Llegó la cama que se hace sola
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Llegó la cama que se hace sola

La funda nórdica está "conectada" por la parte baja a una suerte de brazos mecánicos, que se encargan de estirarla en su lugar, hasta colocarla bajo las almohadas, que están atadas al cabecero y son elevadas por otra pieza mecánica.
Por Yolanda Valery BBC
29 de junio, 2012
Comparte

La fatigosa tarea que para muchos representa arreglar la cama cada mañana podría pronto desvanecerse como un mal sueño del pasado.

Un fresador de Guipúzcoa, en el norte de España, inventó una cama que se hace sola en menos de un minuto.

Su nombre es Ascensio Zubeldia, tiene 56 años, es fresador de profesión, y hace 20 años tuvo la idea de crear un mecanismo que permitiera resolverle un dilema cotidiano: hacer la cama da mucha pereza, pero, ¡qué mala impresión da dejarla desarreglada!

“Me pareció que era una buena idea. Empecé a trabajar en ella hace unos 12 o 13 años. Varios prototipos no funcionaron, pero al final me ha salido”, le dice Zubeldia a BBC Mundo.

No es que a él mismo le aburriera o le molestara sacudir las sábanas o mullir las almohadas. Según relata, cuenta con el apoyo de su madre, con quien vive, y a quien le gusta ocuparse de las cosas de la casa.

Cómo funciona

La cama en cuestión es un sistema integral, que incluye las sábanas, las almohadas y la funda nórdica, como se llama en España a la colcha, edredón o cobertor.

La funda nórdica está “conectada” por la parte baja a una suerte de brazos mecánicos, que se encargan de estirarla en su lugar, hasta colocarla bajo las almohadas, que están atadas al cabecero y son elevadas por otra pieza mecánica.

La persona puede programar la cama para que se arregle automáticamente, tres segundos después de que se levante, o puede utilizar un control remoto para activar el mecanismo a conveniencia.

El inventor, que en su empleo diario se dedica al mecanizado de piezas para distintas máquinas, dice haber construido por sí solo la “cama inteligente”, a la que ha bautizado como “ohea”, la palabra vasca para cama.

Interrogado sobre si su ohea se adapta a los gustos particulares de quienes prefieren prescindir del edredón o abrazarse a la almohada, Zubeldia llama a los críticos a “actualizarse”.

“A mí me ha preguntado mucha gente, que viene y me dice que no le vale porque duerme con mantas. Yo les digo que las mantas son cosa del pasado. La mayoría de los jóvenes usa funda nórdica, a la que se le pueden poner rellenos según las necesidades de la temporada”, dice.

Camas y crisis

En cuanto a las almohadas, asegura que el cordón que las une al cabecero es suficientemente largo para dar margen de maniobra al durmiente.

Aunque su página web da la impresión de que el producto está listo para ser comercializado, Zubeldia asegura que todavía le falta recorrer un largo camino antes de llegarle a los consumidores a través de compras por internet o en tiendas.

“Les dije a los que me diseñaron la página que se trata sólo de un prototipo, una idea. Les dije que era una persona que trabajaba en una fresadora, y que me hacía falta financiación, así como alguien que me asesore, porque yo no sé nada de eso”, afirma.

El inventor asegura que armar el prototipo le ha costado 1550 euros, unos US$1.900, pero que se trata de un precio “que puede bajar al hacerlo en serie”.

En este sentido, está hablando con algunas personas que podrían ayudarlo. Aunque, admite, el viento no sopla a favor. “La cosa está muy mala, por la crisis”, recuerda.

Pero esto no lo desvela. Algún día, este fresador guipuzcoano aspira a convertir su sueño en una realidad. Rentable.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Donald Trump y su esposa Melania dan positivo a COVID-19

El presidente estadounidense y su mujer se encuentran en cuarentena tras dar positivo por coronavirus. Todavía no se sabe cómo afectará este contagio al próximo debate presidencial, programado para el 15 de octubre.
2 de octubre, 2020
Comparte

Donald Trump y su esposa Melania dieron positivo por covid-19, así lo anunció el presidente de Estados Unidos en la madrugada de este viernes, poco después de que se conociera que una de sus ayudantes más cercanas resultó contagiada.

Apenas unas horas antes de conocerse la noticia se supo que Hope Hicks, de 31 años y una de las asistentes de mayor confianza del mandatario, contrajo el nuevo coronavirus.

Ambos viajaron juntos el martes en el avión presidencial rumbo al primer debate presidencial realizado en la ciudad de Cleveland (estado de Ohio) frente al candidato demócrata Joe Biden.

El presidente, que tiene 74 años y por tanto pertenece al grupo de alto riesgo, anunció la noticia en su cuenta de Twitter.

Según el examen físico más reciente de Trump pesaba a principios de este año110,7 kg. Esto se considera obeso para su altura de 1,9 metros.

Cuarentena

“Comenzaremos nuestro proceso de cuarentena y recuperación de inmediato. ¡Lo superaremos juntos!”, escribió en su red social.

Todavía no está claro cómo afectará este contagio a la organización del segundo debate presidencial, programado para el 15 de octubre en Miami, Florida.

El médico de Trump, Sean Conley, emitió un comunicado en el que dijo que el presidente y la primera dama “están bien en este momento” y “planean quedarse en la Casa Blanca durante su convalecencia”.

Trump casi nunca usa mascarilla y, a menudo, no mantiene el distanciamiento social con sus ayudantes u otras personas durante los compromisos oficiales.

Estados Unidos acumula ya 208.000 fallecidos por coronavirus, la cifra más alta de muertes en el mundo.

Trump y Bolsonaro

EPA
Trump y Bolsonaro son dos de los mandatarios mundiales contagiados con coronavirus.

El presidente de Estados Unidos se suma a la lista de mandatarios que se vieron contagiados en los últimos meses, como el de Brasil, Jair Bolsonaro, y el de Reino Unido, Boris Johnson.

Minimizar la pandemia

Durante meses Trump dio a entender públicamente que la gripe común es más peligrosa que la covid-19 y se mostró escéptico sobre la gravedad de la enfermedad.

“No podemos dejar que el remedio sea peor que el problema”, tuiteó Trump el 23 de marzo, al cuestionar el cierre de la economía por la pandemia y las medidas de distanciamiento social.

“Va a desaparecer. Un día, como un milagro, desaparecerá“, dijo también sobre el virus.

Sin embargo, antes de que el coronavirus llegara al país, el presidente de Estados Unidos ya sabía que era más letal que la gripe, pero según le dijo al periodista Bob Woodward quería minimizarlo para evitar el pánico.

Woodward, quien destapó el escándalo de Watergate y es uno de los periodistas más respetados de EE.UU., entrevistó a Trump 18 veces entre diciembre y julio.

La cuestión ahora es cómo afectará la convalecencia de Trump a la campaña electoral.


¿Cuán trascendental es esto?

Análisis de Anthony Zurcher, corresponsal de la BBC para Norteamérica

Una semana después de que Donald Trump les dijera a los estadounidenses que no se preocuparan por la covid-19 porque “prácticamente no afecta a nadie”, excepto a los ancianos y a las personas con afecciones cardíacas, el propio presidente dio positivo por el virus.

Es difícil decir exactamente cuán trascendental es esto a tan solo 32 días de las elecciones estadounidenses, sobre todo ahora que el mandatario tuvo que ponerse en cuarentena para recibir tratamiento.

Los mítines de campaña están cancelados y en dos semanas debería celebrarse el próximo debate presidencial.

El habitual mensaje del presidente, de que la nación está “dando la vuelta” a la pandemia, se ha visto socavado por su propia enfermedad.

Hace solo dos días, durante el primer debate, Trump menospreció al oponente demócrata Joe Biden por usar con frecuencia mascarillas y no dar mítines de campaña del mismo tamaño que los suyos.

Ahora, la Casa Blanca y la campaña tendrán que responder por qué el presidente adoptó una actitud aparentemente tan arrogante, y cuántos altos cargos en la Casa Blanca pueden haberse vistos expuestos.


Hicks

Getty Images
Hicks es señalada de ser una de las asistentes de mayor confianza de Trump.

Hicks

Según el portal informativo Bloomberg, Hicks ya experimenta síntomas del coronavirus y fue puesta en cuarentena desde el viaje de regreso de Minnesota.

La funcionaria era la última reciente persona de la Casa Blanca en contagiarse. La secretaria de prensa del vicepresidente Mike Pence, Katie Miller, dio positivo en mayo.

El consejero de seguridad Robert O’Brien, varios agentes del Servicio Secreto, un piloto del helicóptero presidencial y un trabajador de la cafetería de la Casa Blanca también dieron positivo en los últimos meses.

Ahora también el matrimonio presidencial.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial

Banner

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-kpIq2W8Sqs

https://www.youtube.com/watch?v=RsrBdPxW3Xw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.