Brasil vs México, el plato fuerte de este sábado
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Brasil vs México,
el plato fuerte de este sábado

La final del futbol olímpico será mañana a las 8:30 horas (horario México). En mundiales sub 17, sub 20, Copas de Oro, América y Confederaciones, México suma ocho victorias mientras que Brasil sólo tiene seis.
Por Raúl Fain Binda BBC Mundo
10 de agosto, 2012
Comparte

Brasil-México, o México-Brasil, este es el plato principal este sábado, y los que siguen el futbol internacional no se deberían asombrar si el oro es mexicano.

Brasil es el gran favorito, pero muchos han comenzado a apostar por México.

Después de todo, los enfrentamientos entre seleccionados de diferentes categorías de estos países ofrecen un cuadro equilibrado, incluso favorable a México si tomamos en cuenta los torneos internacionales desde hace 16 años. En mundiales sub 17, sub 20, Copas de Oro, América y Confederaciones, México suma suma ocho victorias mientras que Brasil sólo tiene seis.

A esta estadística le podemos sumar el partido más reciente, un amistoso el 3 de junio, que terminó con la victoria de México 2-0. Brasil presentó su equipo olímpico, pero se sabe que es la base del scratch que buscará el título mundial en 2014.

De modo que el asombro sólo se justificaría porque las noticias del futbol mexicano no tienen una difusión acorde con su importancia internacional.

Por supuesto que los favoritos iniciales eran España, Brasil y Uruguay, pero ya en nuestra recomendación de los “imperdibles”, al comenzar los juegos, decíamos que “México puede dar la sorpresa con un equipo muy respetado por España y Brasil”: estos, junto con Gran Bretaña, fueron los sembrados.

Atención de los grandes

El valor de esta final olímpica está realzado por la importancia que le dieron varias de las grandes potencias futbolísticas, que por una razón u otra se pusieron el oro como meta.

España, porque ganar cría costumbre y quería completar un Grand Slam de victorias en todos los tableros: mundial, europeo y olímpico.

Uruguay, porque su buen Mundial y la victoria en la Copa América fueron las chispas para reencender la llama olímpica, su primer amor futbolístico.

Brasil porque no tiene oro olímpico y quiere hacer buena letra para el Mundial en su casa; y porque, en fin, es Brasil.

México, el cazador

Y México, bueno, porque es un cazador que en los últimos años ha dado varios sustos a los grandes predadores de la sabana futbolística, saliendo de su caverna de la Concacaf, donde pasa inadvertido durante buena parte del año.

Los aficionados y hasta los periodistas de los centros internacionales del futbol sólo lo ven llegar cuando ya está prácticamente encima de ellos y entonces hablan (hablamos) de “sorpresa”. “México puede dar la sorpresa”, decimos.

Lo cierto es que México es uno de los pocos países que cuando juega con Brasil no se apichona de entrada, que sale con ganas de ganar.

No quiero decir que México tenga la estatura futbolística de Brasil, sino que los mexicanos tienen el orgullo que hace falta para enfrentar al poderoso y ganarle… tal vez.

Dudas sobre Brasil

Brasil ha avanzado por el torneo con la naturalidad de los campeones, por lo menos en los papeles: cinco victorias, tres goles por partido, 15 en total.

Pero algunos detalles llaman la atención.

En el primer partido, ante Egipto, Brasil se puso 3-0 y comenzó a pasear… hasta que el rival marcó dos veces y dio un buen susto a los grandes favoritos.

Ante Honduras (3-2), el defensa hondureño Wilmer Crisanto fue expulsado (para muchos injustamente) a los 33 minutos por el árbitro alemán Felix Brych, que después dio a los brasileños un penalcito, justo cuando perdían 2-1.

Y en la semifinal ante Corea del Sur, que se insolentó al principio y salió a buscar el partido, Brasil pasó sofocones y pudo estar un par de goles por detrás, de no mediar la buena voluntad del árbitro checo Pavel Kralovec, que no vio dos claros penales en el área brasileña.

Campaña de México

La campaña de México, menos contundente, fue de menos a más.

El veterano periodista estadounidense (nacido en Inglaterra) Paul Gardner, que siempre ha sido un gran admirador del fútbol latinoamericano, comentó tras los dos primeros partidos que “este equipo (mexicano) es bastante espabilado, pero lo triste es que ha jugado en una forma extrañamente apagada, como si esperase la entrada de Giovani Dos Santos para darle algo de vivacidad”.

Giovani comenzó esos dos partidos en el banquillo y en el segundo marcó dos goles. En la semi ante Japón empezó de titular pero fue sustituido al comenzar el segundo tiempo, algo que debe haber fastidiado a Paul Gardner.

Teniendo en cuenta los antecedentes entre estos dos países, en diferentes niveles, se puede colegir que si México se le sube a las barbas a Brasil y puede marcar primero (algo que hizo Honduras pero no pudo lograr Corea del Sur), tiene una buena probabilidad de alzarse con el oro.

Mundos diferentes

Este será el típico partido entre un equipo de estrellas (si usted fuera agente, ¿con cuantos jugadores mexicanos “pagaría” el pase de Neymar?), concebido con la vista puesta en el Mundial 2014, y un equipo de buenos jugadores que quieren aprovechar una oportunidad que muy difícilmente pueda repetirse.

A ojos de muchos comentaristas, este Brasil es virtualmente el equipo mundialista, mientras que el mexicano es un sub-23 reforzado.

Esta es otra consecuencia de la fascinante personalidad embozada que tiene el fútbol mexicano, cuyo destino es enfrentar habitualmente a rivales relativamente modestos, en partidos que no llaman la atención en Madrid, Milán y Londres, hasta que llega la hora de salir a cazar bestias grandes.

Y no vienen más grandes que las brasileñas. La mayoría de los 18 integrantes del plantel juegan en Europa, y los otros son retenidos a duras penas. Neymar sigue en la liga brasileña gracias a su valor como símbolo del “proyecto 2014”.

De los mexicanos, en cambio, el único que juega en Europa es Giovani Dos Santos, pero casi todos los otros se foguearon en los equipos sub 17 que ganaron los Mundiales de 2005 y 2011.

Plano psicológico

En el plano psicológico, las fuerzas serán parejas. Brasil tiene (o aparenta) una confianza serena, propia del fuerte. Muchas veces esto es una máscara destinada a impresionar al rival, pero el mismo hecho de llevarla tranquiliza.

México “no tiene nada que perder”, como se dice en la tribuna: si cae con dignidad, su público sabrá aceptarlo. Si gana…

Pues si México gana, lo importante (para el resto del mundo) no será la alegría mexicana, sino las consecuencias en Brasil.

¿Se extenderá el trauma hasta el Mundial 2014? ¿Se darán las condiciones para un nuevo Maracanazo?

Pesadillas y sueños

Como todo pueblo con imaginación, los brasileños pueden ser supersticiosos, y muchos verán un signo aciago si caen en Londres, en un momento en que Uruguay (el verdugo de 1950) ha recuperado el orgullo, y “los primos” argentinos tienen a Lionel Messi, y España es el depositario del jogo bonito, y los alemanes avanzan a paso redoblado, y Portugal tiene a Cristiano Ronaldo…

Perder ante México también podría desfondar la leyenda de Neymar, que ha sido alimentada cuidadosamente para madurar plenamente en el Mundial.

No, Brasil no puede imaginar la derrota. Nadie se pone a pensar durante el día en la pesadilla que tendrá por la noche.

México, mientras tanto, puede soñar.

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Las armas de fuego fueron la principal causa de muerte de niños y adolescentes en EU en 2020

La violencia armada en Estados Unidos ha aumentado desde que comenzó la pandemia de COVID-19 a principios de 2020. A lo largo de ese año, más de 4 mil 300 jóvenes murieron por lesiones relacionadas con armas de fuego.
25 de abril, 2022
Comparte

Una nueva investigación reveló que las armas se convirtieron en la causa principal de la muertes de niños y adolescentes en Estados Unidos durante 2020, superando a los accidentes automovilísticos.

Un estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EU mostró que, a lo largo de ese año, más de 4 mil 300 jóvenes murieron por lesiones relacionadas con armas de fuego.

Si bien los suicidios contribuyeron al número de víctimas, la mayoría de las muertes por armas de fuego están relacionadas con homicidios, se reflejó en los datos.

Se estima que al menos unos 390 millones de armas están en manos de civiles en Estados Unidos.

Juventud en riesgo

Según la investigación, que se publicó recientemente en el New England Journal of Medicine, el aumento del número de muertes de menores y jóvenes de entre 1 y 19 años en EU incidió en la subida total del 33% que se reportó en el número de homicidios nacionales.

Los homicidios, señaló el estudio, afectan de manera desproporcionada a los jóvenes de ese país.

Adolescente apunta un revolver

Getty Images

Durante el mismo período, la tasa de suicidios con armas de fuego en el país aumentó un 1.1%.

La tasa general de muertes por cualquier motivo (suicidio, homicidio, involuntario e indeterminado) aumentó un 29.5% entre niños y adolescentes, superando en más del doble la tasa de la población general.

“Seguimos sin proteger a nuestros jóvenes de una causa de muerte prevenible”, decía una carta publicada en la revista el miércoles.

La tasa de muertes relacionadas a las armas por cada 100 mil habitantes aumentó entre hombres y mujeres y entre grupos demográficos étnicos entre 2019 y 2020, reportando el mayor aumento entre los estadounidenses negros.

Armas, al alza

Armas en un mostrador

Getty Images

En los últimos años, las muertes relacionadas con armas de fuego habían ocupado el segundo lugar después de los accidentes automovilísticos como la principal causa de muerte entre los jóvenes en Estados Unidos.

Sin embargo, las muertes por accidentes de tráfico han disminuido con el tiempo: en 2020, el número de menores de 19 años que perdieron la vida de esta manera en EU fue de 3 mil 900.

Los incidentes de sobredosis de drogas e intoxicaciones aumentaron un 83.6% entre 2019 y 2020, y ahora son la tercera causa de muerte en ese grupo de edad.

Un estudio publicado a principios de abril encontró que 954 jóvenes murieron por sobredosis en 2020, en comparación con 492 en 2019.

La violencia armada en EU ha aumentado desde que comenzó la pandemia de covid-19 a principios de 2020.

“Las razones del aumento no están claras “, dice la carta de los investigadores.

“No se puede suponer que la mortalidad relacionada con las armas de fuego volverá más tarde a los niveles anteriores a la pandemia”.

Otro estudio, publicado en Annals of Internal Medicine en febrero, encontró que 7.5 millones de adultos en Estados Unidos, poco menos del 3% de la población, compró su primera arma entre enero y abril de 2021, durante la pandemia.

Con esto, al menos 11 millones de personas quedaron expuestas a las armas de fuego domésticas, 5 millones de ellos niños.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=IMfPjrdMnf4

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.