Trabajo en el hogar: sector marginado y menospreciado

Conapred presentó el Segundo Volumen de la Colección "Matices", con el cual deja al descubierto la invisibilidad, humillación y hostigamiento que acompañan la vida de las trabajadoras del hogar

Trabajo en el hogar: sector marginado y menospreciado

“¿Por qué algunas víctimas son reconocidas y apoyadas mientras que otras son relegadas a la invisibilidad?, ¿por qué la indignación es más constructiva que el resentimiento?

“(…), un sector marginado y maltratado y el menosprecio con el cual se habla de ellas: ‘las sirvientas’, las ‘gatas’ o las ‘chachas’ es la expresión semántica de un clasismo y un racismo arraigados que florecen en el núcleo familiar”.

Este fragmento forma parte del texto del académico, periodista y analista, Sergio Aguayo,  contenido en el libro Dos mundos bajo el mismo techo. Trabajo del hogar y no discriminaciónque presentó el Consejo Nacional para Prevenir la discriminación (Conapred).

Dicho libro es el Volumen dos de la Colección Matices, el cual pone al descubierto entre sus páginas palabras como “invisible”, “humillación”, “hostigamiento” y “abuso sexual”, que en la realidad se convierten en elementos que acompañan la vida de las trabajadoras del hogar.

“Estas mujeres mal llamadas sirvientas, domésticas, criadas y con otros muchos términos despectivos, barren, trapean, sacuden, cocinan, tienden las camas, limpian pisos y ventanas, lavan la ropa, pasean al perro, sacan la basura, van al mercado por víveres, cuidan a las y los hijos ajenos a las personas enfermas o con alguna discapacidad, a las que los años les han caído encima”, se lee en el libro.

La presentación a cargo del presidente de Conapred, Ricardo Bucio Mújica, que bien puede considerarse una introducción a la legislación comparada con respecto a otros países que han logrado regular el trabajo en el hogar, uno de los trabajos más antiguos no sólo en México, sino en el mundo.

Ayer, durante la presentación en Casa Lamm, el titular de Conapred aseguró que éste no es un tema de estudio de casi nadie, no es un tema que esté en la agenda o en las plataformas electorales de ningún partido político, pese a que existe 2.1 millones de personas que hacen trabajo doméstico en este país.

“Eso, dijo, es parte de la gravedad de este asunto, que no es un tema. Sigue sin ser un tema legislativo, de instituciones públicas (…), no es un tema ni siquiera para todas aquellas personas que somos empleadores”.

Los 16 colaboradores de este ejemplar son además de Sergio Aguayo, Marcelina Bautista, Genaro Lozano y Rocío García Gaytán -que ayer estuvieron presentes en la presentación del libro-, Víctor Ronquillo, Claudia Anaya, Susana Alexander, Thomás Wissing, Carlos Álvarez Acevedo, Frida Hartz, Luis González Placencia, María de los Ángeles Castillo Magdaleno, María Victoria, Víctor Manuel Borrás Setién, Paula Candy Jiménez González y Marisol Gasé.

En esta edición, estas personalidades dejan a la reflexión infinidad de problemáticas que enfrentan las trabajadoras del hogar, desde sus condiciones de trabajo, hasta sus derechos a la salud y la sexualidad, a la educación, la recreación, la participación política, la vivienda, la alimentación, a una vida digna y libre de violencia, cuyo eje transversal es la violación a sus derechos humanos.

Genaro Lozano, académico del ITAM, se refirió al contenido del libro, destacó que en sus páginas hay incluso, historias personales. “Los textos de esta colección me parecen un gran esfuerzo para visibilizar uno de los problemas que tenemos en México, uno de esos grandes retos que no se hablan en las campañas presidenciales”.

“La discriminación era muy normal en muchas casas donde trabajé: tenía que comer comida diferente, en trastos separados y no faltaba quien hablara en inglés con otras personas para que yo no los entendiera”, es parte del texto que escribió Marcelina Bautista derivado de la experiencia que le “tocó” vivir como trabajadora del hogar durante 22 años.

Una de las fundadoras de la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadoras del Hogar con 24 años de existencia, se refirió a los vacíos que existen en la ley en torno a los y las trabajadoras del hogar y la lucha porque no solo en México se reconozcan sus derechos humanos, sino que lo hagan instituciones a nivel internacional. Especial hincapié hizo en el Convenio 189 firmado con los países miembros de la OIT par hacer vales los derechos de las trabajadoras del hogar.

Por su parte, Rocío García Gaytán, titular del Instituto Nacional de Inmujeres y presidenta de la Comisión Interamericana de Mujeres la Organización de Estados Americanos  durante el periodo 2011-2012, muestra con cifras y datos duros la aportación de las trabajadoras del hogar a cualquier economía.  Al respecto, dijo que el no reconocimiento del trabajo en la Ley Laboral “es una vergüenza para nuestro país”.

La coordinación de la Colección Matices corre a cargo de Yoloxochitl Casas.

Close
Comentarios