Lo que está prohibido hacer durante los Juegos Olímpicos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Lo que está prohibido hacer durante los Juegos Olímpicos

Alguien que haya comprado una entrada y asista a algún evento de los Juegos no podrá tomar imágenes, ni grabar video o audios, salvo que los use para consumo propio. Es decir, no los podrá publicar en internet, ni en redes sociales, y tampoco podrá distribuirlas para que otro las use con objetivos comerciales. ¿Cómo controlarán esto?
19 de julio, 2012
Comparte

Los Juegos Olímpicos son una fiesta, pero también un gran negocio. Derechos de transmisión, imágenes de video, mercancía oficial y hasta las papas fritas que se sirven en las sedes de los Juegos: todo queda regulado, porque de todo se recauda dinero.

Es así que el Comité Olímpico Internacional y el Comité Organizador de Londres 2012 ponen en marcha una serie de restricciones y prohibiciones para proteger la marca de quienes pagan millones por ser la cara oficial del evento.

Lea qué no se puede hacer durante los próximos Juegos Olímpicos.

Espectadores

Alguien que haya comprado una entrada y asista a algún evento de los Juegos no podrá tomar imágenes, ni grabar video o audios, salvo que los use para consumo propio. Es decir, no los puede publicar en internet, ni en redes sociales. Tampoco podrá distribuirlas para que otro las use con objetivos comerciales. ¿Entonces nada de Facebook o Twitter durante un evento? Los organizadores reconocieron que esa norma será imposible de aplicar, y aclararon que buscan desestimular el uso comercial de esas imágenes.

Llevar comida o bebidas (para tener en cuenta: una cerveza de 330ml dentro de las sedes costará US$6,5), con excepción de alimentos para bebés, equipos de fotografía grandes (incluyendo trípodes), paraguas grandes, cornetas, pitos, tambores ni matracas. Las banderas de países que no participan están prohibidas. Los frisbees están vetados, al igual que las pelotas, grandes cantidades de monedas, encendedores y termos, entre otras cosas. ¿La razón? El Comité Organizador de los Juegos (Locog, por sus siglas en inglés) los considera peligrosos o que pueden distorsionar un evento. No parece necesario aclarar que las armas y sustancias ilegales tampoco podrán entrar.

Existe también una lista de “comportamientos prohibidos y restringidos dentro de una sede”. El Locog empieza por aclarar que no se puede pelear ni estar en estado de “embriaguez pública”, fumar ni hacer apuestas. Tampoco son permitidas las protestas relacionadas con cuestiones sindicales, políticas o religiosas, o portar cualquier pieza de ropa que transmita un mensaje ideológico.

El uso del flash, pararse sobre los asientos y perturbar el disfrute de otros espectadores son también comportamientos que pueden poner a un espectador en problemas.

Tienen prohibido participar en lo que se conoce como “emboscada publicitaria” o “mercadeo de emboscada”, es decir, hacer publicidad encubierta para alguna marca que no patrocina oficialmente el evento. Treinta y seis holandesas enfundadas en minifaldas anaranjadas terminaron detenidas por este motivo durante el Mundial de Sudáfrica 2010.

Pese a las prohibiciones audiovisuales, por el mero hecho de asistir un evento, si un espectador es fotografiado o filmado, el Comité Organizador y el Comité Olímpico Internacional (COI) –o un tercero autorizado por estos– tendrán el derecho de usar esas imágenes de por vida.

Atletas

Los atletas tendrán que pedir permiso a otros atletas si quieren compartir fotografías en las redes sociales.

Cada comentario, blog o tuit deberá realizarse en primera persona, a modo de diario personal.

A los atletas se les prohíbe usar una red social “en el rol de periodista”: “No deben informar sobre la competencia o comentar sobre las actividades de otros participantes”, aclara el COI en sus pautas sobre medios Sociales, blogs e internet para atletas y otras personas acreditadas.

Los competidores no podrán comentar sobre su desayuno si, por ejemplo, la barra de cereal que están comiendo no es de uno de los patrocinadores oficiales de los Juegos Olímpicos: “No pueden promocionar ninguna marca, producto o servicio”.

No podrán subir a un blog o a YouTube clips de video desde la Villa Olímpica ni ninguna sede de los Juegos. Esas imágenes sólo podrán ser de uso personal.

El COI aclara que las “publicaciones, blogs y tuits deben en todo momento cumplir con el espíritu olímpico y principios fundamentales del Olimpismo que figuran en la Carta Olímpica, ser dignos y de buen gusto, y no contener palabras o imágenes vulgares u obscenas”.

Comerciantes

Las firmas que no son patrocinadores de los Juegos, y esto también afecta a los pequeños comerciantes, no pueden hacer las llamadas “asociaciones no autorizadas”. Además de no poder usar la palabra “Olympics” (Olímpicos), ni el símbolo de los cinco anillos, o el tradicional lema “Citius Altius Fortius” en cualquier de sus traducciones (Más rápido, más alto, más fuerte), está prohibido usar imágenes y palabras que sugieran un vínculo cercano con el evento. Es así que las expresiones “Juegos”, “2012”, “Dos mil doce” y “Veinte doce”, asociadas con “Londres”, “medallas”, “patrocinador”, “oro”, “plata”, “bronce” y “verano”, podría ser pasible de sanción.

Las compañías que fueron contratadas para construir estadios y sedes de los Juegos debieron firmar, cinco años atrás, un protocolo que limita sus posibilidades de relacionarse comercialmente con el evento. La prohibición se extiende hasta 12 años después de la realización de Londres 2012.

Desde los Juegos Olímpicos de Sidney 2000, el COI requiere a los gobiernos la introducción de legislación especial para ofrecer protección adicional sobre cuestiones relativas a las marcas y los derechos de autor. En 2006, el Parlamento aprobó la Ley de los Juegos Olímpicos de Londres y los Juegos Paralímpicos, que determinó una normativa particular para los Juegos y sus patrocinadores.

Ejemplos de lo que se considera “mercadeo de emboscada” podría darse en el caso de que una marca de televisores promocione en una tienda con la publicidad siguiente: “Marca X le da la imagen más clara de los Juegos de Londres” o una publicidad de una bebida que diga: “Si no quiere perderse un minuto de los Juegos de 2012, tomar la marca x lo puede ayudar a mantenerse despierto”.

Dentro de las sedes olímpicas, hasta los comercios aprobados por el Locog debieron esperar una exención especial de parte de McDonald’s, el restaurante oficial de los Juegos, para poder vender el tradicional fish and chips (pescado y papas fritas), ya que la cadena de comida rápida tenía los derechos de la venta de papas fritas, que no podrán venderse por separado en las sedes en un lugar que no sea McDonald’s.

Periodistas

Los Juegos son un negocio millonario y el COI, un celoso guardián de que quienes adquieran los derechos de transmisión se aseguren la exclusividad. Y la exclusividad no sólo cuesta (la cadena NBC, por ejemplo, pagó US$1.200 millones para transmitirlos en Estados Unidos) sino que genera distintas clases entre los alrededor de 21.000 miembros de la prensa presentes en los próximos Juegos Olímpicos.

Estar en Londres, pero sin la acreditación apropiada, puede terminar siendo un dolor de cabeza. Sin ella no se puede transmitir imágenes en video desde la Villa Olímpica, las sedes de la competición, los centros de práctica y los sitios donde tienen lugar las ceremonias de premiación cuando éstas se están llevando a cabo.

Imágenes de video o fotografías tomadas por un espectador y enviadas a un medio –lo que se conoce como Contenido Generado por el Usuario (UGC, por sus siglas en inglés)– que no tiene los derechos no pueden ser utilizadas.

Ni siquiera es posible que un periodista acreditado envíe sus fotografías si no está debidamente autorizado a divulgar imágenes.

La postura del COI es la de “animar a los participantes y otras personas acreditadas a realizar comentarios en medios sociales o sitios web durante los Juegos Olímpicos, y es completamente aceptable que un participante o cualquier otra persona acreditada haga un comentario personal, blog o tuit”. El organismo hace hincapié en que estos deben ser “en primera persona” y en un “formato tipo diario” y “no pueden hacerse en el rol de periodista”. Es decir, no pueden hacer reportes sobre alguna competición ni comentar las actividades de los participantes, una restricción, claro están, que no afecta a todos los periodistas acreditados.

Y aún teniendo una acreditación, un periodista no puede subir a internet, ya sea a través de una cuenta en una red social o a un sitio web, un video o un audio de los eventos. Las restricciones son aún mayores para la Villa Olímpica, el conjunto de instalaciones que albergan a los atletas.

Allí una persona acreditada puede tomar una fotografía, pero si en ella apareciera alguien más se necesita la autorización previa de ella para que esa imagen pueda ser divulgada. El video en la zona residencial está vetada, salvo que sea para uso personal.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

El punto débil del COVID que encontró una científica mexicana (y cómo puede servir para neutralizarlo)

La física mexicana Mónica Olvera de la Cruz detectó con su equipo de científicos que el nuevo coronavirus tiene un componente que puede ser bloqueado para evitar su transmisión al cuerpo humano.
Getty Images
18 de agosto, 2020
Comparte

Como especialista en física enfocada en la ciencia de los materiales, la doctora mexicana Mónica Olvera trabajaba en sus propios desarrollos tecnológicos hasta que la pandemia de COVID-19 cambió las cosas.

Un familiar suyo enfermó de gravedad en México, lo cual llevó a la científica a enfocar sus estudios en entender cómo el virus SARS-CoV-2 interactúa con el cuerpo humano a un nivel físico-biológico.

“Yo no tenía nada qué ver con medicina. Yo soy científica en ciencia de materiales. Pero a la hora de ver este problema tan fuerte, entramos en acción”, dice a BBC Mundo la especialista.

Su equipo en la Universidad Northwestern (Estados Unidos) analizó las diferencias entre el coronavirus que causó la epidemia SARS de 2003 y el causante de la enfermedad COVID-19.

Y encontró un punto débil con el que se le puede atacar.

“Estamos bloqueando el virus”, señala al explicar cómo su experimento a nivel molecular ha reducido de manera inicial en 30% la conexión del patógeno con los receptores humanos.

Una ilustración del SARS-CoV-2 atacando una célula

Getty Images
Las espigas (amarillas) del coronavirus se conectan a las células AC2 (en turquesa) del cuerpo. Si se impidiera eso, se neutralizaría.

“Antes de entrar el virus (en el cuerpo), sí podemos atacarlo para que ya no tenga tanta energía de atracción, que no sea capaz de infectar. Y si entra, que esté bloqueado el sitio”, explica la científica.

“Es otra manera de curar. Esto no son anticuerpos , los cuales tienen el problema de que pueden hacer resistente al virus. Hay muchos casos en los que los virus se vuelven resistentes a los anticuerpos”, añade.

En tres meses Olvera espera diseñar un polímero -un compuesto químico- que triplique la efectividad del bloqueo y que esto se convierta en una forma de proteger al cuerpo de un virus tan contagioso como el SARS-CoV-2.

¿Cuál fue el hallazgo?

El SARS-CoV-2 ingresa al cuerpo a través de sus proteínas S, que hacen contacto con la enzima convertidora de angiotensina (AC2) de las células humanas.

Las células AC2 también están presentes en el corazón, en el estómago, en el riñón, “por eso cuando uno se infecta (con el virus SARS-CoV-2, este) puede dañarlos”, explica Olvera.

Gráfico de cómo se reproduce el coronavirus en el cuerpo

BBC

Así que en su estudio, hecho en colaboración con el doctor Baofu Qiao, detectó que el SARS-CoV-2 tiene conexiones con cargas positivas en la proteína espiga (o spike) de su corona que pueden ser bloqueadas.

“La energía de atracción entre ese grupo que está en la spike y las células epiteliales era más débil en el primer coronavirus que en el SARS-CoV-2″, explica Olvera.

“Nos dimos cuenta de que si mutábamos los que no estaban en el de 2003, la atracción con el receptor bajaba. Nada más lo mutamos y bajó muchísimo su atracción“, añade.

El trabajo de bloqueo se dio en uno de los tres grupos de la proteína espiga, lo que redujo en un 30% la capacidad del virus para conectarse con el receptor, en este caso las células del cuerpo.

A diferencia de otras investigaciones, Olvera y Qiao detectaron un sitio con carga positiva, llamado sitio de escisión polibásico, a 10 nanómetros (algo sorprendentemente “lejano” de la base, en términos de esas mediciones) en la proteína espiga.

https://www.youtube.com/watch?v=Zh_SVHJGVHw&t=5s

Así que si se obtiene un polímero que bloquee los tres grupos, como lo están investigando, el resultado podría triplicarse y hacer que el nuevo coronavirus tuviera muy poca oportunidad de atacar al organismo.

“Yo quiero diseñar uno que ataque a todos. Es muy complicado, es un diseño difícil. Pero la idea es crear una protección bajo un diseño que funcione y quede probado en un laboratorio”, señala la científica.

¿Cómo puede adoptarse en la medicina?

El proceso de crear un polímero que actúe contra las espigas del SARS-CoV-2 puede tomar de dos a tres meses.

Una vez creado, habría que elegir un medio de administración. Olvera considera que podría funcionar a través de un aerosol, con las ventajas que eso tiene.

“Los virus son tremendos. Pueden usar las cápsidas de otros virus y el ARN, duplicarse y mutar”, advierte.

Y es que las vacunas en las que trabajan a contrarreloj varios países y organizaciones enfrentan el problema de que los anticuerpos que generen puedan ser inefectivos ante mutaciones del SARS-CoV-2.

“Nosotros queremos crear algo que no sea biológico, que no cree resistencia. Evitar que el virus encuentre otras maneras de salir adelante. Creemos que puede ser una manera de debilitar el virus, diferente a lo que se está haciendo”, añade.

Si las mutaciones mantuvieran los mismos grupos polibásicos para atraer células receptoras del cuerpo, el remedio seguiría funcionando.

El trabajo desde diferentes ángulos de la ciencia, como la física en el caso de Olvera, puede aportar soluciones a un problema que afecta a toda la humanidad.

“Se está haciendo un esfuerzo enorme. Todos estamos de alguna manera relacionados con esto, es un problema mundial y qué mejor que todos los científicos estén trabajando en esto”, dice la científica mexicana.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9JOee6bCojU

https://www.youtube.com/watch?v=PM9KBQyKHz8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.