Hay condiciones inmejorables para ganar la presidencia: AMLO
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Hay condiciones inmejorables para ganar la presidencia: AMLO

El candidato de las izquierdas terminó su campaña ante un Zócalo lleno; asegura que "no voy a traicionar al pueblo. Estoy convencido de mi responsabilidad histórica".
28 de junio, 2012
Comparte

José Ortiz, cantante de Guanajuato, camina por el Paseo de la Reforma caracterizado como Miguel Hidalgo. Viste sotana, alzacuello y blande un estandarte como el cura independentista. La calva y el escaso pelo blanco en las sienes no necesita fingirlos. Son suyos.

A la izquierda lo acompaña una encarnación de Benito Juárez. Arturo Sánchez, promotor cultural amigo de José, porta un traje negro, una banda presidencial hechiza y se dirige junto a ‘Hidalgo’ hacia el Zócalo de la Ciudad de México para presenciar el cierre de campaña de Andrés Manuel López Obrador, rumbo a la elección presidencial de este domingo.

“Si Andrés Manuel hubiera vivido en la época de la Independencia, Hidalgo hubiera votado por él porque los dos son liberales”, dice José, que con su escaso pelo blanco peinado hacia abajo, tiene un enorme parecido con el cura.

Arturo Sánchez sabe que ha llegado al Paseo de la Reforma disfrazado como una de las figuras históricas que el candidato presidencial de las izquierdas ha tomado como inspiración en su segunda campaña.

“Benito Juárez es el ídolo de López Obrador. Queremos ver nuevamente un presidente salido del pueblo”.

Los ‘próceres’ modernos se pierden entre las miles de personas que, antes de las 16:00 horas, hora de la cita, ya marchan hacia la Plaza de la Constitución.

Una hora antes de que arranque el último acto público de López Obrador, distintos grupos ya rodean el Ángel.

Comerciantes de Tlalpan, estudiantes de la Escuela Nacional de Antropología e Historia, contingentes perredistas de Morelia, Oaxaca, Veracruz. Unos preparan sus últimas pancartas en el asfalto de Reforma. Otros bailan la pegajosa canción oficial del Movimiento Regeneración Nacional (Morena), que sale de las bocinas de una pantalla gigante móvil.

Son las 16:15 y algo marca una diferencia de otras marchas encabezadas por Andrés Manuel. La cantidad de simpatizantes empieza a rebasar a los organizadores. Ya no son suficientes las vallas metálicas ni la cuerda roja destinada a hacer una valla de seguridad para el candidato.

A las 16:39, un río de gente corre hacia la calle de Amberes. Por ahí llega López Obrador a bordo de una camioneta blanca y custodiado por otras dos. Lo reciben candidatos a diputaciones federales y locales y los aspirantes a las seis gubernaturas que se disputan el domingo.

El tabasqueño llega entre aplausos y en compañía de dos de sus cuatro hijos. José Ramón y Andrés Manuel. Ya lo esperan sobre Reforma el candidato al senado Alejandro Encinas, Martí Batres, quien coordinará la vigilancia que Morena hará de las casillas el día de la elección. Están también Alejandro Chanona, del Movimiento Ciudadano, el candidato al Senado Mario Delgado, la ex jefa de seguridad de López Obrador y hoy candidata a la asamblea legislativa del DF, Polimnia Romana y Claudia Sheinbaum, eventual Secretaria de Medio Ambiente si el tabasqueño gana los comicios.

La marcha arranca oficialmente a las 16:45, pero López Obrador apenas puede avanzar. Hay tropezones, empujones, gritos. No sólo los asistentes quieren fotografiarlo. También sus invitados como el actor Héctor Bonilla.

Unos metros adelante, en la Glorieta de la Palma, se abre un espacio entre la gente. Por ahí caminan el líder izquierdista Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano y su hijo Lázaro Cárdenas Batel. El rostro de Andrés Manuel se ilumina. Los saludos a sus simpatizantes deben esperar, pues él toma su tiempo para recibir al Ingeniero con un abrazo. Juntos, en medio de un caos con sabor a celebración, siguieron el camino.

 

El plan B

—Está cabrón llegar al Zócalo. Tenemos que ver la forma en que entre el licenciado. Por 16 de septiembre es imposible. Ya no hay forma.

Andrés Manuel no ha llegado siquiera a la esquina de Reforma y Bucareli cuando su equipo de logística ya ve dificultades para llegar al templete. En el Zócalo la gente llegó desde las 10 de la mañana y no hay calle libre por la que el político pueda abrirse paso. La solución la menciona uno de los miembros del equipo de logística más cercanos al candidato.

—Usemos el plan B que nos propuso ayer la Secretaría de Seguridad Pública.

Ese plan es llegar en metro hasta la Plaza de la Constitución.

—Ya tenemos todo pactado –agrega.

Avanzar junto al candidato cada vez es más complicado. “Aquí no se viene por gusto. No se viene a disfrutar. Aquí se viene por convicción y se tienen que aguantar”, dicen los miembros del equipo de seguridad del candidato.

Cerca de la Alameda, cerrada desde hace tres meses, las autoridades capitalinas auxilian al primer círculo de López Obrador, quien logra entrar bajo tierra en la estación Bellas Artes.

A su llegada a la estación Zócalo, aprovecha la privacidad de una oficina y deja la ropa sudada por la marcha para ponerse un pantalón azul, una camisa blanca y un saco color caqui.

‘Fracasó el intento de imponer a Peña’

Madero, 16 de Septiembre. Donceles. No hay entrada al Zócalo que no esté abarrotada por quienes marchan. A la altura de Isabel La Católica hay un cuello de botella que tiene a la gente prácticamente parada.

Los que esperan a López Obrador por Madero y le abren espacio se quedan con las ganas de verlo pasar. Lo mismo quienes lo esperan justo en medio de la plaza. Casi dos horas después del inicio de la marcha, el candidato entra por la izquierda del templete y comienza su última alocución de campaña minutos después de las 19:00. En el templete le da la bienvenida su gabinete en pleno. En primera fila, el jefe de Gobierno del DF Marcelo Ebrard y el candidato de la izquierda para sucederlo, Miguel Ángel Mancera.

Tras subir al templete Beatriz Gutiérrez pone en la boca de su esposo una pastilla mentolada, y momentos después, comienza la última alocución del candidato en la contienda.

López Obrador se toma tiempo para agradecer a los partidos que lo postulan, a Marcelo Ebrard, quien también buscó la candidatura presidencial, por “actuar a la altura de las circunstancias”. A Cuauhtémoc Cárdenas. A artistas, músicos, cineastas, actores, poetas, bailarines y activistas de las redes sociales que apoyaron su aspiración presidencial con muestras de creatividad.

Andrés Manuel se siente satisfecho. Da un discurso sin sus pausas habituales. Conserva el ritmo. Prácticamente todos lo escuchan.

El discurso tiene similitudes al que dio en 136 mítines celebrados 90 días de campaña. Afirma que la deshonestidad es lo que más ha dañado a México, se erige como guardián del presupuesto, y dice que será imposible rescatar al País si no se rescata al campo. Sin embargo, deja en claro que para el domingo, en las urnas, la batalla es entre él y el candidato del PRI, Enrique Peña Nieto.

“El domingo próximo habrá sólo dos opciones. O más de lo mismo, o un cambio verdadero”.
Andrés Manuel no dedica ni una referencia a la candidatura de Josefina Vázquez Mota. Todas las que hace señalan al priista.

“Fracasó el intento de imponer a Peña mediante la publicidad”, afirma. Y el Zócalo lanza mentadas de madre sonoras.
Faltan cuatro días para la elección y Andrés Manuel pide a quienes lo escuchan aplicarse a fondo, no dejar de comunicar, y estar vigilantes. “La noche del domingo habrá fiesta cívica nacional”, promete.

Hacia las 20:00 horas, el tabasqueño finaliza su discurso con un compromiso. “No voy a traicionar al pueblo. Estoy convencido de mi responsabilidad histórica”.  Entonces se le vidrian los ojos y un quiebre en la voz casi impercetible.

“Estaré siempre a la altura de ustedes”.
Y con un “Viva México” lanzado tres veces, López Obrador pone fin a su campaña.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El país que con solo 12 camas con oxígeno se enfrentó al COVID y logró contener la pandemia

Con solo siete médicos por cada 100 mil habitantes, Senegal ha sido elogiado por su manejo de la epidemia de coronavirus.
8 de octubre, 2020
Comparte

A pesar de tener solo siete médicos por cada 100.000 habitantes, Senegal se ha ganado no pocos elogios por su manejo de la pandemia de coronavirus. Mayeni Jones y Naomi Scherbel-Ball, de la BBC, analizan cómo este país africano logró mantener a raya a la covid-19.

“Cuando llegó el primer caso, estábamos muy ansiosos y yo me enojé porque era un caso importado”, cuenta la doctora Khardiata Diallo, quien coordina el centro de tratamiento epidémico del Hospital Fann en la capital, Dakar.

“Nos preocupaba la falta de equipamiento para tratar el coronavirus, había solo 12 camas con suministro limitado de oxígeno para todo el país“.

Los médicos del Hospital Fann ahora pueden monitorear a los pacientes usando cámaras, como medida para minimizar el contacto.

BBC
Los médicos del Hospital Fann ahora pueden monitorear a los pacientes usando cámaras, como medida para minimizar el contacto.

Eso fue a finales de febrero, cuando un ciudadano francés regresó a Dakar, después de unas vacaciones en un centro de esquí, con fiebre, dolor de garganta y dolor de cabeza.

Fue el primer caso de covid-19 en Senegal y el segundo caso reportado en África subsahariana.

Diallo, que formó parte del equipo que trató el único caso de ébola del país durante el brote que afectó a África occidental en 2014 y tiene experiencia en brotes de cólera en los últimos 15 años, sabía que debían actuar rápido para contener la pandemia.

Tests gratuitos las 24 horas

Sus colegas del prestigioso Instituto Pasteur de Dakar, que en febrero fue uno de los dos laboratorios de África que podían realizar pruebas de coronavirus, capacitaron a personal de decenas de otros países sobre cómo realizar las pruebas.

Ibrahima Diop, quien contrajo coronavirus en Senegal en abril.

BBC
Ibrahima Diop fue primero diagnosticado y tratado por malaria cuando contrajo el nuevo coronavirus en abril.

En abril, 43 países del continente africano podían diagnosticar covid-19 de manera efectiva.

Hoy en día, el laboratorio en Dakar funciona las 24 horas y las pruebas se han extendido por todo el país.

Los tests para aquellos que tienen síntomas son gratuitos y los resultados se obtienen en ocho horas.

Si bien ha habido preocupaciones sobre el bajo número de pruebas en todo el continente, el Centro Africano para el Control de Enfermedades está apoyando a los países para aumentar los niveles de testeo y hay esperanzas de que los kits de diagnóstico baratos puedan ayudar.

El Instituto Pasteur ha sido crucial en este esfuerzo, ya que su virólogo jefe, Amadou Sall, se asoció con la firma británica Mologic para desarrollar dos kits de prueba caseros:

  • Uno para probar si alguien tiene el virus actualmente, similar a las pruebas PCR de laboratorio
  • El otro para comprobar si alguien ha desarrollado anticuerpos contra el coronavirus de una infección anterior

La fabricación de la prueba de anticuerpos ya comenzó y deberían lanzarse en las próximas semanas, explica Sall.

Funcionará como un test de embarazo, con un costo cercano a US$1 y con resultados en solo 10 minutos.

Mientras, la prueba para determinar si alguien tiene coronavirus se ha retrasado y está siendo validada por la Escuela de Medicina Tropical de Liverpool, pero hay esperanzas de que aún esté disponible antes de fin de año.

Un mayor nivel de pruebas también deberían ayudar a realizar diagnósticos tempranos.

Gente con mascarilla en un autobús en Dakar.

BBC
El uso de mascarillas es obligatorio en Dakar.

Ibrahima Diop, de 29 años y quien trabaja en un call center en Dakar, se enfermó en abril y fue tratado inicialmente por malaria.

Ante la insistencia de su madre, quien trabajaba en un hospital, fue a que le hicieron la prueba y le diagnosticaron coronavirus, junto con 60 de sus colegas. Recibió rápidamente tratamiento y fue dado de alta del hospital en una semana.

Su caso mostró la necesidad de que las personas se realicen pruebas en un país donde los síntomas pueden confundirse fácilmente con la malaria, algo que las autoridades han enfatizado durante sus sesiones informativas televisadas diariamente sobre el coronavirus.

Cantar para combatir el virus

Un índice de respuesta global a la covid-19 de la revista Foreign Policy otorgó a Senegal la puntuación más alta posible por su estrategia de comunicación, a la que se unieron los mejores músicos del país para informar a la gente.

En abril, se juntaron para lanzar Daan Corona, que significa “Derrotar al coronavirus” en wolof, el idioma local.

En la canción, el famoso músico senegalés Youssou Ndour pide a la gente que se quede en casa y se lave las manos.

https://www.youtube.com/watch?v=qwT19-up78M


También hay coloridos murales en la universidad más antigua de Senegal que muestra a los estudiantes las técnicas adecuadas para evitar la transmisión del coronavirus.

En algunas áreas se instalaron lavabos públicos para que la población pueda lavarse las manos.

En los primeros días de la pandemia, se implementaron otras medidas preventivas, incluida la declaración del estado de emergencia, el cierre total de las escuelas y un toque de queda nocturno.

Los restaurantes, supermercados y bancos se apresuraron a introducir controles de temperatura en sus entradas.

Mural en Dakar de un hombre tosiendo en su codo.

BBC
Murales en Dakar muestran los métodos para evitar la propagación del virus.
Lavabos públicos en Dakar.

BBC
Los lavabos públicos se ven en varias calles de Dakar para que la gente pueda lavarse las manos.

Si bien algunas de esas medidas fueron levantadas, en las calles de Dakar las mascarillas siguen siendo obligatorias, una regla que se introdujo ya en abril.

Hoy en día, las 14 regiones de Senegal están equipadas para tratar a pacientes con coronavirus.

En la sala para los enfermos graves de coronavirus del Hospital Fann de Dakar, Oumar Kane monitorea a su último paciente con coronavirus que depende de un respirador.

El hombre de 58 años ha sido tratado allí durante poco más de una semana, y es diabético.

Para minimizar el contacto, las cámaras de la sala se conectan a una pantalla fuera.

Anuncio de la hermandad musulmana Mouride en el que le pide a la población que use mascarillas.

BBC
La popular hermandad musulmana Mouride le pide a la población que use mascarillas.

Pero en marzo, cuando los casos en Senegal comenzaron a aumentar, el doctor Kane recuerda una situación muy diferente.

“El problema era que solo teníamos 10 camas con respiradores y había momentos en que recibíamos llamadas pidiendo una cama pero no podíamos recibir al paciente”, recuerda.

“Esa demanda continuó durante unas tres semanas, hasta que se equiparon otros hospitales”.

El número de casos diarios registrados ha ido disminuyendo desde mediados de agosto.

Senegal, que tiene una población de 16 millones de personas, solo había registrado hasta esta semana 15.000 casos positivos y poco más de 300 muertes.

Su estrategia para contener el virus se ha adaptado y muchos pacientes con síntomas leves ahora son tratados en casa, con personal médico monitoreando su estado de forma remota desde el hospital y entregando medicamentos.

El desafío de la peregrinación musulmana

Cuando los vuelos internacionales reabrieron en julio, existía la preocupación de que hubiera un aumento en los casos.

Senegal, como muchos otros países africanos, ha pedido a los visitantes que presenten una prueba negativa fechada no más de una semana antes del viaje.

A su llegada, se toma la temperatura de los pasajeros.

En la tumba del fundador de la hermandad Mouride se suelen concentrar grandes concentraciones durante la peregrinación de Grand Magal.

AFP
En la tumba del fundador de la hermandad Mouride se suelen concentrar grandes concentraciones durante la peregrinación de Grand Magal.

Estas medidas parecen haber funcionado, como muestra el bajo número de casos importados.

Se espera que esta semana cuatro millones de personas asistan a la fiesta anual más grande del país, el Grand Magal de Touba.

Es una peregrinación histórica a Touba, que se encuentra a 190 km al este de Dakar y es el hogar espiritual de la hermandad musulmana Mouride.

Los peregrinos hacen cola durante horas en las calles de la ciudad para llegar a la Gran Mezquita y al mausoleo del fundador de la hermandad.

Si bien los carteles alrededor de la capital muestran al líder de la comunidad pidiendo a sus seguidores que usen mascarillas, reunir a un número tan grande de fieles en un solo lugar será una prueba crucial cuando el país busca mantener el progreso logrado.


Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=0MknUIeXFIg

https://www.youtube.com/watch?v=RaH9rA2Kdxw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.