Los cinco hermanos del planeta Tierra
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Los cinco hermanos del planeta Tierra

Gliese 581g, Gliese 581d, Gliese 667Cc, Kepler 22b y HD85512b ¿podrían algún día sustituir a nuestro planeta?
Por Paul Rincon BBC Ciencia
8 de agosto, 2012
Comparte

Un equipo de científicos publicó recientemente los datos sobre un planeta que puede ser el más similar a la Tierra de los hallados hasta ahora.

Según el Laboratorio de Habitabilidad Planetaria estadounidense, sería el quinto planeta potencialmente habitable conocido fuera de nuestro Sistema Solar.

¿Qué sabemos de estos cinco planetas similares a la Tierra y cuán probable es que puedan albergar vida?

“Gemelo” de la Tierra

Sitio del Hubble

En septiembre de 2010, un equipo liderado por Estados Unidos anunció el descubrimiento del planeta Gliese 581g. Pero, tan pronto como se hizo el anuncio, comenzaron a surgir dudas.

El equipo del observatorio de Ginebra (Suiza) que había descubierto los otros cuatro planetas que giran alrededor de la estrella Gliese 581, no detectaron al 581g en sus investigaciones.

Sin embargo, los descubridores del planeta 581g han publicado ahora un análisis con más datos para aportar pruebas más consistentes de su existencia.

Esto es significativo por cuanto el Índice de Similitud con la Tierra (ESI, por sus siglas en inglés), muestra que el Gliese 581g es el planeta más parecido al nuestro de los descubiertos hasta ahora.

El ESI mide características de exoplanetas (término con el que se designan los planetas no pertenecientes al Sistema Solar) en una escala del 0 al 1, en la que 1 significa que es idéntico a la Tierra.

En la misma línea, el Catálogo de Exoplanetas Habitables, disponible en internet, lo incluyó en su lista de planetas con mayores probabilidades de albergar vida.

Al igual que otros mundos presentes en el catálogo, el Gliese 581g orbita en un “punto óptimo” alrededor de su estrella matriz -la zona habitable, también llamada zona Goldilocks- que no es ni demasiado caliente ni demasiado fría como para impedir que haya agua.

Tiene poco más del doble de masa que la Tierra y, aunque el planeta está más cerca de su estrella que la Tierra de la suya (el Sol), recibe prácticamente el mismo flujo de luz que nuestro planeta porque Gliese 581 es una enana roja y, por lo tanto, de luz más tenue que nuestro Sol.

Nuevo en el barrio

Representación artística de un atardecer en Gliese 667, Observatorio Europeo del Sur.

Presentado en febrero de 2012 por un equipo de la Carnegie Institution (EE.UU.) y la Universidad Goettingen (Alemania), Gliese 667Cc pertenece a una clase de planetas conocidos como Supertierras, un tipo de planeta con un tamaño que oscila entre el de planetas rocosos como la Tierra y Marte y el de los gigantes de gas como Júpiter y Saturno.

Con aproximadamente 4,5 veces la masa de la Tierra, el planeta Gliese 667Cc tarda 28 días en completar la órbita de su estrella, que está a sólo 22 años luz de distancia.

El exoplaneta absorbe casi tanta energía de su estrella como la Tierra del Sol. Esto significa que las temperaturas de la superficie pueden ser similares a las de la Tierra. Esto permitiría la presencia de agua sobre su superficie, uno de los prerrequisitos para que haya vida.

No obstante, los astrónomos dicen que esto no se puede confirmar sin tener más información sobre la atmósfera del planeta. Aún así, su codescubridor, Guillem Anglada-Escude, ha dicho del 667Cc: “Este planeta es el mejor candidato a albergar agua y, quizá, vida tal como la conocemos”.

Gran bestia

Este diagrama compara a la Vía Láctea con Kepler 22, un sistema de estrellas con la primera “zona habitable” descubierta por el telescopio Kepler.

Desde que fuera lanzado en marzo de 2009, el telescopio espacial Kepler, de la agencia especial estadounidense, NASA, ha detectado más de 2.300 candidatos exoplanetas.

De ellos, el Kepler 22b es el único confirmado dentro de la zona habitable alrededor de su estrella matriz, que es de la misma clase -tipo G- que nuestro Sol (aunque ligeramente más fresca y más pequeña).

Con un radio de 2,1 veces el de la Tierra, el Kepler 22b es más grande que otros de la lista de los cinco. Pero su órbita de 290 días alrededor de una estrella similar al Sol se asemeja a la de nuestro propio planeta.

Los astrónomos todavía no saben con seguridad si tiene una composición predominantemente gaseosa, rocosa o líquida.

Pero, para algunos, su tamaño sugiere una composición más cercana al gaseoso Neptuno que a la Tierra. En el momento de su descubrimiento, el cazador de exoplanetas Geoff Marcy, de la Universidad de California, dijo que “apostaría su telescopio a que no hay una superficie dura, rocosa, sobre la que caminar”.

Esto no es necesariamente malo para las perspectivas de que pueda contener vida: Natalie Batlha, científica de la misión, dijo que si el Kepler 22b fuera principalmente oceánico con un pequeño núcleo de roca, “no estaría fuera de toda posibilidad la existencia de vida en un océano de ese tipo”.

Baño de vapor

BBC

El planeta HD85512b, otra Supertierra que tiene 3,6 veces la masa de nuestro planeta, tiene su órbita en el margen interior de la zona habitable.

Esto se traduce en que es más parecido a Venus que a la Tierra en cuanto a la cantidad de energía que absorbe de su estrella.

Sin embargo, esto no tiene por qué excluir la posibilidad de vida.

La hospitalidad del planeta depende de la cantidad de nube que tenga cubriéndolo, dado que las nubes reflejan la radiación solar.

Sus descubridores calculan que si el HD85512b tuviera más del 50% de cobertura de nubes (en la misma cantidad que la Tierra), se podría contrarrestar la proximidad del planeta a su estrella lo suficiente como para que el agua permanezca líquida en su superficie.

No obstante, cualquier forma de vida en el HD85512b tiene que adaptarse a condiciones muy templadas. “Será muy pesado, imagínese el día de más bochorno que pueda pensar”, manifestó tras el hallazgo la codescubridora Lisa Kaltenegger, del instituto Max Planck de Alemania.

“No estamos diciendo que sea habitable para Ud. y para mí”.

¿Mundo de agua?

Descubierto en 2007 por un equipo del Observatorio de Ginebra que utilizó en Chile el instrumento para encontrar planetas, Gliese 581d es probablemente demasiado grande para estar formado enteramente de material rocoso.

En lugar de eso, es un serio candidato a ser un planeta oceánico, según uno de sus descubridores, Stéphane Udry.

Uno más en un sistema de cinco planetas, es el vecino más inmediato de Gliese 581g. Sin embargo, Gliese 581d orbita a una distancia mayor de su estrella matriz, en el margen exterior, más frío, de su zona habitable.

Simulaciones por computadora de la atmósfera del exoplaneta indican que, en algunos escenarios, los gases de efecto invernadero harían que las temperaturas de la superficie se mantuvieran por encima de los 0 grados centígrados y esto permitiría que el agua se quedara en su estado líquido.
Sin duda, dice Udry, el planeta “podría incluso estar cubierto por un amplio y profundo océano”.

Dado que está situado a tan solo 20,3 años luz, en la Constelación de Libra, los astrónomos deberían ser capaces de resolver algunas de estas cuestiones en el futuro, con observaciones espectroscópicas directas de la atmósfera del planeta.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

En qué se diferencia la pérdida de olfato y gusto por COVID de la producida por un resfriado

La COVID-19 difiere de las típicas enfermedades respiratorias en varios aspectos, incluyendo la forma en la que impacta sobre el sentido del olfato y el del gusto.
19 de agosto, 2020
Comparte

La pérdida del olfato que puede acompañar al coronavirus es única y muy diferente a la que puede experimentar alguien afectado por un fuerte resfriado o gripe, dicen investigadores europeos que han estudiado el tema.

Por ejemplo, cuando los pacientes con covid-19 tienen pérdida del olfato, esta tiende a ser repentina y grave.

Y, por lo general, tampoco tienen la nariz tapada, ni moquean. De hecho, la mayoría de las personas con coronavirus aún pueden respirar libremente.

Otra cosa que distingue a la enfermedad es que provoca una pérdida “total” del sentido del gusto.

Es decir, el coronavirus no simplemente reduce la capacidad de distinguir los sabores por la afectación del sentido del olfato, explican los investigadores en la revista Rhinology.

Los pacientes con coronavirus con pérdida del gusto realmente no pueden diferenciar entre amargo o dulce, afirman.

Los expertos sospechan que esto se debe a que el SARS-CoV-2 afecta a las células nerviosas directamente involucradas con el olfato y el gusto.

https://www.youtube.com/watch?v=Xs_NI20P8DE

Los principales síntomas del coronavirus son:

• alta temperatura

• tos nueva y continua

• pérdida del olfato o el gusto

En países como Reno Unido la recomendación es que cualquiera que tenga estos síntomas debe aislarse y hacer arreglos para que le practiquen una prueba para verificar si tiene el virus.

Los otros habitantes de la casa también deben aislarse para evitar una posible propagación.

La investigación sobre el olfato

Para averiguar más sobre el impacto del coronavirus sobre el sentido del olfato, el investigador principal del estudio publicado en Rhinology -el profesor Carl Philpott, de la Universidad de East Anglia, en Reino Unido- llevó a cabo pruebas de olfato y gusto en 30 voluntarios.

De estos, 10 tenían covid-19, 10 padecían de fuertes resfriados y 10 eran personas sanas, sin síntomas de resfriado o gripe.

Mujer con mascarilla huele una flor

Getty Images
En la mayoría de los casos, la pérdida de gusto y olfato es reversible.

La pérdida del olfato fue mucho más profunda en los pacientes con covid-19.

Estos también fueron menos capaces de identificar los olores y no podían distinguir para nada entre sabores amargos o dulces.

“Realmente parece haber características que distinguen al coronavirus de otros virus respiratorios“, destacó Philpott, quien trabaja con la organización benéfica Fifth Sense, que ayuda a personas con trastornos del olfato y el gusto.

“Esto es muy emocionante porque significa que las pruebas de olfato y gusto podrían usarse para discriminar entre pacientes con covid-19 y personas con un resfriado o una gripe normal”, dijo.

Niño oliendo un limón de manos de su padre

iStock
Según Philpott, pruebas de olfato caseras podrían ayudar a distinguir entre gripe y covid-19.

Según el científico, la gente podría hacer sus propias pruebas de olor y sabor en casa usando productos como café, ajo, naranjas, limones y azúcar.

Pero también hizo hincapié en que las pruebas de diagnóstico con hisopos de garganta y nariz siguen siendo esenciales si se teme haber sido infectado por el coronavirus.

Según Philpott, en la mayoría de las personas que se recuperan del coronavirus el sentido del olfato y el gusto regresan después de unas pocas semanas.

Punto de entrada

El profesor Andrew Lane es un experto en problemas de nariz y sinusitis en la Universidad Johns Hopkins, en Estados Unidos, y ha estado tratando de comprender cómo el coronavirus podría causar la pérdida del olfato.

Para ello él y su equipo han estudiado muestras de tejido de la parte posterior de la nariz, identificando niveles extremadamente altos de una enzima que estaban presentes únicamente en el área responsable del olfato.

Gráfico de cómo se reproduce el coronavirus en el cuerpo

BBC

Se cree que esta enzima, llamada ACE-2 (enzima convertidora de angiotensina II), es el “punto de entrada” que permite que el coronavirus ingrese a las células del cuerpo y cause una infección.

La nariz es uno de los lugares donde Sars-CoV-2, el virus que causa la covid-19, ingresa al cuerpo.

“Ahora estamos haciendo más experimentos en el laboratorio para ver si el virus realmente está usando estas células para acceder e infectar el cuerpo”, dijo el profesor Lane luego de publicar sus hallazgos en el European Respiratory Journal.

“Si ese es el caso, es posible que podamos abordar la infección con terapias antivirales administradas directamente por la nariz“, agregó.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=PM9KBQyKHz8

https://www.youtube.com/watch?v=Zh_SVHJGVHw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.