De Noriega a Assange: diez refugiados de alto perfil
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

De Noriega a Assange: diez refugiados de alto perfil

Algunos casos históricos y emblemáticos de personas que se han refugiado (hasta por 21 años... y contando) en representaciones diplomáticas
20 de agosto, 2012
Comparte

Julian Assange, fundador de Wikileaks, en el balcón de la embajada de Ecuador en Lóndres. Foto: AP

Julian Assange lleva 63 días en la embajada de Ecuador en Londres. Es imposible saber cuánto más permanecerá mientras se mantenga el conflicto entre Ecuador, que le dio asilo, y Reino Unido, que quiere extraditarlo a Suecia, donde el fundador de WikiLeaks es requerido por delitos sexuales que él niega.

Pueden pasar algunos días más, podría ser una cuestión de semanas o de meses. ¿O serán años?

Mientras tanto, BBC Mundo aprovecha para repasar algunos casos históricos y emblemáticos de personas que se han refugiado (hasta por 21 años… y contando) en representaciones diplomáticas.

El cardenal húngaro

El cardenal Jozsef Mindszenty vivió 15 años en la embajada de Estados Unidos en Budapest, entre 1956 y 1971. Mindszenty, anticomunista y opositor a la persecución estalinista en su país, fue acusado de traición y conspiración en 1949 y condenado a cadena perpetua .

Salió en libertad siete años después en medio de la Revolución Húngara de 1956 y cuando la Unión Soviética retomó el control, el cardenal recibió asilo político en la embajada.

Murió en el exilio en Austria cuatro años después de salir.

21 años… y contando

En la embajada de Italia en Adís Abeba (Etiopía) dos miembros del régimen del Derg, la junta militar que controló Etiopía entre 1974 y 1991, llevan allí…21 años.

En un principio eran cuatro, pero dos murieron en circunstancia que no han sido del todo aclaradas. Se cree que uno se suicidó en 1993 y otro habría muerto en una pelea en 2004.

A ritmo de Welcome to the jungle

Manuel Noriega no soportó el rock y salió de la Nunciatura Apostólica.

En diciembre de 1989 Estados Unidos invadió Panamá, y el gobernante de facto Manuel Antonio Noriega se refugió en la sede de la Nunciatura Apostólica, la embajada del Vaticano, de la capital panameña hasta que se entregó a las tropas estadounidenses el 3 de enero de 1990.

Durante ese tiempo, los soldados que rodeaban la embajada hicieron sonar a todo volumen música rock, y la primera canción fue “Welcome to the jungle”, del grupo Guns N’ Roses.

Muchos pensaron que la música estaba destinada a molestar a Noriega, cuya aversión al rock era popularmente conocida. Aguantó 11 días y luego, al salir, fue tomado como prisionero de guerra por Estados Unidos.

En la ONU

En abril de 1992, el presidente afgano Mohamed Najibulá fue derrocado por los muyahidines y se refugió durante cuatro años en un local de la ONU en Kabul.

Él y su hermano fueron ahorcados cuando el Talibán tomó la ciudad.

Del palacio a la embajada

El general cristiano Michel Aoun se alojó durante 10 meses en 1990 en la embajada de Francia en Beirut (Líbano). Aoun fue expulsado del palacio presidencial tras una ofensiva sirio-libanesa.

Tras el refugio en la embajada fue obligado a exiliarse en Francia, donde pasó 15 años.

Jefe opositor

Morgan Tsvangirai, primer ministro en la actualidad de Zimbabue, se alojó durante una semana en la embajada de Holanda en Harare en 2008, cuando era el jefe de la oposición y había renunciado a participar en la segunda vuelta presidencial debido a la violencia en su contra.

El refugio de “Mel”

Manuel Zelaya pasó casi cuatro meses en la embajada brasileña en Tegucigalpa.

A fines de junio de 2009 el presidente de Honduras, Manuel “Mel” Zelaya, sufrió un golpe de Estado y fue sacado del país.

Pero el 21 de septiembre volvió clandestinamente al país y se refugió en la embajada brasileña en Tegucigalpa donde permaneció hasta el 27 de enero de 2010, luego de la toma de posesión de Porfirio Lobo como nuevo presidente de Honduras.

El precedente

Uno de los casos emblemáticos fue el del político socialdemócrata peruano Víctor Raúl Haya de la Torre, fundador del partido Alianza Popular Revolucionaria Americana (APRA), quien se refugió en la embajada colombiana en Lima en 1949.

Perseguido por la dictadura de Manuel Odría, la reclusión diplomática de Haya de la Torre duró cinco años.

El tribunal de La Haya reconoció en 1950 el derecho de Colombia a otorgar asilo en su embajada sin la aceptación peruana, algo que más tarde dio lugar al Tratado de Caracas de 1954 y su Convención sobre asilo diplomático, que permitía a los estados receptores de refugiados calificarlos como perseguidos políticos.

Cuatro años en Buenos Aires

Casi cuatro años fueron los que pasó el expresidente argentino Héctor Cámpora en la sede de la representación diplomática mexicana en Buenos Aires.

El político que facilitó el regreso de Juan Domingo Perón a la Argentina para su tercera Presidencia fue acogido en la embajada de México días después del golpe militar de 1976, lugar que sólo pudo abandonar con destino al país que le dio asilo en 1980.

El disidente chino

Chen Guangcheng, el activista chino asilado en Estados Unidos.

El activista disidente chino Chen Guangcheng, que se encuentra en Estados Unidos tras escapar de su arresto domiciliario, se refugió 22 de abril de este año en la embajada estadounidense en Pekín.

Tras dos semanas de disputa entre las autoridades de ambos países dejó el país luego de recibir un pasaporte chino.

Chen Guangcheng había estado bajo arresto domiciliario desde su salida de la cárcel en 2010.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El poderoso cardenal y las otras 9 personas que enfrentan un insólito juicio en el Vaticano por malversación

Angelo Becciu, antiguo asesor del Papa, es una de 10 personas que comparecen ante un tribunal acusado de delitos financieros.
27 de julio, 2021
Comparte

El cardenal Angelo Becciu es el clérigo de mayor rango que se sienta en el banquillo por presuntos delitos financieros.

Junto a Beccio otras 9 personas enfrentan el juicio que inicia este 27 de julio en el Vaticano por cargos que incluyen malversación, blanqueo de dinero, fraude, extorsión y abuso de poder.

El influyente cardenal de 73 años, que niega las acusaciones, fue forzado a dimitir el pasado septiembre, pero mantiene su título.

Las acusaciones están relacionadas a la compra multimillonaria de una propiedad en Londres con fondos de la Iglesia.

Becciu era un cercano asesor del papa Francisco que anteriormente había ocupado un cargo clave en el Secretariado de Estado del Vaticano, que administra las donaciones de la Iglesia.

El cardenal deberá responder preguntas sobre una controvertida inversión en un edificio de lujo en Londres que conllevó pérdidas durante su tiempo a cargo del Secretariado: desde entonces, la transacción ha estado bajo una investigación financiera.

El pago de US$200 millones por un edificio de apartamentos en la elegante avenida Sloane de Londres se hizo con dinero de la Iglesia a través de fondos y compañías en paraísos fiscales, una transacción que el cardenal había defendido en el pasado.

En un comunicado emitido a principios de mes por personas allegadas, el cardenal expresó que era “la víctima de una conspiración” y manifestó su “absoluta inocencia”, informó la agencia AFP.


¿Mayor escrutinio de la Santa Sede?

Análisis de John McManus, experto en temas religiosos de la BBC

Llegar al fondo de la problemática relación entre el Vaticano y sus finanzas se ha convertido en tema central del Vaticano bajo el papa Francisco.

En paralelo con su deseo de convertir a la Iglesia en un santuario donde todos, no importa cuán imperfectos, puedan encontrar un lugar, está su labor para lograr que el Vaticano sea un destino especialmente hostil para aquellos que busquen usarlo para enriquecerse.

Los supuestos crímenes enumerados ahora todavía tienen que ser probados en el tribunal.

Pero el simple hecho de que el Papa estuviera dispuesto al proceso y el juicio de un cardenal que no sólo era un alto miembro de la jerarquía en el Vaticano, sino también un amigo de Francisco, es una señal de su clara intención de que cuando se trata de delitos financieros, está preparado para tomar medidas sin precedentes para limpiar la reputación de la Iglesia.

El riesgo para el Papa, y para la iglesia, es que este juicio abrirá la posible mala gestión de las finanzas de la Santa Sede a un mayor escrutinio público.


Edificio en la avenida Sloane, Londres

Getty Images
El edificio en el que el cardenal Becciu invirtió el dinero del Vaticano queda en la elegante avenida Sloane, de Londres.

Dos antiguos directores de la unidad de inteligencia financiera del Vaticano están entre los diez imputados.

Enfrentan cargos de malversación, lavado de dinero, fraude, extorsión y abuso de poder.

Una mujer italiana que trabajó para el cardenal Becciu fue acusada de malversación el año pasado.

Se espera que el juicio dure dos meses. De ser encontrados culpables, podrían enfrentar penas de prisión o multas.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=3gwP5X5szQM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.