Londres 2012: superar el dolor del esfuerzo haciendo más ejercicio
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Londres 2012: superar el dolor del esfuerzo haciendo más ejercicio

El entrenamiento intensivo le enseña al cuerpo a utilizar el ácido láctico como fuente de combustible equiparable a los carbohidratos que se almacenan en el tejido muscular o el azúcar en la sangre.
13 de agosto, 2012
Comparte

En los últimos años se ha hecho habitual la imagen de remeros que colapsan tras haberlo entregado todo en su persecución por el oro, atletas que se tambalean tras pasar la línea de meta o ciclistas a los que no les queda fuerza alguna en las piernas.

¿Qué pasa cuando estos deportistas de elite colapsan tras el esfuerzo? ¿Se puede responsabilizar por el agotamiento a una acumulación de ácido láctico en los músculos, tal como mucha gente asume?

A menudo se recurre al ácido láctico para describir el dolor que se siente durante un ejercicio extenuante y se lo señala como causante del posterior dolor de músculos, calambres y fatiga.

Pero el doctor Steve Ingham, jefe de fisiología en el Instituto Inglés del Deporte, asegura que el ácido láctico tiene mala prensa.

“Es una consecuencia natural del entrenamiento fuerte. Pero no es lo que causa el dolor. Eso son los nervios, que reaccionan porque los músculos están trabajando duro”, sostiene.

El ácido láctico es un subproducto que surge cuando los músculos emplean carbohidratos para crear energía para el ejercicio físico. El ácido se rompe en iones de hidrógeno y lactato, y son dichos iones los que producen dolor.

Ingham añade que “hacen que la situación sea incómoda y le están pidiendo al cuerpo que se detenga”.

Trabajar más duro

Mientras que una persona normal quizá deje de correr en la calle al sentir este dolor, un atleta de elite demostrará mucha mayor resistencia.

El doctor Tom Saw, médico deportivo en Milton Keynes que ha trabajado estrechamente con el equipo de remo británico, dice que esto se debe a su entrenamiento.

“Los atletas pueden hacer más ejercicio antes de que los productos resultantes de la ruptura química por el metabolismo empiecen a causar problemas.

“Pueden trabajar más duro durante más tiempo para producir la misma cantidad de lactato en la sangre y sobrellevarlo mejor”.

En deportistas de elite, el ácido láctico empieza a acumularse cuando se están ejercitando a un 80 o 90% de su ritmo cardíaco máximo.

Aún así, personas como el ciclista Chris Hoy o el atleta Mo Farah necesitan entrenarse seriamente al menos cinco veces a la semana para tolerarlo y producirlo en altas cantidades, duela o no.

“Es algo que se puede superar llevando a uno mismo hasta el límite. Tan pronto como haya terminado el ejercicio, el cuerpo lo utilizará como combustible”, dice Ingham.

Muchos años de investigación en este campo realizada por científicos de la Universidad de California en Berkeley denotaron que el entrenamiento de resistencia convierte al ácido láctico en un amigo, no un adversario.

Dicen que el entrenamiento intensivo le enseña al cuerpo a utilizar el ácido láctico como fuente de combustible equiparable a los carbohidratos que se almacenan en el tejido muscular o el azúcar en la sangre.

El lactato se puede quemar con oxígeno para crear incluso más energía.

Este uso eficiente del ácido láctico no sólo evita la acumulación de lactato sino que utiliza más energía del combustible corporal.

Piernas de gelatina

El manejo del dolor muscular difiere según el deporte del que se trate pero la clave es mantener los músculos en movimiento, dice Saw.

“Se ve a ciclistas que nada más terminar sus carreras se montan sobre bicicletas estáticas para recuperarse.

“Los remeros tienen que dejar de remar inmediatamente después de una carrera larga. A causa de esta parada repentina, sus músculos están llenos de iones de hidrógeno y hay un desequilibrio bioquímico en sus piernas, que produce dolor y debilidad”.

De ahí las imágenes de remeros a los que el emblemático Steve Redgrave tiene que ayudar a salir de las canoas.

La clave para deshacerse de los iones de hidrógeno causantes del dolor es simplemente entrenarse más, aunque algunas personas, como Redgrave y Matthew Pinsent, simplemente están predipuestos por la genética a ser “grandes motores”.

Son atletas que pueden deshacerse de los iones respirando oxígeno y creando más energía.

Los equipos de remo británicos son sometidos a pruebas en los que se valoran los umbrales de lactato, se mide cuánto esfuerzo pueden realizar antes de que el ácido láctico se acumule.

“Cuanto más despacio se acumule, mejor”, dice Saw.

Al final, el cuerpo sabrá cuándo ha tenido suficiente.

Ingham asegura que el ácido láctico es tan sólo una información heredada de la evolución, una útil herramienta para nuestros ancestros que iban de caza.

“Es un mensaje de alerta del cuerpo que dice que los suministros de energía están bajos.

“Si Ud. tiene que correr detrás de un animal para comérselo, y gasta mucha energía, entonces tiene que merecer la pena”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Viruela del mono: cómo se transmite, síntomas y qué hacer para evitar contagiarte

Con el aumento de casos de viruela del mono en el mundo, la OMS declaró este sábado una emergencia de salud global.
23 de julio, 2022
Comparte

 

La Organización Mundial de la Salud declaró este sábado la emergencia de salud global por el brote, después de que se hayan registrado más de 16 mil casos (cinco de ellos mortales) en 75 países, muchos de ellos en Europa, donde la enfermedad no era endémica.

Desde inicios de mayo, autoridades de salud de varias naciones, desde Europa hasta Canadá, Estados Unidos y Australia, comenzaron a detectar casos de esta extraña enfermedad, cuyos brotes anteriores habían sido muy contenidos.

En años recientes, solo se habían detectado casos fuera de África en EE.UU., Israel, Reino Unido y Singapur (aunque esto no implica que no se haya dado en otros países, donde los sistemas de detección epidemiológica son menos desarrollados).

Sin embargo, los brotes se han ido multiplicando en una forma que hicieron sonar las alertas en las instituciones sanitarias.

Diversos organismos de vigilancia epidemiológica y expertos, no obstante, llamaron a la calma tras la detección de los primeros casos y dijeron que la viruela del mono no constituye una amenaza para la salud del público general.

BBC

BBC

Sin embargo, es la primera vez que tantos países del mundo detectan a la par nuevos casos en el mismo lapso de tiempo y muchos de ellos sin conexión aparente o sin historiales de viaje a África.

Al ser una enfermedad ya conocida, centros de salud de numerosas naciones ya tienen desde hace tiempo protocolos para evitar los contagios, detectar los síntomas y ofrecer tratamientos.

Aquí te contamos algunas de esas claves sobre cómo puedes prevenir la viruela del mono y evitar contagiarte.

Estar atentos a posibles síntomas

Las autoridades sanitarias de varios países, incluidos varios latinoamericanos, se pusieron en alerta para identificar con celeridad cualquier potencial caso de viruela del mono, para poder ofrecer tratamiento, rastrear contactos y evitar la propagación del virus.

Para ello, las agencias de salud han recomendado a sus poblaciones estar atentas a los síntomas y acudir al médico si hay sospecha de estar contagiado, principalmente si has estado de viaje en las últimas tres semanas (el periodo de incubación de la enfermedad).

BBC

BBC

La Agencia de Seguridad Sanitaria de Reino Unido (Ukhsa, por sus siglas en inglés) señala que, al inicio, los síntomas de la enfermedad suelen ser parecidos a los de una gripe e incluyen:

  • fiebre
  • dolor de cabeza
  • dolores musculares
  • dolor de espalda
  • escalofríos
  • agotamiento
  • ganglios linfáticos inflamados

El síntoma más característico aparece de 1 a 5 días después de la fiebre: se desarrolla una erupción que a menudo comienza en la cara y luego se extiende a otras partes del cuerpo, principalmente manos y pies.

En muchos de los casos actuales, las personas han reportado la aparición de la erupción en la zona genital.

La forma en que se ven este tipo de ampollas cambia y pasa por diferentes etapas antes de finalmente formar una costra que luego se cae.

Si una persona presenta este tipo de erupción debe acudir al médico y aislarse para evitar transmitir la enfermedad a otros.

Partícula del virus de la viruela del mono.

Science Photo Library
Partícula del virus de la viruela del mono.

Estar atentos a los síntomas es clave, porque la viruela del mono, a diferencia de la covid, no se transmite antes de que las personas desarrollen síntomas.

La Clínica Cleveland explica que una persona puede contagiar a otra hasta que todas las costras se hayan caído y haya piel intacta debajo.

Evitar los contactos cercanos

En Reino Unido, donde se reportó una de las mayores cantidades de casos, las autoridades investigan como patrón que muchos de los enfermos son hombres que tienen sexo con otros hombres.

Aunque se han valorado algunas teorías como que el virus ha mutado y ahora también puede ser de transmisión sexual, epidemiólogos y virólogos británicos creen que al final esto se debe a que el virus se ha seguido transmitiendo de una forma ya conocida: el contacto cercano piel con piel.

Por eso, la agencia de salud británica se puso en contacto con clínicas de atención a personas LGBTI para alertar a estos grupos de potenciales riesgos asociados al contagio de la viruela del mono a través del contacto íntimo.

Susan Hopkins, asesora médica jefe de la Ukhsa, explicó que una de las medidas a tomar es velar por la aparición de lesiones en la piel.

“Hacemos un llamado para que los hombres que son homosexuales y bisexuales y estén al tanto de cualquier erupción o lesión inusual se comuniquen con un servicio de salud sexual sin demora si tienen inquietudes”, dijo.

Mano con lesiones causadas por la viruela del simio

Getty Images
Uno de los cerca de 20 pacientes infectados con viruela del mono en Estados Unidos en 2003, cuando se registraron los primeros casos en el continente americano.

Organizaciones LGBTI británicas han recomendando que las personas estén pendientes de cualquier erupción en sus potenciales parejas sexuales y que se discuta abiertamente sobre esta nueva enfermedad y sus síntomas ante un posible encuentro casual.

El potencial contagio de una persona a otra no ocurre solo por contacto durante el sexo.

La Ukhsa explica que la propagación puede darse a través de cualquier:

  • contacto con ropa usada por una persona infectada (incluidas ropa de cama o toallas)
  • contacto directo con lesiones o costras de la piel del enfermo
  • tos o estornudos de una persona contagiada

Es por eso que las autoridades sanitarias recomiendan no utilizar prendas ni tener contacto cercano con personas que puedan estar enfermas y, si presentas síntomas, aislarte y una vez que te recuperes, lavar tu ropa, incluidas toallas y sábanas.

Igualmente, sugieren usar pañuelos desechables en caso de toser y estornudar y, si puedes, evitar hacerlo con otras personas cerca de ti.

La higiene y otros cuidados

En ese sentido, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) recuerdan que lavarse las manos sigue siendo una acción decisiva ante este virus.

“Practica una buena higiene de manos después del contacto con animales o humanos infectados. Lávate las manos con agua y jabón o usa un desinfectante para manos a base de alcohol”, recomiendan los CDC.

La Clínica Cleveland recuerda que, en África, la enfermedad se ha vuelto más frecuente en niños, por lo que los padres deben aplicar estos cuidados también a los menores.

Aunque de momento no ha sido detectada en animales, otros brotes de viruela del mono han tenido su origen en algunas especies transportadas desde África.

Por eso, la Clínica Cleveland recomienda en general cocinar bien todos los alimentos que contengan carne o partes de animales.

Algunos expertos en salud pública también han recomendado a las personas que realicen viajes internacionales estar atentas a las recomendaciones de las autoridades locales y seguir sus indicaciones y protocolos, en caso de que existan, para evitar potenciales contagios.

Si trabajas con personas que están contagiadas en hospitales, clínicas o centros de salud, los CDC recomiendan que utilices equipos de protección personal.

* Esta nota fue publicada originalmente en el mes de mayo y actualizada con la declaración de emergencia de salud global por parte de la OMS el 23 de julio.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=x8FioTCY5gA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.