Lo mejor y lo peor de Londres 2012
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Lo mejor y lo peor de Londres 2012

Gestas deportivas, récords, íconos que se despiden, polémicas y estampas curiosas dejaron los Juegos Olímpicos de Londres 2012
12 de agosto, 2012
Comparte

Londres 2012

Los Juegos Olímpicos de Londres dejan recuerdos inolvidables: gestas deportivas, récords, íconos que se despiden, polémicas y estampas curiosas.

Aquí una lista de algunos de los mejores y peores momentos de Londres 2012:

LO MEJOR

1. La leyenda de Usain Bolt. Por dónde más empezar. El “Rayo” jamaiquino repitió la hazaña de hace cuatro años en Beijing al ganar los 100 y 200 metros y el relevo corto. Bolt llegó a Londres rodeado de dudas por algunas actuaciones titubeantes en los meses previos, especialmente en el preolímpico de Jamaica en el que lo derrotó Yohan Blake. Pero bajo los reflectores y en el escenario reservado para los grandes, el mejor velocista de la historia no decepcionó y se convirtió en el primer hombre que repite el doblete 100-200. Misión cumplida Bolt, eres una leyenda.

2. El adiós de Michael Phelps. El mejor nadador de todos los tiempos se retiró de las piscinas olímpicas con un récord que será casi imposible igualar: 18 oros (dos veces lo que tiene su rival más cercano) y 22 medallas en total. El estadounidense embolsó seis medallas en Londres —cuatro oros y dos platas— para convertirse en el atleta más laureado en la historia de los Juegos Olímpicos. Phelps superó con holgura las 18 medallas de la gimnasta soviética Larisa Latynina, y no hay nadie en el horizonte que parezca capaz de alcanzarlo.

3. La final México-Brasil en el fútbol de hombres. El triunfo mexicano por 2-1 en el estadio Wembley es, probablemente, el más importante en la historia de ese país. Oribe Peralta pasó a la leyenda con los dos goles en la final, mientras que Brasil sufrió un duro golpe a su proyecto rumbo a la Copa del Mundo que organizará en 2014.

4. Las lágrimas de Félix Sánchez. Ocho años después de su coronación en Atenas, y a casi tres semanas de los 35 años, el dominicano volvió a lo más alto del podio al imponerse en los 400 metros con vallas. Fue una actuación monumental para el “Supersánchez”, pero la estampa que dejó tras cruzar la meta fue una de las más emotivas en Londres: primero, sacó una foto su fenecida abuela y la besó en la pista del Estadio Olímpico, y después lloró descontroladamente en el podio al recibir la medalla de oro.

5. Oscar Pistorius, el Blade Runner. Tras una larga batalla legal y problemas para clasificarse, el sudafricano se convirtió en el primer atleta con las piernas amputadas que compite en unos Juegos Olímpicos. Pistorius avanzó a las semifinales de los 400 metros y corrió en la final del relevo 4×400.

6. Murray y Federer reeditan la final de Wimbledon… por el oro. El británico Andy Murray, que había perdido menos de un mes antes la final del Grand Slam de Wimbledon contra Roger Federer, derrotó al suizo por la medalla de oro del tenis olímpico, que se jugó en el venerado césped del All England Club. El escocés lo describió como el mayor logro en su carrera, mientras que Federer conquistó su primera medalla individual en sus cuartos Juegos, no sin antes disputar un épico partido de 4 horas, 26 minutos en las semifinales contra el argentino Juan Martín del Potro, que terminó siendo el duelo más largo en la era de los Abiertos para un encuentro de tres sets.

7. Debut de las mujeres saudíes. Wojdan Ali Seraj Abdulrahim Shaherkani se convirtió en la primera mujer saudí que compite en unos Juegos, aunque fue eliminada en su primer combate en el judo. Días después, Sarah Attar fue la primera saudí que compite en el atletismo, y terminó última en las eliminatorias de los 800 metros. Por primera vez, todos los países miembros del COI tuvieron representantes mujeres en una justa.

8. Danny Boyle y Paul McCartney deslumbran en la ceremonia inaugural. El director de películas como “Slumdog Millionaire” y “Trainspotting” presentó una extraordinaria fiesta musical en la ceremonia de inauguración el 27 de julio, que culminó con una interpretación “Hey Jude” por parte de McCartney que fue coreada por las 80 mil  personas en el estadio.

9. Mo Farah y Jessica Ennis enamoran a los británicos. El fondista campeón de los 5 mil  y 10 mil metros y la reina del heptatlón fueron los rostros británicos de los Juegos, y ayudaron en gran medida a mantener encendido el fervor de la afición local que abarrotó el estadio para las pruebas de atletismo.

10. Estados Unidos y su imbatibilidad en el básquetbol. Es fácil pensar en el dominio de las estrellas de la NBA del equipo de hombres que vencieron a España en la final para repetir el oro de Beijing, pero el verdadero dominio es del equipo de mujeres que aplastó a Francia en la final para conquistar su quinto oro consecutivo.

___

LO PEOR

1. Disculpe Corea del Norte, nos equivocamos de bandera. Los Juegos ni siquiera habían empezado oficialmente y el comité organizador ya estaba metido en una polémica diplomática. Resulta que antes del comienzo de un partido entre Corea del Norte y Colombia en el fútbol de mujeres —dos días antes de la ceremonia inaugural— los organizadores en el estadio de Glasgow pusieron la bandera de Corea del Sur al lado del nombre y la foto de una norcoreana. Como era de esperarse, a los norcoreanos no les hizo gracia el error, y las jugadoras se negaron a entrar a la cancha hasta que recibieron una disculpa oficial.

2. El eterno problema del dopaje. Hasta la clausura, un atleta arrojó positivo a una sustancia prohibida en los controles antidopaje durante los Juegos, aunque otros siete fueron atrapados en los controles realizados antes de los Juegos. Uno de los siete compitió en Londres antes que se divulgara su resultado. Además, 117 casos de dopaje fueron detectados antes de los Juegos y los culpables no pudieron competir en Londres.

3. Escándalos en Twitter. Es increíble los problemas que 140 caracteres o menos le pueden ocasionar a una persona, y especialmente a un atleta olímpico. Dos atletas fueron expulsados de los Juegos por tuits racistas, mientras que un fanático que insultó y amenazó a un clavadista británico fue arrestado por sus mensajes en la red social.

4. Asientos vacíos. El inicio de los Juegos tuvo su cuota de polémica por la gran cantidad de asientos vacíos en algunas sedes, especialmente en partidos de fútbol de la primera ronda. Aunque los organizadores dijeron que estaban agotadas todas las entradas, muchas fueron a parar a manos de patrocinadores corporativos y dirigentes olímpicos que nunca las usaron. Los organizadores de Río 2016 tomaron nota del problema y prometieron que no habrá asientos vacíos en cuatro años.

5. Lo sentimos, será en otra ocasión Brasil (y España, y Uruguay, y Gran Bretaña). Ese cuarteto llegó a Londres como los favoritos para conquistar el oro en el torneo de fútbol de hombres. La presea terminó en manos de México, que le ganó la final a Brasil. Para los brasileños, fue una enorme cachetada y alargó la espera por el único título que jamás han ganado. España, que trajo a figuras de la talla de Juan Mata y Jordi Alba, fue la que más decepcionó, al despedirse en la fase de grupos sin siquiera anotar un mísero gol.

6. Ryan Lochte NO es el próximo Phelps. El nadador estadounidense fue vendido por la máquina publicitaria como el sucesor de Phelps en la piscina, pero aunque ganó cinco preseas, sólo dos fueron de oro, un desempeño lejos de lo que se esperaba para el que fue el gran némesis de Phelps en las grandes competencias recientes. Con 28 años, difícilmente tendrá la oportunidad de aumentar mucho su botín si llega a competir en Río.

7. ¿Fin de la era de Isinbayeva? Yelena Isinbayeva tiene todos los récords habidos y por haber en el salto con pértiga y buscaba su tercer oro consecutivo en Juegos Olímpicos. No sucedió. Peor aún, la rusa terminó tercera, aunque luego se le vio bastante contenta con su medalla de bronce, porque dijo que había tenido problemas físicos. Isinbayeva aseguró que volverá a buscar el oro en Río 2016, aunque para entonces ya tendrá 34 años.

8. Las lesiones frenan el duelo Robles-Xiang en las vallas. Era uno de los enfrentamientos más esperados de los Juegos: el cubano Dayron Robles contra el chino Liu Xiang en la final de los 110 metros con vallas. Las lesiones se encargaron de frustrarlo, tal y como sucedió hace cuatro años en Beijing. En aquella ocasión, fue Xiang el que se bajó de la prueba, para romperle el corazón a millones de compatriotas. Esta vez, Xiang se lastimó una pierna apenas comenzó su carrera en la fase eliminatoria, mientras que Robles se lesionó en la final y no cruzó la meta.

9. El casi oro de Rigoberto Urán. Quizás sea un poco injusto calificar como un “fracaso” lo de Urán. Después de todo, nadie tenía en sus planes que el colombiano ganara la medalla de plata en una prueba de ruta del ciclismo que estaba diseñada a la medida de los competidores británico. El problema es que Urán tenía el oro casi en el bolsillo, pero un error casi infantil en los 400 metros finales, al mirar por encima del hombro incorrecto y perder el balance, permitió al kazajo Alexandre Vinokourov superarlo en el sprint y arrebatarle el título.

10. China pierde en bádminton… a propósito. Cuatro parejas en la competencia de bádminton, incluyendo la favorita de China, fueron expulsadas de los Juegos por perder a propósito en la fase de round robin para conseguir cruces más favorables en la siguiente ronda.

AP

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

¿Por qué se sigue cayendo internet?

Los colapsos de Facebook y su familia de aplicaciones están provocando una interrupción significativa para las empresas de todo el mundo. Y algunos problemas se remontan al mismo inicio de internet.
13 de octubre, 2021
Comparte

Dudo que Mark Zuckerberg lea los comentarios que la gente deja en sus publicaciones de Facebook.

Pero, si lo hiciera, le tomaría aproximadamente 145 días, sin dormir, para abrirse paso entre la avalancha de comentarios que le enviaron después de que se disculpara por el colapso de los servicios la semana pasada.

“Perdón por la interrupción de hoy”, publicó el fundador y director ejecutivo de Facebook, luego de casi seis horas de Facebook, WhatsApp e Instagram sin conexión.

La compañía culpó a un trabajo de mantenimiento de rutina de la interrupción: sus ingenieros habían emitido un comando que desconectaba involuntariamente los centros de datos de Facebook de internet en general.

Alrededor de 827,000 personas respondieron a la disculpa de Zuckerberg.

Los mensajes iban desde lo divertido: “Fue terrible, tuve que hablar con mi familia”, comentó un usuario italiano, hasta lo confundido: “Llevé mi teléfono al taller pensando que estaba roto”, escribió alguien de Namibia.

Y, por supuesto, los hubo muy molestos y enojados: “No puedes hacer que todo se cierre al mismo tiempo. El impacto no tiene precedentes”, publicó un empresario nigeriano. Otro de India pidió una compensación por la interrupción de su negocio.

Lo que está claro ahora, si no era ya obvio, es cuán dependientes se han vuelto miles de millones de personas de estos servicios, no solo para diversión, sino también para la comunicación esencial y el comercio.

Ilustración de WhatsApp, Facebook e Instagram

Getty Images

Lo que también está claro es que esto está lejos de ser una situación única: los expertos sugieren que los cortes generalizados se están volviendo más frecuentes y más perturbadores.

“Una de las cosas que hemos visto en los últimos años es una mayor dependencia de una pequeña cantidad de redes y empresas para entregar grandes porciones de contenido de internet“, dice Luke Deryckx, director técnico de Down Detector.

“Cuando uno de esos, o más de uno, tiene un problema, no solo los afecta a ellos, sino a cientos de miles de otros servicios”, agrega.

Facebook, por ejemplo, ahora se usa para entrar a una variedad de servicios y dispositivos diferentes, como televisores inteligentes.

“Y entonces, ya sabes, tenemos este tipo de ‘cierres por nieve’ en internet que ocurren ahora”, dice Deryckx. “Algo pasa todos nos miramos como diciendo ‘bueno, ¿Qué vamos a hacer?'”.

Deryckx y su equipo en Down Detector supervisan los servicios web y los sitios web en busca de interrupciones.

Dice que las interrupciones generalizadas que afectan a los principales servicios son cada vez más frecuentes y más graves.

“Cuando Facebook tiene un problema, crea un impacto tan grande en internet, pero también en la economía y, ya sabes … en la sociedad. Millones, o potencialmente cientos de millones, de personas están simplemente sentadas esperando que un pequeño equipo en California arregle algo. Es un fenómeno interesante que ha crecido en los últimos años”.


Derrumbes significativos

  • Octubre de 2021: un “error de configuración” derribó Facebook, Instagram y WhatsApp durante casi 6 horas. Otros sitios como Twitter también se vieron interrumpidos debido al aumento de nuevas visitas a sus aplicaciones.
  • Julio de 2021: más de 48 servicios, incluidos: Airbnb, Expedia, Home Depot, Salesforce estuvieron inactivos durante aproximadamente una hora después de un error con el sistema de nombres de dominio (DNS) en la empresa de entrega de contenido Akamai. Siguió a una interrupción similar en la empresa un mes antes.
  • Junio de 2021: Amazon, Reddit, Twitch, Github, Shopify, Spotify, varios sitios de noticias estuvieron inactivos durante aproximadamente una hora después de que un cliente del proveedor de servicios de computación en la nube activara accidentalmente un error previamente desconocido.
  • Diciembre de 2020: Gmail, YouTube, Google Drive y otros servicios de Google cayeron simultáneamente durante unos 90 minutos después de que la compañía dijera que encontró un “problema de cuota de almacenamiento interno”.
  • Noviembre de 2020: un problema técnico con una de las instalaciones de Amazon Web Service en Virginia, EE.UU., afectó a miles de servicios en línea de terceros durante varias horas, principalmente en América del Norte.
  • Marzo de 2019: Facebook, Instagram y WhatsApp cayeron o sufrieron graves interrupciones durante unas 14 horas después de un “cambio de configuración del servidor”. Algunos otros sitios, incluidos Tinder y Spotify, que usan Facebook para entrar, también se vieron afectados.

Inevitablemente, en algún punto, durante una gran interrupción de los servicios a la gente le preocupa que el colapso sea el resultado de algún tipo de ciberataque.

Pero los expertos sugieren que, la mayoría de las veces, se debe a un caso más mundano de error humano, agravado, dicen, por la forma en que internet se mantiene unida con un conjunto complejo de sistemas obsoletos y complicados.

Durante la interrupción de Facebook, los expertos bromearon en Twitter, diciendo que algunos de los sospechosos habituales o las razones de los problemas de interrupción son “más antiguos que las Spice Girls” y están “diseñados en el reverso de una servilleta”.

El profesor Bill Buchanan, científico de internet, está de acuerdo con esta caracterización: “Internet no es la red distribuida a gran escala que DARPA (la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa), los arquitectos originales de internet, intentaron crear, que podría resistir un impacto nuclear”.

“Los protocolos que utiliza son básicamente los que se redactaron cuando nos conectamos a computadoras centrales desde terminales tontas. Una sola falla en su infraestructura central puede hacer que todo se derrumbe”.

El profesor Buchanan dice que se pueden hacer mejoras para hacer que internet sea más resistente, pero que muchos de los fundamentos de la red están aquí para quedarse para bien o para mal.

“En general, los sistemas funcionan y no se pueden ‘apagar’ ciertos protocolos de internet por un día para intentar rehacerlos”, señala.

comunicación global

Getty Images
Los expertos dicen que los servicios de internet se han vuelto demasiado centralizados.

En lugar de intentar reconstruir los sistemas y la estructura de internet, el profesor Buchanan cree que debemos mejorar la forma en que lo usamos para almacenar y compartir datos, o arriesgarnos a más interrupciones masivas en el futuro.

Sostiene que internet se ha vuelto demasiado centralizado, es decir, cuando demasiados datos provienen de una sola fuente.

Esa tendencia debe revertirse con sistemas que tienen múltiples nódulos, explica, para que ninguna falla pueda detener el funcionamiento de un servicio.

Hay un lado positivo aquí. Aunque las interrupciones importantes de internet afectan la vida de los usuarios y las empresas, en última instancia, también pueden ayudar a mejorar la resistencia de internet y los servicios web conectados a éste.

Por ejemplo, Forbes estima que Facebook perdió US$66 millones durante la interrupción de seis horas por la suspensión o el éxodo de los anunciantes en el sitio.

Es probable que ese tipo de pérdida concentre las mentes de los altos ejecutivos en evitar que vuelva a suceder.

“Perdieron una gran cantidad de dinero ese día, no solo en el precio de sus acciones, sino también en sus ingresos operativos”, según Deryckx.

“Y si nos fijamos en las interrupciones causadas por las redes de entrega de contenido como Fastly y Cloudflare, también perdieron una gran cantidad de clientes frente a la competencia”.

“Entonces creo que estos operadores están haciendo todo lo posible para mantener las cosas en línea”.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=evVGBKvH4m8

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.