#CaravanaUSA El tsunami se está formando
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

#CaravanaUSA
El tsunami se está formando

La experiencia de organizar siete marchas migrantes similares, logísticamente, a la Caravana por la Paz, permiten a Enrique Morones, líder de Border Angeles, evaluar positivamente lo realizado en estas dos primeras semanas de reuniones, misas, eventos y manifestaciones en territorio extranjero a favor de la pacificación de México
Por Manuel Larios
27 de agosto, 2012
Comparte

Harlingen, Texas.- Con la visita a Laredo, McAllen, Brownsville y esta ciudad, la Caravana por la Paz concluyó su paso por la frontera compartida entre México y Estados Unidos.

En estos primeros trece días de recorrido por la franja fronteriza, una voz que se ha hecho sentir con fuerza desde el arranque caravanero en el Parque de la Amistad en San Diego, California, es la de Enrique Morones.

Para Morones, presidente de Border Angels, la zona de la frontera representa su hábitat, su centro de trabajo. Y los migrantes sin papeles, son el motor de su activismo diario.

Por eso, cuando una tarde de primavera de 2002, Morones -en ese entonces vicepresidente de marketing de los Padres de San Diego- recibió una oferta de parte de su jefe Larry Lucchino, para mudarse con él a trabajar para los Medias Rojas de Boston, del otro lado del país, su respuesta fue tajante.

Morones tenía –en aquel momento- seis años trabajando para el equipo de ligas mayores de béisbol; al asumir su puesto, en 1995, le fue encomendado el objetivo de aumentar, para el equipo de San Diego, el creciente mercado hispano del sur de California.

Con mucho empeño y creatividad, el licenciado en marketing y maestro en estrategias de liderazgo, logró incrementar notablemente la asistencia al estadio de la escuadra de su ciudad natal; los buenos resultados permitieron también mejorar sus ingresos: ganaba alrededor de 100 mil dólares al año

Por eso, aquella tarde de primavera de 2002 en que intentó convencerlo de trabajar en Boston, Larry Lucchino seguramente se sorprendió con la respuesta de Morones.

“Mi activismo es primero”, le dijo sin pensarlo un segundo Morones al hoy presidente de los Medias Rojas; y al liberarse de la responsabilidad en el béisbol profesional, se pudo enfocar otra vez, y por completo, a ese activismo a favor de los migrantes que, para él, es lo primero.

Así, Morones trasladó su cómoda oficina en el estadio de béisbol de San Diego al desierto del Valle Imperial, donde las temperaturas en verano, en muchas ocasiones, rebasan los 50 grados centígrados.

En ese lugar sin árboles, ni lugares donde cubrirse de los rayos del sol, por donde cientos de migrantes cruzan diariamente con la intención de alcanzar el “sueño americano”, los Border Angels –Ángeles de la Frontera- y Morones esparcen galones de agua en puntos estratégicos para que así, las personas que anhelan llegar a territorio estadounidense puedan continuar su trayecto.

Al caminar junto con Javier Sicilia y las víctimas de la Caravana por la Paz, el infatigable activista de voz grave, cara rojiza y pelo entrecano, ha podido percatarse cómo se interrelacionan los temas de migración, cooperación internacional, lavado de dinero, drogas y tráfico de armas.

“Tienen que ver unos con otros, van mano a mano, por eso en el futuro vamos a incluir en  nuestro trabajo a otros grupos que nos van a ayudar; antes sólo estaba en el tema de migración, pero a partir de esta marcha me verán defendiendo los otros temas, y es que unidos somos más fuertes”.

La experiencia de participar y organizar siete marchas migrantes similares, logísticamente, a la Caravana por la Paz, permiten a Morones evaluar positivamente lo realizado en estas dos primeras semanas de reuniones, misas, eventos y manifestaciones a favor de la pacificación de México.

“A veces piensan que es un fracaso porque no había la gente que se esperaba, pero no es concurso para ver cuánta gente hay, con una persona que haya, esa persona puede hacer la diferencia, entonces es muy positivo, la voz crece todos los días y así es como son estas cosas: se empieza con una gotita de agua, luego se empieza a escurrir un poco y después se hace un tsunami; y ese tsunami se está formando”.

Morones continua platicando y dice que los cambios en este mundo los “hace la persona que vemos en el espejo cada día”.

Bajo esa filosofía, el hombre que siempre carga una cruz blanca de madera seguirá acompañando hasta el destino final a esta cruzada por la paz en territorio estadounidense.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Haití: terremoto de magnitud 7.2 deja al menos 227 muertos

Las autoridades dieron el primer reporte oficial de personas que murieron debido al fuerte sismo, pero aclaran que podrían ser muchos más.
14 de agosto, 2021
Comparte

Este sábado se registró un terremoto en el sur de Haití de una magnitud de 7.2, de acuerdo al Servicio Geológico de EE.UU. (USGS, por sus siglas en inglés), que dejó al menos 227 muertos y decenas de personas heridas.

El número de fallecidos fue confirmado por Protección Civil de Haití en las primeras horas de la tarde del sábado.

En un primer comunicado, Jerry Chandler, director de esa oficina, dijo que la cifra de muertos era de 29.

El terremoto ocurre pocos días antes del posible arribo de la tormenta tropical Grace.

Según el reporte del USGS, el epicentro del sismo se ubicó a unos 12 kilómetros al noreste de la ciudad de Saint-Louis du Sud.

Las autoridades locales reportaron daños estructurales en la ciudad de Jérémie y Les Cayes, además de la capital, Puerto Príncipe.

Terremoto en Haití

Edificios destruidos en la localidad de Jérémie, en el sur de Haití, tras el fuerte terremoto.

Por su parte, el primer ministro del país, Ariel Henry, señaló que la situación del país por el sismo es “dramática” y añadió que este había provocado “varias pérdidas de vidas humanas y materiales” en varios departamentos del país.

También declaró el estado de emergencia de un mes.

En su cuenta de Twitter, el primer ministro hizo un llamado a “al espíritu de solidaridad y compromiso de todos los haitianos” para afrontar “esta dramática situación que vivimos actualmente” a causa del terremoto que se registró este sábado.

De acuerdo a la agencia de noticias AFP, en redes sociales las personas comenzaron a compartir imágenes de edificios afectados por el sismo en la región norte del país.

“Muchas casas están destruidas, personas muertas y algunas en el hospital”, dijo Christella Saint Hilaire, que vive cerca del epicentro a esta agencia de noticias.

La agencia Reuters reportó que la situación más difícil en la ciudad de Les Cayes, donde residen 129.000 personas. Allí varios testigos señalaron el colapso de varios edificios, entre ellos un hotel.

“Igual o peor que 2010”

Milford Milo, habitante de Puerto Príncipe, le dijo a BBC Mundo, que la zona más afectada era sin duda el sur del país.

“En la capital no se presentaron daños, aunque hubo una ola de pánico que hizo que muchas personas salieran a las calles debido a lo que pasó hace 11 años”, anotó Milo.

En 2010 Haití fue víctima de un feroz terremoto que dejó cerca de 200.000 muertos y más de 300.000 heridos.

Y para Milo, este terremoto podría tener una dimensión similar.

“Lo que me cuentan las personas que viven allá es que hay muchos edificios colapsados y mucho caos. Estas son provincias donde las construcciones son mucho más frágiles que las que hay o habían en la capital en 2010”, señaló.

Poco después del reporte del terremoto, la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de EE.UU. (NOAA) emitió este sábado una alerta de tsunami en algunas costas de Haití debido al fuerte sismo.

“Olas de tsunami que pueden llegar a uno o tres metros sobre el nivel de la marea son posibles en algunas costas de Haití”, indicó la NOAA, sin precisar zonas concretas del país.

Este sismo se produce cuando Haití ya está sumido en crisis políticas, humanitarias y de seguridad.

Ocurre además un mes después del asesinato del presidente Jovenel Moise, mientras que franjas del país se enfrenta a un hambre creciente y los servicios de salud están colapsados por la pandemia del covid-19.

“¡Este país nunca encuentra un descanso! Cada año de la mala gestión no dolió, pero los efectos acumulativos nos hicieron vulnerable a todo “, dijo el empresario haitiano Marc Alain Boucicault en Twitter.

“Va a llevar años arreglar las cosas y ni siquiera hemos ¡empezado!”

Línea

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.