Orgullo lésbico-gay entre el plantón de maestros
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Orgullo lésbico-gay entre el plantón de maestros

La XXXIV Marcha del Orgullo Lésbico-Gay transcurrió este año en medio de alcohol en las calles y la presencia del plantón de maestros en la plancha del Zócalo Capitalino
Por Paris Martinez
3 de junio, 2012
Comparte

Con cerca de cinco mil participantes, este sábado se llevó a cabo en la Ciudad de México la XXXIV Marcha del Orgullo Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual, Transgénero, Travesti e Intersexual (LGBTTI), patrocinada por una decena de bares, gimnasios y páginas de encuentros sentimentales que brindan servicios a la comunidad homosexual capitalina, y con la notoria ausencia de las distintas organizaciones no gubernamentales que desde hace cuatro décadas encabezan la defensa de derechos de este sector.

Así, a diferencia de otros años, esta vez no hubo reparto gratuito de condones, para prevenir la propagación de enfermedades de transmisión sexual. En cambio, se regalaron al por mayor latas de las bebidas energizantes Red Bull y Burn.

Tampoco se distribuyeron volantes informativos sobre las condiciones de exclusión que enfrenta la comunidad gay y, en su lugar, la oradora principal del acto, la conductora de televisión travesti conocida como La Supermana, obsequió vodka Skyy, desde el camión alegórico de dicho sello, a todo el que se acercara con la boca abierta.

La Supermana reparte vodka

La Supermana reparte vodka

También, en contraste con lo que era habitual en ediciones anteriores de esta protesta, no se invitó a la ciudadanía que presenciaba la manifestación a sumarse y, por el contrario, quienes se encontraban en Reforma, Avenida Juárez, 5 de Mayo y el Zócalo fueron objeto de burlas. “¡El que no brinque es buga (heterosexual)!” les los manifestantes espetaron a su paso, seguido por un “¡Esos mirones son los maricones!”.

Sólo a la vanguardia de la marcha, un pequeño grupo de señoras hablaba de derechos y su defensa, intentando platicar con la gente que miraba la protesta, para sensibilizarla a través de panfletos. Se trataba del Grupo de Madres y Padres por la Diversidad Sexual, quienes lanzaban esporádicamente el grito de “¡Derechos iguales a lesbianas y homosexuales!”, proclama que, no obstante, era acallada por una más que se escuchaba con mayor fuerza, desde el equipo de audio: “¡Arriba la verga! ¡Arriba la verga!”, grito simple, vacío de contenido, más bien una broma que los oradores consideraron pertinente y que la masa que bailaba y bebía cervezas repetía con efusividad.

Mucho orgullo, mucho alcohol

“¿Ese respeto demandan para ellos?”

Samuel mira a la gente llegar a la Plaza de la Constitución, ondeando banderas multicolores y cargando cajas de cerveza. Samuel está sentado en el suelo, a un costado de la casa de campaña en la que ha dormido desde el lunes pasado y en la que conserva las pocas cosas que no se llevó la tromba de este viernes.

Él decidió ser maestro, narra, porque en su comunidad, enclavada en La Montaña Alta de Guerrero, sí había escuela, pero no quién enseñara.

Profesor Samuel Guerrero

En la actualidad, afirma, su comunidad ya tiene maestros, que organizaron a los niños y niñas en nueve grupos de educación primaria y secundaria; sin embargo, siguen faltando otras cosas que, ya desde que él era niño se extrañaban, como luz eléctrica, bancas, libros de texto, aulas, material para la enseñanza, así como algo qué dar de comer a los alumnos, porque todos asisten a clases con el estómago vacío, luego de realizar labores agrícolas.

Es así que, sin mover una pestaña, Samuel escucha a La Supermana y a La Supergüera decir desde el templete que el gobierno capitalino facilitó a la Marcha del Orgullo que “esos que están allá (los maestros) están ahí porque no tienen capacidades, porque son unos güevones”.

Los músculos faciales de este profesor rural, que se manifiesta en en DF junto con otros de Oaxaca, Michoacán y Guerrero, apenas se contraen en una breve sonrisa cuando La Supermana asuza a la comunidad gay a gritar a los maestros un “¡A chingar a su madre!”.

“A chingar a su madre”, consigna de la Marcha Gay contra maestros en plantón

–¿En qué piensas cuando escuchas eso? –se pregunta a Samuel.

–Es muy respetable lo que ellos piensan, pero un cosa es que nosotros respetemos y otra muy distinta que se den a respetar. ¿Ese es el respeto que demandan para ellos? El comentario que hicieron fue realmente muy bajo, y es un reflejo de que, al menos quienes vienen encabezando la marcha, son personas muy ignorantes, porque para lanzar un comentario así de cabrón, primero ellos se deberían de informar… Si ellos realmente quisieran hablar del tema, deberían antes preguntarnos qué estamos haciendo aquí. ¿Yo cómo podría hacer un comentario de lo que están haciendo ellos, si no lo sé? No porque los vea yo aquí voy a decir que son una bola de no sé qué.

–¿Por qué se están manifestando ustedes?

–Nosotros estamos en plantón en el Zócalo desde el lunes pasado, ellos (los de la Marcha del Orgullo) dicen que por güevones, porque no queremos ser evaluados, pero no es así, nosotros nos oponemos a la forma en que quieren evaluarnos, que es algo muy distinto. Pareciera lógico pensar que a todos los maestros se les debe evaluar a través del mismo procedimiento, es decir, a través del rendimiento de sus alumnos. Pero, ¿cómo esperan que nuestros alumnos tengan el mismo rendimiento de los niños del DF, por ejemplo, si aquí los niños sí llegan desayunados, sí tienen útiles escolares? ¿Cómo piensan evaluar igual a los maestros, si nosotros enseñamos sin tener aulas, sin pizarrón, sin bancas? Y a nosotros no nos van a decir que no hacemos nada, a nosotros nos evalúan los papás de las comunidades, y saben que sí trabajamos porque construimos junto con ellos las banquitas para que se sienten los niños, si construimos junto con ellos los jacalitos de adobe donde están los niños aprendiendo? Quién puede creer que estamos aquí, bajo la lluvia, durimiendo en el suelo, comiendo cualquier cosa, por gusto. No es así… ellos, que son un grupo excluido, deberían ser capaces de ver esto…

Quienes sí están por gusto en el Zócalo parecen ser otros: los que bailan al ritmo de Eiza González y Christian Chávez (protagonistas de las telenovelas de Televisa Lola y Rebelde), los que arrojan las latas de cerveza a un costado y abren otra. Los que aguardan tumbados en el suelo la aparición estelar del grupo muscial OV7.

Con chelas, pulque y jugo para curarlo

¿Por qué nos dejaron?

Los manifestantes han coreado “Someone like you”, de Adele, y también los éxitos de Stephanie Salas, la prima de la cantante Alejandra Guzmán, y, ahora, llega el momento del mensaje político. Es nuevamente La Supermana la encargada de “reconocer el trabajo y la valentía de Marcelo Ebrard y de la ALDF, particularmente del diputado David Razú, gracias a quienes la Ciudad de México es el crisol más amplio de expresión para nuestra comunidad en todo el país.”

A diferencia de otras protestas, la policía permitió el libre acceso de alcohol al Zócalo durante la marcha LGBTTTI

Después, enlista una serie de nombres de personas que “nos han dejado” (aunque la mayoría de los que menciona no han fallecido) y quienes apoyaron expresamente la defensa de los derechos de esta comunidad: la revolucionaria Jotita de la Encarnación, el politólogo Luis González de Alba (vivo), al escritor José Ramón Enríquez (vivo), las activistas Patria Jiménez (viva) y Enoé Uranga (viva), los actores Tito Vasconcelos (vivo) y Jesusa Rodríguez (viva), a los intelectuales Braulio Peralta (vivo) y Lolkin Castañeda (viva), y a los ya fallecidos Carlos Monsiváis, Quetzalcóatl Lieja y Agnes Torre… luego continuó la fiesta.

“Si nuestros caballos les pegan, no es nuestra responsabilidad”, advertían organizadores del evento a quienes presenciaban la marcha gay

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Por qué una calle en Carolina del Norte se llenó de banderas mexicanas

La familia Zambrano, de Wilmington, Carolina del Norte, obtuvo una inesperada muestra de solidaridad de sus vecinos después de recibir una nota amenazante contra la bandera mexicana en su porche.
12 de octubre, 2020
Comparte
Casas de Wilmington con banderas mexicanas

Familia Zambrano
Los vecinos de la familia Zambrano se solidarizaron con un emotivo gesto.

La carta estaba dirigida al “jefe del hogar” y en cuatro líneas (cargadas de insultos) expresaba su propósito.

“Cuando hijos de p*** como ustedes izan su m***** de bandera mexicana, eso significa guerra. La segunda enmienda da el derecho y el deber de usar armas para eliminar de mi país a personas como tú y tu familia”.

BAJEN LA BANDERA O SENTIRÁN MI IRA“.

Jessica Zambrano dijo que tuvo que releerla para “no malinterpretar el propósito” de lo que decía.

Pero la carta era muy clara: alguien no estaba de acuerdo con que hubiera una bandera mexicana izada al lado de una estadounidense en la entrada de su casa en Wilmington, Carolina del Norte.

En esa ciudad del sureste de Estados Unidos, donde más del 75% de la población es blanca, menos del 10% de sus habitantes son latinos. El estado ha sido un bastión conservador desde la década de 1960.

La casa de la familia Zambrano.

Familia Zambrano
Jessica Zambrano dice que las banderas frente a su casa están para honrar el origen binacional de su familia.

Los Zambrano son mexicano-estadounidenses y, orgullosos de ello, decidieron mostrarlo en su porche.

Tras conocerse la amenaza, sus vecinos dieron una muestra de solidaridad que llamó la atención en redes sociales y en medios locales y nacionales de EE.UU.

La calle se llenó de banderas mexicanas.

Una casa en Wilmington con una bandera mexicana

Familia Zambrano
Una casa en Wilmington con una bandera mexicana

Familia Zambrano

“Vecinos solidarios, haciéndole saber a esta persona que sus creencias no son bienvenidas aquí. Nos lo expresaron en un momento de necesidad y estamos eternamente agradecidos“, escribió Jessica Zambrano en Facebook.

Investigación en marcha

La estadounidense Jessica Zambrano está casada con Gustavo Zambrano, un hombre originario de Michoacán, México, que tiene la doble nacionalidad.

“Aunque también es ciudadano estadounidense, eso no borra de dónde viene”, explica la mujer en un mensaje con miles de reacciones en Facebook.

“Tenemos una bandera mexicana en nuestro porche. Bueno, a la persona que envió esta carta claramente no le gustó eso. Y sintió que era su ‘deber’ informárnoslo”, añade.

Una casa en Wilmington con una bandera mexicana

Familia Zambrano
Una casa en Wilmington con una bandera mexicana

Familia Zambrano

La Oficina del Alguacil del condado de New Hanover le dijo a BBC Mundo que, tras recibir la denuncia de la amenaza, se inició una investigación junto al Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés) y el Servicio Postal de EE.UU.

Jessica Zambrano le contó a BBC Mundo que la semana pasada habló con un detective: “Todavía están investigando”.

El derecho a tener armas

La Segunda Enmienda de la Constitución de EE.UU., a la que hace referencia la carta, garantiza el derecho de los estadounidenses a poseer y portar armas, pero su significado ha sido motivo de debate durante décadas.

Trump con simpatizantes en Wilmington

Reuters
El presidente Trump estuvo en Wilmington, Carolina del Norte, en septiembre, donde encabezó un mitin. El estado es clave para su reelección.

“Siendo necesaria una milicia bien ordenada para la seguridad de un Estado libre, no se violará el derecho del pueblo a poseer y portar armas“, dice el texto constitucional.

El sentido de “milicia bien ordenada” que procure la “seguridad de un Estado libre” ha sido debatido históricamente entre quienes consideran que es un deber personal cuidar la soberanía de EE.UU., y otros que opinan que eso era reflejo de una época que ha quedado superada.

Una casa en Wilmington con una bandera mexicana

Familia Zambrano

“Debemos exponerlo y enfrentarlo”

Para Zambrano, las “acciones y comentarios” de líderes de EE.UU. en los últimos tiempos han sido “gasolina” para “grupos extremistas que se sienten validados en sus creencias”.

“El racismo y la xenofobia corren por las venas de este país. Están incrustados profundamente en nuestros vecindarios, escuelas, lugares de trabajo, en todas partes. Debemos exponerlo y enfrentarlo”, agregó Zambrano, que considera que el remitente de la carta “no representa a la mayoría de los verdaderos estadounidenses“.

Una casa en Wilmington con una bandera mexicana

Familia Zambrano

Unos días después de su publicación, a comienzos de octubre, la calle donde vive la familia Zambrano se llenó de banderas mexicanas.

“El gran apoyo que recibimos de nuestros amigos y familiares nos dio paz. Nos dio la esperanza de que algún día haya un lugar donde no exista un comportamiento como este. Donde nuestros niños no se sentirán amenazados por el color de su piel, de dónde vienen, el idioma que eligen hablar en público o simplemente por quiénes son”, expresó Zambrano.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FqPEZGKchE4

https://www.youtube.com/watch?v=CX5AgQ5QDYk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.