AMLO confía en que el Tribunal convoque nuevas elecciones

En Puebla, el perredista anunció su voto de confianza al Tribunal Electoral sobre el fallo del proceso que, desde su perspectiva, estuvo plagado de irregularidades

AMLO confía en que el Tribunal convoque nuevas elecciones
Andrés Manuel López Obrador. FOTO: Cuartoscuro

Puebla, Puebla. Seis años después Andrés Manuel López Obrador, el excandidato presidencial de la coalición Movimiento Progresista, cambió el discurso de la confrontación por el de la vía legal. Desde Puebla, en una de las 32 asambleas informativas que se llevaron en las capitales estatales, el perredista anunció su voto de confianza sobre la resolución del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) sobre el que, desde su perspectiva, fue un proceso plagado de irregularidades en el que se violó la Constitución.

Ante más de 5 mil personas, pocas comparadas con las más de 35 mil que abarrotaron el estadio de Hermanos Serdán en su cierre de campaña en el estado, el tabasqueño se dijo seguro que el tribunal resolverá anular las elecciones ante “el cúmulo de irregularidades que se han documentado con el uso de tarjetas de las empresas Monex y la cadena Soriana para manipular el voto a favor del candidato priista Enrique Peña Nieto, lo que obligará al poder legislativo a elegir un presidente interino para luego convocar a elecciones nuevamente”.

El tabasqueño adelantó además que en el transcurso de la semana entregará a los magistrados que conforman el órgano electoral un resumen de las pruebas que “invalidan la elección” y en el que se incluirán “pruebas plenas, contundentes, para que no quede ningún pretexto ni se pueda utilizar ninguna argucia legal que declare las elecciones como válidas”.

En su discurso, el tabasqueño recalcó que la ruta de su defensa del voto, una defensa de alrededor de los 16 millones de sufragios que logró en la jornada del 1 de julio, será por las vías legales por ello están documentando el uso de recursos de origen “ilícito” en la coacción del voto que obtuvo en las casillas su contrincante priista.

“Ahora como no llamamos a ninguna movilización y decidimos actuar por la vía legal están preocupados, nerviosos porque estamos presentando pruebas. Ellos quisieran, anhelan que dijéramos que ya se acabó, para hacer y deshacer. Pero eso no, jamás a vamos a traicionar al pueblo”.

En respuesta sus seguidores, quienes lo recibieron con aplausos y al grito de “presidente, presidente”, entregaron en ese momento tarjetas de teléfono de prepago con los logotipos del PRI que, de acuerdo con el perredistas, se entregaron antes y durante la jornada electoral, “tan sólo de estas tarjeta se entregaron 50 mil venían cargadas con 100 pesos, tan sólo de ahí hablamos de 500 millones de pesos, cuando el tope de gastos campaña que estableció el IFE de 330 millones de pesos”, apuntó.

Y para eso, dijo, “se tuvo que hacer un contrato con Telmex, ¿ustedes creen que los magistrados no tienen fácil la investigación? No se pueden hacer ese tipo de negocios sin contratos”.

López Obrador también recordó el caso de las tarjetas Monex que se usaron para pagar a los operadores priistas “que en los casos más altos sirvieron para hacer depósitos de hasta 15 mil pesos, y los origen de ese dinero aún no sido ni explicado ni justificado”.

Acompañado por los presidentes nacionales de los partidos que conformaron la coalición Movimiento Progresista, Jesús Zambrano del PRD, Alberto Anaya del PT y Luis Waltón de Movimiento Ciudadano, así como por Ricardo Monreal, coordinador de campaña del tabasqueño –quien por cierto fue de los más aplaudidos por los participantes en el mitín–, López Obrador se congratuló por el surgimiento del movimiento estudiantil #yosoy132, a quienes calificó como los responsables de la renovación de la lucha social a pesar que formalmente no había presencial visible de los integrantes de ese movimiento.

López Obrador también insistió en la necesidad de que sus simpatizantes eviten cualquier provocación y acto violento “para evitar darles pretexto a los violentos de acusarnos de violentos, somos un movimiento pacífico y de esa manera hay que mantenerse”.

Un peligro para los delincuentes electorales

Previo al discurso del hombre de Macuspana,  que se retrasó por más de un hora, el perredista Jesús Zambrano, refutó los señalamientos de que su candidato se ha vuelto nuevamente un “peligro para México”, y al tiempo que tildó a la dirigencia tricolor de “delincuentes electorales” sostuvo que para los únicos que son un peligro es para los “delincuentes electorales”.

Por su parte Ricardo Monreal descartó que haya posibilidad de pacto alguno y sostuvo que la lucha que está dando la coalición por la defensa del voto no deben molestar a nadie pues se están siguiendo las rutas legales.

El cierre del acto se daría tras entonar el himno nacional y López Obrador dejaría la plaza principal de la capital poblana en medio de gritos de “no estás solo, no estás solo” y “presidente, presidente”.

Close
Comentarios