close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Manu Ureste

Día Internacional de los Pueblos Indígenas: ¿Hay algo que celebrar?

En entrevista para Animal Político, el etnólogo y director del programa 'Nación Multicultural' de la UNAM, José del Val, critica que la situación en cuanto al avance en derechos civiles de la comunidad indígena en México "no ha cambiado ni un ápice" en los últimos años.
Manu Ureste
Por Manu Ureste
9 de agosto, 2012
Comparte

La Asamblea General de las Naciones Unidas estableció el 9 de agosto Día Internacional de los Pueblos Indígenas //Foto: Manu Ureste

“En México existe una ofensiva de despojo contra los pueblos indígenas como nunca se había dado en la historia del país”. Así lo afirma José del Val Blanco, director del Programa Universitario México Nación Multicultural (PUMC) de la UNAM, quien ante la conmemoración hoy del Día Internacional de los Pueblos Indígenas, considera que, en realidad, poco o nada hay que celebrar, pues la situación en cuanto al avance en derechos civiles de esta comunidad “no ha cambiado ni un ápice” en los últimos años.

“Las condiciones en que desarrollan su vida los pueblos indígenas en México siguen siendo lamentables en todos los órdenes de la realidad; y con esto me refiero a la imposibilidad de garantizar los derechos que constitucionalmente tienen, como por ejemplo, la educación, salud, vivienda, el empleo, o la cultura”, explica en entrevista con Animal Político el también antropólogo y etnólogo universitario, quien critica que, a pesar que en México viven 16 millones de personas de etnia indígena, más que una evolución en el reconocimiento y protección de sus derechos, “ha habido una involución”. 

“Hay un discurso institucional de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI) sobre la importancia de estos pueblos pero sus condiciones de vida no cambian ni un ápice. Es más, en la última década podemos decir que los indicadores nos muestran que no sólo no ha habido cambios, sino que se ha profundizado la miseria en algunos sectores”, afirma Del Val Blanco, que denuncia además la existencia de “un acoso sistemático” contra la comunidad indígena.

“En la última década los indicadores muestran que no sólo no ha habido cambios, sino que se ha profundizado la miseria de la comunidad indígena en México” 

En México hay 16 millones de etnia indígena. //Foto: Manu Ureste

“Recordemos que nosotros tenemos una guerra declarada en Chiapas con los zapatistas y no se ha resuelto nada. Y las leyes que se establecieron para establecer una solución no se han llevado a cabo y la presión sobre los zapatistas está siendo continua. Muchas veces la Comisión para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas lo que hace es intentar fracturar la autonomía de los pueblos, para ver si ya los convencen de que sean como ellos quieren”.

Las mineras extranjeras, “neocolonianismo crudo”

Cuestionado sobre cuál es, en su opinión, la problemática que más afecta a la comunidad indígena, José del Val apunta de inmediato hacia las mineras extranjeras, a las que acusa de saquear los recursos naturales del país con el beneplácito del propio Estado mexicano.

“El problema mayor que tienen ahora los pueblos indígenas en México es la ofensiva brutal que las concesiones mineras tienen establecidas en los últimos años; estamos entrando a un momento de neocolonianismo crudo“.

En esta misma dirección, la ONG Amnistía Internacional denunció en su informe previo a la celebración en la ONU del Día Internacional de los Pueblos Indígenas que centrales hidroeléctricas, explotaciones mineras a cielo abierto, ductos y carreteras son algunos proyectos que los gobiernos siguen autorizando en territorios indígenas o sus proximidades sin tener consentimiento libre, previo e informado de estas comunidades. Además, en cuanto al caso de México se refiere, el organismo pro derechos humanos señaló que el gobierno mantiene abiertas las actividades extractivas en la mayor parte del territorio del pueblo wixárika, pese a no contar con la aprobación de los afectados.

“Aunque el gobierno anunció recientemente la cancelación de algunas concesiones mineras en una pequeña zona de Wirikuta, muchas otras siguen en vigor, y la mayor parte del territorio continúa abierto a las actividades extractivas”, indicó la ONG.

“Es una entrega vil del territorio -añade el etnólogo a lo expuesto por AI en su informe-. Porque cuando analizas la estructura de las concesiones mineras en México te das cuenta de que pagan unas cantidades irrisorias por renta de la hectárea, como de 25 centavos de dólar, y que además no pagan nada por lo que se llevan. Es un saqueo vil”.

“En México se está dando una ofensiva de despojo contra los pueblos indígenas como nunca antes había existido”

En opinión del etnólogo José del Val no se respetan los derechos culturales del pueblo indígena. //Foto: Manu Ureste

“La educación es un desastre”

Otro de los grandes retos que afronta la población indígena es, sin duda, el de la educación. Y para ejemplo, tan solo un minúsculo botón: de acuerdo con un estudio realizado por autoridades del Estado de México sobre la violencia de género entre la población otomí de la comunidad de San Pablo Autopan, el 100 por ciento de los indígenas aseguraron que fueron educados “a golpes”.

A pesar de la estadística, la directora general de Educación Indígena de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Rosalinda Morales Garza, se mostró optimista y explicó en entrevista para Notimex que si bien hubo situaciones adversas, como un presupuesto “inequitativo” de 200 millones de pesos anuales, niños y niñas indígenas sí mostraron avances en eficiencia educativa.

Al respecto, puso como ejemplo que la Evaluación Nacional del Logro Académico en Centros Escolares (Enlace) indicó un avance “progresivo y consistente en matemáticas y español” en alumnos de primarias indígenas desde 2006 a la fecha.

“La educación es un desastre -revira Del Val por su parte, que no comparte el optimismo moderado de Morales Garza-. Se generó un modelo de educación para los indígenas, independiente del modelo general, pero hay cerca de 50 mil maestros de educación bilingüe intercultural que no tienen la menor idea de qué es ser maestro. Además, las escuelas no tienen instalaciones adecuadas, ni bancas, ni nada. Es un verdadero desastre”.

Y a todo esto hay que sumar, enfatiza el antropólogo, la falta de oportunidades. “Porque cuando las hay, los expulsan del lugar. Es decir, si van a construir una presa o una carretera lo primero que hacen es correrlos. En vez de hacerlos socios y repartir las utilidades, el capital pasa por encima de ellos y los pisotean. Donde entra el capital, expulsan a los indígenas“.

 “México no es un estado fallido, es un estado ausente”

Por último, el director del programa ‘Nación Multicultural’ de la UNAM llamó la atención sobre la situación que viven entidades como Oaxaca, Hidalgo, Chiapas, Durango o Chihuahua, “estados de una crudeza brutal para el pueblo indígena”, debido a que los gobiernos estatales no asumen su responsabilidad. Un ejemplo de esto, apunta, es la emergencia humanitaria que se vivió en la Sierra Tarahumara a comienzos de año, donde el etnólogo universitario cuenta con experiencia de trabajo.

“Con ese tipo de crisis, como la de los tarahumaras, se destapa una especie de voluntad filantrópica perversa. Se dice: ay, pobrecitos, tenemos que mandarles cobijas. Pero hay una institución encargada de los pueblos indígenas que no asume la responsabilidad. Entonces, en México lo que se ha perdido es la acción del estado. No existe. México no es un estado fallido, es un estado ausente”, concluyó.

Los pueblos indígenas en México, en cifras








amnistia

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

3 efectos en México del T-MEC, el tratado que remplaza al TLCAN

El tema que queda pendiente es el conflicto por los aranceles que impuso EU a las importaciones de acero y aluminio.
23 de junio, 2019
Comparte

Después de tensas negociaciones que se extendieron por más de un año, Canadá, Estados Unidos y México firmaron el T-MEC, el acuerdo de libre comercio que reemplaza al TLCAN.

Tras la firma por los líderes, el siguiente paso antes de su entrada en vigor es la ratificación por parte del poder legislativo de los tres países.

El de México ya hizo su parte. El acuerdo queda pendiente de los de Canadá y Estados Unidos.

El siguiente paso es que el tratado sea aprobado por los congresos de México, Estados Unidos y Canadá.

BBC Mundo te cuenta cuáles son algunos de los posibles efectos en México de este nuevo tratado.

1. Industria automotriz

El acuerdo incluye cambios en las reglas de origen de la industria automotriz.

Con el TLCAN, se exigía que un 62,5% de la producción de un automóvil ligero fuera hecha en alguno de los tres países para tener acceso a aranceles preferenciales. Pero con el T-MEC se elevó al 75%.

Fábrica de automóviles en Estados Unidos.

Getty Images
El nuevo acuerdo exige que el 75% de un vehículo debe ser fabricado en uno de los tres países para no pagar aranceles.

“El golpe no es para México”, le dice a BBC Mundo sobre este punto Pablo Ruiz Nápoles, profesor de la Facultad de Economía de la La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Las empresas estadounidenses establecidas en México compran actualmente autopartes a fabricantes de China y Corea. Bajo los nuevos términos, tendrían que comprar mayor cantidad de insumos a alguno de los tres países que integran el acuerdo.

Por otro lado, EE.UU. logró que entre un 40% y 45% del automóvil fabricado dentro de los tres países deba ser producido por trabajadores que ganen al menos US$16 por hora.

Esta cláusula pretende incentivar a las empresas estadounidenses para que se instalen en EE.UU.

Si eso ocurre, podría afectar a la creación de empleo en México en este sector. Sin embargo, es un factor aún incierto.

2. Farmacéuticas

En el sector farmacéutico se aumentaron las barreras de acceso a los medicamentos genéricos y biocomparables.

En la práctica, las farmacéuticas mexicanas quedan más protegidas en relación a la competencia que supone el ingreso de medicamentos genéricos.

De este modo, se mantiene (o incluso podría encarecerse) el precio final para los consumidores, puesto que los genéricos suelen ser más baratos que los medicamentos de marca.

3. Derechos laborales

El nuevo tratado contempla un anexo en el que los tres países se comprometen a adoptar y cumplir normas y prácticas laborales conforme a lo establecido por la Organización Internacional del Trabajo.

Sin embargo, no está claro cómo ese compromiso se va a traducir en acciones concretas.

Hay ciertas disposiciones que México deberá cumplir antes del 1 de enero de 2019, como establecer en sus leyes laborales el derecho de los trabajadores a participar en actividades de negociación colectiva y crear organismos independientes para el registro de elecciones sindicales.

Trabajadores en México

Getty Images
El pacto incluye algunas modificaciones a la legislación laboral en México.

¿Novedades?

Mientras el gobierno saliente de Enrique Peña Nieto expresó su satisfacción con las condiciones acordadas entre los tres países, voces críticas aseguran que en realidad el nuevo pacto no contiene muchas novedades.

“No veo aspectos nuevos que sean beneficiosos para los mexicanos. Algo positivo es que salvamos cosas que en el TLCAN nos beneficiaban y que Trump quería eliminar”, afirma el economista Ruiz Nápoles.

En el sector energético, “no hay mayores cambios en telecomunicaciones o la industria petrolera”, afirma.

Lo mismo ocurre con la agricultura, explica, dado que “Estados Unidos podrá seguir vendiendo el maíz a un precio más bajo porque está subsidiado”.

Plantación de maíz

Getty Images
El maíz ha sido históricamente fuente de controversia entre México y Estados Unidos.

En otra área, el tratado incorpora una cláusula que establece que los integrantes del pacto deben informar a los otros miembros sobre sus intenciones de iniciar un tratado de libre comercio con algún país que no opere bajo condiciones de libre mercado.

El acuerdo contempla que cualquiera de las tres partes implicadas puederescindir el tratado en caso de que uno de los integrantes no cumpla con esta cláusula.

Analistas apuntan a que esta condición podría haber sido impulsada por EE.UU. para restringir acuerdos con países como China, si bien no fue reconocido oficialmente por ninguno de los países firmantes.

*Esta nota fue publicada inicialmente en noviembre de 2018 y actualizada con motivo de la ratificación del tratado por parte del Senado de México.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívala para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=itBuHehfea0&t=62s

https://www.youtube.com/watch?v=0purUYIfql8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¡Muchas gracias!


Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.