La pornografía, una industria en crisis
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La pornografía, una industria en crisis

Sus activos se han reducido por el impacto de descargas ilegales de sitios web piratas, así como el trabajo de amateurs que cuelgan sus propias escenas pornográficas en páginas pagadas.
Por Louis Theroux, BBC
8 de junio, 2012
Comparte

En un estudio de cine de Las Vegas, Tommy Gunn, una de las estrellas de porno en Estados Unidos, describía su mujer ideal: “Sacrificada y consentidora y quiere tiener una familia. Honestamente, no la voy a encontrar en este negocio”.

En los ochos años que ha trabajado en la pornografía, Tommy ha realizado unas mil 200 escenas. Musculoso y con cierto parecido a Robert de Niro, Tommy ha construido una reputación donde la fiabilidad de una persona es un atributo altamente valorado.

Uno puede hacerse una idea de las películas de Tommy leyendo sus títulos: Adicto al pecado, o Danza de piel. Unos días antes, en su casa rentada a las afueras de Los Ángeles, Tommy me mostró una pequeña armada de estatuillas que ha ganado por sus actuaciones, los equivalentes al Oscar en el porno. En su garaje, en medio de la colección de motocicletas que testifica su pasado como mecánico, me mostró la estantería donde tiene la coleccion de películas en DVDs donde ha aparecido.

Durante la visita, consiguió un nuevo trabajo para un video que se verá en una página de internet. Encarnará un “cliente secreto” en una tienda de videos y su “amor”, si es que así la podemos denominar, es la manager de la tienda, interpretada por la actriz de 23 años Tasha Reign.

Tommy me dijo que lleva soltero cuatro años. Le ha costado encontrar una relación a largo plazo con alguien que esté dispuesto a tolerar su estilo de vida, aunque posiblemente también le ha sido difícil amar a alguien que sería capaz de tolerarla. “No es normal dejar a alguien que amas para ir a tener sexo con alguien que no amas”, dijo. Después, enfáticamente, repitió: “Eso no es normal”.

Para los millones de consumidores que ven pornografía, las vidas de los actores hombres puede parecer en cierto sentido una fantasía. ¿Ser pagado por tener sexo con bellas mujeres cinco o seis veces por semana? ¿Qué puede tener eso de desagradable? Pero para aquellos que viven esa vida, la realidad es otra. Empezando porque los sueldos no son muy generosos: 150 dólares por escena. Y ni hablar de pensiones o cobertura médica.

Eso, sin mencionar que el acto de fornicar con luces y cámaras sobre uno no es una habilidad que cualquier hombre es capaz de desarrollar. Aunque también, teniendo en cuenta la vergüenza y los efectos que puede tener en la relacion de uno, vale decir que tal vez nadie querría ser capaz de desarrollar dicha destreza. El trabajo es difícil aún en tiempos de prosperidad. Y ciertamente estos no son tiempos de prosperidad.

Del apogeo a la depresión

La industria del porno está en crisis: sus activos se han reducido por el impacto de descargas ilegales de sitios web piratas, así como el trabajo de amateurs que cuelgan sus propias escenas pornográficas en páginas pagadas.

Hace 15 años, cuando hice mi primer documental sobre la industria del porno en Los Ángeles, el escenario era otro. En ese tiempo, las compañías de porno estaban ganando millones. La gran historia en ese momento eran los inmensos activos de una industria discreta que parecía estar a punto de ser reconocida como parte de la cotidianidad.

Foto: Jenna Jameson

Varios actores se habían conviertido en celebridades: Traci Lords, Jenna Jameson, Ron Jeremy. Uno de los mejores intérpretes masculinos era Jon Dougho. Tan apreciado era que una de las empresas de producción de gama alta, Vivid Video, le dio un contrato para que trabajara exclusivamente para ellos.

Me entrevisté con él en el set en hace 15 años. Era protagonista de un remake del “clásico” Debbie Does Dallas, dirigida por un ex actor llamado Paul Thomas. Se suicidó nueve años después de nuestra conversación, a sus 43 años. Trabajaba en un mercado saturado por la difusión gratuita en el que era muy difícil hacerse un sueldo para vivir. Y varias personas culparon de su muerte a la disminución en las ventas de DVDs.

Dough estaba casado con una colega actriz, Monique DeMoan, que ahora está retirada y vive a mil 300 kilómetros de Los Ángeles. Según ella, su esposo se suicidó por cuenta de su adicción a las drogas. De todas formas, habla mucho de la industria que la gente relacionara de manera casi intuitiva el suicidio con la venta de DVDs.

Internet

El declive de la industria de la porno es parte de una tendencia general que afecta a la música, el periodismo impreso y las películas comerciales. Las muchas formas de obtener contenido de forma gratuita han reducido los beneficios monetarios de los profesionales en sus respectivos campos.

Aún así, los consumidores de cine y música tal vez sientan cierta lealtad con, digamos, Pixar o U2, y entiendan que es importante pagarles por su trabajo. En cambio, los consumidores de porno no sienten reparo al robarse el producto. Muchos incluso pueden sentir que es más moral no pagar por la pornografía.

Nuevas estrategias

Las intérpretes femeninas han encontrado ingeniosas formas de renovar sus prácticas laborales. Una noche estuve en la casa de la actriz porno Kagney Linn Karter mientras ella hacía un programa por internet en vivo desde su dormitorio. El trabajo por webcam es uno de los pocos tipos de contenidos que no pueden ser pirateados, ya que es en vivo e interactivo.

Mientras Kagney se desvestía en su cama frente a su computadora portátil, yo me escondí en la cocina con su novio Monte. Muchas actrices trabajan también como prostitutas para conseguir dinero extra. Mientras una actriz puede ganar entre 600 y 800 dólares por una escena completa en una película porno, en una “escena privada” puede ganar el doble, y trabajando menos. Para muchos, las películas son más un trabajo complementario que sirve de plataforma en su trabajo principal como prostitutas.

Y con los sueldos en baja, y los empleos escasos, la presión no cesa. Durante mi visita, Monte me expresó su disgusto con una escena para la que acababan de contratar a Kagney, la cual incluía un acto sexual tan descabellado que ni siquiera puede ser descrito en un foro de noticias como éste. Las opciones de trabajo para los hombres son incluso más reducidas. Para ellos no hay prostitución ni webcams. Y les pagan menos.

En la alta gama de la industria, gente como Tommy Gunn, todavía consigue trabajo regularmente. Pero él todavía lucha con un sentimiento de soledad y con la extraña combinación del estigma y la fama que su extraordinaria profesión implica. Después de que su escena en Las Vegas terminó, me reuní con él en su poco atractivo hotel, situado en en el famoso Las Vegas Boulevard.

Lo felicité por su actuación. Sabía lo extraño que eso era, pero también quería reconocer que sabía lo mucho que había tenido que controlar: la gente, la duración de la escena, la aparente falta de interés de su pareja. “Ese es mi trabajo”, dijo. Por un momento, vi en Tommy un sentimiento de tristeza y otro de heroicidad a la vez. Lo que no es claro es cuánto tiempo más habrá demanda por su trabajo.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cuánto se ha construido realmente del famoso muro de Trump con México y quién lo está pagando

Qué hay de cierto en las cifras que aporta el presidente estadounidense cuando dice que está prácticamente listo.
17 de octubre, 2020
Comparte

“¡Construye el muro! ¡Construye el muro! ¡Construye el muro!”.

Este fue uno de los cánticos más repetidos por los fervientes seguidores de Donald Trump en sus mítines de campaña por la presidencia en 2016.

Rápidamente, el “infranqueable, grande y hermoso muro” que iba a construir Trump en la frontera entre Estados Unidos y México se convirtió en una de las promesas bandera de su candidatura.

La propuesta venía acompañada, además, de otro compromiso: México iba a pagar los costos de la ambiciosa obra.

Cuatro años después, en plena campaña para su reelección, el presidente afirma que el muro pronto estará listo y que México está pagando por él.

Ya hemos construido 300 millas (480 kilómetros) del muro fronterizo“, exclamó Trump el 28 de agosto en un mitin en New Hampshire, recién terminada la Convención Nacional Republicana.

“El muro pronto estará listo y nuestros números en la frontera son los mejores de la historia. Por cierto, México está pagando por el muro, por si no lo sabían“, añadió el mandatario.

Desde entonces, en todos sus actos de campaña, incluidos los de esta semana en Florida y Pensilvania en su reaparición tras el contagio de covid-19, Trump ha insistido en estas dos ideas: que el muro avanza rápidamente y que la factura está del lado mexicano.

¿Son verídicas estas cifras? ¿Cuál es la situación actual del muro?

Cómo es la frontera

La frontera entre Estados Unidos y México tiene una longitud de 3.142 kilómetros.

Antes de que Trump llegara a la Casa Blanca, había barreras o vallas de separación en un tercio de la frontera, unos 1.050km.

Mapa de la frontera entre EE.UU. y México

BBC

En las zonas más urbanas, las barreras están hechas para impedir el paso de peatones y vehículos.

Las vallas son de diversos tipos: en algunos segmentos son paneles de chapa o acero corrugado, en otras partes hay una malla de alambre o varias superpuestas, y en ciertos sectores, hay barras verticales que miden entre 5,5 y 9,1 metros de altura colocadas sobre cemento y separadas por pequeños espacios.

Instalación de postes verticales en la frontera

Getty Images
Instalación de una valla secundaria de postes verticales en California.

En las áreas más remotas, el gobierno usa “cercas vehiculares”, que son postes de madera cruzados (generalmente obtenidos de las vías ferroviarias) que impiden el paso de vehículos pero que pueden ser superados por peatones.

En el puesto fronterizo entre San Diego y Tijuana, las vallas se adentran hasta 100 metros en el mar y están hechas por materiales resistentes al óxido y la corrosión salina.

Valla se adentra en el océano Pacífico

Getty Images
El muro o valla separa a San Diego y Tijuana y se adentra unos 100 metros en el mar.

En el resto de la frontera, donde hay zonas montañosas, desiertos, humedales y canales en torno al río Bravo (o río Grande), no existe una estructura hecha por el ser humano: la naturaleza forma su propia barrera.

En algunos puntos, la frontera tiene dos o hasta tres capas de barreras, una detrás de otra. Las autoridades se refieren a ellas como barreras primarias, secundarias y terciarias.

Gráfico de detenciones en la frontera EE.UU.-México

BBC

La promesa y las cifras de Trump

Durante la campaña de 2016, Trump prometió construir el muro a lo largo de toda la frontera.

Posteriormente aclaró que solo cubriría la mitad, dado que la naturaleza se encarga del resto.

El rio Bravo (río Grande en EE.UU.)

Getty Images
El rio Bravo (río Grande en EE.UU.) y otros accidentes geográficos crean una frontera natural de por sí difícil de cruzar.

Las dificultades para encontrar financiación para el muro retrasaron los planes del presidente.

Ahora, a unas semanas de las elecciones y con más de tres años y medio de gobierno en la espalda, Trump se jacta de que el muro está prácticamente listo.

Muro en el desierto de Sonora

Getty Images
Partes del muro atraviesan el desierto como esta que separa San Luis, Colorado, de Sonora.

El presidente dice que ya se han construido 480km y espera que para principios de 2021 se haya completado un total de 800km.

Pero las cifras oficiales muestran una cara diferente.

Los datos

La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos (CBP, por sus siglas en inglés) envió a BBC Mundo su último informe sobre el estado del muro, con datos actualizados al 4 de septiembre de 2020.

Desde enero de 2017 -cuando Trump asumió la presidencia- hasta primeros de septiembre se han construido aproximadamente 507 kilómetros del llamado nuevo sistema de muro fronterizo”, que además de barreras con balizas de acero incluye patrullas, carreteras adaptadas a todas las condiciones climáticas, iluminación, cámaras y otras tecnologías de vigilancia como sensores o drones.

Una excavadora en la frontera entre El Paso y Ciudad Juárez

Reuters
En distintos puntos fronterizos de Texas se pueden ver trabajos de construcción o sustitución del muro.

Si se comparan los números con las cifras que maneja Trump, no hay apenas diferencia.

Lo que sucede es que la mayor parte de los 507km construidos -unos 451km- son sustituciones o reparaciones de estructuras ya existentes que estaban deterioradas (421km de barreras primarias y 30km de barreras secundarias).

En conclusión, únicamente se han construido 56 kilómetros de muro nuevo, de los cuales 43km corresponden a vallas secundarias, lo que nos deja un total de 13km de barreras primarias totalmente nuevas.

Las dificultades para construir de cero

El hecho de que el gobierno no haya podido avanzar en la construcción de un muro totalmente nuevo se explica por varias razones.

Una de ellas es la ya mencionada dificultad para construir en zonas donde la naturaleza se impone, especialmente en las inmediaciones del río Grande.

Valla en Texas

Getty Images
La valla también cruza zonas rurales y agrícolas, como esta cerca en Brownsville, Texas. Los rancheros del norte que tienen propiedades en el sur cruzan la frontera por una gran puerta metálica con cerrojo de seguridad.

También hay que tener en cuenta que muchas de las zonas libres de barreras se encuentran en tierras de propiedad privada y sus dueños no están dispuestos a permitir que se erija un muro en su terreno.

A diferencia de los estados del oeste, donde gran parte de la tierra está bajo control del gobierno, hay cientos de granjas en la ribera del río, ranchos y otras propiedades en manos privadas en Texas.

Algunas carecen de registros de propiedad, otras están en manos de múltiples herederos.

El gobierno planea hacer uso de su derecho de expropiación para adquirir los terrenos, pero el proceso es lento e implica acciones legales que se pueden prolongar en el tiempo.

A estos obstáculos se les suma la falta del presupuesto total necesario para completar la construcción prometida.

Donald Trump en un mitin en New Hampshire el 28 de agosto de 2020

Reuters
La visión de Trump sobre cómo será el muro ha cambiado desde que llegó a la Casa Blanca.

Lo que nos lleva al siguiente punto: ¿quién está pagando por el muro?

México en la mira

El 25 de enero de 2017, Trump firmó un decreto que autorizaba la construcción del muro en la frontera sur.

Pocos meses después, en abril, Trump tuvo que renunciar a hacer la obra en su primer año fiscal como presidente, como era su promesa.

El mandatario insistió en que la gran obra de infraestructura sería financiada por México.

Trabajador en el muro entre Estados Unidos y México a la altura de Mission, Texas

Reuters
El presidente Trump insiste en que México está pagando la construcción del muro fronterizo.

El entonces presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, rechazó esa afirmación y aseguró en varias ocasiones que su país no pagaría ningún muro.

Y en su reciente encuentro en la Casa Blanca, tanto el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, como Trump evitaron hablar del delicado asunto.

Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump en la Casa Blanca el 8 de julio de 2020

Reuters
Los presidentes de México y Estados Unidos no hablaron sobre la financiación del muro durante su encuentro en la Casa Blanca a primeros de julio.

Aun así, el mandatario estadounidense insiste en que México “está pagando” el muro, algo que los datos oficiales también contradicen.

Según la CBP, la financiación para la construcción procede de los Departamentos de Seguridad Nacional, Defensa yTesoro.

Esto ha sido posible gracias a la declaración de estado de emergencia nacional en la frontera firmada por Trump el 15 de febrero de 2019 y que todavía está en vigor.

El presidente justificó que la declaración era necesaria para proteger al país de una “invasión de drogas y criminales” procedente de México y que supone “un grave riesgo para la seguridad nacional”.

Gráfico de detenciones en la frontera EE.UU.-México

BBC

La medida le permitió desviar para el muro US$6.300 millones de partidas presupuestarias del Departamento de Defensa para la lucha contra las drogas.

A esa cantidad se le sumaron US$3.600 millones del presupuesto del Departamento de Defensa para construcciones militares más unos US$3.400 millones de los presupuestos anuales de la CBP (que depende del Departamento de Seguridad Nacional).

Muro de paneles metálicos

Getty Images
Muro de paneles metálicos vistos desde México.

Todas esas partidas más los US$1.375 millones que sí fueron aprobados por el Congreso en 2018 suman un total de unos US$15.000 millones, una cantidad inferior a los US$25.000 millones inicialmente presupuestados para la construcción del muro.

En cualquier caso, ninguna de estas partidas parece proceder de México.

BBC Mundo se puso en contacto con el equipo de campaña de Trump para aclarar las discrepancias en los datos de construcción y financiación y nos remitieron a la Casa Blanca.

Hasta ahora no hemos obtenido respuesta.

raya separatoria

BBC

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=QkzsUZOK6-0&t=5s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.