Exceso de fuerza, parte del historial de la Policía Federal
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Exceso de fuerza,
parte del historial de la Policía Federal

En 2011, la CNDH recibió 767 quejas de presuntas violaciones a los derechos humanos, entre ellas el exceso de fuerza pública, contra la PF.
Por Francisco Sandoval Alarcón
28 de agosto, 2012
Comparte

El exceso de fuerza demostrado por la Policía Federal (PF) durante una persecución en la que resultaron heridos dos diplomáticos de Estados Unidos y un marino mexicano, no es un tema nuevo para la institución comandada por Maribel Cervantes, Comisionada General de la corporación.

En su informe de actividades 2011, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) dio a conocer que de las  4 mil 378 quejas promovidas ese año contra las autoridades federales encargadas de la prevención de los delitos y la procuración de justicia, 767 eran contra la PF.

A decir de la CNDH, las quejas eran principalmente por alterar la escena de los hechos, recurrir a cateos ilegales, detener arbitrariamente a las personas, tratar de manera inhumana y degradante a los sospechosos de algún delito  y emplear arbitrariamente la fuerza pública, entre otras violaciones.

Lo anterior significa que, durante el 2011, los policías federales cometieron dos supuestas violaciones diariamente, que ubicaron a la corporación entre las dependencias con mayor número de quejas en el país, sólo por debajo del Ejército y la Procuraduría General de la República (PGR).

Una de estas quejas fue la que se inició con motivo del operativo que autoridades de Guerrero y la PF implementaron en diciembre de 2011 y que causó la muerte de dos jóvenes normalistas de Ayotzinapa.

En enero de 2012,   la CNDH señaló que hubo “coparticipación” de la PF en estos hechos, al reprimir violentamente a los estudiantes, pero además indicó que hubo  tratos inhumanos, tortura, alteración y descuido de la escena del crimen.

Otro caso emblemático en el que la PF ha sido acusada de  utilizar el “exceso” de fuerza pública fue el operativo realizado en mayo de 2006 en San Salvador Atenco. En esa ocasión la CNDH acreditó que la PF y policías del Estado de México se excedieron con el uso de la fuerza pública, cometieron tortura y abuso sexual contra mujeres que eran de la comunidad o que apoyaban a los pobladores en el movimiento que encabezaban para impedir la construcción de un aeropuerto en ese pueblo.

Conformada hace poco más de 10 años con el fin de convertirse en la policía “modelo” de México, la PF también se ha visto involucrada en actos delictivos que han puesto en riesgo la vida de civiles nacionales y extranjeros. El 25 junio de 2012, policías federales adscritos al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) asesinaron a tres  de sus compañeros frente a decenas de viajeros y trabajadores de la terminal aérea.

La versión oficial que se manejó tras los crímenes es que los policías implementaron un “operativo para la captura en flagrancia de dos elementos de la Policía Federal, sujetos a investigación, adscritos al AICM Y que presuntamente pertenecían a un red de funcionarios de diversas dependencias locales y federales dedicadas al tráfico de drogas en esa terminal aérea”.

Además de poner en riesgo la vida de civiles, existen casos de policías federales sentenciados por sus vínculos con el narcotráfico. En diciembre de 2011, un Juez Federal le dictó una sentencia de 10 años de prisión a Javier Herrera, excoordinador de Seguridad Regional de la PF.

Herrera fue encontrado responsable de colaborar con la organización criminal que encabeza Joaquín Guzmán Loera, “El Chapo”. Previo a su detención, el ex Jefe Policiaco acusó  a Genaro García Luna, titular de la Secretaría de Seguridad Pública Federal (dependencia encargada de la PF), de cometer supuestos actos de corrupción, tráfico de influencias y de mantener vínculos con grupos del narcotráfico.

En marzo de 2012, otro Juez Federal sentenció a 25 años de cárcel al policía federal,  Ricardo Díaz, por delitos contra la salud y delincuencia organizada. De acuerdo con la PGR, Díaz, quien se encontraba adscrito al AICM, colaboraba con una célula criminal que a través de vuelos internacionales introducía droga a México proveniente de Colombia.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Qué poder tienen los evangélicos en EU y por qué son cruciales para Trump

Sacudieron la política del país hace 40 años. Se volvieron un pilar del Partido Republicano y del presidente Donald Trump. Pero las elecciones de noviembre volverán a medir su influencia.
Getty Images
5 de octubre, 2020
Comparte

¿Volverán a ser los evangélicos una fuerza clave en las elecciones de Estados Unidos en 2020?

Cuatro décadas después de haber sacudido la política de este país, ese grupo religioso es hoy un pilar electoral del Partido Republicano y del presidente Donald Trump, que busca otro mandato en noviembre.

En las elecciones de 2016 en EU, uno de cada cuatro votantes se identificó como cristiano evangélico blanco, según encuestas. Y la gran mayoría de ellos (81%) votó por Trump.

El presidente “va a necesitar eso y quizás más para ganar en noviembre, así que son muy influyentes”, dice John Fea, un profesor de historia en la Universidad Messiah de Pennsylvania autor del libro “Créeme: el camino evangélico a Donald Trump”, en diálogo con BBC Mundo.

Pero para entender el verdadero peso político de los evangélicos en EE.UU. y su improbable alianza con Trump, es necesario retroceder un poco en el tiempo.

El fin y los medios

Los evangélicos entraron a la arena política de EU como reacción a la legalización del aborto en el caso de Roe vs. Wade de la Corte Suprema en 1973 y al avance de una agenda progresista en el gobierno del demócrata Jimmy Carter (1977-1981).

Líderes religiosos conservadores contrarios al aborto y la diversidad sexual, con el pastor televangelista Jerry Falwell a la cabeza, fundaron en 1979 la organización Mayoría Moral para movilizar fieles a favor de políticos que defendieran sus causas.

En las elecciones de 1980, dos de cada tres votantes evangélicos blancos apoyaron al candidato presidencial republicano Ronald Reagan, quien venció a Carter con su discurso conservador, opuesto al comunismo.

Ronald Reagan en 1979

Getty Images
Ronald Reagan se impuso a Jimmy Carter en las elecciones de 1980 con un amplio apoyo de evangélicos blancos.

Así surgió la unión política entre republicanos y evangélicos, que hasta hoy mantienen al tope de sus aspiraciones anular Roe vs. Wade y colocar jueces conservadores en la Corte Suprema.

Los evangélicos blancos han sido un bloque electoral más conservador y numeroso que los evangélicos afroestadounidenses, que priorizan la “justicia racial” y por lo tanto tienden a apoyar mayoritariamente a los demócratas, explica Fea.

Y apunta que, a diferencia de los protestantes no evangélicos o católicos, los evangélicos blancos “están mucho más unificados, forman un bloque de votantes”.

“En cierto sentido, quieren que se realicen sus aspiraciones políticas, por lo que el fin justifica los medios”, dice. “Pero desde fines de los años ’70 y ’80 los evangélicos blancos también han sido tentados por el poder político: les gusta estar en el Despacho Oval” de la Casa Blanca.

Manifestantes a favor y en contra del aborto protestan frente a la Corte Suprema de Estados Unidos.

Getty Images
La batalla contra del aborto ha sido prioridad constante de los evangélicos en EU por décadas.

Greg Smith, director asociado del Centro Pew de Investigación, señala que el vínculo de ese sector religioso con el Partido Republicano perdura hasta el presente.

“Hemos visto durante mucho tiempo que los protestantes evangélicos blancos están entre los votantes republicanos más consistentes de EU y entre los partidarios más fuertes, leales y consistentes de Donald Trump”, dice Smith a BBC Mundo.

“Salvar a EU”

El peso electoral de los evangélicos blancos en EU hoy es bastante mayor que su decreciente presencia demográfica.

En 2016 eran 17% del total de la población, seis puntos menos que una década antes, según el Instituto de Investigación de Religión Pública en Washington.

Se estima que en los últimos cuatro años la proporción de evangélicos blancos en EU cayó otros dos puntos, hasta 15% de la población.

Votantes en una escuela de primaria en el condado de Chesterfield, Virginia

Getty Images
Los evangélicos blancos sumaron un cuarto de los votantes de EU en 2016, aunque sólo eran 17% de la población.

Sin embargo, en las últimas elecciones fueron el 26% del total de votantes.

Sarah Posner, autora del reciente libro “Profano: por qué los evangélicos blancos oran en el altar de Donald Trump”, señala que el movimiento no sólo se apoya en líderes de iglesias sino también en medios propios de TV y redes sociales.

“La derecha religiosa tiene una operación muy sólida y bien organizada para incentivar el voto, por lo que son muy importantes para que el Partido Republicano gane elecciones”, dice Posner a BBC Mundo.

La unión de evangélicos y Trump suele verse como una extrañeza de la política de EU: religiosos que predican sobre moral aliados a un hombre acusado de infidelidades matrimoniales, casado tres veces, que se ha expresado de forma obscena sobre las mujeres y agresiva sobre los inmigrantes.

Pero Trump recibió en 2016 un apoyo de los evangélicos blancos aún mayor que sus antecesores republicanos.

Joe Biden en un evento de la campaña en marzo.

Getty Images
Biden fue vicepresidente de Estados Unidos durante el gobierno de Barack Obama.

Y, si bien la aprobación de los evangélicos blancos a Trump cayó algunos puntos en medio de la crisis de coronavirus y las protestas por injusticia racial, cerca de ocho de cada 10 votantes de ese grupo aún se inclinan a votar por él, según encuestas.

El bajo nivel de apoyo de los blancos evangélicos al candidato demócrata Joe Biden contrasta con el amplio respaldo que recibe entre los protestantes negros (cercano a 90% en un reciente sondeo de Pew) y el hecho de que es favorito en las encuestas de votantes en general.

El respaldo de los evangélicos blancos a Trump es atribuido a la ansiedad que sienten ante los cambios raciales y culturales que EE.UU. tuvo en las últimas décadas.

“Trump representa al hombre fuerte que creen que necesitan para salvar a EU del liberalismo“, indica Posner. “Lo ven no necesariamente como un cristiano como ellos, sino como un líder improbable que Dios ha ungido para salvar a EU.”.

Prueba de fuerza

Trump tiene un vicepresidente evangélico como Mike Pence y varios miembros de su gabinete pertenecen a ese movimiento religioso o cultivan lazos con el mismo.

En esta campaña, Trump ha buscado asegurarse de que los evangélicos vuelvan a sufragar por él.

Por ejemplo, ha repetido que ya colocó dos jueces para la Corte Suprema y el mes pasado nominó a otra que, si es confirmada por el Senado, puede dar a los conservadores una mayoría firme en el máximo tribunal.

Donald Trump

Reuters
Trump ha buscado asegurarse el voto evangélico en noviembre de distintas formas, algunas de ellas polémicas.

Trump también acusó a Biden de estar “contra Dios” y “contra la Biblia”, aunque el exvicepresidente es un católico practicante y ha recibido el reciente respaldo de algunos líderes evangélicos blancos.

Además, Trump causó polémicas que le valieron críticas de figuras religiosas, por ejemplo al posar para las cámaras con la Biblia en la mano ante una iglesia, para lo cual fue dispersada a la fuerza una protesta pacífica en la zona.

Su campaña también apuesta a atraer votantes evangélicos negros y latinos, que tienen posturas conservadoras en temas como el aborto pero son más abiertos a la inmigración y las políticas sociales, lo cual puede inclinarlos por Biden.

Así, la elección será una nueva prueba de fuerza para los evangélicos de EU y su peculiar alianza con el presidente.

“La participación electoral entre los evangélicos blancos será muy importante para Trump: necesita que salgan en grandes cantidades. Si no”, advierte Posner, “será mucho más difícil para él ganar”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=bW1ibaFkARg

https://www.youtube.com/watch?v=82qlWHpSRaw&t=1s

https://www.youtube.com/watch?v=4hw6wlscdUk

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.