La final de futbol olímpico desde los países protagonistas
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

La final de futbol olímpico desde los países protagonistas

Mientras en Brasil el avance a la final pasó un tanto inadvertido, México aguarda con emoción el partido que le podría dar su primera medalla de oro en futbol
8 de agosto, 2012
Comparte

En Brasil, donde el futbol tiene estatus de religión y cada partido del campeonato local de clubes es seguido con fervor en las casas y bares de sus ciudades, algo parece estar errado en estos días.

La selección masculina brasileña de futbol clasificó este martes a la final de los Juegos Olímpicos 2012, pero en Río de Janeiro fue difícil notarlo por la reacción popular.

El pase a la final de futbol en México, en cambio, llega en plena luna de miel olímpica para el país, que todavía celebra los éxitos en clavados y tiro con arco logrados en Londres 2012.

Estas son las impresiones de los corresponsales de BBC Mundo en ambos países.

México ya celebra

En el país de los fanáticos del América, los Pumas o Chivas, nada como el “Tri” para unir a los rivales.

México ya tiene cinco medallas y sabe que sumará otra más el sábado. Sólo falta saber de qué metal.

El presidente del país, Felipe Calderón, llamó al entrenador de la selección, Luis Fernando Tena, para felicitarle por un triunfo “histórico”.

En efecto, ésta es la primera vez que México llega a una final olímpica de fútbol, el deporte nacional.

Quizás por eso las autoridades esperaban que cientos de aficionados se acercaran a celebrar el pase al Angel de la Independencia, lugar donde tradicionalmente se aplauden las victorias deportivas.

Aunque el monumento quedó rodeado por policías al final del partido con Japón, apenas un centenar de aficionados se pasearon por allí.

En México muchos han destacado el triunfo del Tri, como se conoce al equipo nacional, aún sin la presencia de Javier “Chicharito” Hernández, la gran estrella del futbol mexicano, y sin la promesa Jonathan Dos Santos, quienes se encuentran concentrados con sus clubes en Europa (el Manchester United y el FC Barcelona).

Para los aficionados supone una alegría más de sus jóvenes futbolistas. En julio de 2011, el equipo sub 17 ganó el Mundial celebrado en este país ante Uruguay.

Los integrantes del Tri juvenil fueron aclamados como los nuevos “Niños Héroes”, en referencia a unos personajes de la historia mexicana.

Ahora se habla ya de “la revancha del 68”, cuando México fue derrotado precisamente por Japón en un partido para disputar el bronce olímpico. Aquella derrota se interpretó como una vergüenza para el equipo que jugaba en la ciudad sede de los Juegos.

Este martes se resarció ante Japón. Falta por ver si culminará su revancha con la medalla de oro al cuello.

El objetivo de Brasil es 2014

Ninguno de los tres goles convertidos por la “canarinha” a Corea del Sur en el estadio Old Trafford de Manchester desató en las calles cariocas los gritos entusiastas que suelen provocar las conquistas de clubes locales como Flamengo, Vasco, Fluminense o Botafogo.

En los bares o “botecos” de Río hubo menos aglomeracarinha”iones para ver el partido por TV que cuando se juega cualquier clásico del fútbol local. Y, por cierto, era más fácil encontrar cariocas vistiendo las camisetas de su club favorito que con la “verde-amarela” de su selección nacional.

Entonces, ¿qué está pasando en el país del futbol?

Hay una explicación simple: los brasileños quieren levantar la copa del Mundial a jugarse dentro de dos años en su propio país, y todo lo que ocurra hasta entonces será visto como un mero ensayo para ese gran desafío.

Brasil es el único país del planeta con cinco copas del mundo en su vitrina y el único que clasificó siempre a la fase final de cada Mundial de fútbol. Pero nunca ha ganado el oro olímpico en balompié masculino, quizás justamente porque sus prioridades son otras.

Muchos brasileños también dudan de que su astro Neymar y otros jóvenes integrantes de su selección olímpica tengan la capacidad y madurez futbolística suficiente para alzar la Copa del Mundo 2014.

Y mucho más parecen dudar de la sabiduría de Mano Menezes, técnico de la selección olímpica de Brasil, después de la eliminación del combinado mayor que también dirige en la Copa América 2011 (hecho definido como “incompetencia histórica” por la prensa local) y pobres actuaciones en amistosos recientes.

La relativa apatía de los brasileños respecto a su equipo olímpico de fútbol contrasta por ejemplo con el fervor que causó en Uruguay la participación de su selección para la misma disciplina.

Los uruguayos anhelaban repetir el oro que habían logrado en forma invicta en 1924 y 1928, y el país se paralizó durante cada partido de su selección de fútbol en estos Juegos. Pero la “celeste” fue eliminada en la primera fase.

En cambio, con menos presión y más eficacia en el terreno, Brasil ha avanzado a paso firme hacia la final olímpica de balompié contra México el próximo sábado.

Si Neymar y compañía se cuelgan la medalla de oro, tal vez los brasileños empiecen a entusiasmarse en serio con el Mundial en casa y la idea de enterrar del todo la tragedia de Maracaná 1950, cuando perdieron la final del mundo con Uruguay.

Quizás el sábado sí haya algún festejo en las calles de Brasil.

Pero si esta selección brasileña de fútbol se queda con la plata, las dudas estarán lejos de disiparse.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

"Si me hubieran dicho que para ser maestra en EU se requiere estar armada, no me habría convertido en maestra"

Los ataques masivos en escuelas en Estados Unidos reavivan el debate sobre qué medidas tomar. ¿Es armar a los maestros la solución a la violencia? Se lo preguntamos a una maestra de Cleveland.
11 de junio, 2022
Comparte

El ataque masivo en la escuela primaria Robb, en Uvalde, Texas, que dejó como saldo 19 niños y dos maestras muertas el pasado 24 de mayo, reavivó el debate sobre qué medidas tomar para frenar la violencia.

El Congreso del estado de Ohio reaccionó rápidamente y aprobó el pasado 1 de junio una polémica ley que permitirá a los maestros y otro personal escolar portar armas en la escuela.

La norma anula una decisión de la Corte Suprema estatal de 2021 que requería que los maestros recibieran un entrenamiento con armas equivalente al que reciben los agentes de policía.

Si el gobernador promulga la ley, los maestros que voluntariamente elijan portar armas en las escuelas deberán cumplir con una capacitación de solo 24 horas.

Homenaje a las víctimas de la escuela Robb, en Uvalde, Texas.

Reuters

Los legisladores aprobaron también un paquete de 105 millones de dólares dirigido a prevenir tiroteos en escuelas.

Pero, ¿qué opinan los maestros sobre llevar armas a la escuela?

Se lo preguntamos a la docente puertorriqueña Rosa Morales Cruz, quien desde hace una década enseña español como segundo idioma en Cleveland, Ohio, y que es directora ejecutiva para temas educativos del gremio de maestros de esa ciudad.


Rosa Morales Cruz.

Rosa Morales Cruz

Después de este último tiroteo masivo en Texas, ¿tiene miedo de dar clases?

No porque hemos creado un ambiente positivo en la escuela. Nos hemos encargado de prevenir estas situaciones construyendo una buena conexión con nuestros estudiantes. Entonces, no temo que ellos ataquen la escuela.

Es muy terrible y lamentable lo que pasó en Texas, pero creo que se necesita una conexión entre la comunidad, la escuela y los estudiantes para que ellos se sientan bien y para prevenir estas cosas. Pero sí tengo miedo porque no nos sentimos seguros en general. Estos hechos no solamente han ocurrido en escuelas. Están ocurriendo en el cine, en las plazas, en los centros comerciales, en las iglesias, en los hospitales, en los lugares donde te tienes que sentir seguro.

¿Es armar a los maestros una buena solución?

Absolutamente no, no, no, no y no. Armar a los maestros es una malísima idea. Ya tenemos la preocupación de cumplir con los estándares que exige el Estado que son, por ejemplo, asegurarnos de que los estudiantes tengan un nivel de lectura apropiado.

Nuestro deber como maestros es educar a los estudiantes. Si me hubieran dicho que para ser maestra se requiere estar armada, no me hubiese convertido en maestra. Hoy en día los maestros nos hemos convertido en psicólogos, padres para nuestros estudiantes, hemos cocinado cuando tienen hambre, hemos sido doctores… el rol de maestro no es simplemente de maestro. Nos siguen exigiendo más y más y nos agota.

Es muy triste porque ya se le pide tanto al maestro, que ahora también se nos exige que carguemos con un arma. Nos sacan esa ambición y pasión que tenemos por ser educadores.

"No puedes solucionar un problema de armas con más armas"", Source: Rosa Morales Cruz, Source description: Maestra de español en Cleveland, Ohio. , Image: Ilustraciòn de un arma con una escuela.

El gobierno es rápido para armar un plan y dar los fondos necesarios para tener este entrenamiento, pero no los fondos necesarios para que nuestros estudiantes tengan los recursos para una buena educación. Estamos hablando de entrenar individuos en un área educativa para llevar armas letales. Si yo hubiera querido entrenar para matar o proteger, hubiese sido militar.

Ya tenemos un protocolo por si ocurre una cosa así y saber qué hacer. Pero cargar una arma en las horas que estamos en nuestro ámbito educativo es peligroso. ¿Usted se imagina que un estudiante nos robe el arma o pelee con nosotros para tenerla? ¿O que nosotros dejemos el arma descuidada un momento y que otra persona la tome? ¿O que la escuela se convierta en un campo de batalla?

No puedes solucionar un problema de armas con más armas. Decirles a los maestros que necesitan tener pistolas y armas para proteger a los estudiantes y para prevenir los tiroteos masivos es como decirles a las víctimas que se pongan más ropa para que no sean violadas.

El problema no es la víctima. El problema es la ley que tenemos con la que personas adquieren armas. ¿Por qué un estudiante a los 18 años puede comprar armas pero no alcohol?

Homenaje a las víctimas de la escuela Robb, en Uvalde, Texas.

EPA

Si el gobernador promulga esta ley, ¿usted se sentiría obligada a portar un arma?

No. Dejaría de ser maestra. Y me obligaría a sacar a mis hijos de la escuela pública y ponerlos en una escuela privada donde yo sé que existe un sistema de seguridad con personas entrenadas para proteger a mis hijos y que los maestros puedan enseñar y proveer la educación que se merecen.

Es tan triste que nuestros jóvenes hoy en día vean tanta actividad de armas en la comunidad que también tengan que ver a su maestro portando armas. No creo que eso haga que un estudiante se sienta seguro, sino que se preguntará: ¿por qué lleva un arma? ¿Estaré seguro en esta escuela?

Rosa Morales Cruz.

Rosa Morales Cruz

¿Conoce a maestros que sí se armarían?

No. Yo soy parte del sindicato de maestros y del comité ejecutivo del distrito escolar, y ningún maestro está dispuesto a tener armas en la escuela. Aun aquellos que tienen armas en sus casas dicen que no se sienten seguros de traer sus armas aquí.

Yo creo que no estaríamos preocupados por educar a nuestros estudiantes, sino preocupados por nuestra arma. Son una distracción en un ámbito que se supone que es positivo y acogedor. (El razonamiento es) yo llevo un arma porque si alguien viene te voy a proteger. Pero esa persona no debería llegar a mi salón. Las áreas de entrada y salida son las que tienen que estar protegidas. Se necesitan policías alrededor de las escuelas que aseguren que esto no pase.

¿Y por qué cree que para mucha gente, incluso para los legisladores, armar a los maestros es la solución?

Recientemente hubo un ataque masivo en un hospital. ¿Les pidieron a los doctores que tengan armas? No. Ellos adquirieron más policías y más seguridad para los hospitales.

¿Por qué a estos gobernantes les gustan las armas y buscar una solución rápida sin estudios, sin análisis y sin pruebas? Ellos crean leyes que no les afectan. Ellos no son las personas que están dentro de los salones escuchando las historias y el trauma que sufren nuestros estudiantes.

"Decirle a los maestros que necesitan tener armas para proteger a los estudiantes (…) es como decirle a las víctimas que se pongan más ropa para que no sean violadas"", Source: Rosa Morales Cruz, Source description: Maestra de español en Cleveland, Ohio. , Image: Ilustración de un arma con una escuela.

¿Qué le pediría a las autoridades?

A las autoridades que gobiernan les pediría que este programa que están imponiendo a los maestros lo implementen en el departamento de seguridad del sistema educativo. No hay fondos para recursos escolares pero los hay para entrenamiento de armas. Que les den ese entrenamiento y licencia de portar armas a las personas que se encargan de la seguridad. Esa es la solución.

Cada uno tiene una responsabilidad. La responsabilidad de mantener las escuelas seguras no es de los maestros.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=IyD55w5yihM

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.