Discurso íntegro de Enrique Peña Nieto al ser nombrado Presidente Electo
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Discurso íntegro de Enrique Peña Nieto al ser nombrado Presidente Electo

Lee el discurso completo que leyó Enrique Peña Nieto al recibir el nombramiento de parte del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación
31 de agosto, 2012
Comparte

Licenciado Enrique Peña Nieto: Señor Magistrado presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Magistrada y Magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación.

Señor Ministro Presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Señor Diputado Presidente de la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados en la LXII Legislatura.

Señor Presidente del Consejo General del Instituto Federal Electoral.

Señor Secretario de Gobernación.

Señoras Ministras y Ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Señores integrantes del Senado de la República y de la Cámara de Diputados.

Señoras y señores.

Señores representantes de los medios de comunicación.

La legalidad es fundamental para nuestro sistema democrático. La competencia electoral parte de un principio elemental: hay reglas, tiempos y procedimientos. Todos los contendientes los aceptamos y tenemos obligación de respetarlos.

Hoy, este Honorable Tribunal Electoral realizó el cómputo final y emitió las declaraciones de validez de la elección y de Presidente de Electo. Con ello, concluye el Proceso Electoral para renovar el Poder Ejecutivo Federal.

El ejercicio democrático del 1 del julio transcurrió en normalidad en forma pacífica y ordenada. Fue una elección ciudadana, en la cual más de 50 millones de mexicanos definieron el futuro que quieren para nuestro país.

Fueron también los ciudadanos quienes vigilaron nuestra democracia. Más de 3 millones de mexicanos sirvieron a su país como funcionarios de casilla o representantes de los partidos políticos, supervisando y contando los votos.

Reitero mi agradecimiento a los más de 19 millones de ciudadanos que me dieron su voto y con ello la oportunidad de encabezar la transformación de México.

El cómputo de los votos fue un ejercicio inédito de certeza y transparencia.

Con base en la nueva legislación, aprobada por todos los partidos políticos, en esta ocasión se recontaron los sufragios de más de 79 mil paquetes electorales, es decir, los correspondientes a más de la mitad de las casillas instaladas.

Por su parte, este órgano colegiado desahogó y resolvió a detalle todos los recursos promovidos, garantizando, con ello, la legalidad del proceso electoral.

Los mexicanos estamos orgullosos de tener sólidas instituciones que hacen valer la ley y son garantes de la voluntad de los ciudadanos.

Quiero reconocer la participación que tuvieron, en este proceso, los candidatos de las demás fuerzas políticas.

Fueron meses intensos de campaña, donde tuvimos la oportunidad de expresar nuestras ideas y propuestas. Quedaron claras nuestras diferencias, pero hoy quiero destacar la más importante coincidencia: todos queremos lo mejor para nuestro país.

Al haber concluido el proceso corresponde, ahora, enfrentar junto a todos los mexicanos los grandes desafíos que tiene nuestro país.

Es momento de iniciar una nueva etapa, la del trabajo corresponsable y de unidad en torno a México.

Demostremos al mundo que en democracia sí es posible realizar transformaciones de fondo.

Soy parte de una generación que ha vivido y se ha desarrollado en democracia. Nuestra democracia es patrimonio de todos los mexicanos de hoy y de mañana y, como tal, debemos conservarla y fortalecerla.

Estoy convencido de que ha llegado el momento de dar el siguiente paso. Transformar una democracia esencialmente electoral, en una democracia de resultados. Una democracia de resultados en la que el gobierno responda con hechos, obras y acciones a las exigencias de la población.

Ésa es la democracia que quiero para nuestro país.

Vamos juntos por las reformas que México necesita. Que no se imponga la visión de nadie. Hagamos que impere el interés superior de la Nación. Hagamos de nuestra pluralidad, una fortaleza. Que nuestras diferencias sirvan para enriquecer las políticas que exige en este momento nuestro país.

Es tiempo de mirar hacia adelante, de construir, de avanzar unidos.

Es claro el mandato ciudadano. Los partidos y actores políticos debemos privilegiar el diálogo, el entendimiento y el acuerdo.

La sociedad espera de nosotros una actitud responsable, madura y civilizada. Espera que colaboremos juntos por el bien y la unidad de la Nación.

Señoras y señores, de conformidad con la decisión mayoritaria de la ciudadanía y con el fallo definitivo de este órgano jurisdiccional, tendré la elevada responsabilidad de conducir el gobierno de la República para el periodo constitucional 2012-2018.

Al recibir la constancia de mayoría que me acredita como Presidente electo de los Estados Unidos Mexicanos, en los próximos días daré a conocer mi equipo de transición.

En este marco, reconozco la disposición y colaboración institucional que ha ofrecido el ciudadano Presidente de la República para asegurar que el cambio de administración sea ordenado, transparente y con plena estabilidad para el país.

Para avanzar en la agenda legislativa, en las siguientes semanas entregaré las iniciativas de reformas para crear la Comisión Nacional Anticorrupción, para fortalecer la transparencia en estados y municipios y crear una instancia que supervise la contratación de publicidad gubernamental en medios de comunicación.

Estaré atento a las deliberaciones de los legisladores en estas materias.

Los próximos meses dedicaré tiempo para planear y definir las acciones que permitan la concreción del proyecto que ofrecí en mi campaña.

México tendrá una presidencia moderna, responsable, abierta a la crítica, dispuesta a escuchar y a tomar en cuenta a todos los mexicanos.

Voy a reunirme con sectores representativos de la sociedad, con quienes tendré un diálogo abierto e incluyente, a fin de ampliar la visión de país que juntos vamos a construir en los próximos años.

Vamos a iniciar una nueva forma de gobernar, acorde a las exigencias del México plural, exigente y participativo del siglo XXI.

Vamos juntos hacia adelante.

Tenemos playas, mares y litorales, tenemos valles y extensas planicies que deben ser espacios de verdadera oportunidad para nuestra gente. Vamos juntos hacia delante. México cuenta con bellezas naturales y culturales suficientes, para convertirse en potencia turística global. Vamos a compartir con el mundo nuestra cultura y tradiciones, el orgullo de ser mexicanos. Vamos juntos hacia delante.

Nuestro país posee el talento y la capacidad invaluable de su gente, vamos a ser protagonistas globales, preparando y educando a las nuevas generaciones para triunfar en cualquier parte del mundo. Vamos hacia delante.

Vamos a recuperar terreno en el ámbito internacional. Vamos a unir el esfuerzo de todos para encaminarnos a ser una potencia emergente.

Estoy seguro que este anhelo lo comparte la inmensa mayoría de los mexicanos que quieren una nueva etapa para su País, que saben que algo bueno está por suceder.

A todos los mexicanos hoy les expreso: refrendaré su confianza cumpliendo mi palabra con entrega, dedicación y resultados.

Honraré el mandato ciudadano que me han otorgado.

México necesita cambios de fondo en seguridad, desarrollo social, educación, crecimiento económico y proyección internacional, trabajemos por la realización y felicidad de las familias mexicanas, demos valor al trabajo de los mexicanos, porque así le daremos valor a todo México.

Estoy consciente de las necesidades y urgencias nacionales, pero también conozco los anhelos y la esperanza que hay en el corazón de los mexicanos.

Hay mucho México por delante, depende de nosotros dar pasos firmes para ser un país líder, justo, fuerte y exitoso en el siglo XXI.

Juntos todos, por encima de nuestras diferencias, hagamos realidad la gran hazaña, la de transformar a México.

Es momento de ver hacia adelante.

Es momento ya de escribir un nuevo capítulo de éxito en la historia nacional.

Muchas gracias.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

5 características que hacen tan mortal a la COVID-19

La COVID-19 es un maestro del engaño para nuestro cuerpo y para los expertos que tratan de hacerle frente. Sus peculiaridades frente a otros virus es lo que le hace peligroso y difícil de combatir.
Getty Images
26 de octubre, 2020
Comparte

Un simple virus ha frenado en seco la vida tal y como la conocíamos.

Nos hemos enfrentado a amenazas virales antes, incluyendo pandemias, pero el mundo no se detiene por cada nueva infección o temporada de gripe.

Entonces, ¿qué pasa con este coronavirus? ¿Cuáles son las peculiaridades en su biología que representan una amenaza única para nuestros cuerpos y nuestras vidas?

Maestro del engaño

En las primeras etapas de una infección el virus es capaz de engañar al cuerpo.

El coronavirus puede estar corriendo desenfrenadamente en nuestros pulmones y vías respiratorias y, aun así, nuestro sistema inmunológico piensa que todo está bien.

“Este virus es brillante, te permite tener una auténtica fábrica viral en la nariz y tú sentirte completamente bien”, dice el profesor Paul Lehner de la Universidad de Cambridge.

Las células de nuestro cuerpo empiezan a liberar sustancias químicas -llamadas interferones- una vez que son asaltadas por un virus y esto es una señal de advertencia para el resto de nuestro organismo y el sistema inmunológico.

Pero el coronavirus tiene una “asombrosa capacidad” para desactivar esta advertencia química, asegura el profesor Lehner. “Lo hace tan bien que ni siquiera sabes que estás enfermo”.

Cuando miras las células infectadas en el laboratorio, no puedes decir que han sido realmente infectadas y, sin embargo, las pruebas muestran que están “gritando” de la acumulación de virus existente. Y este es solo una de los comodines que el virus puede jugar, sostiene.

Se comporta como un asesino a la fuga

La cantidad de virus en nuestro cuerpo comienza a alcanzar su máximo el día antes de que empecemos a enfermarnos.

Pero toma al menos una semana antes de que el COVID progrese hasta el punto de que el infectado necesite tratamiento hospitalario.

“Esta es una táctica evolutiva realmente brillante porque no te metes en la cama de inmediato, sino que sales por ahí y te diviertes”, dice Lehner.

Así que el virus es como un conductor que huye de la escena del accidente: ha pasado a la siguiente víctima mucho antes de que se recupere o muera.

Hablando claramente, “no le importa” si mueres, continúa el profesor Lehner, “es un virus que te golpea y se fuga”.

El contraste con el comportamiento del coronavirus original, el SARS, que se manifestó en 2002, es radical. Este último era más infeccioso días después de que el paciente se sintiera enfermo, así que fue fácil de aislar.

Coronavirus

Getty Images
La cantidad máxima del virus se concentra en el cuerpo antes de que el infectado se sienta enfermo y, por tanto, es más susceptible de contagiar a otros.

Es nuevo, nuestros cuerpos no están preparados

¿Recuerdas la última pandemia? En 2009 hubo grandes temores sobre el H1N1, también conocido como gripe porcina.

Sin embargo, no resultó ser tan mortal como se había previsto porque las personas mayores ya tenían cierta protección. La nueva cepa era lo suficientemente similar a algunas que se habían encontrado en el pasado.

Hay otros cuatro coronavirus humanos, los cuales causan síntomas de resfriado común.

La profesora Tracy Hussell, de la Universidad de Manchester, explica la diferencia: “Este es uno nuevo, de modo que no creemos que haya mucha inmunidad previa”.

La novedad del Sars-CoV-2, que es su nombre oficial, puede ser “un gran shock para su sistema inmunológico”.

Esta falta de protección previa es comparable a cuando los europeos llevaron la viruela con ellos al Nuevo Mundo, con mortales consecuencias.

Construir una defensa inmunológica desde la nada es un verdadero problema para las personas mayores, ya que su sistema inmunológico es lento.

Aprender a combatir una nueva infección implica mucho ensayo y error por parte de dicho sistema.

Pero en la vejez producimos un conjunto menos diverso de células T, un componente central del sistema inmunológico, por lo que es más difícil encontrar unas que puedan defenderse contra el Coronavirus.

Hace cosas peculiares e inesperadas al cuerpo

COVID comienza como una enfermedad pulmonar (incluso allí hace cosas extrañas e inusuales) y puede acabar afectando a todo el cuerpo.

El profesor Mauro Giacca, del King’s College de Londres, sostiene que muchos aspectos del Covid son “únicos” de la enfermedad, de hecho “es diferente de cualquier otra enfermedad viral común”.

Dice que el virus hace más que simplemente matar las células pulmonares: también las corrompe. Se ha visto que las células se fusionan masivamente con otras, llamadas sincitios, que funcionan mal y que parecen quedar adheridas.


Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial

Banner

BBC

Después de una gripe severa, se puede tener una “completa regeneración” de los pulmones, algo que “no sucede” con el COVID, argumenta Giacca. “Es una infección bastante peculiar”.

La coagulación de la sangre también falla extrañamente con el COVID, conociéndose historias de médicos que no pueden poner una vía en un paciente porque se bloquea inmediatamente con sangre coagulada.

Los marcadores de coagulación en la sangre son “200%, 300%, 400% más altos” de lo normal en algunos pacientes de COVID, informa la profesora Beverly Hunt, del King’s College London.

“Sinceramente, tengo una larga carrera y nunca he visto un grupo de pacientes con la sangre tan pegajosa”, reflexiona en la revista Inside Health.

Estos efectos en todo el cuerpo podrían deberse a la puerta celular por la que el virus entra para infectar nuestras células, llamada el receptor ACE2. Este se encuentra en todo el organismo, incluyendo los vasos sanguíneos, los riñones, el hígado y los pulmones.

El virus puede causar una inflamación galopante en algunos pacientes, haciendo que el sistema inmunológico se active de manera exagerada, con consecuencias perjudiciales para el resto del cuerpo.

Persona obesa

Getty Images
La obesidad es un factor de riesgo muy importante si te infectas de coronavirus, según los expertos.

Y somos más obesos de lo que deberíamos ser

COVID es peor si eres obeso, ya que una cintura generosa aumenta el riesgo de necesitar cuidados intensivos o, incluso, morir.

Esto es inusual.

“Su muy fuerte vinculación con la obesidad es algo que no hemos visto en otras infecciones virales. Con otras afecciones pulmonares, a las personas obesas a menudo tiene una mejor evolución”, afirma el profesor Sir Stephen O’Rahilly, de la Universidad de Cambridge.

“Parece bastante específico , algo que probablemente ocurre también en la gripe pandémica, pero no en la común”.

La grasa que se deposita por el cuerpo, en órganos como el hígado, causa una alteración metabólica que parece combinar mal con el coronavirus.

Los pacientes obesos son más propensos a tener niveles más altos de inflamación en el cuerpo y proteínas que pueden llevar a la coagulación.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=DuMVeWY6gZU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.