Incendio en cine en Guadalajara fue un incidente menor: Cinépolis
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Incendio en cine en Guadalajara fue un incidente menor: Cinépolis

Evacuan cines donde se presentaba la cinta a las 12 de la noche por quema de una bodega de basura
Por Carlos Maguey
27 de julio, 2012
Comparte

El incidente sucedido en Cinépolis La Gran Plaza Guadalajara durante la Premier de “Batman: El Caballero de la Noche Asciende” se trató de un incendio menor en un cuarto de basura, aseguró Cinépolis en un comunicado.

“El incendio se controló sin problemas gracias a nuestro protocolo de seguridad, al nivel de capacitación de nuestro personal y a la seguridad que ofrecen las instalaciones. Las salidas de emergencia y señalamientos, funcionaron tal como están diseñadas y las autoridades llegaron de inmediato”, señaló la empresa.

No se presentó ningún herido ni daños materiales, por lo que el cine mantiene sus operaciones de manera regular.

La crónica desde el cine

Era la 1:40 horas del viernes. Bane advertía a los habitantes de Ciudad Gótica que no tenían futuro. Batman esperaba la muerte por misericordia. Las autoridades militares se enteraban de la imposibilidad de ayudar….entonces sonó la alarma y una luz brillante comenzó a prender intermitentemente. Casi todos pensaron que era parte de la película, parecía preparada la escena, pero unos cuantos se levantaron de los asientos al reconocer la advertencia de evacuación.

Varios jóvenes con uniforme entraron a la sala y, sin prender las luces ni detener la película, avisaron que se tenía que evacuar el Cinépolis de La Gran Plaza, que proyectaba en al menos tres salas el estreno de Batman desde el primer minuto de este viernes. Esas pocas salas, evidentemente, estaban repletas de la gente que no pudo esperar a la proyección de esta tarde.

Aunque en su mayoría eran jóvenes, destacaban algunos niños, unos cuantos adultos mayores y una joven en muletas, todos ellos parecían que estaban siendo cuidados especialmente por el resto de la gente.

La sala 7 del cine fue la última en vaciarse, toda la gente fue enviada a los pasillos de emergencia, y ante la falta de humo, algunos comenzaron a bromear, apenas abandonaban la sala cuando ya se quejaban de quién les regresaría precio del boleto, otros gritaban que eran los efectos especiales.

De los pasillos de emergencia los pasaron a otra sala donde también se proyectaba Batman, pero ya no había gente viéndola, toda la gente ya estaba en los pasillos centrales de Cinépolis de La Gran Plaza que estaban llenos de un humo blanco y del olor que suelta el plástico cuando se derrite, la visibilidad estaba reducida, pero nadie perdía el control a pesar de lo exasperante del sonido de la alarma.

Entonces los chistes y los gritos de juego cesaron. La gente caminó por donde les indicaron, despacio, todos guardando la calma y volteando a la salida principal por la que no se podía pasar porque precisamente de allá venía el humo.

-Es que se quema un cuarto de basura de los locales de allá-, dijo un señor que sin uniforme del cine, daba indicaciones para que la gente encontrara una salida.

Y mandaron a la gente a otra sala más, para que usaran esa salida de emergencia, unos cuantos entraron, pero los gritos desde dentro evidenciaron que estaba cerrada. El chillido de la alarma seguía igual, aun que parecía que ya alteraba a quienes la estaban escuchando. Entonces los gritos comenzaron.

-Nos están arrinconando, ya díganos por dónde vamos a salir-, gritó una señora que llevaba de la mano a su mamá.

No tardaron mucho y abrieron una cuarta puerta

-Por aquí sí-, gritaron unas personas desde la sala, y la gente comenzó a caminar rápido, pero algunos los tranquilizaban, -no corran, no corran-

Los que iban acompañados se preocupaban por su gente, los que iban solos, tuitéaban; y todos le cedían el paso a los niños, a la gente mayor y a la chica con muletas.

La gente salió y tomó una escalera de emergencia que los llevó al estacionamiento, ya el reloj marcaba 1:47 horas cuando salieron las últimas personas que habían pagado boleto, pero aún estaban dentro algunos empleados que se cercioraban de que no hubiera nadie dentro.

Entonces la gente rodeó a un joven que tenía un radio y una identificación de Cinépolis, la mayoría preguntaba quién les repondría su boleto, y mientras el empleado explicaba el proceso para volver a ver la película, su radio sonó.

-Oye, Martín, ¿crees que nos puedas ayudar a buscar a un niño pequeño?, se llama Ramsés y trae ropa de rayas- se escuchó en el altavoz del radio.

-¿En qué sala estaba?-, preguntó el empleado que estaba rodeado de gente que quería asegurar que podría volver a entrar al cine sin tener que pagar de nuevo.

Ramsés no tardó en aparecer, en menos de dos minutos avisaron que el niño ya estaba localizado.

Los bomberos llegaron justo a las 2:00 horas, ya nadie estaba dentro, pero aún se escuchaba a lo lejos el chillido de la de las alarmas.

-Se me hace que la película está salada-, dijo un joven a sus amigos, quienes tendrán que esperar hasta esta tarde para ver si el final es tan predecible como la mayoría ya lo esperaba.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Por qué dar positivo a COVID no siempre significa estar infectado

La mayoría de personas solo están infectados durante una semana, pero pueden seguir dando positivo semanas después.
Getty Images
7 de septiembre, 2020
Comparte

El test más común para diagnosticar el COVID-19 es tan sensible que podría estar detectando fragmentos del virus que ya están muertos, según algunos científicos.

Y es que la mayoría de personas solo permanecen infectadas alrededor de una semana. Sin embargo, el diagnóstico podría seguir dando positivo semanas después.

De acuerdo a un estudio de la Universidad de Oxford, este hecho podría estar sobreestimando la escala real y actual de la pandemia.

Pero por otro lado advierten que otro tipo de test, con menos sensibilidad, corre el riesgo de no detectar todos los casos.

El profesor Carl Heneghan, uno de los autores del estudio, afirma que en vez de arrojar un resultado positivo o negativo, las pruebas diagnósticas deberían tener un límite en el que pequeñas cantidades de virus no provoquen un positivo.

Según Heneghan, esta detección de virus muerto o viejo podría explicar cómo en varios de los países que se enfrentan a una segunda ola de infecciones las hospitalizaciones se mantienen estables.

El Centro de Medicina Basada en Evidencia de la Universidad de Oxford analizó 25 estudios en que se colocaron muestras de pruebas positivas sobre una placa de petri para ver si el virus crecía.

Investigador trabajando con placas de petri.

Getty Images
Los científicos de la Universidad de Oxford pusieron varias muestras positivas sobre una placa de petri para analizar si el virus crecía.

Este método, conocido como “cultivo viral”, indica si el virus hallado en un diagnóstico positivo puede reproducirse y propagarse en un laboratorio o persona.

Según Nick Triggle, corresponsal de salud de la BBC, la sensibilidad de las pruebas diagnóstico es un problema que se conoce desde el comienzo y que ilustra por qué las estadísticas de la COVID-19 están lejos de ser perfectas.

¿Cómo se diagnostica el coronavirus?

La prueba más común de diagnóstico, la llamada PCR, utiliza químicos que amplifican el material genético del virus para que pueda estudiarse.

Una vez se toma la muestra, esta pasa por varios ciclos de laboratorio para recuperar la mayor cantidad de virus posible.

El número de ciclos necesarios puede indicar qué tanto virus queda, si son pequeños fragmentos o varias cantidades del virus completo.

Realización de prueba PCR a un paciente en Barcelona.

Getty Images
El test PCR es la prueba más común para detectar el coronavirus.

Esta práctica parece revelar la probabilidad de infección del virus. Es decir, mientras más ciclos de amplificación sean necesarios, menos probabilidades de que el virus sea reproducible en el laboratorio.

El riesgo de falso positivo

Cuando uno se hace la prueba de coronavirus, se obtiene un “sí” o un “no”. Pero no hay un indicador de cuánto virus se detectó en la muestra y si se trata de una infección activa.

Una persona con mucha cantidad de virus activo y otra que solo tenga pequeños fragmentos restantes de una infección pasada dan el mismo resultado: positivo.

Sin embargo, Heneghan apunta que la “infectividad del coronavirus parece disminuir tras alrededor de una semana”.

Es decir, su capacidad para invadir un organismo y provocar una infección.

Añadió que, si bien no sería posible verificar todas las pruebas para detectar si el virus estaba activo o no, el número de falsos positivos podría reducirse si los científicos establecieran un punto de corte.

Mujeres con mascarilla en Italia.

Getty Images
La infectividad del virus es su capacidad para invadir un organismo y provocar una infección.

Esto podría prevenir que una persona dé positivo cuando en realidad solo se le ha detectado los restos de una infección ya pasada.

Para Heneghan, esto ahorraría cuarentenas individuales innecesarias y ofrecería una escala más adecuada de la pandemia.

La sanidad pública de Inglaterra coincidió en que los cultivos virales eran útiles a la hora de evaluar las pruebas de coronavirus y que estaban trabajando con laboratorios para reducir el número de falsos positivos.

Sin embargo, explican que establecer un punto de corte no es fácil porque se usan muchas pruebas con diferentes sensibilidad y formas de detección.

Pero el profesor Ben Neuman, de la Universidad de Reading, dijo que cultivar el virus de una muestra de un paciente “no es trivial”.

“Esta revisión corre el riesgo de correlacionar falsamente la dificultad de cultivar Sars-CoV-2 a partir de una muestra de un paciente con la probabilidad de que se propague”, dijo.

Toma de temperatura en Wuhan, China.

Getty Images
Varios estudios coinciden en que alrededor de un 10% de contagiados retiene virus vivo después de 8 días de infección.

El profesor Francesco Venturelli, epidemiólogo italiano, destaca que no existe “certeza suficiente” sobre cuánto tiempo el virus permanece infeccioso mientras se recupera el paciente.

Algunos estudios basados en cultivos virales indican que alrededor del 10% de infectados permanece con virus vivo después de ocho días de infección.

“En Italia sobreestimamos el número de casos por varias semanas” a causa de pacientes positivos que se habían infectado varias semanas antes, dice Venturelli.

El test PCR es un método muy sensible a la hora de “detectar material genético residual del virus”, explica el profesor Peter Openshaw, del Colegio Imperial de Londres.

“No hay evidencia de la infectividad del virus, pero existe un consenso clínico de que es bastante improbable que un paciente sea infeccioso más allá del décimo día de la enfermedad“, agrega Openshaw.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial



Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=sVc_VPSn_FI

https://www.youtube.com/watch?v=Ds3g70Jjv2E&t=14s

https://www.youtube.com/watch?v=UA_FDmt3k90&t=14s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.