Tabletas made in América Latina
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync

Tabletas made in América Latina

Directivos de las empresas latinoamericanas Positivo GBH, Compumax y Ken Brown explicaron cómo piensan dar batalla a las multinacionales en el competitivo mercado de las tabletas.
18 de agosto, 2012
Comparte

Mucho ha ocurrido desde que, hace más de tres años, las tabletas irrumpieran en el mercado tecnológico de la mano de Apple.

Hoy en día hay más de 200 modelos a la venta y en los últimos meses la oferta ha sumado modelos latinoamericanos.

Son productos de bajo costo que intentan competir contra las multinacionales en un mercado donde las tabletas se perfilan como uno de los productos con más perspectivas de crecimiento de las ventas en el rubro tecnológico.

Según datos de la consultora de márketing global IDC, este año se espera vender 2,1 millones de tabletas en América Latina, el doble que en 2011, y las proyecciones a futuro son tan optimismas que convierten a este sector en un banquete demasiado suculento como para darle la espalda.

BBC Mundo habló con directivos de las empresas latinoamericanas Positivo GBH, Compumax y Ken Brown, quienes explicaron cómo piensan dar batalla a las multinacionales en el competitivo mercado de las tabletas.

Blue Pad de Compumax Computer (Colombia)

La empresa colombiana Compumax ha sido una de las primeras en América Latina en sacar a la venta una tableta ensamblada en la región.

Se trata de un modelo BluePad de 7′ y sistema operativo Android 4.0, que salió a la venta en el mes de mayo por US$220. El dispositivo incluye programas y aplicaciones desarrollados por programadores locales.

Entre sus especificaciones técnicas figuran un procesador de 1,0 Ghz, memoria RAM interna de 1GB, disco duro SSD de 4GB y tarjeta micro SD expandible a 32GB.

“Hay una gran cantidad de oportunidades en el mercado colombiano que hay que aprovechar. Hicimos un análisis de mercado y lo que vimos es que está la posibilidad de ofrecer un producto más liviano, más portable y más fácil de llevar con precios muy por debajo de la competencia”, explica el gerente general de Compumax, Mauricio Navas.

“La aceptación del cliente ha sido bastante buena y ya hemos empezado a hacer algunas mejoras en el producto”.

La compañía ya ha vendido cerca de 2.000 unidades y ya estudia empezar a comercializarla en Venezuela, a través de las oficinas que la compañía tiene en la ciudad fronteriza de Cúcuta.

“Es el toque local lo que hace la diferencia, el desarrollo de variables a medida del usuario y un precio más competitivo”, apunta Navas.

Tableta Positivo BGH (Brasil-Argentina)

Positivo (Brasil) y BGH (Argentina) decidieron formar una alianza para atacar de lleno el mercado tecnológico regional. Ambas son empresas con larga trayectoria en el sector tecnológico y se disponen a sacar a la venta su primer modelo de tableta en septiembre.

Con una pantalla de 7′ y sistema operativo Android 4.0, la tableta Positivo BGH tiene 16G de almacenamiento, cuenta con conexión HDMI y pantalla de alta resolución multitoque, así como sensores de movimiento y luminosidad, micrófono, altavoz y dos cámaras (una frontal y una trasera). Su precio de venta será de US$360.

“Hoy en día tienes en el mercado los iPad de Apple que ha marcado un estándar de precio de gama alta. En el otro extremo tienes otro modelo de negocio exitoso que es el de Amazon con su Kindle Fire”, explica Leandro Pugliese, gerente de márketing de Positivo BGH.

“Ha habido muchos intentos de multinacionales por ser referentes en tecnología y han fracasado. Eso es porque no sólo es una cuestión de hardware, sino también de cómo logres adecuar el software al hardware”.

En la línea de sus competidores colombianos, la apuesta de Positivo BGH es también por un producto local. La empresa asegura contar con un equipo de diseñadores mayormente brasileños y argentinos.

Para abastecer a este mercado, la compañía cuenta con dos plantas en Brasil (una en Curitiba y otra en Manaos), mientras que BGH posee otra en la localidad argentina de Río Grande.

“Lo que vemos es que, a diferencia de 15 o 20 años atrás, cuando se lleva a cabo un lanzamiento tecnológico en América Latina tenemos la capacidad de adoptar la tecnología más rápidamente. Esto está dando lugar a un acceso a la tecnología que la región nunca tuvo”, asegura Pugliese.

“Los mercados locales son fuertes y la escala da para tener proyectos locales, acompañado de políticas públicas para colocar tecnología en programas de educación media”.

“Si antes teníamos generaciones enteras de chicos que no tenían acceso a una computadora, ahora ha pasado a tener un uso diario. Argentina, Brasil, Uruguay, Colombia, Venezuela, Chile, Perú, prácticamente todos los países latinoamericanos tienen proyectos de acceso a la tecnología para niveles básicos de educación”.

Según Pugliese, las proyecciones de mercado a nivel Argentina y Brasil hablan de una “explosión en el mercado”.

“De acuerdo a IDC, se espera vender unas 100 millones de tabletas en 2015. Estamos previendo que la relación de notebooks a tabletas, que hoy es de diez a uno, pase de uno a tres”, apuntó.

Tableta Ken Brown (Argentina)

La empresa argentina Ken Brown empezó a comercializar en el país, hace seis meses, una tableta de 7′ por un precio de US$350.

“Nuestra tableta es única en el mercado por varios factores”, afirma Patricio Kolker, gerente comercial de la compañía, “el primero es porque es una tableta que tiene incorporado un sintonizador digital, lo que permite tener una televisión portátil”.

“Por otra parte, cuenta con un teclado de cinco puntos, cuando muchas tabletas la tienen de cuatro. Esto hace que el toque sea bastante más fácil de usar. Y por último, incorpora un GPS”.

Según la firma, las partes se compran en China y se ensamblan en una fábrica en Argentina. Ahora esperan cerrar el año con unas ventas de 8.000 unidades mensuales.

“Se está dando una gran inversión en el área de tecnología e investigación”, cuenta Kolker. “Y eso va a ayudar a que vayan apareciendo emprendedores”.

“Nuestra idea es empezar a exportar las tabletas a toda Latinoamérica”, completa.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El país que tardó una década en darse cuenta de que le robaban cientos de miles de barriles de petróleo diarios

El descubrimiento de una tubería paralela de 4 km de largo construida por ladrones para robar el crudo de Nigeria deja muchas preguntas y sospechas de corrupción.
25 de octubre, 2022
Comparte

El descubrimiento de una red de oleoductos ilegales en la región del delta del Níger en Nigeria ha revelado el alcance del robo de petróleo, que es parte de una oscura pero enormemente lucrativa industria del crudo en el país.

En el estado de Delta, en el sur del país, los ladrones construyeron su propia tubería de 4 km de largo a través de los arroyos fuertemente custodiados hasta el océano Atlántico.

Allí, embarcaciones cargaron descaradamente el petróleo robado desde una plataforma de unos 7 metros visible desde kilómetros en mar abierto.

“Fue un trabajo profesional”, dijo el jefe de la empresa estatal de petróleo, la Nigerian National Petroleum Company Limited (NNPC), Mele Kyari, mientras caminaba sobre un pantanoso y resbaladizo sendero durante una visita televisada al lugar.

Sospechas de corrupción

El petróleo crudo es la principal exportación de Nigeria, pero la producción y los ingresos han disminuido durante años debido a los robos, afirman las autoridades.

La producción de petróleo cayó de 2,5 millones de barriles por día en 2011 a poco más de un millón en julio de 2022, según el organismo regulador.

Las autoridades dicen que se perdieron más de US$3.300 millones por el robo de petróleo crudo desde el año pasado.

Hombres en overoles azules

NNPC
El jefe de la compañía petrolera estatal de Nigeria lidera a un equipo de seguridad a través de un rastro de petróleo dejado por ladrones.

Esto ocurre en un momento en que otros productores están derrochando petrodólares y Nigeria ni siquiera puede cumplir con su cuota de producción.

Y no es que el país pueda permitirse perder dinero con los ladrones, ya que está sumido en una pobreza generalizada y una gran deuda.

Muchos dicen que el reciente descubrimiento de los oleoductos ilegales confirma las viejas sospechas de corrupción masiva en el sector, donde hay poca transparencia.

La industria petrolera de Nigeria tiene un historial documentado de corrupción, desde un esquema interminable de subsidios de combustible en el que nadie sabe realmente cuánto se importa, hasta la oscura asignación de áreas de exploración petrolera.

Tompolo

Que el robo haya sido descubierto por una empresa de seguridad privada y no por las autoridades también aumentó el enojo y las sospechas.

Pero Government Ekpemupolo, conocido como Tompolo, no es un contratista de seguridad privada común.

Government Ekpemupolo

Jacob Abai
Tompolo ejerce una enorme influencia en la región del delta del Níger

El jefe de 51 años del reino de Gbaramatu en el estado de Delta rico en petróleo estuvo involucrado en el pasado en la voladura de los mismos oleoductos que ahora protege gracias a la concesión de un controvertido contrato de 48.000 millones de nairas (US$110 millones) del gobierno a finales de agosto.

Podría decirse que es el exmilitante petrolero más rico de Nigeria, que una vez fue el hombre más buscado del país y que, en un momento, incluso vendió al Estado una flota de buques de guerra.

También conoce la geografía del delta del Níger, los pozos de petróleo y los oleoductos oficiales, por lo que muchos creen sus comentarios sobre la identidad de los ladrones.

Muchas de las personas de seguridad están involucradas porque no hay forma de que puedas cargar un barco sin arreglar a las personas de seguridad en esa región”, le dijo Tompolo a Channels TV.

También sugirió que gran parte del petróleo fue robado precisamente de aquellas áreas donde había puestos de control del ejército y la marina.

El ejército no respondió a estas acusaciones, pero es poco probable que contradigan abiertamente a un hombre con el que se han asociado para acabar con el robo de petróleo.

Lucky Irabor, jefe del Estado Mayor de Defensa de Nigeria, que formó parte de la comitiva que recorrió el rastro de los ladrones escoltada por los hombres de Tompolo, dijo que fue una “revelación” y prometió una investigación.

Antecedentes

No es la primera vez que las agencias de seguridad de Nigeria, especialmente los altos mandos del ejército y la marina, son acusados de robo de petróleo.

En enero, Nyesom Wike, gobernador del estado vecino de Rivers, dijo que un superintendente de policía estaba involucrado en el robo de petróleo en el área de Emuoha, en ese estado, y quería que lo echaran.

En 2019, Wike también acusó a un comandante militar de alto rango de participar en un robo masivo de petróleo en el estado, lo cual fue negado.

Efectivos de seguridad se paran alrededor de un oleoducto

Jacob Abai
Los contratistas de seguridad privada llevaron al personal de seguridad de Nigeria a la escena del enorme robo de petróleo.

Que la corrupción a esta escala sucediera directamente bajo el presidente Muhammadu Buhari, quien también ocupa el cargo de ministro de Petróleo de Nigeria,pone en entredicho su postura en la lucha contra la corrupción, dijo Salaudeen Hashim de la Fundación CLEEN, una ONG anticorrupción.

Buhari fue elegido en 2015 con la promesa de lucha contra la corrupción, pero muchos cuestionan cuán efectivo fue su gobierno.

“El alcance del robo de petróleo en curso podría no conocerse completamente hasta que esta administración deje el cargo en mayo”, le dijo un analista a la BBC.

Industria lucrativa

Desde su independencia en 1960, Nigeria ha sido gobernado intermitentemente por militares que tomaron el poder mediante golpes de Estado, dejando atrás una huella de corrupción financiada a través de la vasta industria del petróleo y el gas en el delta del Níger.

Los despliegues de oficiales a la región para proteger las instalaciones petroleras son considerados lucrativos tanto por altos funcionarios de seguridad como por la base, quienes hacen lobby y pagan sobornos para conseguirlos, dijo Hashim.

“Una vez allí, es una carrera para acumular riquezas ilegales”, agregó.

El reciente incendio de un buque incautado por acusaciones de transportar 650.000 litros de crudo robado en el estado de Delta también ha llamado la atención.

Un hombre con uniforme azul vierte un líquido en un bidón mientras otro observa

AFP
Los agentes de seguridad de Nigeria realizan redadas en los escondites de los ladrones de petróleo, pero fueron acusados de sustraer dichos productos.

Muchos cuestionaron por qué los agentes de seguridad fueron tan rápidos en destruir la evidencia -parte del éxito reciente de Tompolo-, pero el jefe de defensa de Nigeria dijo que como el barco incautado estaba contrabandeando petróleo robado, no era necesaria una investigación.

La motivación de Tompolo para tomar medidas enérgicas contra el robo de crudo ha dejado a muchos desconcertados.

A él le pagan por ello y ha hablado con entusiasmo de su amor por Nigeria y el medio ambiente del delta del Níger, pero este es el mismo Tompolo, dicen muchos, que hizo estallar oleoductos en el pasado.

Como señaló un experto, los oleoductos ilegales descubiertos por Tompolo han estado hasta ahora en el estado de Delta, donde ejerce un enorme poder.

Es poco probable que alguien haya operado pacíficamente tales instalaciones en su territorio durante años sin su conocimiento, dijeron.

En el pasado hubo enfrentamientos mortales entre las fuerzas de seguridad y los militantes armados que operan en la región, pero las cosas estuvieron relativamente tranquilas durante años, y muchos dicen que en el fondo hay un acuerdo de ambas partes para no interferir en los “negocios” del otro.

Los únicos perdedores, al parecer, son los nigerianos respetuosos de la ley y, tal vez, las empresas petroleras. Estas últimas tampoco ganan mucha simpatía en el país.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.