Los nexos políticos de Rafael Celaya en Sonora
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Los nexos políticos de Rafael Celaya en Sonora

En San Luis Río Colorado, Sonora, Rafael Celaya se ostentaba como coordinador de las campañas federales en el Primer Distrito, y presumía de su amistad con Emilio Gamboa Patrón, aunque en el PRI ahora lo niegan
Por Humberto Melgoza
11 de agosto, 2012
Comparte

Rafael Celaya Valenzuela, en un evento del PRI. Foto: Semanario Contraseña

San Luis Río Colorado, Sonora.- A finales del año pasado, cuando Rafael Celaya Valenzuela apareció en la escena política de San Luis Río Colorado, pretendiendo la diputación federal por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), nadie imaginaba que unos meses después se convertiría en escándalo internacional, al ser detenido en España como parte de una avanzada del Cártel de Sinaloa para expandirse hacia Europa.

Más que su detención junto con otras tres personas, entre ellos Jesús Gutiérrez Guzmán, supuesto primo de  Joaquín “El Chapo” Guzmán” Loera, la nota que inundó los portales y se expandió como virus por las redes sociales y demás telarañas informativas fue su relación en la campaña de Enrique Peña Nieto en el Primer Distrito Electoral de Sonora.

La versión fue débilmente desmentida por el Comité Estatal del PRI en Sonora, sin embargo las evidencias sostienen lo contrario.

Luego de su fallido intento por convertirse en el candidato del PRI a la diputación federal por el Primer Distrito, que abarca trece municipios con cabecera en San Luis Río Colorado, Rafael Celaya reapareció en esta frontera, ostentándose como coordinador de las campañas federales en el Primer Distrito.

Su nueva encomienda abarcaba la promoción de la candidatura presidencial de Enrique Peña Nieto; la del candidato a la Senaduría, con Ernesto “El Borrego” Gándara como protagonista y la de la diputación federal, con Manuel Baldenebro, el famoso “mataperros”, quien le ganó la candidatura interna por la diputación.

En la imagen, Rafael Celaya aparece volteado, a un costado de Baldenebro. La comida tiene lugar en plena campaña y con la cúpula del PRI Sonora. //Foto: Semanario Contraseña

Aunque nunca presentó ningún nombramiento por escrito, ni firmado por el candidato o por alguno de sus múltiples coordinadores de campaña, en San Luis se presentaba con dicho membrete, el cual habría recibido según su propio dicho como “premio de consolación” luego de que peleó la candidatura hasta en el Tribunal Federal Electoral, pero que no le bastó para imponerse a la maquinaria oficial que ungió a Baldenebro como candidato.

La “primicia” la dio  en una entrevista que se publicó en el Semanario Contraseña, pero sus declaraciones fueron difundidas en diferentes medios sonorenses y nunca fueron desmentidas por la cúpula priista en Sonora.

Incluso, en el diario La Prensa de San Luis Río Colorado, adquirido hace un par de años por el ahora ex candidato a diputado federal Manuel Baldenebro, apareció una nota en donde Rafael Celaya, una vez pasada la tormenta, asumía su papel como coordinador de los esfuerzos priistas en esta ciudad fronteriza.

La nota, publicada el 23 de marzo, destaca que Rafael Celaya acudió como testigo e invitado especial cuando el priista Manuel Baldenebro registró ante el Instituto Federal Electoral (IFE) su candidatura. Textualmente declaró: “Las ambiciones personales quedaron atrás, ahora es la unidad del partido”.

En la nota periodística, se decía que Celaya quien había sido “nombrado por Enrique Peña Nieto como coordinador de candidatos federales del primer distrito”, expresó “que nunca ha habido acuerdos ni desacuerdos con (Manuel) Baldenebro Arredondo, sino una sana competencia, donde hay que aceptarlo y reconocerlo, él es la persona más posesionada (sic) en este momento en el Distrito”.

Además de acompañar a Baldenebro a su registro en el IFE, luego apareció flanqueándolo en una rueda de prensa y hasta el final de la campaña lució la camisa oficial del equipo de Peña Nieto, blanca, de manga larga, a pesar del calor que hace por esta zona, con el nombre del candidato bordado.

La última vez que este reportero platicó con Rafael Celaya, en un restaurante de comida china, traía puesta esa camisa blanca, con el nombre del candidato priista. Sentada en una mesa contigua, una señora de Yuma, Arizona, que visitaba San Luis Río Colorado, se declaró fan de Peña Nieto y se la pidió de recuerdo, por lo que Celaya quedó de conseguirle una.

Ahora que trascendió la detención de Rafael Celaya, en el PRI Nacional y Sonorense se apresuraron a deslindarse, diciendo que no lo conocen. Algunos prominentes cuadros del PRI en San Luis Río Colorado aceptan que ante ellos también se ostentó como coordinador de las campañas federales en el Primer Distrito, pero no quieren por ningún motivo se mencionen sus nombres.

Joel Torres Gutiérrez, quien fue presentado de manera verbal como coordinador de la campaña de Peña Nieto en San Luis Río Colorado, cuyo nombramiento tampoco se le dio por escrito, mencionó que hasta donde él sabe Celaya Valenzuela terminó como apoyo en la campaña de Manuel Baldenebro, pero después dice no conocer más información de este personaje que terminó aliado con su contrincante político.

De trato amable y finos modales, con una seguridad que lo llevaba a afirmar con sobrada confianza “el candidato seré yo”, Rafael Celaya no ocultaba y hasta presumía su buena relación con personajes de la política nacional, como el polémico Emilio Gamboa Patrón, y era manifiesta su admiración por Ernesto “El Borrego” Gándara, senador electo por Sonora y a quienes muchos ponen como candidato a gobernador del Estado en 2015.

Político desenvuelto que hasta entonces se había conducido con un bajo perfil, en San Luis Río Colorado se agrupó en torno a la facción que controla el partido que dirige Juan Antonio López Álvarez, haciendo de manera temporal equipo con los obvios opositores de Baldenebro, encabezados por Joel Torres.

A finales de 2011, Rafael Celaya apareció aquí en San Luis y uno de los personajes que lo apoyaron fue el ex candidato a la alcaldía del PRI y maestro universitario Ramón Cid Lucero.  “El es de aquí, aquí estudió la primaria, tiene parientes aquí, en Caborca y en Atil. Yo no lo conocía, no es de mi generación, pero no niego que lo ayudamos en la precampaña. Es una tristeza lo que pasó, un muchacho tan inteligente, a todos nos sorprendió…¿tú crees que si Peña hubiera sabido se habría dejado tomar una foto con él?”.

Ramón Cid recordó que Celaya  vino, dijo que quería ser candidato. “Nos empezamos a juntar…había que buscar una alternativa a la que se estaba presentando  Baldenebro), se habló con él y se entró a la competencia”.

Luego que no obtuvo candidatura, tras una reunión del Consejo Político en Hermosillo Celaya, declaró que sería coordinador de la campaña de Manuel Baldenebro y a las semanas se le vio con el candidato y en sus oficinas de campaña, en el edificio de la avenida Carranza y 12, propiedad de la familia del ex gobernador priista de Sonora, Eduardo Bours.

“Lo único que te puedo afirmar es que en San Luis el coordinador de la campaña de Gándara fui yo, y el de Peña fue Joel Torres”, dijo Ramón Cid Lucero, marcando distancia.

Lo cierto es que Rafael Celaya apareció de la noche a la mañana en San Luis Río Colorado, lo presentaban como un cuadro joven y preparado, con una capacidad innata para relacionarse y con potencial político; sin padrinos visibles, se presentó ante los hombres de empresa y buscó financiamiento para su proyecto.

Lo poco que se sabía es que había nacido aquí, que cursó algunos años en la tradicional primaria “Abelardo L. Rodríguez” y que luego se mudó a Hermosillo, donde concluyó sus estudios como abogado y desde donde desplegó su incipiente pero ambiciosa carrera política.

Sin mayores referencias, el único antecedente que se tenía de su persona, además de algunos puestos de menor nivel en los gobiernos estatal y local del PRI, era su parentesco con Víctor Hugo Celaya Celaya, ex dirigente estatal del PRI en Sonora en los tiempos del gobernador Armando López Nogales, y con Francisco “Chito” Celaya,  titular de Desarrollo Social en un momento del gobierno de Eduardo Bours, Rafael Celaya salió en las portadas de los periódicos de la noche a la mañana.

Apenas la primera semana de junio pasado, Rafael Humberto Celaya Valenzuela se dejó ver en San Luis con la plana mayor del priismo, en plena efervescencia por la culminación del proceso electoral.

En esa ocasión llegaron exprofeso de la capital del estado para dar a conocer una noticia “bomba”: la adhesión de la panista Hilda Herrera, hechura del secretario de la Sidur en Sonora, José Inés Palafox –de los amigos cercanos del gobernador Guillermo Padrés–, a las campañas del PRI, desde Peña Nieto para abajo.

Antes de encabezar la rueda de prensa, en la cual no se permitieron preguntas de los reporteros, en los jardines del Hotel San Ángel se pusieron de acuerdo con los últimos detalles.

Allí se reunió la plana mayor del PRI en Sonora. Como se puede apreciar en algunas fotos, en la misma aparecen el coordinador de la campaña de Enrique Peña Nieto en Sonora, Juan Manuel Verdugo Rosas; el delegado del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI, Orlando Arvizu Lara, y el presidente del Comité Estatal del tricolor en Sonora, Rosario Rodríguez Quiñones.

También figuran el entonces candidato y ahora senador electo, Ernesto Gándara Camou, el candidato a la diputación federal, Manuel de Jesús Baldenebro Arredondo Y a un lado  se ve en tres cuartos de perfil el protagonista de esta historia, Rafael Celaya Valenzuela.

En la misma estaban el dirigente local del PRI, Juan Antonio López Álvarez, la secretaria general, Alejandra González Navarro y los entonces candidatos a la alcaldía y a la diputación local, Marco Antonio Ramírez Wakamatzu y Filiberto Quintero López.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Donald Trump y su esposa Melania dan positivo a COVID-19

El presidente estadounidense y su mujer se encuentran en cuarentena tras dar positivo por coronavirus. Todavía no se sabe cómo afectará este contagio al próximo debate presidencial, programado para el 15 de octubre.
2 de octubre, 2020
Comparte

Donald Trump y su esposa Melania dieron positivo por covid-19, así lo anunció el presidente de Estados Unidos en la madrugada de este viernes, poco después de que se conociera que una de sus ayudantes más cercanas resultó contagiada.

Apenas unas horas antes de conocerse la noticia se supo que Hope Hicks, de 31 años y una de las asistentes de mayor confianza del mandatario, contrajo el nuevo coronavirus.

Ambos viajaron juntos el martes en el avión presidencial rumbo al primer debate presidencial realizado en la ciudad de Cleveland (estado de Ohio) frente al candidato demócrata Joe Biden.

El presidente, que tiene 74 años y por tanto pertenece al grupo de alto riesgo, anunció la noticia en su cuenta de Twitter.

Según el examen físico más reciente de Trump pesaba a principios de este año110,7 kg. Esto se considera obeso para su altura de 1,9 metros.

Cuarentena

“Comenzaremos nuestro proceso de cuarentena y recuperación de inmediato. ¡Lo superaremos juntos!”, escribió en su red social.

Todavía no está claro cómo afectará este contagio a la organización del segundo debate presidencial, programado para el 15 de octubre en Miami, Florida.

El médico de Trump, Sean Conley, emitió un comunicado en el que dijo que el presidente y la primera dama “están bien en este momento” y “planean quedarse en la Casa Blanca durante su convalecencia”.

Trump casi nunca usa mascarilla y, a menudo, no mantiene el distanciamiento social con sus ayudantes u otras personas durante los compromisos oficiales.

Estados Unidos acumula ya 208.000 fallecidos por coronavirus, la cifra más alta de muertes en el mundo.

Trump y Bolsonaro

EPA
Trump y Bolsonaro son dos de los mandatarios mundiales contagiados con coronavirus.

El presidente de Estados Unidos se suma a la lista de mandatarios que se vieron contagiados en los últimos meses, como el de Brasil, Jair Bolsonaro, y el de Reino Unido, Boris Johnson.

Minimizar la pandemia

Durante meses Trump dio a entender públicamente que la gripe común es más peligrosa que la covid-19 y se mostró escéptico sobre la gravedad de la enfermedad.

“No podemos dejar que el remedio sea peor que el problema”, tuiteó Trump el 23 de marzo, al cuestionar el cierre de la economía por la pandemia y las medidas de distanciamiento social.

“Va a desaparecer. Un día, como un milagro, desaparecerá“, dijo también sobre el virus.

Sin embargo, antes de que el coronavirus llegara al país, el presidente de Estados Unidos ya sabía que era más letal que la gripe, pero según le dijo al periodista Bob Woodward quería minimizarlo para evitar el pánico.

Woodward, quien destapó el escándalo de Watergate y es uno de los periodistas más respetados de EE.UU., entrevistó a Trump 18 veces entre diciembre y julio.

La cuestión ahora es cómo afectará la convalecencia de Trump a la campaña electoral.


¿Cuán trascendental es esto?

Análisis de Anthony Zurcher, corresponsal de la BBC para Norteamérica

Una semana después de que Donald Trump les dijera a los estadounidenses que no se preocuparan por la covid-19 porque “prácticamente no afecta a nadie”, excepto a los ancianos y a las personas con afecciones cardíacas, el propio presidente dio positivo por el virus.

Es difícil decir exactamente cuán trascendental es esto a tan solo 32 días de las elecciones estadounidenses, sobre todo ahora que el mandatario tuvo que ponerse en cuarentena para recibir tratamiento.

Los mítines de campaña están cancelados y en dos semanas debería celebrarse el próximo debate presidencial.

El habitual mensaje del presidente, de que la nación está “dando la vuelta” a la pandemia, se ha visto socavado por su propia enfermedad.

Hace solo dos días, durante el primer debate, Trump menospreció al oponente demócrata Joe Biden por usar con frecuencia mascarillas y no dar mítines de campaña del mismo tamaño que los suyos.

Ahora, la Casa Blanca y la campaña tendrán que responder por qué el presidente adoptó una actitud aparentemente tan arrogante, y cuántos altos cargos en la Casa Blanca pueden haberse vistos expuestos.


Hicks

Getty Images
Hicks es señalada de ser una de las asistentes de mayor confianza de Trump.

Hicks

Según el portal informativo Bloomberg, Hicks ya experimenta síntomas del coronavirus y fue puesta en cuarentena desde el viaje de regreso de Minnesota.

La funcionaria era la última reciente persona de la Casa Blanca en contagiarse. La secretaria de prensa del vicepresidente Mike Pence, Katie Miller, dio positivo en mayo.

El consejero de seguridad Robert O’Brien, varios agentes del Servicio Secreto, un piloto del helicóptero presidencial y un trabajador de la cafetería de la Casa Blanca también dieron positivo en los últimos meses.

Ahora también el matrimonio presidencial.

Enlaces a más artículos sobre el coronavirus

BBC

Visita nuestra cobertura especial

Banner

BBC

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=-kpIq2W8Sqs

https://www.youtube.com/watch?v=RsrBdPxW3Xw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.