La nave Voyager, a punto de abandonar el Sistema Solar
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La nave Voyager, a punto de abandonar el Sistema Solar

El objetivo inicial de las misiones Voyager era explorar los planetas más lejanos en el Sistema Solar: Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, una tarea que fue completada en 1989.
Por Jonathan Amos, BBC
19 de junio, 2012
Comparte

Señales recibidas por la NASA indican que la sonda Voyager 1 se encuentra ya cercana a ingresar al espacio interestelar.

La misión fue lanzada en 1977 y desde entonces la sonda viajera ha continuado su travesía hacia los confines del Sistema Solar.

Todo indica que la sonda podría abandonar nuestro sistema planetario en cualquier momento. Voyager 1 ha comenzado a detectar un marcado aumento en el número de partículas de alta energía que chocan contra ella procedentes de explosiones de estrellas distantes.

Este aumento estaba previsto por los expertos de la NASA y es una señal de que la sonda pronto cumplirá su misión histórica.

“Las leyes de la física dicen que algún día Voyager será el primer objeto construido por seres humanos que ingresará al espacio interestelar, aunque no sabemos exactamente en qué momento ocurrirá esto”, señaló Ed Stone, científico de la misión y experto del Instituto de Tecnología de California en Pasadena.

“Los últimos datos indican que la sonda se encuentra claramente en una nueva región en la que las circunstancias cambian rápidamente. Es algo muy emocionante. Estamos aproximándonos a la frontera del Sistema Solar”.

Indicadores de la NASA

Voyager 1 viaja a una velocidad cercana a los 17 kilómetros por Segundo y se encuentra a aproximadamente 18.000 millones de km de la Tierra.

Debido a esta gran distancia las señales enviadas por la sonda tardan más de 16 horas y media en llegar a la red de receptores de la NASA.

Durante los últimos tres años, Voyager ha registrado un constante aumento en el número de rayos cósmicos captados por sus dos telescopios, pero la magnitud se disparó desde hace un mes.

La cantidad de rayos cósmicos es uno de los tres indicadores utilizados por la NASA para detectar el ingreso de la sonda al espacio interestelar.

El segundo es un cambio en la intensidad de partículas que recibe del Sol. El número de partículas solares que chocan contra la sonda está disminuyendo, aunque el declive aún no es dramático. Eso sí ocurrirá cuando Voyager escape definitivamente la región del espacio dominada por nuestra estrella.

El tercer indicador será un cambio en la dirección de los campos magnéticos, que experimentarán una gran reorientación cuando Voyager se aventure al espacio interestelar.

Embajadoras de la Tierra

Foto: NASA

Voyager 1 fue lanzada el 5 de setiembre de 1977 y su sonda gemela, Voyager 2, el 20 de agosto del mismo año.

El objetivo inicial de ambas misiones era explorar los planetas más lejanos en el Sistema Solar: Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno, una tarea que fue completada en 1989.

Las sondas cambiaron luego de dirección para continuar su viaje hacia el centro de nuestra galaxia, la Vía Láctea.

Los generadores de plutonio de las sondas dejarán de producir electricidad en un periodo de 10 a 15 años y en ese momentos los instrumentos y transmisores pararán de funcionar.

Las hermanas Voyager se transformarán entonces en embajadoras silenciosas de la Tierra, mientras continúan desplazándose en la Vía Láctea.

Voyager 1 se aproximará a una estrella llamada AC +793888, pero sólo pasará a una distancia de dos años luz.

Voyager 2 fue lanzada antes de Voyager 1 pero se desplaza más lentamente. Se encuentra actualmente a 14.700 millones de km de la Tierra.

La gemela del Voyager 1 se dirige hacia una estrella llamada Ross 248, pero sólo se aproximará hasta una distancia de un año luz, es decir, la distancia que recorre la luz en un año o cerca de 10 trillones de km.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

5 claves para vigilar el aire que respiramos en interiores y evitar el COVID-19

Vigilar el aire que respiramos en interiores, como escuelas u oficinas, es más importante que nunca para evitar el contagio de coronavirus. Aquí te presentamos 5 aspectos a considerar.
28 de agosto, 2020
Comparte

Con el regreso a clases y a las oficinas en muchos países, evitar la propagación del coronavirus al interior de edificios se ha vuelto una cuestión clave.

Durante meses se nos ha dicho que nos lavemos las manos y mantengamos el distanciamiento social para evitar al SARS-CoV-2 que causa la enfermedad covid-19.

Pero científicos e ingenieros dicen que también debemos pensar en el aire que respiramos, a medida que los niños vuelven a las aulas y más personas vuelve a sus trabajos.

Hay 5 aspectos clave a tener en cuenta.

1. Si está mal ventilado, aléjate

Cuando entras en una habitación y el aire se siente viciado o cargado, algo anda mal con la ventilación.

No está entrando suficiente aire fresco, lo que aumenta las posibilidades de infectarse de coronavirus.

Investigaciones recientes muestran que en espacios confinados puede haber una “transmisión aérea” del virus, pues hay pequeñas partículas del patógeno que permanecen en el aire.

Un oficinista viendo a través de una ventana

Getty Images
Es importante estar consciente de la calidad del aire que se respira en espacios cerrados.

Así que la entrada de aire fresco es más importante que nunca.

Entonces, si un lugar está mal ventilado, hay que dar la vuelta y marcharse, dice el doctor Hywel Davies, director técnico de la Institución Colegiada de Ingenieros de Servicios de Construcción de Reino Unido.

Es vital tener un flujo de aire limpio: “Si hay alguien infectado en un edificio y entra suficiente aire del exterior, se diluye cualquier material infeccioso que se esté dispersando. Se está reduciendo el riesgo de que otras personas se infecten”.

2. Vigilar el aire acondicionado

Desde las oficinas hasta las tiendas, el aire acondicionado es bienvenido en los días calurosos, pero es importante saber qué tipo de aparato hay.

El más simple, conocido como aire acondicionado split, toma aire de una habitación, lo enfría y luego lo expulsa nuevamente.

Un aire acondicionado split

Getty Images
Las unidades split solo reciclan el aire del interior.

En otras palabras, está recirculando el aire. Esto no es un problema si se visita rápidamente un lugar. Pero puede ser un riesgo si se está en el lugar durante varias horas.

Un estudio de un restaurante en China, publicado por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU., mostró que este tipo de aire acondicionado jugó un papel clave en la propagación de coronavirus.

En el establecimiento había un cliente “presintomático”, es decir, alguien que estaba infectado pero no se dio cuenta porque aún no había desarrollado síntomas.

Los científicos consideran que liberó el virus al respirar y hablar. El patógeno fue dispersado por el lugar a través de las corrientes de aire de los split en la pared.

El resultado fue que otras nueve personas se infectaron.

Davies insiste en la importancia del aire fresco: “Si hubiera habido un buen suministro de aire exterior, es muy probable que menos personas se hubieran infectado”.

3. Informarse de la ‘proporción de aire fresco’

En un edificio moderno donde las ventanas están selladas, ¿cómo se puede obtener suficiente aire fresco?

Lo más común es tener un sistema de ventilación en el que el aire viciado se extrae de las habitaciones y se canaliza a una unidad de tratamiento, a menudo ubicada en el techo.

Una unidad de aire acondicionado en un techo

Getty Images
Los sistemas más modernos mezclan aire fresco del exterior con el que permanece en el interior de une dificio.

En esos lugares el aire fresco exterior se lleva adentro y se combina con el aire del interior. Lo que se respira es una mezcla de eso.

Dado el riesgo de infección por coronavirus, el consejo profesional es maximizar el suministro fresco exterior.

“Tener un 100% de aire exterior o cerca del 100% es algo bueno“, dice la profesora Cath Noakes de la Universidad de Leeds (Reino Unido).

“Cuanto más aire fresco, menor es el riesgo de que el virus vuelva a circular por el edificio”, añade.

La combinación precisa suele estar en manos de los administradores del edificio.

Pero la desventaja de hacer funcionar aire 100% fresco es el costo: el aire entrante debe calentarse en invierno y enfriarse en verano, todo lo cual requiere energía.

4. Comprobar los filtros

Un sistema de ventilación moderno debe tener filtros, pero estos no son infalibles.

Investigadores en EE.UU. que estudiaron lo que sucedía en el Hospital Universitario de Salud y Ciencia de Oregón encontraron que los filtros atraparon rastros de coronavirus, pero algunos pudieron escapar a él.

Una oficinista con máscara

Getty Images
Los empleados deberían preguntar si hay filtros y qué tanto se verifican.

El profesor Kevin van den Wymelenberg, quien dirigió el proyecto, cree que limpiar los filtros podría revelar si hay alguien infectado trabajando en un edificio.

En Corea del Sur, una empresa de telefonistas ubicada en un edificio de oficinas detectó que una persona fue capaz de infectar a más de 90.

Si los filtros se hubieran revisado con más frecuencia, la presencia del virus podría haberse detectado antes.

Van den Wymelenberg dice que la información de los filtros puede “mostrarnos dónde atacar y cuándo” para combatir las infecciones.

5. Tener cuidado con las corrientes de aire

Cualquier experto en la materia lo dice: el aire fresco es la clave. Pero un especialista en modelar el movimiento del aire agrega que no es tan simple.

Nick Wirth solía trabajar en el diseño de autos de Fórmula 1 y ahora asesora a supermercados y empresas de procesamiento de alimentos sobre cómo administrar el flujo de aire para mantener a las personas seguras.

Gráfico sobre las diferencias de transmisión

BBC

Advierte que si alguien está sentado al lado de una ventana abierta y es una persona contagiada, podría transmitir el virus a otros en la dirección que lleva el viento.

“Si abres una ventana, ¿adónde va a ir el aire? No es deseable que haya gente en una línea directa de ese flujo de aire”, explica.

“Más aire fresco en general es mejor, pero si fluye horizontalmente y está lleno de virus, podría tener consecuencias no deseadas“.

https://www.youtube.com/watch?v=N_i9OcJBtiQ

Al respecto, la profesora Cath Noakes dice que los beneficios de una gran cantidad de aire fresco que diluye la presencia del virus superará cualquier riesgo.

En su opinión, una ventana abierta podría llevar a que más personas reciban el virus, pero en cantidades más pequeñas y menos riesgosas,.

No es de extrañar que haya desacuerdos: todavía hay muchas cosas que no sabemos sobre el virus.

Pero el aire que respiramos formará parte de cualquier esfuerzo para hacer que los edificios sean más seguros.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=sVc_VPSn_FI&t=2s

https://www.youtube.com/watch?v=Ujpo0T9Cz-0&t=149s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.