Ciudad de México, Monterrey y Mexicali, entre las más contaminadas del mundo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Ciudad de México, Monterrey y Mexicali, entre las más contaminadas del mundo

El reporte de una organización civil señala que estas ciudades tienen niveles de contaminación que sistemáticamente ponen en peligro la salud de sus habitantes
14 de agosto, 2012
Comparte

El Valle de México, Monterrey, y Mexicali, son las principales ciudades mexicanas que se encuentran entre las urbes con mayores concentraciones de contaminantes en el mundo, revelan los índices internacionales de contaminación en el aire. Esto evidencia la verdadera calidad del aire que están respirando los mexicanos y que pone sistemáticamente en riesgo su salud, señaló la organización civil El Poder del Consumidor.

Así lo indica el reporte “Urban outdoor air pollution database”, publicado por la Organización Mundial de la Salud en septiembre de 2011. Este reporte indica cuáles son las concentraciones de partículas en el aire en más de mil ciudades del mundo. En el caso de las partículas menores de 2.5 micras (PM2.5), las más nocivas para la salud, las ciudades mexicanas de Mexicali, Monterrey y la Zona Metropolitana del Valle de México se ubican entre las primeras 20 ciudades con mayores concentraciones, ocupando las posiciones 4, 18 y 20, respectivamente, seguidas por Guadalajara en la posición 28, de un total de 565 ciudades que miden este contaminante.

En el caso de las partículas de 3 a 10 micras de grosor (PM10), el reporte reúne información de 1,082 ciudades del mundo, donde las ciudades mexicanas están en el 16% más alto, con Mexicali (en el lugar 34), Tecate (el 88), Monterrey (115), Ciudad Juárez (122), Toluca (134), Tijuana (156), Salamanca (175), León (178) y el Valle de México (182).

A nivel país, México se ubica en el tercio superior, ocupando la posición 13 en concentraciones de PM2.5, de un total de 38 países, y en el lugar 31 en concentraciones de PM10, de un total de 91 países.

“Por supuesto que hay avances en el combate a la contaminación, pero la calidad del aire que respiran millones de mexicanos sigue siendo mala. La Ciudad de México, que tiene programas robustos con 20 años de trabajo y el mejor sistema de monitoreo, ha reportado en cada uno de los últimos cuatro años más de 200 días que superan los límites de las normas mexicanas, que de por sí son demasiado laxas”, señaló Gerardo Moncada, coordinador de Transporte eficiente y Calidad del aire en El Poder del Consumidor.

Y es que los reportes del Sistema de Monitoreo Atmosférico de la Ciudad de México (Simat) indican que el año 2008 tuvo 211 días que rebasaron las normas mexicanas, esto mismo ocurrió en 213 días de 2009, 196 día de 2010 y 205 días de 2011, lo cual representa más de la mitad del año.

De hecho, el Ministerio de Medio Ambiente de Ontario, Canadá, comparó en 2009 los índices de contaminantes atmosféricos en las 50 principales ciudades del mundo. En este caso, de México sólo se incluyó a la Ciudad de México, la cual ocupó los primeros lugares en cada uno de los contaminantes del aire.

En ozono, fue la ciudad más contaminada al registrar una concentración por hora de 198 partículas por billón (ppb), seguida por Tokio con 173 ppb y por Hong Kong con 166 ppb.

También fue la urbe más contaminada por dióxido de nitrógeno (NO2) con 30 partes por billón (ppb), el más alto promedio anual, superando a Los Ángeles y Hong Kong. Además, se ubicó entre las ciudades más contaminadas que superan el límite recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) para este contaminante, de 21 partes por billón (ppb), medida que no fue alcanzada por más de 40 de las ciudades consideradas en este estudio.

Por otro lado, la medición anual de partículas suspendidas PM 2.5 la colocó como la segunda ciudad más contaminada con 25 microgramos por metro cúbico (μg/m3) al año, sólo detrás de Hong Kong con 31 μg/m3. Actualmente hay 21 ciudades que sí cumplen con los parámetros establecidos por la OMS para este contaminante, como son: Minneapolis, Dallas, Boston, Seattle, Sydney, Edinburgo, Edmonton, Windsor, Denver, Miami, Toronto, Vancouver, Winnipeg y Ottawa.

Los registros de dióxido de azufre (SO2) dejaron a la Ciudad de México, de nuevo, como la segunda ciudad más contaminada para este contaminante, registrando 6 partes por billón (ppb) detrás de Reykyavik con 8 partes por billón anualmente. La ciudad de Sydney registró la medición más baja en el año con 0.2 partículas por billón (ppb).

En el caso de monóxido de carbono, la Ciudad de México ocupó el tercer lugar al registrar 8 partículas por billón (ppb) en una hora, lo cual nos colocó dentro de las tres primeras ciudades que registran altas concentraciones de este contaminante. El primer lugar lo obtuvo Cleveland con 19 partículas por millón (ppm) seguido de Christchurch.

“Estas comparaciones demuestran lo contraproducente de la laxitud de las normas mexicanas de salud ambiental, ya que inducen a los gobiernos de las ciudades mexicanas a cumplir una meta que está muy lejos de garantizar la salud de la población y las mantiene entre las urbes más contaminadas del planeta”, advirtió Moncada.

La exposición crónica a la contaminación del aire se asocia con el incremento de problemas cardiovasculares y respiratorios como el asma; con diversos tipos de cáncer, con problemas del sistema nervioso, con nacimientos prematuros, retraso en el crecimiento intrauterino, bajo peso al nacer, síndrome de muerte temprana y mortalidad infantil.

La OMS recomienda que las concentraciones de partículas menores a 10 micras (PM10) no rebasen los 50 microgramos por metro cúbico y para el ozono recomienda 0.05 partes por millón, lo cual equivaldría en el cálculo actual del Imeca a 42 puntos de PM10 y 45 puntos de ozono.

Por ello, la asociación civil urgió a actualizar las normas de salud ambiental y estandarizar los reportes del monitoreo de la contaminación atmosférica, para que la población sepa si se encuentra en riesgo por la calidad del aire que está respirando y no se le haga creer que su salud está a salvo cuando en realidad está respirando un aire contaminado.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

'Para ahorrar, carga antes de cruzar': los estadounidenses que viajan a México para comprar gasolina más barata

Mientras en California el precio del combustible rompe récords nacionales, son cada vez más los que deciden ir a llenar el depósito de sus autos al otro lado de la frontera. Pueden llegar a ahorrarse hasta US$60.
1 de abril, 2022
Comparte

“Para ahorrar, carga antes de cruzar”.

El mensaje, acompañado del símbolo del dólar, el dibujo de una manguera surtidora y la bandera estadounidense es ubicuo en las gasolineras de Tijuana, en el norte de México.

Pero hay otros: “¡Aquí es! Más barato que en USA. Servicio y calidad”, dicen.

Apelan a los mexicanos que cada día acuden al otro lado de la frontera, a la ciudad californiana de San Diego o alrededores, a trabajar.

Y, cada vez más, a los estadounidenses que hacen el viaje al sur exclusivamente por el precio de la gasolina.

“Yo cruzo precisamente a llenar el tanque de combustible”, le dice a BBC Mundo Jason Wells, director ejecutivo de la Cámara de Comercio de San Ysidro, California.

Vive en el sur de San Diego, a apenas unos kilómetros de la línea que divide México de Estados Unidos.

“El depósito lleno en Tijuana me cuesta unos US$40, mientras que en San Diego pago más de US$120“.

Precios récord en California, subsidios en México

Hace meses que en EE.UU. el precio de la gasolina, como en muchas partes del mundo, no deja de subir.

De enero de 2021 al de este año aumentó en un 40%, según datos del Departamento de Trabajo estadounidense.

Pero el inicio de la invasión de Rusia —el tercer mayor productor mundial de crudo— a Ucrania hace algo más de un mes hizo que el precio se disparara. Y desde entonces rompe récords.

Precio de la gasolina en Los Ángeles el 8 de marzo.

Getty Images
El precio del combustible llevaba tiempo subiendo, pero con la invasión rusa a Ucrania se disparó.

El costo promedio nacional de un galón (3,78 litros) alcanzó este mes los US$4,33, el máximo en 14 años, de acuerdo a datos de la Asociación Estadounidense del Automóvil (AAA, por sus siglas en inglés).

La cifra palidece al compararla con el precio en California, que, por una combinación de impuestos elevados y leyes ambientales, es el más alto del país.

Este miércoles se pagaba de media en las gasolineras del estado US$5,91 por galón, frente al precio promedio nacional de US$4,24.

En México, la historia es diferente.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador se ha comprometido a mantener los precios bajo control concediendo subvenciones al sector.

Mujer poniendo gasolina a su coche en California.

Getty Images
California tiene la gasolina más cara del país.

Desde marzo, ha renunciado a cobrar el Impuesto Especial sobre Productos y Servicios (IEPS) —el gravamen que se paga por la producción y venta o importación de gasolinas— y la Secretaría de Hacienda autorizó un estímulo fiscal adicional.

“El Estado no debe descuidar su responsabilidad social, y está aquí para proteger a la gente”, dijo el presidente en una conferencia de prensa a mediados de mes. “No se trata de dejar todo en manos del mercado”.

Al tiempo, recomendó a su homólogo estadounidense, Joe Biden, establecer un precio máximo al combustible.

Aumento de clientela

“Yo lo que sé es que en México del 3 de enero a inicios de la semana pasada la gasolina regular subió un peso y 35 centavos el galón, lo que viene a ser unos US$0,10 centavos de dólar”, le dice a BBC Mundo Alejandro Borja Robles. “En California en una semana ya sube hasta US$0,70”.

Robles es el presidente del Grupo Especializado de Gasolineros de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco) en Tijuana.

Y eso de lo que habla las 266 estaciones de servicio que su grupo representa lo notan en sus ventas.

“En algunas gasolineras ven el aumento entre las 3 y las 6 de la mañana. Es gente que vive en Tijuana y va al otro lado de la frontera para trabajar. Y ahora llena el tanque, no los 200 pesos justos para cruzar”, aclara.

Cartel en la gasolinera Chevron del bulevar Agua Caliente, en la colonia Cacho de Tijuana.

Manuel Noctis
Cartel que invita a “cargar antes de cruzar” en la gasolinera Chevron del bulevar Agua Caliente, en la colonia Cacho de Tijuana.

“Pero los fines de semana suben las ventas de Premium (la de 91 octanos) y se ven más camionetas con placas de California”.

Es un panorama nuevo. “Durante años fue a la inversa”, dice Robles.

No fue raro que los mexicanos que viven cerca de la frontera condujeran hacia el norte para llenar sus depósitos.

La tendencia alcanzó mayor expresión en 2017, con el aumento de precios que siguió a la desregulación de la industria petrolera.

Gasolinero en Tijuana.

Getty Images

Cientos de mexicanos acudieron entonces a repostar a las estaciones de servicio de Caléxico, una ciudad californiana que linda con Mexicali, la ciudad más septentrional de México.

“Un aumento de las ventas del 6%”

Patricia Saharagui, gerente de relaciones públicas de la cadena de gasolineras Rendichicas, calcula que sus locales cercanos a la frontera han experimentado en el último mes un aumento de las ventas del 6%.

Cuentan con 39 estaciones de servicio en el el estado de Baja California, 32 de ellas en Tijuana. Y 75 en el país y el 90% de sus trabajadoras son mujeres.

Venden el galón de gasolina regular a un promedio de US$3,88 y la Premium a US$4,12. Y han colocado carteles promocionales en los que se lee: “Tu aliada para ahorrar en ambos lados”.

“El ahorro de comprar en Tijuana es considerable, hasta US$50-60 dependiendo del tipo de automóvil”, le dice a BBC Mundo.

Gasolinera de la cadena Rendichicas, ubidaca en la calle Segunda, en la Zona Centro de Tijuana.

Manuel Noctis
“Tu aliada para ahorrar en ambos lados”, dice el cartel de esta gasolinera de la cadena Rendichicas, ubidaca en la calle Segunda, en la Zona Centro de Tijuana.

“Al punto de que hay californianos que cruzan específicamente para cargar (el tanque de combustible). Ahora les sale a cuenta hacer una fila de tres horas” en el paso fronterizo para entrar de regreso a EE.UU.

“Lo mejor de ambos lados”

Es algo que Julio Vaquero no descarta.

Residente de San Diego, compartió un video en TikTok en el que se le veía repostando su Honda Civic en Tijuana por US$40. “800 pesos. Tanque lleno”, decían.

Una semana después, pagó US$70 por llenar el depósito en California.

Vive a 20 minutos en coche de Tijuana y suele ir cada mes, aunque si los precios siguen subiendo, empezará a hacer viajes semanales por la gasolina, le dice a la BBC.

Precio de la gasolina en México.

Getty Images

“Es lo bueno de vivir en una región binacional“, explica Jason Wells, de la Cámara de Comercio de San Ysidro.

Se refiere a los ciudadanos de ambos lados que cada día cruzan la frontera, para trabajar, asistir a la escuela, visitar a la familia, ir al médico, de compras o a hacer turismo. Y ahora, para poner gasolina a sus vehículos.

“Para nosotros cruzar la frontera es como cruzar la calle. Aprovechamos lo mejor de cada lado, vivimos lo mejor de ambos mundos”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=dVR9HB4arCs

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.