Sin sentencia, 37 militares supuestamente vinculados con crímenes contra civiles
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Sin sentencia, 37 militares supuestamente vinculados con crímenes contra civiles

Las ocho víctimas presuntamente desaparecieron en operativos militares extrajudiciales y después aparecieron muertas.
Por Francisco Sandoval Alarcón
6 de agosto, 2012
Comparte

El Ejército Mexicano investiga a 37 militares involucrados con los asesinatos y las detenciones extrajudiciales de ocho civiles.

Son casos emblemáticos ocurridos hace poco más de dos años y que siguen sin recibir una sentencia en los tribunales militares.

Se trata de la desaparición y asesinato de los hermanos José Luis y Carlos Guzmán Zúñiga, en Ciudad Juárez; el asesinato de Juan Alberto Rodríguez, indígena de 18 años de edad; la desaparición y asesinato de Saúl Beccerra Reyes; las desapariciones y asesinatos de Alejandro Gama Habif, Ismael Amaya y Aarón Rojas de la Fuente, en Nuevo Laredo, Tamaulipas, ocurridas en marzo de 2009, así como el homicidio del médico naturista Jorge Otilio Cantú, en Monterrey, Nuevo León.

Organismos defensores de los derechos humanos como Amnistía Internacional, han señalado que el Ejército Mexicano se ha negado entregar información de manera sistemática sobre estos casos.

La información que obtuvo Animal Político sin embargo, mediante ocho solicitudes de transparencia, permite tener una idea más clara del proceso que han seguido esas indagatorias dentro de la Procuraduría Militar.

De manera oficial, el Ejército Mexicano reconoce que investiga a 37 militares por estos hechos, de los cuales trece se encuentran en libertad.

Los Hermanos Guzmán

La mañana del 14 de noviembre de 2008, los hermanos José Luis y Carlos Guzmán Zúñiga fueron sacados de su domicilio en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Testigos han dicho que los retuvo un pelotón de 50 militares.

Su caso es uno de los documentados por Amnistía Internacional, en su informe: “Nuevos informes de violaciones de derechos humanos a manos del Ejército”.

En su respuesta a Animal Político, el Ejército dice que cuenta con una averiguación previa por estos hechos y que son cuatro los militares involucrados con la desaparición y asesinato de estos hermanos.

Además, informan que no hay militares “detenidos o sentenciados” por estas desapariciones y asesinatos.

Juan Alberto Rodríguez

Según el Ejército, otros cinco militares son investigados por su presunto involucramiento con el asesinato del indígena Juan Alberto Rodríguez, de 18 años de edad.

El joven fue detenido en el pueblo de Tlacotepec, Guerrero, el 12 de febrero de 2010.

Testigos aseguran que a Juan Alberto, así como a un menor de 15 años que lo acompañaba y que resultó herido, los detuvieron 15 militares.

En la respuesta de transparencia, el Ejército informa que investiga a cinco militares por la muerte de Juan Alberto, es decir una tercera parte de lo que según testigos pudieran estar involucrados.

Gama, Amaya y Rojas

El Ejército informó que hay doce militares investigados por las detenciones extrajudiciales y asesinatos de Alejandro Gama Habif, Ismael Amaya y Aarón Rojas de la Fuente, ocurridas en Nuevo Laredo, Tamaulipas, en marzo de 2009.

“A la fecha no se ha sentenciado al personal militar, en virtud de que dicha causa penal se encuentra en instrucción”, respondió la institución vía transparencia gubernamental.

Jorge Otilio Cantú

Por el asesinato del médico naturista Jorge Otilio Cantú, ocurrido en Monterrey, Nuevo León, en abril de 2011, el Ejército informa que sigue en “instrucción” la investigación que abrió la Procuraduría Militar por ese crimen, en el que personal del Ejército se vio directamente involucrado.

Por este crimen, son siete los militares investigados por el propio Ejército.

Saúl Becerra Reyes

El Ejército informó que por la desaparición y asesinato de Saúl Becerra Reyes, de 31 años de edad, existen nueve militares investigados. Todos en libertad.

Saúl fue detenido extrajudicialmente en octubre de 2008, en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Tuvieron que pasar varios meses para que las autoridades encontraran su cuerpo en un paraje.

El médico legista estableció que el muchacho murió por traumatismo craneoencefálico, es decir por un fuerte golpe en la cabeza. Ésto a las pocas horas de su detención por parte de los militares investigados.

Los cinco casos se presentaron en distintas partes del país, sin embargo tienen algo en común: Todos involucran militares e impunidad.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Shinzo Abe: asesinan al exprimer ministro de Japón cuando daba un discurso

Shinzo Abe murió en el hospital después de que le dispararan mientras daba un discurso en la ciudad occidental de Nara.
8 de julio, 2022
Comparte

El exprimer ministro japonés Shinzo Abe fue asesinado este viernes cuando daba un discurso en la ciudad de Nara, en el sur de Japón.

El exmandatario de 67 años falleció en el Hospital de la Universidad Médica de Nara, donde estaba recibiendo tratamiento médico tras el incidente.

Colapsó inmediatamente tras los disparos y fue trasladado de urgencias al hospital, donde los médicos pasaron cuatro horas y media tratando de salvarle la vida.

El corresponsal de la BBC en Tokio, Yuko Kato, califica la noticia como “el peor desenlace posible“.

“Independientemente de lo que mucha gente piense de la gestión de Abe, Japón ahora está unido por el dolor, la ira y la conmoción”, agrega.

El tiroteo ocurrió sobre las 11:30 hora local (02:30 GMT) del viernes y su presunto autor, un hombre de 41 años, fue arrestado.

Tras el anuncio de su muerte, un médico del hospital confirmó en una rueda de prensa que había encontrado heridas en el lado derecho del cuello, pero dijo que no había encontrado ninguna bala.

Además, aseguró que su equipo no había detectado signos vitales cuando el ex primer ministro llegó al hospital.

El médico experto concluyó que, tras caer en un estado de paro cardiopulmonar en la escena del crimen, Shinzo Abe murió desangrado.

El primer ministro de Japón, Fumio Kishida, calificó el ataque como un acto de brutalidad y aseguró que estaba “sin palabras“.

“Tengo un gran respeto por el legado que dejó Shinzo Abe y le doy mi más sentido pésame”, agregó, y describió a Abe como un “amigo personal” y alguien con quien “pasaba mucho tiempo”.

“Recibí valiosos consejos y apoyo de Abe”, prosiguió.

Cómo ocurrió el ataque

  • Abe se encontraba haciendo campaña en la ciudad de Nara, en el sur de Japón, a dos días de las elecciones de la Cámara alta del Parlamento japonés previstas para el domingo.
  • Estaba dando un discurso de campaña en apoyo al candidato político Kei Sato, un miembro actual de la Cámara alta que se postula para la reelección en Nara.
  • Se escucharon dos disparos y se cree que Abe recibió uno de ellos en el cuello.
  • El exmandatario colapsó inmediatamente y fue trasladado de urgencia al hospital más cercano.
  • Los agentes de seguridad que se encontraban en la escena abordaron al atacante, quien está ahora bajo custodia.
  • Un arma no identificada fue filmada en el suelo después del ataque. Se cree que el atacante usó un arma casera, pero la policía no ha confirmado esta versión.

La policía incautó el arma del atacante, quien fue identificado como Yamagami Tetsuya.

Un hombre, que se cree que es sospechoso de disparar al primer ministro japonés Shinzo Abe, es retenido por agentes de policía en la estación Yamato Saidaiji en Nara.

Reuters

Tetsuya le dijo a los investigadores que no estaba contento con el ex primer ministro y que tenía la intención de matarlo, según fuentes policiales.

El atacante es exmiembro de la Fuerza de Autodefensa Marítima (fuerza naval) de Japón, reportaron los medios locales.

Los ataques de este tipo son muy raros en Japón, un país en donde existen estrictas restricciones sobre la posesión de armas de fuego y donde apenas se registran incidentes de violencia política.

Su legado

Abe fue primer ministro de Japón entre 2006 y 2007, y de nuevo entre 2012 y 2020, siendo el mandatario que más tiempo ha servido en ese cargo en la historia de Japón.

Hijo del excanciller Shintaro Abe y nieto del exprimer ministro Nobusuke Kishi, Abe pertenecía a la realeza política y todavía era considerado una figura poderosa en la política japonesa.

Era conocido por su agresiva política exterior y una estrategia económica característica que popularmente se conoció como “Abenomics”.

Shinzo Abe

EPA
Abe fue primer ministro de Japón entre 2006 y 2007, y de nuevo entre 2012 y 2020, siendo el mandatario que más tiempo ha servido en ese cargo en la historia de Japón.

Es, hasta el momento, el primer ministro con más años de servicio en el país asiático.

Su primera etapa como primer ministro fue breve, duró poco más de un año a partir de 2006, y estuvo marcada por el escándalo.

Pero hizo una reaparición política en 2012 y se mantuvo en el poder hasta 2020 cuando renunció por motivos de salud.

Abe renunció luego de semanas de especulaciones, revelando que había sufrido una recaída de colitis ulcerosa: la enfermedad intestinal que provocó su renuncia en 2007.

Fue sucedido por su aliado cercano en el partido Yoshihide Suga, a quien luego reemplazó Fumio Kishida, el actual primer ministro.

El exlíder japonés fue uno de los políticos más influyentes de Japón en los tiempos modernos.

Su asesinato ha provocado conmoción y condena tanto en Japón como en el extranjero.


Análisis de Rupert Wingfield-Hayes

Corresponsal de la BBC en Japón

La primera pregunta que mucha gente se estará haciendo es ¿qué arma usó el atacante y cómo la consiguió?

La respuesta parece ser que puede que él mismo la haya fabricado.

Las fotografías que han surgido del sospechoso mientras estaba siendo detenido muestran lo que parece ser una escopeta de dos cañones improvisada o hecha en casa.

Un arma no identificada en el suelo cerca de la escena del crimen.

Reuters
Un arma no identificada en el suelo cerca de la escena del crimen.

La violencia con armas de fuego es muy rara en Japón, donde es extremadamente difícil poseer una.

La violencia política también es extremadamente rara.

Abe contaba con un equipo de seguridad. Pero parece que el atacante aun así pudo acercarse a Abe sin ningún tipo de control o barrera.

El tiroteo de una figura tan prominente es profundamente impactante en un país que se enorgullece de ser tan seguro.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=D5BLb0wvWbE

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.