Presentan a 'El Giovanni' y 'La Maseca', presuntos asesinos de Jessica Lucero
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Presentan a 'El Giovanni' y 'La Maseca', presuntos asesinos de Jessica Lucero

Según la PGJEM, los presuntos responsables de la violación y asesinato de Jéssica Lucero, menor de 14 años de edad, en Ecatepec, son Giovanni Loredo Soto, de 18 años de edad, alias "El Salado" o "El Giovanni", y Jorge Garfias Garfias, de 20, alias "La Maseca"
21 de julio, 2012
Comparte

Pese a que los padres de Jéssica Lucero aseguraban que el asesino de su hija era su presunto violador, hoy prófugo, ayer la Procuraduría mexiquense presentó a otros dos hombres como los homicidas de la adolescente.

Según la PGJEM, los presuntos responsables de la violación y asesinato de Jéssica Lucero, menor de 14 años de edad, en Ecatepec, son Giovanni Loredo Soto, de 18 años de edad, alias “El Salado” o “El Giovanni”, y Jorge Garfias Garfias, de 20, alias “La Maseca”.

“A partir de los trabajos de inteligencia realizados por personal de la Procuraduría se logró la detención de Giovanni Loredo Soto, de 18 años, alías ‘El Salado’ o ‘El Giovanni’ y Jorge Garfias Garfias, de 20 años de edad, alías ‘La Maseca’, quienes reconocieron haber privado de la vida a la menor Jéssica Lucero la madrugada del sábado 14 de julio”, dijo Alfredo Castillo, Procurador mexiquense.

Castillo indicó que, de acuerdo a la versión de los detenidos, la noche del viernes 13 de julio, Jéssica Lucero salió de su casa para encontrarse con ellos, quienes la habían citado en un predio ubicado en Avenida México y Avenida de las Torres, en la Colonia Xochitenco, en el Municipio de Ecatepec.

“El Salado” y “La Maseca” señalan que tras violar a la menor de edad los detenidos la golpearon hasta dejarla inconsciente. Inicialmente, intentaron darse a la fuga pero ante el temor de que la víctima los denunciara, regresaron y decidieron privarla de la vida al dejarle caer una piedra en la cabeza.

“El cuerpo de Jéssica Lucero fue encontrado la mañana del sábado 14 de julio en el mismo predio donde Giovanni Loredo Soto y Jorge Garfias Garfias reconocen haberse encontrado con ella”, informó Castillo.

En entrevista con Animal Político en la mañana de ayer, antes de la presentación de los dos supuestos asesinos de la joven, el procurador mexiquense destacó que el homicidio no tiene nada que ver con el sujeto que abusó sexualmente de ella el mes anterior, sin embargo, resaltó que las investigaciones por este primer delito siguen su curso para buscar al probable responsable, aunque “en este momento, nos estamos concentrando en la detención que acabamos de realizar”.

Denuncia violación… y aparece muerta

Tras ser violada hace más de un mes, Jessica y su familia identificaron ante el ministerio público de San Cristóbal a Carlos García Sanjuán, alias “El Quico”, de 22 años de edad, y justo cuando interpusieron la demanda presentaron los argumentos del porqué señalaban a este sujeto.

Pese a la declaración de Jessica Lucero y la probable identificación de su agresor, los ministerios públicos y elementos policíacos que se encontraban presentes solicitaron a la familia dos mil pesos para “agilizar las investigaciones”, denunció la madre de la joven asesinada.

Un mes después de la denuncia esta muchacha fue encontrada muerta en un lote baldío de la colonia El Parque.

Con información de Reforma

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Cómo el cubrebocas evita la propagación de la COVID y puede reducir los síntomas

Un nuevo estudio concluyó que usar mascarillas reduce la carga viral a la que estaríamos expuestos y, de contagiarnos, la manifestación de la enfermedad sería más leve o inclusive asintomática.
Getty Images
9 de agosto, 2020
Comparte

El argumento generalizado de parte de las autoridades sanitarias y gobernantes por todo el mundo que recomiendan y/o imponen el uso de mascarillas es que evitan que las personas infectadas propaguen el coronavirus.

Pero un nuevo estudio concluyó, tras examinar varios casos, que usar mascarillas reduce la carga viral a la que estaríamos expuestos y, de contagiarnos, la manifestación de la enfermedad sería más leve o inclusive asintomática.

La investigación realizada en Estados Unidos por los doctores Monica Gandhi y Eric Goosby, de la Universidad de California, y el doctor Chris Beyrer, de la Universidad Johns Hopkins, resalta que la exposición al coronavirus sin consecuencias severas debido al uso de mascarillas podría generar una inmunidad a nivel comunitario y reducir la propagación mientras se desarrolla una vacuna contra el virus.

En vista del rechazo al uso de mascarillas de algunos grupos y personas, el beneficio al individuo (además de a otros) que porta el tapabocas sugerido por el estudio podría ser un incentivo más para su uso y convertirse en un pilar del control de la pandemia.

El estudio fue publicado en la revista especializada Journal of General Internal Medicine.

Un hombre con una mascarilla pasa frente a una valla con la imagen del coronavirus

Getty Images
La mascarilla reduce la posibilidad de tener síntomas severos de covid-19, dicen los investigadores.

El efecto de la carga viral

Los doctores Gandhi, Goosby y Beyrer respaldan su teoría -como la llaman- comparando la evidencia de múltiples situaciones en las que grupos usaron o dejaron de usar mascarillas y la relación que eso tiene con la carga viral y los crecientes índices de infecciones leves o asintomáticas.

La infección asintomática puede ser problemática porque promueve la propagación del virus por personas que están contagiadas sin que lo sepan, pero al mismo tiempo ser asintomático en lugar de estar gravemente enfermo es beneficioso para el individuo, indican.

Además, los índices más altos de infección asintomática conducen a índices más altos de exposición al virus. El exponer a una sociedad a este coronavirus sin las consecuencias de una enfermedad grave podría crear mayores niveles de inmunidad comunitaria, la llamada inmunidad de rebaño.

Los investigadores reconocen que la respuesta inmunológica de anticuerpos y células T a las diferentes manifestaciones de covid-19 todavía está siendo analizada, pero las señales basadas en los datos del desarrollo de esa inmunidad celular, aun con una infección leve, son esperanzadoras.

Evidencia

La perspectiva que los portadores de mascarillas están expuestos a una carga viral menor que resulta en una infección más leve está sustentada en el estudio de tres importantes cúmulos de evidencia: virológica, epidemiológica y ecológica.

Una fila de compradores todos con mascarillas

Getty Images
Hasta ahora, el principal argumento para el uso de las mascarillas es la protección de los otros.

Con respecto a la primera, las mascarillas -dependiendo del diseño y material- filtran la mayoría de las partículas virales, aunque no todas. Desde hace un tiempo se ha propuesto que la exposición de ese bajo nivel de partículas virales probablemente producen una enfermedad que es menos severa.

Los resultados de experimentos realizados en el pasado con humanos expuestos a diferentes volúmenes de virus no letales demostraron síntomas más severos en sujetos que recibieron una carga viral mayor.

Con el nuevo coronavirus la experimentación no es posible ni ética, pero unas pruebas realizadas a hámsteres en las que se simuló el uso de mascarillas separando a los animales con una pared divisoria hecha de una máscara quirúrgica, no sólo demostraron que los hámsteres protegidos fueron menos propensos a la infección, sino que los que, entre esos, se contagiaron de covid-19 manifestaron síntomas leves.

En términos de la evidencia epidemiológica, los doctores indican que los altos índices de mortalidad que se vieron al inicio de la pandemia parecen estar asociados a la intensa exposición a la alta carga viral antes de que se introdujera el uso de mascarillas.

Caso del crucero argentino

Un caso reciente en particular llama la atención: el de un crucero en Argentina donde todos los pasajeros y tripulantes fueron dotados de mascarillas tras detectarse un brote de covid-19.

En ese entorno cerrado, 128 de las 217 personas abordo dieron positivo en la prueba de coronavirus. Sin embargo, la mayoría de los infectados (81%) se mantuvo asintomática.

Un autobús en Taiwán con pasajeros usando mascarillas

Getty Images
Las tasas de mortalidad se han mantenido baja en países que han reabierto sus actividades pero todavía usan mascarillas.

Como evidencia ecológica, la investigación indica que los países y regiones que de por sí acostumbran a usar mascarillas para el control de infecciones, como Japón, Hong Kong, Taiwán, Singapur, Tailandia y Corea del Sur, no han sufrido tanto en cuanto índices de la severidad de la enfermedad y la mortalidad.

Igualmente ha sucedido con los países que aplicaron tempranamente la medida del uso de mascarillas.

Es más, aun cuando los mencionados países registraron un resurgimiento de casos de covid-19 al reanudar la actividad social y económica, las tasas de mortalidad se ha mantenido baja, sustentando la teoría de la carga viral, afirman los autores del estudio.

En conclusión, los doctores alegan que el uso universal de mascarillas durante la pandemia debería ser uno de los fundamentos más importantes en el control de la enfermedad y abogan que esta medida se tome en particular en Estados Unidos, donde las directivas no han sido homogéneas y parte de la población ha reaccionado hasta violentamente contra el uso de mascarillas.

Resaltan que durante la devastadora pandemia de gripe en 1918, los estadounidenses adoptaron sin contratiempos el uso de las mascarillas en público, pero la respuesta a las actuales recomendaciones de los Centros de Control de Enfermedades (CDC) ha sido dispareja.

Una secretaria con mascarilla escribe a máquina en su escritorio en 1918

Getty Images
En 1918, el público estadounidense no tuvo objeción en cumplir con el uso de mascarillas para combatir la pandemia de influenza.

El uso de mascarillas tiene dos ventajas. La primera es proteger a los demás evitando la propagación del virus por una persona infectada. Si esa preocupación por el prójimo no es suficiente, tal vez la segunda ventaja -el beneficio individual- sea una motivación más eficaz.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=9JOee6bCojU

https://www.youtube.com/watch?v=WvEx-abn6yM

https://www.youtube.com/watch?v=gELP0JQrllg

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.