Presidente de Paraguay enfrentará juicio político por la muerte de 17 personas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Presidente de Paraguay enfrentará juicio político por la muerte de 17 personas

El juicio político contra el presidente Fernando Lugo debe comenzar el viernes en el senado de Paraguay, después de que los legisladores votaron a favor de destituir al ex obispo católico por su papel en enfrentamientos entre policías y campesinos.
22 de junio, 2012
Comparte

Campesinos se manifiestan en las afueras de Curuguaty, Paraguay, el jueves 21 de junio de 2012. Portan carteles con fotos de fallecidos el 15 de junio durante una refriega entre campesinos que habían ocupado esa reserva y agentes de la policía que fueron a desalojarlos.La cámara baja del parlamento paraguayo votó a favor de iniciarle juicio político a Lugo por su papel en ese desalojo que dejó varios muertos. (AP Photo/Jorge Saenz)

El juicio político contra el presidente Fernando Lugo debe comenzar el viernes en el senado de Paraguay, después de que los legisladores votaron a favor de destituir al ex obispo católico por su papel en unos enfrentamientos mortales que involucraron campesinos sin tierra.

Lugo, quien fue elegido hace cuatro años gracias a sus promesas de ayudar a los pobres del país sudamericano, apareció en televisión nacional para desmentir los rumores de que renunciaría y se comprometió a enfrentar el juicio con todas sus consecuencias.

La cámara baja votó el jueves a favor de destituir al presidente. Horas más tarde, el Senado anunció que el mandatario, de 61 años y enfermo de cáncer linfático, sería enjuiciado el viernes en un proceso que se extenderá por cinco horas, y tras las cuales habrá un veredicto.

En Paraguay, un país pobre y sin acceso al mar, la votación llevó a los atemorizados residentes en la capital, Asunción, a cerrar los comercios y las escuelas. La incertidumbre puso en alerta al hospital de emergencias por si se presentan disturbios y brotes de violencia.

Los paraguayos estaban nerviosos por la posibilidad de que el enfrentamiento que se avecina en el Senado, bajo control de la oposición, podría desatar violentas protestas callejeras como las que se produjeron en marzo de 1999 tras el asesinato del vicepresidente Luis María Argaña.

Legisladores de la oposición le pidieron a Lugo que renuncie para evitar la efervescencia política y evitar disturbios.

El ex obispo católico, quien asumió el mando en agosto de 2008 y debe entregar el poder en agosto de 2013, afirmó la noche del jueves en entrevista con Telesur, de Venezuela, que “iré al Congreso con mis abogados a defenderme y espero que reine la racionalidad en los parlamentarios para que este presidente pudiese salir airoso del juicio injusto”.

“Mi gobierno es aceptable por la mayoría”, enfatizó.

El jefe de Estado recibió la noche del jueves el respaldo personal de los cancilleres de nueve países integrantes de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur). El venezolano Alí Rodríguez, secretario general de la organización, hizo de portavoz: “Dentro de la recta administración de justicia está el debido proceso con todas las garantías para que un acusado pudiese defenderse, eso sostenemos queremos en esta ocasión. El viernes nos reuniremos con el Parlamento y partidos políticos para buscarle una salida no cruenta a la situación porque en casos así los hechos a desencadenarse son imprevisibles”.

“Respetamos la soberanía de Paraguay y la soberanía de sus instituciones constitucionales; no hacemos juicio de valor”, dijo.

El presidente Rafael Correa, a su arribo a Ecuador tras la cumbre de Río, dijo en rueda de prensa que la Unasur podrá “no reconocer al nuevo gobierno (paraguayo) e incluso llegar al cierre de fronteras como lo establece la cláusula democrática de Unasur, internamente ellos pueden hacer lo que quieran, pero para ser reconocidos a nivel internacional depende de nuestra decisión”.

Añadió que “ojalá entendamos la gravedad del asunto, esta época estaba siendo superada en América Latina”.

El viernes durante una hora y media unos cinco diputados en condición de fiscales leerán la acusación. Luego habrá un receso de una hora y al reiniciarse, Lugo o sus abogados presentarán la defensa en un plazo máximo de dos horas. Posteriormente el Senado hará la valoración del descargo del mandatario y votará si lo destituye o lo absuelve.

El pedido de juicio político a Lugo se produjo seis días después de la muerte de 17 personas en un enfrentamiento armado entre policías y campesinos durante el intento de desalojo de una reserva forestal en Curuguaty, a uno 400 kilómetros al noreste de Asunción, que desembocó en la renuncia del ministro del Interior y del jefe de la policía.

El diputado opositor José López Chávez informó que los cargos contra Lugo serán numerosos e incluyen su responsabilidad en el enfrentamiento, su vínculo con líderes de organizaciones de campesinos que invaden haciendas privadas y nepotismo en la administración pública, entre otras.

Si el ex obispo católico es destituido (con 30 votos de los 45 legisladores), el Partido Liberal Radical Auténtico volverá a ocupar la presidencia del país luego de 76 años.

“Aquí está decidida la destitución de Lugo. Para mí esto es un golpe institucional. El juicio político es puro trámite. Apenas le dan dos horas para defenderse”, dijo el socialista Carlos Filizzola, hasta el sábado ministro del Interior de Lugo.

Jorge Oviedo, presidente del Senado, hizo un llamado a Lugo a través de los medios locales para que renuncie antes del juicio “para no someter al país a un desgaste innecesario. Me dieron la información fidedigna acerca de su deseo de abandonar el cargo pero es presionado por sus colaboradores más cercanos que le piden resistir”.

Luego de que la Cámara de Diputados resolvió pedir al Senado su juicio político por 76 votos a favor, uno en contra y tres ausencias, Lugo anunció que no renunciaría al cargo.

El mandatario instó al parlamento a “cumplir con trámites y plazos constitucionales que me ofrezcan como presidente de la república toda la garantía de una justa y legítima defensa”.

El clima en Asunción el jueves era tenso. La mayoría de las instituciones educativas suspendieron las clases por el día y pidieron a los padres que retiren a sus hijos de los colegios como medida de seguridad. Los locales comerciales del microcentro de la capital cerraron sus puertas ante la posible movilización de campesinos frente al Congreso.

A su vez se activó el código rojo en todas las instalaciones del hospital de Emergencias Médicas para recibir mayor cantidad de gente. Para ello el nosocomio liberó camas, trasladó a los pacientes estables a otros centros de salud de menor complejidad, colocó más camillas en la zona de urgencias y suspendió las cirugías programadas.

Organizaciones de campesinos de la izquierda moderada informaron que sólo se mantendrán atentas al desarrollo de los hechos.

“Lugo no está cumpliendo su principal promesa electoral de otorgar la reforma agraria pero no es culpa suya sino del Poder Judicial que frena todo intento de expropiar tierras en manos de extranjeros o recuperar terrenos que originalmente eran del Estado y hoy están en manos de ex adherentes de la dictadura del general Alfredo Stroessner (1954-1989)”, dijo Belarmino Balbuena, líder del Movimiento Campesino Paraguayo en entrevista con la AP.

El analista político Horacio Galeano Perrone dijo a la AP que Lugo perdió respaldo entre los campesinos y su popularidad fue deteriorándose porque “el verdadero problema es la falta de reforma agraria. Estamos ante un estallido social y un estallido del campo”.

Para el politólogo Bernardino Cano Radil, el apoyo popular al mandatario se vio minado por “su incapacidad para conducir el estado, sus señales confusas para repudiar la violencia, sus reuniones con personas irregulares y de conducta violenta de la política, su impotencia de enfrentar la situación política, su falta de diálogo con los partidos políticos democráticos parlamentarios”.

Pompeyo Lugo, hermano mayor del mandatario y militante del opositor Partido Colorado, coincidió en que el presidente “tiene sus propias ideas, no escucha a nadie… El tiene una esposa, el Partido Liberal, y varias novias, las organizaciones de izquierda. Así es imposible gobernar”.

En Paraguay 80% de las tierras fértiles está en poder de 2% de la población. Los terrenos, en su mayoría, están destinados a la producción agrícola y ganadera que por primera vez en 2010 permitió que Paraguay tuviera un crecimiento económico de 14,5%. Sin embargo, de 6,4 millones de habitantes 39% es pobre y dentro de esa franja 19% es miserable, según dijo a la AP el analista internacional Ricardo Rodríguez.

El portavoz del Departamento de Estado norteamericano, William Ostick, dijo el jueves a la AP que “de conformidad con el compromiso del hemisferio con la democracia, es importante que la democracia de Paraguay y sus instituciones de gobierno sirvan a los intereses del pueblo paraguayo”.

Señaló que “por lo tanto es sumamente importante que estas instituciones actúen de manera resoluta y transparente, y que los principios de un debido proceso y los derechos del acusado se respeten escrupulosamente”.

Por su parte, el secretario general de la Organización de los Estados Americanos, José Miguel Insulza, pidió que durante el proceso “se resguarde, en todo momento, el diálogo, el entendimiento y la paz interna en este país miembro de la OEA”.

AP

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Los países que no han registrado ningún caso de COVID (y el precio por evitarlo)

El COVID-19 se ha extendido a casi todos los países del mundo. Pero hay 10 naciones que se han librado de momento de la pandemia. Eso sí, las pérdidas económicas son cuantiosas.
25 de agosto, 2020
Comparte

Hasta 1982, las lejanas y paradisíacas islas de Palaos no contaban con ningún hotel.

Ese año se inauguró el primer alojamiento turístico y desde entonces, este país, rodeada por las aguas celestes del océano Pacífico, ha disfrutado del auge del turismo.

En 2019 llegaron a Palaos 90.000 turistas, cinco veces la población total.

Según los datos recogidos por el FMI (Fondo Monetario Internacional), en 2017 el turismo representó el 40% del PIB del país.

Pero eso fue antes de la pandemia de covid-19.

Vista aérea de unos islotes de Palaos.

Getty Images
La República de Palaos se halla en un privilegiado enclave de Oceanía.

Las fronteras de Palaos han permanecido cerradas desde finales de marzo y es uno de los diez países del mundo sin casos confirmados (contando sólo los países miembros plenos de Naciones Unidas y excluyendo a Corea del Norte y Turkmenistán).

Sin embargo, aunque no se ha registrado ni un solo caso, el virus de alguna manera sí ha devastado el país.

Los hoteles están cerrados, los restaurantes vacíos y las tiendas de souvenirs no venden nada.

Los únicos huéspedes que tienen ahora los hoteles son los residentes que regresan a la isla y están obligados a guardar cuarentena.


Países sin casos registrados de covid-19

  • Palaos
  • Micronesia
  • Islas Marshall
  • Nauru
  • Kiribati
  • Islas Salomón
  • Tuvalu
  • Samoa
  • Tonga
  • Vanuatu

“El océano aquí es mucho más bonito que en cualquier otro lugar del mundo”, dice Brian Lee, gerente y copropietario del Hotel Palau.

Es el océano azul celeste lo que mantuvo ocupado a Brian.

Antes de la pandemia, sus 54 habitaciones tenían una ocupación del 70% al 80%.

Pero cuando las fronteras se cerraron, no hubo nada a lo que recurrir.

“Es un país pequeño, así que es normal que la gente local no se quede en Palaos”, dice Brian.

El hotel tiene alrededor de 20 empleados y los ha mantenido a todos, aunque con horario reducido.

“Trato de encontrarles trabajo haciendo otras tareas como mantenimiento, renovación, etc”, dice.

Sin embargo, los hoteles vacíos no pueden mantenerse ni renovarse para siempre.

Buzo en aguas de Palaos

Reinhard Dirscherl/ Getty Images
Los arrecifes de coral de Palaos son el principal atractivo para muchos visitantes.

“Puedo estar así otro medio año”, dice Brian.

“Pero luego es probable que tenga que cerrar”.

Apoyo estatal

Brian no culpa al gobierno, que ha ofrecido apoyo financiero a los residentes y, después de todo, ha mantenido alejado al virus.

“Creo que han hecho un buen trabajo”, dice.

Y, sin embargo, para que el primer hotel que hubo en Palaos sobreviva, algo tiene que cambiar pronto.

El presidente anunció recientemente que los viajes aéreos “esenciales” podrían reanudarse el 1 de septiembre.

Mientras tanto, ha habido rumores de que se instauraría un “corredor aéreo” con Taiwán que permitiría la visita de turistas.

Pero para Brian, la medida podría llegar demasiado tarde.

Islas del Pacífico

BBC

“Creo que tienen que empezar a reabrir de nuevo. Tal vez podamos tener burbujas de viajes con Nueva Zelanda y países del entorno”, dice.

“De lo contrario, nadie podrá sobrevivir aquí”.

El caso de las Islas Marshall

A unos 4.000 km al este a través del vasto Océano Pacífico, las Islas Marshall también permanecen libres de covid-19.

Pero, como Palaos, no tener casos también ha tenido un impacto.

El Hotel Robert Reimers se encuentra en una franja de tierra en el atolón principal, Majuro, con una laguna a un lado y el océano al otro.

Atolón Bikini

Getty Images
El atolón Bikini es uno de los más famosos de las Islas Marshall.

Antes de la pandemia, las 37 habitaciones tenían una ocupación del 75% al 88%.

Sus huéspedes llegaban principalmente de Asia, del Pacífico o “el continente” (Estados Unidos).

Desde que se cerraron las fronteras a principios de marzo, la ocupación ha caído a entre el 3% y el 5%.

“Algunos de nuestros huéspedes vienen de las islas exteriores”, dice Sophia Fowler, que trabaja para el grupo hotelero.

“Pero no muchos”.

A nivel nacional, se espera que el país pierda más de 700 puestos de trabajo en la recesión post-covid, la mayor caída desde 1997.

De ellos, 258 estarán en el sector de hoteles y restaurantes.

También la pesca

Pero el autoaislamiento afecta a sectores más allá del turismo, y las Islas Marshall dependen mucho menos de los turistas que Palaos.

El problema para estas islas es la industria pesquera.

Para mantener el país libre de covid-19, los barcos que han estado en países infectados tienen prohibido ingresar a sus puertos.

Otros barcos, incluidos los buques tanque de combustible y los portacontenedores, deben pasar 14 días en el mar antes de atracar.

.Las licencias de pesca están suspendidas y se ha rebajado el número de vuelos de carga.

El efecto es claro.

Las Islas Marshall están especializadas en peces de acuario, el más popular es el pez ángel llama, pero las exportaciones cayeron un 50%, según un informe estadounidense.

El envío de atún sashimi se redujo en la misma cantidad.

Otras industrias pesqueras esperan una caída del 30% durante el año.

En resumen, se puede mantener el virus fuera del país, pero luchar contra sus efectos en la economía es distinto.

Así que al final el covid-19 te arrastra de una forma u otra.

Sophia Fowler “espera” que las cosas vuelvan a la normalidad para el país y el Hotel Robert Reimers el próximo año.

¿Pero si no lo hacen?

“Entonces no será un proyecto viable”, dice.

Pero aunque el cierre de las fronteras ha empobrecido a los países sin casos de covid, no todos quieren salir del confinamiento.

El doctor Len Tarivonda es el director de salud pública en Vanuatu, otra isla del Pacífico con una población de 300.000 habitantes.

Aunque trabaja en la capital, Port Vila, es de Ambae, una isla de 10.000 habitantes a unos 275 kilómetros al norte.

“La mayoría de los habitantes prefiere que la frontera se mantenga cerrada el mayor tiempo posible”, cuenta.

“Dicen: ‘No queremos que la enfermedad llegue. Si sucede, básicamente estamos condenados'”.

Alrededor del 80% de la población de Vanuatu vive fuera de las ciudades y de la “economía formal”, dice Tarivonda.

“Y creo que no necesariamente sienten el apuro todavía. Son agricultores de subsistencia, cultivan sus propios alimentos, dependen de la economía local y tradicional”.

No obstante, el país sufrirá.

El Banco Asiático de Desarrollo espera que el PIB caiga casi un 10%, la mayor caída de Vanuatu desde su independencia en 1980.

Anne Pakoa

BBC
Los pueblos rurales de Vanuatu son muy numerosos y carecen de atención médica permanente.

Pero ese retroceso no se debe solo al cierre de fronteras por el covid-19.

En abril, el ciclón tropical Harold azotó gran parte del país, mató a tres personas y afectó a más de la mitad de la población.

“Teníamos sesiones informativas diarias sobre operaciones de emergencia sanitaria”, recuerda Tarivonda.

“Primero discutiríamos sobre el covid, luego sobre el ciclón Harold. Dos desastres al mismo tiempo”.

Sin embargo, la pandemia tendrá un impacto más duradero.

En julio, el gobierno anunció que tenía planes para reabrir la frontera a otros países “seguros” antes del 1 de septiembre.

Pero al aumentar los casos en Australia y Nueva Zelanda, el plan comenzó a retrasarse.

Tarivonda, que forma parte del grupo de trabajo fronterizo junto con funcionarios del gobierno, del sector del turismo y de las aerolíneas, admite que están “casi de vuelta al punto de partida” y no tienen una nueva fecha para la reapertura.

Vanuatu

Getty Images
Vanuatu es otro destino paradisíaco.

Los viajes transfronterizos más pequeños pueden ayudar a Vanuatu.

El ejemplo más reciente es cuando el gobierno permitió que 172 trabajadores viajaran al Territorio del Norte, en Australia, durante seis meses para recoger mangos.

Aunque las remesas ayuden en la situación económica, no son suficientes en un país donde el 35% del PIB proviene del turismo.

Sin prisa

Pero, a pesar de esa necesidad de reabrir las fronteras, Vanuatu no se apresurará en hacerlo.

El doctor Tarivonda recuerda con preocupación el caso de Papua Nueva Guinea, que estuvo casi libre de covid hasta un fuerte aumento a fines de julio.

“Si el virus entra en el país, probablemente será como un incendio forestal, y lo que estamos viendo en Papúa Nueva Guinea refleja por qué estamos preocupados”, dice.

“Dadas nuestras limitaciones y el contexto que tenemos en el Pacífico, la mejor opción es mantener el virus fuera de nuestro país el mayor tiempo posible”.

Funafuti, Tuvalu.

Getty Images
¿Llegará el covid a las remotas islas del Pacífico?

A medida que pasan los meses, aumenta la desesperación en los países cerrados del Pacífico.

Sin embargo, Jonathan Pryke, director del Programa de las Islas del Pacífico en el Instituto Lowry, no tiene ninguna duda de que la única opción para estos países es el autoaislamiento.

“Incluso si mantuvieran sus fronteras abiertas, sus principales mercados turísticos de Australia y Nueva Zelanda no estarían abiertos, ya que han cerrado sus propias fronteras”, dice.

“Así que solo habríamos conseguido lo peor de ambos mundos: una crisis de salud y una crisis económica. Tendremos años y años para ver cuáles fueron las decisiones correctas”.

“Pero echando la vista atrás, nadie duda de que cerrar fue la medida correcta para estos países del Pacífico”, concluye Pryke.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=3FlrsNfKguk

https://www.youtube.com/watch?v=zdkwo02LwCs&t=10s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.