¿Qué tan fácil es comprar armas en EU?
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

¿Qué tan fácil es comprar armas en EU?

Para comprar un arma en Estados Unidos sólo se requiere una licencia de conducir, tener 21 años y llenar un formulario. ¿Sabes cuánto gastó el asesino de Denver en las armas que usó?
Por Alejandro Rossette
24 de julio, 2012
Comparte

Venta de armas en una tienda de EU.

Para comprar armas de alto poder en Estados Unidos sólo se requiere tener 21 años, presentar la licencia de conducir, y llenar un formulario. Así, sin preguntas de por medio o un plazo de espera, James Holmes, quien asesinó a 12 personas e hirió a 59 más en una sala de cine en Aurora, Colorado, durante el estreno de la nueva cinta de Batman, compró dos pistolas Glock calibre 40, una escopeta Remington 870,  un fusil de asalto M&P 15 y municiones.

Esto porque, apegado a la Segunda Enmienda de la Constitución, cada ciudadano estadounidense tiene derecho a comprar, portar y usar un arma de fuego, por lo que no sorprende que en el país vecino, donde habitan más de 308 millones de personas, exista un estimado de 270 millones de armas de fuego en manos de los civiles. Dicha cifra la convierte en el país con mayor cantidad de armas de fuego per cápita.

A pesar que en EU existe una ley federal que regula la adquisición, transportación y restricciones a la tenencia de armas de fuego, llamada Acta Nacional de Armas, cada uno de los 50 estados que lo conforman tiene su propia legislación respecto a la venta, compra, portación y uso de estas, por lo cual los requisitos varían.

En California, por ejemplo, es necesario un permiso para comprar y portar cualquier arma, recibir un curso de disparo y no se pueden vender aquellas de alto poder como rifles de asalto. En otros, como Alaska, no es necesario un permiso para adquirir cualquier arma, ni para su portación. No sorprende que de ahí surgiera la ex candidata a la vicepresidencia por el partido republicano, amante de las armas, la cacería y cristiana conservadora, Sarah Palin.

Sólo en cinco estados está prohibida la venta de armamento de carácter militar y que no ha sido diseñado para uso deportivo, sino como señala la página web www.smartgunlaws.com, “están diseñadas para matar humanos rápida y efectivamente”.

Haz click para ampliar/tomado de Smart Gun Law

Haz click para ampliar/tomado de Smart Gun Law

 

 

En el caso concreto de Colorado, cualquier mayor de 21 años puede comprar un fusil de asalto sin restricciones. De hecho en este estado fue escenario de la también célebre masacre de Columbine, en la que murieron 15 estudiantes de secundaria, incluidos quienes perpetraron el ataque.

De hecho, la tasa de homicidios con este tipo de armas en el estado es de 10.3 por cada 100 mil habitantes, cifra similar al promedio nacional, de acuerdo con un informe del Departamento de Servicios de Salud de Estados Unidos. En tanto, Alaska tiene el mayor índice de homicidios con fusiles de asalto.

Haz click para ampliar/ Tomado de Martin Prosperity Institute

Haz click para ampliar/ Tomado de Martin Prosperity Institute

 

Encontrar un lugar para comprar un arma tampoco es difícil. En cadenas de supermercados como Wal-Mart uno puede adquirir un rifle de asalto y aunque no se puede hacer por internet, bien  se puede adquirir como si se tratara de unos condones o una película. Los precios varían dependiendo de la sucursal, como advierte su página de internet.

De acuerdo con los informes de la policía de Colorado, James Holmes compró las armas utilizadas en el ataque a los cines Century 16 en dos tiendas dedicadas a las distribución de equipo de caza y pesca  Bass Pro Shops y Gander Mountain, cuyas cadenas cuentan con sucursales en Colorado.

En el ataque a la sala de cine utilizó dos pistolas Glock calibre 40, similares a las que utilizan la mayoría de las corporaciones policiacas de Estados Unidos. El precio de cada una en las páginas de internet de las tiendas antes descritas es de 599 dólares y cuya caja de munición, con 20 balas, tiene un precio promedio de 20 dólares.

La primera arma utilizada, de acuerdo con los testigos, fue una escopeta Remington modelo 870 cuyo valor oscila entre los 320 y 680 dólares de acuerdo a las características y materiales de fabricación.

Esta escopeta de bombeo es una de las más populares y su uso es común entre estadounidenses, policías y fuerzas armadas de diversos países. De este modelo se han producido más de 10 millones de unidades y la caja de municiones con 20 cartuchos tiene un precio promedio de 15 dólares.

Otra de las armas que usó, según el Departamento de Policía de Denver, fue el fusil de asalto M&P 15, similar al AR-15, de la marca Smith & Wesson con un cargador de 100 balas. El arma tiene un precio que oscila entre los 499.99 y mil 200 dólares dependiendo la versión y el equipamiento con que se venda.

El cargador, que se vende por separado, tiene un precio promedio en internet de 124.99 dólares y una caja de munición con 200 tiros tiene un precio promedio similar.

En total, y usando los precios más altos de referencia, James Holmes gastó 3 mil 363 dólares, poco más de 45 mil pesos para comprar armas y munición. Eso, sin contar el dinero destinado para construir las minas explosivas que dejó en su apartamento o la vestimenta militar característica de grupos militares tácticos.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Donald Trump y su esposa Melania dan positivo a COVID-19

El presidente estadounidense y su mujer se encuentran en cuarentena tras dar positivo por coronavirus. Todavía no se sabe cómo afectará este contagio al próximo debate presidencial, programado para el 15 de octubre.
2 de octubre, 2020
Comparte

Donald Trump y su esposa Melania dieron positivo por covid-19, así lo anunció el presidente de Estados Unidos en la madrugada de este viernes, poco después de que se conociera que una de sus ayudantes más cercanas resultó contagiada.

Apenas unas horas antes de conocerse la noticia se supo que Hope Hicks, de 31 años y una de las asistentes de mayor confianza del mandatario, contrajo el nuevo coronavirus.

Ambos viajaron juntos el martes en el avión presidencial rumbo al primer debate presidencial realizado en la ciudad de Cleveland (estado de Ohio) frente al candidato demócrata Joe Biden.

El presidente, que tiene 74 años y por tanto pertenece al grupo de alto riesgo, anunció la noticia en su cuenta de Twitter.

Según el examen físico más reciente de Trump pesaba a principios de este año110,7 kg. Esto se considera obeso para su altura de 1,9 metros.

Cuarentena

“Comenzaremos nuestro proceso de cuarentena y recuperación de inmediato. ¡Lo superaremos juntos!”, escribió en su red social.

Todavía no está claro cómo afectará este contagio a la organización del segundo debate presidencial, programado para el 15 de octubre en Miami, Florida.

El médico de Trump, Sean Conley, emitió un comunicado en el que dijo que el presidente y la primera dama “están bien en este momento” y “planean quedarse en la Casa Blanca durante su convalecencia”.

Trump casi nunca usa mascarilla y, a menudo, no mantiene el distanciamiento social con sus ayudantes u otras personas durante los compromisos oficiales.

Estados Unidos acumula ya 208.000 fallecidos por coronavirus, la cifra más alta de muertes en el mundo.

Trump y Bolsonaro

EPA
Trump y Bolsonaro son dos de los mandatarios mundiales contagiados con coronavirus.

El presidente de Estados Unidos se suma a la lista de mandatarios que se vieron contagiados en los últimos meses, como el de Brasil, Jair Bolsonaro, y el de Reino Unido, Boris Johnson.

Minimizar la pandemia

Durante meses Trump dio a entender públicamente que la gripe común es más peligrosa que la covid-19 y se mostró escéptico sobre la gravedad de la enfermedad.

“No podemos dejar que el remedio sea peor que el problema”, tuiteó Trump el 23 de marzo, al cuestionar el cierre de la economía por la pandemia y las medidas de distanciamiento social.

“Va a desaparecer. Un día, como un milagro, desaparecerá“, dijo también sobre el virus.

Sin embargo, antes de que el coronavirus llegara al país, el presidente de Estados Unidos ya sabía que era más letal que la gripe, pero según le dijo al periodista Bob Woodward quería minimizarlo para evitar el pánico.

Woodward, quien destapó el escándalo de Watergate y es uno de los periodistas más respetados de EE.UU., entrevistó a Trump 18 veces entre diciembre y julio.

La cuestión ahora es cómo afectará la convalecencia de Trump a la campaña electoral.


¿Cuán trascendental es esto?

Análisis de Anthony Zurcher, corresponsal de la BBC para Norteamérica

Una semana después de que Donald Trump les dijera a los estadounidenses que no se preocuparan por la covid-19 porque “prácticamente no afecta a nadie”, excepto a los ancianos y a las personas con afecciones cardíacas, el propio presidente dio positivo por el virus.

Es difícil decir exactamente cuán trascendental es esto a tan solo 32 días de las elecciones estadounidenses, sobre todo ahora que el mandatario tuvo que ponerse en cuarentena para recibir tratamiento.

Los mítines de campaña están cancelados y en dos semanas debería celebrarse el próximo debate presidencial.

El habitual mensaje del presidente, de que la nación está “dando la vuelta” a la pandemia, se ha visto socavado por su propia enfermedad.

Hace solo dos días, durante el primer debate, Trump menospreció al oponente demócrata Joe Biden por usar con frecuencia mascarillas y no dar mítines de campaña del mismo tamaño que los suyos.

Ahora, la Casa Blanca y la campaña tendrán que responder por qué el presidente adoptó una actitud aparentemente tan arrogante, y cuántos altos cargos en la Casa Blanca pueden haberse vistos expuestos.


Hicks

Getty Images
Hicks es señalada de ser una de las asistentes de mayor confianza de Trump.

Hicks

Según el portal informativo Bloomberg, Hicks ya experimenta síntomas del coronavirus y fue puesta en cuarentena desde el viaje de regreso de Minnesota.

La funcionaria era la última reciente persona de la Casa Blanca en contagiarse. La secretaria de prensa del vicepresidente Mike Pence, Katie Miller, dio positivo en mayo.

El consejero de seguridad Robert O’Brien, varios agentes del Servicio Secreto, un piloto del helicóptero presidencial y un trabajador de la cafetería de la Casa Blanca también dieron positivo en los últimos meses.

Ahora también el matrimonio presidencial.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial

Banner

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-kpIq2W8Sqs

https://www.youtube.com/watch?v=RsrBdPxW3Xw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.