close
Suscríbete a nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
close
Sin sentencia, 37 militares supuestamente vinculados con crímenes contra civiles
Las ocho víctimas presuntamente desaparecieron en operativos militares extrajudiciales y después aparecieron muertas.
Por Francisco Sandoval Alarcón
6 de agosto, 2012
Comparte

El Ejército Mexicano investiga a 37 militares involucrados con los asesinatos y las detenciones extrajudiciales de ocho civiles.

Son casos emblemáticos ocurridos hace poco más de dos años y que siguen sin recibir una sentencia en los tribunales militares.

Se trata de la desaparición y asesinato de los hermanos José Luis y Carlos Guzmán Zúñiga, en Ciudad Juárez; el asesinato de Juan Alberto Rodríguez, indígena de 18 años de edad; la desaparición y asesinato de Saúl Beccerra Reyes; las desapariciones y asesinatos de Alejandro Gama Habif, Ismael Amaya y Aarón Rojas de la Fuente, en Nuevo Laredo, Tamaulipas, ocurridas en marzo de 2009, así como el homicidio del médico naturista Jorge Otilio Cantú, en Monterrey, Nuevo León.

Organismos defensores de los derechos humanos como Amnistía Internacional, han señalado que el Ejército Mexicano se ha negado entregar información de manera sistemática sobre estos casos.

La información que obtuvo Animal Político sin embargo, mediante ocho solicitudes de transparencia, permite tener una idea más clara del proceso que han seguido esas indagatorias dentro de la Procuraduría Militar.

De manera oficial, el Ejército Mexicano reconoce que investiga a 37 militares por estos hechos, de los cuales trece se encuentran en libertad.

Los Hermanos Guzmán

La mañana del 14 de noviembre de 2008, los hermanos José Luis y Carlos Guzmán Zúñiga fueron sacados de su domicilio en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Testigos han dicho que los retuvo un pelotón de 50 militares.

Su caso es uno de los documentados por Amnistía Internacional, en su informe: “Nuevos informes de violaciones de derechos humanos a manos del Ejército”.

En su respuesta a Animal Político, el Ejército dice que cuenta con una averiguación previa por estos hechos y que son cuatro los militares involucrados con la desaparición y asesinato de estos hermanos.

Además, informan que no hay militares “detenidos o sentenciados” por estas desapariciones y asesinatos.

Juan Alberto Rodríguez

Según el Ejército, otros cinco militares son investigados por su presunto involucramiento con el asesinato del indígena Juan Alberto Rodríguez, de 18 años de edad.

El joven fue detenido en el pueblo de Tlacotepec, Guerrero, el 12 de febrero de 2010.

Testigos aseguran que a Juan Alberto, así como a un menor de 15 años que lo acompañaba y que resultó herido, los detuvieron 15 militares.

En la respuesta de transparencia, el Ejército informa que investiga a cinco militares por la muerte de Juan Alberto, es decir una tercera parte de lo que según testigos pudieran estar involucrados.

Gama, Amaya y Rojas

El Ejército informó que hay doce militares investigados por las detenciones extrajudiciales y asesinatos de Alejandro Gama Habif, Ismael Amaya y Aarón Rojas de la Fuente, ocurridas en Nuevo Laredo, Tamaulipas, en marzo de 2009.

“A la fecha no se ha sentenciado al personal militar, en virtud de que dicha causa penal se encuentra en instrucción”, respondió la institución vía transparencia gubernamental.

Jorge Otilio Cantú

Por el asesinato del médico naturista Jorge Otilio Cantú, ocurrido en Monterrey, Nuevo León, en abril de 2011, el Ejército informa que sigue en “instrucción” la investigación que abrió la Procuraduría Militar por ese crimen, en el que personal del Ejército se vio directamente involucrado.

Por este crimen, son siete los militares investigados por el propio Ejército.

Saúl Becerra Reyes

El Ejército informó que por la desaparición y asesinato de Saúl Becerra Reyes, de 31 años de edad, existen nueve militares investigados. Todos en libertad.

Saúl fue detenido extrajudicialmente en octubre de 2008, en Ciudad Juárez, Chihuahua.

Tuvieron que pasar varios meses para que las autoridades encontraran su cuerpo en un paraje.

El médico legista estableció que el muchacho murió por traumatismo craneoencefálico, es decir por un fuerte golpe en la cabeza. Ésto a las pocas horas de su detención por parte de los militares investigados.

Los cinco casos se presentaron en distintas partes del país, sin embargo tienen algo en común: Todos involucran militares e impunidad.

¡Gracias por leer! Ayúdanos a seguir con nuestro trabajo. ¿Cómo? Ahora puedes suscribirte a Animal Político en Facebook. Con tu donativo mensual recibirás contenido especial. Entérate cómo suscribirte aquí. Consulta nuestra lista de preguntas frecuentes aquí.
Comparte