Londres 2012: el cruel destino del atleta que llega cuarto
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Londres 2012: el cruel destino del atleta que llega cuarto

7 de agosto, 2012
Comparte

El cubano Manuel Huerta celebra su clasificación a los Juegos Olímpicos.

La tradición olímpica de premiar con medallas a los tres finalistas mejor colocados es una de esas típicas arbitrariedades que pasan por justicia, especialmente irritantes para quienes quedaron en cuarto lugar.

El atleta chileno Tomás González, que ha puesto a la gimnasia de su país en el primer plano internacional, es el príncipe del cuarto puesto, ya que se quedó a las puertas del podio en dos ocasiones estos juegos, en suelo y en salto.

Este y otros casos (ver recuadro) son particularmente dolorosos porque atletas excepcionales son percibidos como “perdedores” en la imaginación popular, cuando en realidad han dejado muy alto su deporte y la imagen de sus países.

Y entonces surge la pregunta: ¿por qué dar tres medallas y no cuatro, o cinco?

Pues por la sencilla razón de que el podio de tres ya es algo institucionalizado, y agregar una nueva medalla debilitaría la ceremonia y el valor mismo de los premios.

Además, ¿de qué metal sería la cuarta medalla? Si hasta el bronce ya parece pobre.

El Comité Olímpico Internacional también entrega diplomas a los ocho mejor clasificados en cada especialidad, y es por eso que el periodismo español suele hablar de “Fulano ganó diploma” al referirse al cuarto puesto, costumbre que tiene la ventaja de ofrecer una imagen ganadora en vez de perdedora.

Origen del podio

Este diploma nos remite al origen de las medallas y del podio.

Los antiguos griegos daban a los ganadores coronas de olivo (de una variedad silvestre, kotinos, que crecía en la zona de Olimpo), y esto se tomó como modelo para los primeros juegos modernos, que se realizaron en Atenas en 1896.

No hubo oro en Atenas: el ganador recibió el olivo y una medalla de plata, mientras que el segundo tuvo su olivo y una medalla de bronce.

Cuatro años después, en París, los ganadores recibieron copas y otros trofeos.

Las tres medallas

La tradición moderna nació en 1904, en los Juegos de St. Louis, Estados Unidos, que distribuyó por primera vez medallas de oro, plata y bronce.

Al institucionalizarse el podio de tres puestos y tres metales, el Comité Olímpico Internacional lo extendió retroactivamente a los juegos anteriores.

El podio de tres también tiene su lógica si tomamos en cuenta la estrecha relación entre deporte y educación.

Educación y deporte

Muchos de los primeros organizadores del movimiento olímpico fueron educadores, comenzando por el propio barón Pierre de Coubertin, que trabajó incansablemente para que las escuelas francesas incluyesen la educación física en sus currículos, llevando hasta sus últimas consecuencias lógicas lo que él había observado en los colegios ingleses más exclusivos, pioneros del sistema.

La misma idea de premiar a los tres atletas más destacados en cada especialidad tiene su base en la tradición académica, que suele reconocer los méritos de los egresados con tres honores latinos: cum laude (con honor), magna cum laude (con gran honor) y summa cum laude (con máximo honor).

Hay un detalle que revela cierta incomodidad original del movimiento olímpico con esta clasificación del mérito de los deportistas: el podio, concebido inicialmente para mostrar a los tres atletas en niveles diferentes, ahora coloca al segundo y al tercero en el mismo nivel.

El diseño de tres niveles, que parece natural, en realidad da una imagen brutal de jerarquías: parece extender a los seres humanos una discriminación elitista.

Contra el elitismo

Para suavizar esa impresión, el Comité Olímpico Internacional requiere de los organizadores un podio de dos niveles, con una diferencia de altura bastante discreta, y también impone un protocolo en la presentación de los premiados, que deben saludarse por turno, para destacar que, en el fondo, son iguales.

Así, el COI cubre con un manto de discreción una selección de los mejores, de una élite, vamos. Un movimiento que presume de democrático, de igualitario, no puede permitirse la sospecha de que reconoce y recompensa el privilegio.

En el siglo XXI nos sentimos muy civilizados, o por lo menos nos consolamos de nuestras arbitrariedades recordando el mayor abuso del sistema olímpico: en el año 67 de nuestra era, el Emperador Nerón acudió a los juegos y recibió numerosas coronas de olivo (nada menos que 1.808, según una versión), que ganaba con sólo presentarse, o tras sobornar a sus rivales más peligrosos.

Belleza y literatura

Si se quiere elegir al mejor siempre se corre el riesgo de un abuso, pero los reglamentos deportivos ya han reducido al mínimo la arbitrariedad en la selección, algo que no puede decirse de las competiciones en otros ámbitos, como los torneos de belleza y los premios de literatura.

En 1974, por ejemplo, cuando Graham Greene, Vladimir Nabokov, Saul Bellow y Jorge Luis Borges (en ese orden) eran los favoritos para el Premio Nobel de Literatura, los ganadores fueron los suecos Eyvind Johnson y Harry Martinson, escritores discretos pero que tenían la ventaja de integrar el panel de jurados.

Lo cierto es que muchos deportistas y aficionados pierden de vista el hecho básico de que la naturaleza misma del deporte implica una distinción entre el que gana y el que pierde: no es una cuestión de justicia sino de orden natural.

Crueldad del sistema

Es por eso que presentar a varios ganadores, en una prueba en la que un solo participante ganó y todos los demás perdieron, equivale a un pase de magia.

Esto se logró gracias a la idea de identificar a esos ganadores con metales que reflejan una escala de valores: el equivalente moderno de los honores latinos.

Pero el sistema ya no admite estiramientos: es cruel para atletas como Tomás González, que se merecen el agradecimiento de sus paisanos aunque hayan vuelto de Londres con un mero diploma, en vez de una medalla.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
Getty Images

Mulan: la historia de la leyenda china que inspiró la película de Disney

Disney está marcando un hito obligado por la COVID-19 con esta nueva adaptación de una antigua y apreciada balada china.
Getty Images
4 de septiembre, 2020
Comparte

“Mulan”, la película de acción real de Disney, marcó un hito histórico esta semana al convertirse en la primera producción fílmica de megapresupuesto de Hollywood que se lanza directamente por televisión sin haber pasado por salas de cine.

El brote mundial de covid-19 afectó el plan de lanzamiento del largometraje de US$200 millones, que había sido programado para marzo, aplazado para julio y luego para agosto, hasta que Disney lo retiró de su calendario de estrenos, a pesar de haber invertido en la promoción de la película.

Finalmente se supo que “Mulan” sería un título bajo demanda con un costo de US$29.99 por alquiler en los países donde Disney+ está en funcionamiento, una muestra del esfuerzo por encontrar esquemas de distribución alternativos para las produccioneshollywoodenses más lucrativas en un momento en que la mayoría de los cines en Estados Unidos y en China, el segundo mercado de películas más grande del mundo, permanecen cerrados debido a la pandemia.

La producción es una nueva versión del largometraje animado de Disney “Mulan” de 1998, una adaptación de una leyenda china sobre la lucha de una chica que supera varios desafíos y demuestra su valía, no solo para salvar el imperio chino y brindar honor a su familia, sino también para asegurar un interés amoroso y, por lo tanto, un matrimonio futuro prometedor.

Si bien la película animada ayudó a popularizar a “Mulan” entre una audiencia global, la leyenda ya tenía una larga historia de transformación y adaptación en China y otros lugares antes de 1998, y después.

¿Cuál es la historia “real” de Mulan en la cultura china?

En China y las regiones de habla china, Mulan es prácticamente sinónimo de “heroína”; en Estados Unidos, su nombre prácticamente equivale a “la mujer guerrera”. Con tal popularidad que se extiende a través de diferentes culturas, así como opiniones variadas y debates sobre la autenticidad, muchos se preguntan cuál es la verdadera historia.

Dibujo de Mulan

Getty Images
Mulan es un personaje legendario de la antigua China que toma el lugar de su anciano padre en el ejército y lucha durante 12 años, ganando gran mérito mientras rechaza cualquier recompensa. Aquí es imaginada en una pintura a mano sobre seda de finales del siglo XIX.

El primer texto escrito de la historia de Mulan es una balada folclórica que se remonta a las dinastías del Norte en China (386-581 d.C.).

En poco más de 300 palabras, la Balada de Mulan cuenta la historia de una niña que se viste de hombre y se une al ejército, ocupando el lugar de su padre porque no tiene un hermano mayor para cumplir ese rol.

Tras años de campaña militar y servicio a su país, regresa con el honor y obsequios del emperador.

Sus padres, su hermana y su hermano menor preparan un banquete para darle la bienvenida a casa. Mulan se cambia de ropa, se arregla el cabello y se maquilla la cara, y saluda a sus compañeros soldados que están en shock. Luchando codo con codo durante años, no sabían que Mulan era en realidad una mujer.

Al igual que otros cuentos que han gozado de una popularidad duradera y numerosas variaciones, la leyenda de Mulan incluye algunos de los elementos comunes: el personaje principal se va de casa, emprende aventuras y completa con éxito algo extraordinario.

Historias como la suya tienden a ser elásticas, lo que permite detalles adicionales y adaptaciones variadas.

Vale la pena señalar el mensaje subyacente de su historia: la transgresión de Mulan (pretender ser un hombre) está justificada (lo hace para salvar a su padre y servir a su país), reivindicada (por lograr el éxito en el servicio militar) y mitigada al final (pues vuelve a casa y retoma su vida de mujer). Por lo tanto, es extraordinaria pero no amenazante para la estructura social.

Mulan del Circo Estatal de China

Getty Images
La historia de Mulan ha sido tema de obras teatrales, ballets, series y filmes y adaptada según la época. Esta versión es del Circo Estatal de China, 2009.

Desde la balada, el nombre y la historia de Mulan se han adaptado, vuelto a contar y aludido en diferentes géneros a través de varias dinastías imperiales en China.

Numerosos escritores chinos han elogiado a Mulan y sus extraordinarias hazañas, destacando su piedad filial, lealtad, virtud, habilidades marciales o logros militares, al tiempo que adjuntan nuevas interpretaciones y detalles coloridos.

Esos recuentos suelen reflejar el contexto social e histórico de la época.

Por ejemplo, una obra de teatro del siglo XVI llamada “Mujer Mulan se une al ejército tomando el lugar de su padre”, representa a Mulan como una doncella guerrera con los pies vendados.

Incluye momentos dramáticos en los que el personaje principal se desata los pies para calzar en un par de zapatos de hombre antes de unirse al ejército y los vuelve a atar después de su regreso, situando a su personaje dentro de la práctica de venda de pies de las mujeres en esa época.

La obra concluye la historia con la boda de Mulan con un marido que sus padres han elegido para ella, destacando el regreso del personaje principal al “lugar legítimo” para las mujeres jóvenes.

Mulan de la Compañía de Danza de Hong Kong, en 2015.

Getty Images
Aquí está en la versión de la Compañía de Danza de Hong Kong, en 2015.

En los capítulos de una novela del siglo XVII, “El romance histórico de las dinastías Sui y Tan”, Mulan se suicida después de regresar a casa.

También revela su identidad de género para poder preservar su pureza sin desafiar una orden imperial que la convoca para convertirse en una consorte de palacio. Tal elemento de la trama refleja la norma social de priorizar la pureza y fidelidad sexual de una mujer sobre todo en ese momento.

Las nuevas versiones continúan desarrollándose en tiempos modernos y contemporáneos.

Algunas adaptaciones realizadas en la década de 1930 presentan a Mulan como una heroína nacional y un símbolo icónico para impulsar el espíritu de la gente en la lucha contra la invasión japonesa.

Más tarde, su personaje jugó un papel importante en la ideología política del Partido Comunista que promueve la igualdad de género en China.

La serie de televisión de 1998, “Hua Mulan”, dirigida por Shui-Ching Lai y Raymond Lee, y el largometraje de acción en vivo de 2009 con el mismo nombre dirigido por Jingle Ma y Wei Dong, son dos ejemplos notables de reinventar el personaje y la historia de Mulan en los medios de comunicación.

¿Es Mulan una figura histórica real en China?

La respuesta corta es no. No tenemos evidencia existente que demuestre que Mulan es una figura histórica que vivió durante un tiempo en particular.

Dibujo de Mulan

BBC
La balada original no dice de dónde era, pero da algunas pistas.

Sin embargo, las cosas son complicadas, especialmente cuando consideramos el probable origen oral de la balada folclórica (el primer documento escrito sobre ella) y cómo su historia ha evolucionado en China (comenzando en los siglos IV al VI y aún hoy).

¿Qué nos dicen todos los documentos supervivientes? Ciertamente es posible que personas y eventos reales hayan servido de inspiración para la balada.

Podemos, por ejemplo, buscar pruebas de la procedencia de Mulan.

Aunque las versiones tempranas de su historia provienen de la poesía, el drama, la ficción, los ensayos y las notas, su nombre se abrió paso en las historias locales en el siglo XIX, como “Las gacetas de Grand Qing” (los gaceteros suelen recopilar eventos y personas destacadas, anécdotas, tradiciones locales y otros documentos, y en el mejor de los casos son semihistóricos).

Y a pesar de que la balada de Mulan antes mencionada carece de información específica sobre de dónde es Mulan, sí menciona lugares como el río Amarillo y la montaña Yan, datos que la gente luego usó para interpretar o imaginar su ciudad natal.

Además de las entradas en las gacetas, hay inscripciones en tablillas, tumbas, santuarios conmemorativos y estatuas dedicados a ella.

¿Cómo era la “verdadera Mulan”?

La balada original no incluye ningún detalle de la apariencia de Mulan, aunque sí menciona que Mulan se cambia a ropa de mujer y se arregla el cabello y el maquillaje después de regresar a casa.

Fue más tarde que empezaron a aparecer dibujos de ella en libros sobre mujeres bellas o como ilustraciones acompañantes en algunos de los relatos.

Mulan, imaginada en un dibujo en seda

BBC
Las representaciones pictóricas de Mulan aparecieron después de la balada.

Aunque estos materiales no son evidencia para demostrar que Mulan es una figura histórica, aportan capas adicionales a su historia, convirtiéndola en un palimpsesto a lo largo del tiempo. En otras palabras, mucho antes de que Mulan se convirtiera fuera introducida al mundo exterior, su historia ya pasado por grandes transformaciones e inspirado numerosos relatos en China.

¿Cómo se hizo popular Mulan entre el público de habla inglesa?

Aunque es difícil precisar la fecha exacta de la primera aparición de Mulan en idioma inglés, las traducciones de la Balada de Mulan comienzan a aparecer a más tardar en el siglo XIX.

No fue hasta el siglo XX, a través de “La mujer guerrera. Memorias de una adolescente entre fantasmas” (1976) de Maxine Hong Kingston, que Mulan se presentó a una amplia gama de lectores en Estados Unidos. El libro de Kingston también llevó su fama a muchos otros países a través de ediciones traducidas.

"Dijo que me convertiría en esposa o esclava, pero me enseñó la canción de la mujer guerrera, Fa Mu Lan. Yo habría de convertirme en una mujer guerrera"", Source: "La mujer guerrera" de Maxine Hong Kingston, Source description: , Image:

Un hito indiscutible en la literatura estadounidense en general, y en la literatura asiático-estadounidense en particular, “La mujer guerrera” recibió muchos premios y honores, ha sido un texto ampliamente enseñado en las aulas de colegios y universidades y generado animados debates entre académicos y estudiantes. Además, se ganó el corazón de los lectores en general.

La película animada de Disney de 1998, junto con su secuela Mulan II (una producción directa a video lanzada en 2005) y los productos comerciales complementarios, han ayudado a Mulan a convertirse en un fenómeno global.

Si bien hay una serie de adaptaciones cinematográficas de la historia de Mulan disponibles en chino e inglés, de acción en vivo y animadas, ninguna ha recibido tanta atención de los espectadores y críticos como la película de Disney de 1998.

Algunos críticos elogian al primer personaje principal chino de Disney como modelo a seguir; otros critican la caricatura racial y la apropiación cultural de la película.

El dragón Mushu

Getty Images
El dragón Mushu de la adaptación en dibujos animados de Mulan de Disney, aquí en Disney on Ice.

En cualquier caso, la versión animada de Disney fue lanzada en más de 30 versiones dobladas y logró una popularidad abrumadora y un éxito de taquilla mundial, presentando así a Mulan a una audiencia global.

El nuevo largometraje de acción en vivo, dirigido por Niki Caro y con un elenco asiático, refleja el éxito financiero y la influencia cultural duradera de su predecesor animado, y habla además de la continua popularidad de Mulan entre niños y adultos por igual.

* Lan Dong es la autora de “La leyenda y legado de Mulanen China y Estados Unidos. Es profesora Louise Hartman Schewe y Karl Schewe en el Departamento de Inglés de la Universidad de Illinois Springfield.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Yd02AZz63Sw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.