Fiscalización de partidos, obstaculizada por sus propias reglas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Fiscalización de partidos, obstaculizada por sus propias reglas

El sistema de rendición de cuentas tras las elecciones está hecho para que, si hay irregularidades, se conozcan hasta tiempo después de calificar la elección
Por Dulce Ramos
2 de agosto, 2012
Comparte

Con tarjetas de prepago del banco Monex, el ex candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador y la coalición Movimiento Progresista han acusado un presunto rebase al tope de gastos de campaña por parte de Enrique Peña Nieto, candidato de la alianza Compromiso por México. Con esas tarjetas, López Obrador también ha acusado al Instituto Federal Electoral (IFE) de “hacerse guaje” en la fiscalización de gastos. Pero lo que no ha dicho el político tabasqueño es que los propios partidos, salvo el PT, dieron paso a esas reglas y a los tiempos de fiscalización que hoy piden obviar.

El sistema de rendición de cuentas tras haber participado en una elección federal está hecho para que, de haber existido irregularidades,  se conozcan hasta tiempo después que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) califique la elección. Y ese lapso puede ir de un mes hasta ocho meses después que los magistrados digan si los comicios fueron válidos o no.

El rebase de tope de gastos de campaña como argumento para pedir la invalidez de la elección se topará en el Tribunal con los tiempos que marcan el Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe) y el Reglamento de la Unidad de Fiscalización del IFE, los cuales marcan que los informes de gastos se deberán entregar 60 días después de terminada la jornada electoral.

“En el caso de los gastos de campaña, los partidos deberán presentar un informe preliminar dentro de los primeros 15 días del mes de julio, el cual debe incluir la información generada hasta el 30 de mayo” explicó el Secretario de Estudio y Cuenta del Tribunal Electoral, Arturo Espinosa en un artículo publicado en el portal ADN político un mes antes de la elección.

Las fechas de la fiscalización

Según el calendario de la Unidad de Fiscalización, al cual tuvo acceso Animal Político, la fecha límite para que los partidos presenten sus informes finales de campaña es el 8 de octubre; es decir, prácticamente un mes después de que el TEPJF haya calificado la elección.

Tras recibir los informes, la Unidad de Fiscalización tiene hasta el 18 de abril de 2013 (120 días hábiles) para notificar a los partidos errores u omisiones, mismos a los que se debe dar respuesta antes del 3 de mayo de 2013.

Salvados esos plazos para notificar y corregir errores u omisiones, la Unidad de Fiscalización da otro periodo para actividades similares. Para el 24 de mayo de 2013 los partidos deben estar enterados y para el 31 de mayo las inconsistencias deben estar subsanadas. Una vez cumplidos esos plazos, los informes ya no regresan a los partidos políticos.

El 28 de junio de 2013 vence el periodo para que la Unidad de Fiscalización dé su dictamen y resolución del proceso, y no es sino hasta el 3 de julio, es decir, un año y dos días después de la elección presidencial, que se presenta el informe definitivo al Consejo General del IFE. Todos esos tiempos están estipulados en los artículos 83 y 84 del Cofipe.

La votación a las reformas en 2007

El 11 de diciembre de 2007, prácticamente un año y medio después de la elección de 2006, en la que Felipe Calderón ganó la Presidencia por una diferencia de 0.56% de los votos, los diputados de la LX legislatura sometieron a votación las reformas al Cofipe que operaron por primera vez para una elección federal, en los pasados comicios del 1 de julio.

Pese a la insistencia de los partidos que integran el Movimiento Ciudadano (Partido de la Revolución Democrática, Partido del Trabajo y Movimiento Ciudadano) para que se modifiquen los tiempos de la fiscalización, el PT fue el único cuya bancada, de 11 diputados en aquel entonces, votó de manera unánime contra las reformas.

En lo que respecta a la bancada del Partido de la Revolución Democrática, de 127 diputados, 62 votaron a favor, 43 en contra, tres se abstuvieron y 19 estuvieron ausentes. La bancada del entonces Partido Convergencia, hoy Movimiento Ciudadano, abandonó la sesión antes de que se efectuara la votación por una confrontación con la entonces presidenta de la Mesa Directiva, la hoy ex perredista Ruth Zavaleta, de tal manera que los 17 diputados ‘naranjas’ se abstuvieron de votar.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Odebrecht en Panamá: condenan en EU a dos hijos del expresidente Ricardo Martinelli por ayudar con los sobornos de la constructora

Ricardo Alberto y Luis Enrique Martinelli Linares fueron sentenciados a tres años de prisión tras haber abierto cuentas y creado empresas ficticias para recibir sobornos de la constructora Odebrecht que, según dijeron, tenían como destino a su padre.
21 de mayo, 2022
Comparte

Dos hijos del expresidente de Panamá Ricardo Martinelli fueron condenados este viernes en un tribunal de Estados Unidos por conspirar para recibir sobornos, supuestamente para su padre, por parte de la constructora brasileña Odebrecht.

Ricardo Alberto y Luis Enrique Martinelli Linares ya se habían declarado culpables del lavado de 28 millones de dólares que, según el abogado de Luis Enrique Martinelli, James Mac Govern, cometieron “por órdenes del padre”.

El juez Raymond Dearie emitió una condena de tres años de cárcel y dos más de libertad vigilada, una pena inferior a la que buscaba la fiscalía de entre nueve y 11 años.

Ya que habían estado detenidos en Guatemala y Estados Unidos desde hace casi dos años, los hermanos Martinelli solo tendrán que pasar 13 meses más en prisión.

El caso inició en 2016, cuando la compañía Odebrecht reconoció haber sobornado con más de 700 millones de dólares a funcionarios de varios países de América Latina para ganar contratos.

El expresidente Ricardo Martinelli no ha sido condenado por ningún delito, pero sigue bajo investigación en Panamá en un caso separado por presunta corrupción relacionada con Odebrecht.

El exmandatario ha rechazado las acusaciones en su contra.

“Para complacerlo”

Tras ser detenidos y acusados, los hermanos Martinelli Linares reconocieron haber creado cuentas bancarias y compañías ficticias para recibir los sobornos durante el mandato de su padre en Panamá (2009-2014).

En 2021, se declararon culpables de un cargo de conspiración de lavado de dinero.

Los hermanos Martinelli Linares en un tribunal de Nueva York

Reuters

“Realmente quería complacerlo, mantenerlo feliz, mantenerlo orgulloso (…) Eso no quiere decir que no soy responsable de mis acciones”, declaró en alusión a su padre Luis Martinelli, en la audiencia de sentencia en el tribunal de Nueva York.

Ricardo Alberto Martinelli también dijo que lamentaba sus acciones y esperaba que su declaración de culpabilidad ayudara a “establecer la rendición de cuentas” en Panamá.

Para los acusados fue “un resultado favorable, muy alejado de las excesivas pretensiones de los fiscales”, dijo el vocero del expresidente Martinelli, Luis Camacho.

La defensa había argumentado que los hermanos Martinelli no deberían pasar más tiempo detenidos porque habían actuado “por órdenes de su padre”, y ya habían pasado casi dos años detenidos en Guatemala y seis meses en Brooklyn.

Ricardo Martinelli

Reuters
El expresidente estuvo un tiempo prófugo, hasta que fue detenido en Miami y extraditado a Panamá.

El juez Dearie dijo que los dos hijos del expresidente habían mostrado durante el tiempo en que delinquieron una actitud “arrogante”.

No obstante, desestimó la petición de hasta 11 años de cárcel que había solicitado la fiscalía, la cual espera que haya un pago de 19 millones de dólares de los 28 millones implicados en el juicio por sobornos de los Martinelli.

Los casos por corrupción protagonizados por la firma Odebrecht han supuesto grandes escándalos y la apertura de procesos judiciales en Brasil, Perú, Panamá, Ecuador, Argentina, República Dominicana, Colombia y México.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=lJVnwcK0GNM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.