchos se cuestionen si no estamos lo que en literatura médica se conoce como el "síndrome VIP".
Getty Images
6 de octubre, 2020
Comparte

De anticuerpos monoclonales a aspirina, de esteroides a melatonina, de medicamentos experimentales a vitamina D o zinc.

Desde que en la madrugada del viernes anunció que había dado positivo de covid-19, el presidente Donald Trump ha recibido una combinación de tratamientos que no todos los pacientes de coronavirus suelen recibir en el país, según han confirmado sus propios médicos.

El doctor de la Casa Blanca, Sean P. Conley, hizo saber que desde el viernes el mandatario había recibido una dosis única de Regeneron, un coctel de anticuerpos experimental.

Conley confirmó, además, que el mandatario estaba tomando otros suplementos, que incluían vitaminas, hormonas e incluso, antiácidos.

Un poco más tarde, en la misma noche del viernes, luego de que el mandatario fuera trasladado al hospital, el médico de la Casa Blanca anunció en un comunicado que Trump había comenzado con otro tratamiento experimental que le sería administrado por cinco días.

“Hemos elegido iniciar el tratamiento con remdesivir. Ha completado su primera dosis y está descansando cómodamente”, indicó.

El domingo, en una conferencia de prensa, luego de reconocer que el presidente había sufrido dos episodios de caída en los niveles de oxígeno en sangre, el equipo médico anunció que el presidente comenzó otro tratamiento con dexametasona,un esteroide que generalmente se reserva a casos delicados y en periodos avanzados de la enfermedad.

Ante la confusión en los reportes oficiales sobre la salud del presidente, varios expertos han señalado que la amplitud del tratamiento suministrado indicaría que su estado es más crítico de lo que la Casa Blanca o sus médicos han reconocido.

Mientras, otros hacen hincapié en que tiene que ver con lo que en la literatura médica se conoce como el “síndrome VIP”.

Es lo ocurre cuando una persona muy importante (VIP) es admitida en un centro de atención médica y su relevancia pública afecta las decisiones sobre la atención médica, tal como se explica en la revista especializada Chest Journal, del Colegio Estadounidense de Cirujanos del Tórax.

Según una serie de estudios médicos, por ello pasaron varios famosos, desde Prince, Michael Jackson o Steve Jobs.

Y aunque no hay ninguna evidencia sólida de que el de Trump es uno de esos casos, son varias voces expertas las que advierten de que debería ser algo a evitar.

trump

AFP
Trump salió en la tarde del domingo a saludar a un grupo de seguidores que estaba en las afueras del hospital.

El hecho de que el domingo el presidente decidiera salir a saludar a sus partidarios que se habían congregado fuera del centro de salud, algo impensable para cualquier paciente con coronavirus hospitalizado, también hizo que muchos se cuestionaran si es su cargo el que está influyendo en las decisiones médicas.

Los comentarios del estilo se multiplicaron en la tarde del lunes, luego de que el equipo médico anunciara que el presidente sería dado de alta y regresaría a la Casa Blanca.

¿Pero qué consiste realmente el “síndrome VIP” y cuáles han sido alguno de los casos más relevantes?

El síndrome VIP

El término fue acuñado a inicios de la década de 1960 por el doctor Walter Weintraub, quien estudió a través de la historia cómo “el tratamiento de un hombre influyente puede ser extremadamente peligroso tanto para el paciente como para el médico”.

Weintraub recurrió a casos célebres como el del rey Jorge III de Inglaterra, a quien le administraron una cuestionable dosis de remedios para su locura, o el rey Luis II de Baviera, quien también recibió una dudosa atención psiquiátrica.

Pero de acuerdo con un artículo sobre el tema del doctor Jay Block, de la Universidad de Florida, el término comenzó a utilizarse más en las décadas siguientes, a medida que sucedieron hechos de gran trascendencia, como los intentos de asesinatos de presidentes de EE.UU. o del papa Juan Pablo II.

De acuerdo con el experto, el síndrome se manifiesta de diferentes formas.

“Puede haber una alteración en la atención habitual del paciente de tal manera que se tome la decisión de realizar menos pruebas, procedimientos diagnósticos o maniobras terapéuticas. Esta decisión generalmente refleja el deseo de salvar al VIP del dolor”, indica.

“En el otro extremo del espectro está la decisión de hacer un seguimiento de cada anomalía minúscula para parecer un médico más completo y competente”, agrega.

atentado

Getty Images
Cuando el atentado a Juan Pablo II también se habló sobre el tema.

Un artículo publicado en el Cleveland Clinic Journal of Medicine, la situación se da cuando”se presiona al equipo de atención médica para que doble las reglas por las que generalmente practican la medicina”.

Sin embargo, según Block, “las desviaciones de la atención estándar a menudo resultan en catástrofes imprevistas“.

“Esta secuencia es probablemente la responsable de algo que se ha observado en los hospitales, y es que les suceden las cosas más extrañas a los familiares de los médicos y otros pacientes importantes. Si las decisiones tomadas sobre los VIP realmente resultaran en una mejor atención, entonces se tomarían para todos los pacientes“, señala.

De acuerdo con Block, las posibilidades de que un caso de este tipo son más recurrentes cuando la atención no es idéntica a la que se brinda a todos los demás pacientes con la misma afección.

“No hay nada biológicamente diferente en un Papa o en un presidente y no hay necesidad de alterar el pensamiento de uno para cuidarlos”, indica el experto.

Casos contradictorios

Los casos documentados de personalidades que se han visto afectadas por este síndrome se han multiplicado a lo largo de los años, lo que ha ayudado a los expertos a entender mejor el fenómeno.

Hace un par de años fue conocido el caso de Martin Sheen, quien presionó a sus doctores para recibir un coctel de células madre porque creía que le podría solucionar un problema en las rodillas.

El médico de Steve Jobs confesó hace unos años que el creador de Apple también lo presionó en varias ocasiones para que le diera unos supuestos tratamientos que le ayudarían a lucir más joven, pero también contó que algunas actitudes del paciente agravaron su situación.

Recordó, por ejemplo, que Jobs se negó a permitirle a su cirujano que le extirpara un tumor pancreático y, en su lugar, lo intentó tratar con una dieta vegana, remedios herbales y acupuntura.

Jobs

Getty Images
Jobs se negó a que sus médicos le operaran un tumor en el páncreas.

En algunos casos, algunos médicos han sido señalados e incluso acusados por prescribir medicamentos por presiones de sus pacientes, algo que terminó costándoles la vida.

El suicidio de Prince, por ejemplo, fue causado —de acuerdo al informe forense— por “fentanilo autoadministrado”, un poderoso opiode que, según las investigaciones posteriores, fue recetado por su propio médico a sugerencia del paciente.

El doctor de Michael Jackson, Conrad Murray, fue acusado de homicidio involuntario luego de que le prescribiera al músico propofol, un poderoso anestésico quirúrgico, para ayudarlo a dormir.

Posteriormente, un jurado determinó que el medicamento jugó un papel clave en la muerte de Jackson.

Unos décadas antes, en 1977, la muerte de Elvis Presley por problemas cardíacos relacionados con medicamentos recetados se convirtió, probablemente, en el caso más famoso de síndrome VIP y llevó a cuestionamientos de por vida contra su médico, George Constantine Nichopoulos.


Los medicamentos que está tomando o ha tomado Donald Trump según su equipo médico:

  • Regeneron
  • Remdesivir
  • Dexametasona
  • Zinc
  • Vitamina D
  • Famotidine
  • Melatonina
  • Aspirina

El caso de Trump

No existe evidencia para relacionar los casos anteriores con la situación actual del presidente de EE.UU.

Sin embargo, la falta de transparencia sobre la salud de Trump, la ausencia de explicación sobre las decisiones detrás de los medicamento que está recibiendo y las informaciones contradictorias que ha dado su equipo médico durante los últimos días han disparado las especulaciones.

Conely admitió el sábado que Trump había iniciado terapias avanzadas “un poco antes que la mayoría de los pacientes que conocemos y seguimos“.

Sin embargo, indicó que esto se debía a que estaban “maximizando todos los aspectos de su atención, atacando este virus con un enfoque múltiple”.

“Este es el presidente y no quería esperar por nada. Si había alguna posibilidad de que algo (algún medicamento) agregara valor a su atención y acelerara su recuperación, entonces quería tomarlo”, dijo.

trump

AFP
Trump abandonó el hospital este lunes.

Otras de las principales dudas surgieron por las medicinas que el equipo médico ha revelado que el presidente está tomando.

“Los tratamientos (contra el coronavirus) se dividen en dos campos: los que atacan directamente al virus y tienen más probabilidades de ser útiles en la primera fase y los medicamentos para calmar el sistema inmunológico, que tienen más probabilidades de funcionar en la segunda”, explica James Gallagher, corresponsal de salud de la BBC.

Sin embargo, aunque no se sabe a ciencia cierta cuándo Trump tuvo su último resultado negativo, el equipo médico comenzó a administrarle desde el sábado una medicina que generalmente se utiliza en fases avanzadas o críticas de la enfermedad, la dexametasona.

“Este esteroide salva vidas al calmar el sistema inmunológico, pero debe usarse en el momento adecuado. Si se administra demasiado pronto, el medicamento podría empeorar las cosas al afectar la capacidad del cuerpo para combatir el virus”, indica Gallagher.

“Este no es un medicamento que normalmente administraría en la etapa ´leve´ de la enfermedad”, agrega.

La Organización Mundial de la Salud aconseja el uso del esteroide en casos “graves y críticos”.

Desametasona

BBC

De acuerdo con Gallagher el presidente también ha sido “una de las pocas personas” fuera de ensayos clínicos que se ha sometido a una terapia de anticuerpos monoclonales con el antivirus, la del Regeneron.

“El enfoque tiene sentido científico y hay grandes esperanzas de que sea eficaz. Sin embargo, la evidencia en pacientes todavía es muy limitada y estos monoclonales todavía se clasifican como un fármaco experimental; los ensayos clínicos están en curso”, explica Gallagher.

Según el corresponsal de la BBC, tampoco hay evidencias sólidas de que se hayan salvado vidas con el remdesivir o cómo el zinc, la vitamina D, famotidina, melatonina o aspirina tiene algún efecto en pacientes con covid 19.

Medios de Estados Unidos también han señalado que, dado que es un tratamiento que no se practica con la mayoría de los pacientes y del que no existe evidencia médica de su efectividad, también genera dudas por los potenciales efectos de interacciones medicamentosas.

Trump

Getty Images
Seguidores de Trump se reunieron durante el fin de semana en las afueras del hospital.

Thomas McGinn, médico en jefe de Northwell Health Hospital, dijo al New York Times que la variedad de medicamentos recetados a Trump dejaba la duda no solo sobre la condición del paciente, sino sobre las decisiones detrás del tratamiento.

“Plantea la pregunta: ¿está más enfermo de lo que estamos escuchando o están siendo demasiado agresivos, porque es el presidente, de una manera que podría ser potencialmente dañina?”, dijo.

Martin Landray, el médico que lidera el estudio más grande del mundo sobre tratamientos para el covid-19 (y que se realiza en Reino Unido) también opinó que “los médicos de Trump deben resistir el síndrome VIP” y que el presidente no debería recibir medicamentos experimentales que aún no se han probado por completo.

“Los mismos principios se aplican a todos los pacientes. No exponga a las personas a medicamentos a menos que sepa que van a ser útiles, excepto en el contexto de un ensayo clínico”, dijo a Sky News.

El equipo médico de Trump, sin embargo, aseguró este lunes que el presidente ha asimilado bien los tratamiento y que los medicamentos administrados fueron aquellos que se valoraron convenientemente con los especialistas entre la variedad de opciones disponibles.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=hBN2H-E3KAc

https://www.youtube.com/watch?v=UtuieuqZq7M&t=27s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.